Ilustración anatomica de los diferentes puntos donde pueden haber articulaciones marcada con puntos rojos

Las articulaciones: claves del movimiento

Las articulaciones: claves del movimiento

Última actualización: 04-10-2018. Equipo Nutricioni

Por donde quiera que se mire, en la naturaleza está el movimiento. Y los seres humanos estamos inmersos en él desde el nacimiento.

La variedad de movimientos armoniosos de una bailarina, de un gimnasta, un atleta o un acróbata, nos producen placer, asombro y emoción. ¿Cómo los logran?

El maravilloso mecanismo del sistema osteo-artro-muscular los hace posible.

La locomoción es importante para desarrollarnos y sobrevivir. Cuando el aparato locomotor presenta fallas por alguna razón, la calidad de vida disminuye. Por ello es importante comprender cómo funciona y cuales son sus características.

Elementos básicos del sistema locomotor

Son tres los elementos fundamentales del sistema locomotor:

  • Huesos
  • Músculos
  • Articulaciones

La articulación es la estructura que sirve de unión dinámica entre dos o más huesos, o entre un hueso y un cartílago.

Forman la unión entre los componentes del sistema esquelético permitiendo, según el caso, mayor o menor grado de movilidad o flexibilidad.

Algunas articulaciones son relativamente rígidas o inmóviles, por ejemplo la de los huesos del cráneo, constituidas por un tejido que mantiene unidas las piezas óseas.

Otras son parcialmente móviles, como las que forman parte de los discos vertebrales, donde los extremos óseos están unidas por un disco de tejido fibrocartilaginoso.

Las articulaciones móviles se caracterizan por tener una membrana sinovial y  un espacio o cavidad articular entre los extremos óseos. Estas están presentes en muñecas, tobillos, cadera, codos, falanges, rodillas y hombros, entre otros.

Cuando la articulación ejerce un movimiento circular uno de los huesos presentará una forma redondeada en un extremo y en el hueso donde se articula, habrá una cavidad para albergar dicho hueso.

Por ejemplo la pierna con la cadera y el brazo con el hombro.

Ilustración anatomica de los diferentes puntos donde pueden haber articulaciones marcada con puntos rojos

Articulaciones según su movilidad y forma

Articulaciones sinoviales

Son las que presentan mayor movilidad y amplia gama de movimiento.

Se caracterizan por presentar cartílago, una cápsula fibrosa y una membrana que sirve de recubrimiento llamada membrana sinovial  y son las más comunes en el cuerpo humano.

Estas constan de los siguientes elementos estructurales:

  • Superficies óseas, los extremos de los huesos que conecta la articulación.
  • Cartílago articular, tejido compuesto de colágeno que facilita el deslizamiento y amortiguamiento entre los extremos óseos.
  • Membrana sinovial, manto que rodea al cartílago y segrega el líquido sinovial.
  • Meniscos, estructuras aplanadas con forma semilunar que protegen al cartílago.
  • Ligamentos, son fibras de colágeno que, mediante tensión, mantiene unido los extremos óseos. Están dispuestas en forma de envoltorio.

Como ejemplos de articulaciones sinoviales tenemos:

Caderas y hombros, son articulaciones esféricas en las que el extremo o cabeza de un hueso encaja en la cavidad del otro.

La base del dedo pulgar, es una articulación en forma de silla de montar que  permite movimiento en dos direcciones.

El codo y los dedos, articulaciones en forma de bisagra con un solo grado de libertad.

La articulación entre la mandíbula y el cráneo, es de tipo elipsoidal.

La unión de  clavícula y esternón  es una articulación de tipo deslizante.

La articulación de la cabeza que permite la rotación de un lado a otro es una articulación de pivote.

Articulaciones semi móviles o cartilaginosas

No permiten tanta amplitud de movimiento como las sinoviales y la unión se lleva a cabo entre cartílago y hueso.

Las articulación entre la vertebras y la sacro vertebral son semi-móviles verdaderas. Se componen de finos discos de cartílago hialino, disco fibroso o cartilaginoso y ligamentos externos.

Articulaciones inmóviles o fibrosas

Son las que se mantienen unidas por el crecimiento del hueso o por cartílago duro.

Las articulaciones entre los huesos del cráneo son un ejemplo de articulaciones inmóviles.

Dolor en las articulaciones

Dolores leves, dolores agudos, punzadas, inflamación y rigidez en las muñecas, codos, hombros, rodillas, tobillos, pies…

Nos imposibilitan la realización de nuestras actividades, disminuyen la calidad de vida, impide concentrarnos y descansar adecuadamente.

Los dolores articulares son causados por problemas inflamatorios, problemas mecánicos o una combinación de ambos.

El dolor  agudo puede ser causado inflamación a consecuencia de golpes, tirones, contracturas y sobre-esfuerzo. Y el dolor crónico, es el dolor perdurable en el tiempo.

Las siguientes enfermedades pueden causar dolor articular crónico:

Artrosis

Conocida como osteoartritis, es la degeneración, desgaste o pérdida del cartílago entre las articulaciones, lo cual ocurre en forma gradual y progresiva.

Cuando se adelgaza o reblandece el cartílago entonces deja de amortiguar y proteger el hueso, en este caso los huesos se comienzan a tocar y friccionar, y consecuentemente se producen molestias y dolor.

También se produce inflamación en la membrana sinovial y se debilitan los tendones y músculos  de las articulaciones.

En la mayor parte de los casos el origen de la enfermedad es desconocido, pero en otros casos se sabe que es a causa de una infección o desgaste por uso excesivo en deportistas y cierto tipo de labores.

Las molestias de la artrosis ocurren fundamentalmente con el uso de las articulaciones y se reducen con el reposo. Sin embargo en algunos casos las molestias continúan incluso en el tiempo de descanso.

Afecta principalmente a las rodillas, muñecas, dedos, caderas y columna vertebral.

Artritis reumatoide

Es una enfermedad articular inflamatoria crónica, debida normalmente a una infección previa por virus de Epstein-Barr, citomegalovirus, virus de la rubéola y parvovirus que dispara al sistema inmune.

La artritis reumatoide pertenece al tipo de dolencias consideradas autoinmunes.

Las enfermedades autoinmunes aparecen cuando el sistema inmune, encargado de proteger al organismo contra infecciones y otras enfermedades, ataca a las propias células del cuerpo.

En el caso de la artritis, células del sistema inmunitario arremeten contra la membrana sinovial causando inflamación.

Se manifiesta frecuentemente con dolor de las articulaciones afectadas, el cual se agrava con el movimiento. Es frecuente la rigidez generalizada tras periodos de inactividad.

Usualmente las articulaciones presentan inflamación, calor y limitación de los movimientos, siendo más destacado en las articulaciones de gran tamaño, como la rodilla.

Afecta en especial a manos, muñecas, rodillas y pies.

Artritis séptica

Es la inflamación articular a causa de una infección bacteriana o micótica, comúnmente se debe a mycobacterium tuberculosis o el hongo candida albicans.

Si hay presencia de bacterias en la sangre, provenientes de alguna infección en alguna parte del cuerpo, pueden establecerse en las articulaciones.

La mayoría de la artritis séptica aguda es por estafilococos o estreptococos y las bacterias de la gonorrea pueden causar artritis gonocócica.

Bursitis

Es la hinchazón o inflamación del saco sinovial que está lleno del líquido sinovial que actúa como amortiguador entre huesos, tendones y músculos.

Su causa principal es una sobrecarga en la actividad articular. El sobrepeso puede causar bursitis.

Se presenta mayormente en la rodilla, cadera, hombros y el codo, y a veces el tendón de aquiles y en el pie.

Gota

Cuando se concentra el ácido úrico en el líquido sinovial de las articulaciones, se forman cristales de ácido úrico, causando lesiones que ocasionan inflamación y dolor.

Esta enfermedad puede estar asociada a una dieta rica en purinas o proteínas de origen animal, que se metabolizan en ácido úrico o también a problemas renales que disminuyen la eliminación del ácido úrico.

Tendinitis

Es la inflamación de los tendones a causa de una lesión o sobrecarga. Puede ocurrir con la práctica de algún deporte, pero también cuando el tendón pierde elasticidad con la edad.

La tendinitis puede ocurrir en la rodilla, en talón, el codo, el hombro, en el pulgar y en la muñeca.

Alivio y cura de los dolores articulares

Las acciones a tomar, deben ir dirigidas a enlentecer el proceso degenerativo del cartílago, mejorar la lubricación de las articulaciones, reducir la inflamación y aliviar los dolores.

Suplementos con colágeno y vitamina C

Los suplementos con colágeno hidrolizado ayudan a regenerar los cartílagos, huesos y tendones, como consecuencia alivia los dolores articulares.

La vitamina C mejora la síntesis y absorción del colágeno, por ello la asociación entre colágeno y vitamina C, mejora la movilidad y la salud de las articulaciones.

Adicionalmente mejora la salud de los huesos, la piel, el cabello y las uñas.

Ácido hialurónico

Actúa como lubricante de los cartílagos y ligamentos. Estimula la producción de colágeno.

Sulfato de condroitina y glucosamina

Ambos son componentes naturales del cartílago, y tomar suplementos ayuda a regenerar los cartílagos articulares, y calmar el dolor producido por la artrosis.

Necesita varias semanas para sentir sus beneficios, estos efectos se mantienen durante varias semanas después de suspendido el tratamiento.

La glucosamina es un aminosacárido, importante para la formación y regeneración del cartílago. Se obtiene de los crustáceos como cangrejos, camarones y langostas.

El sulfato de condroitina  es una molécula de proteína que proporciona la elasticidad del cartílago, que puede obtenerse del cartílago de tiburón y también del cartílago de tráquea de res, o bien de forma sintética.

Articagos contiene sulfato de glucosamina y condroitina, para aliviar los dolores articulares y reparar tejidos dañados. Su fórmula única incorpora las vitaminas necesarias y plantas necesarias para mantener la salud de las articulaciones.

Azufre orgánico

La forma más usada es el metilsulfonilmetano MSM. Mejora la elasticidad y esponjosidad de los cartílagos, tiene propiedades calmantes sobre las articulaciones y músculos.

Es de gran ayuda en casos como la artritis, artrosis, tendinitis y otras afecciones. Y Articagos contiene MSM para asegurar un alivio efectivo.

Sin embargo, se requiere precaución, pues no debe tomarse junto a fármacos anticoagulantes.

Magnesio

Este oligoelemento es importantísimo para el metabolismo del colágeno y del calcio.

El déficit de este mineral se ha relacionado con la fibromialgia, que si bien no es una enfermedad articular produce dolores en los músculos, ligamentos y tendones.

Metilsulfonilmetano

Promueve la producción de colágeno, mejorando la capacidad de reparar los cartílagos dañados. Tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

Cartílago de tiburón

Es una fuente natural de colágeno recomendado para el tratamiento de problemas en las articulaciones. Contiene sulfato de condroitina.

Vitaminas del grupo B

Las articulaciones necesitan vitaminas del complejo B para poder funcionar correctamente.

Los alimentos que contienen altos niveles de estas vitaminas son los huevos, germen de trigo, almendras y otros frutos secos.

Por ejemplo, la vitamina B6 es considerada importante para tratar y prevenir la osteoartritis y el dolor provocado por el desgaste, aumentando la flexibilidad en las articulaciones rígidas en los hombros, los codos, las muñecas y las rodillas.

Otras vitaminas B, como la B3 y la B5, también son beneficiosas para la salud de los huesos.

La vitamina B5 (ácido pantoténico), es muy eficaz para tratar el dolor de las articulaciones provocado por la artritis.

La vitamina B3 (niacina) ayuda a reducir la inflamación del tejido en las articulaciones, dilata las arterias pequeñas y mejora la circulación sanguínea hacia los huesos y las articulaciones para mejorar la reconstrucción y la sanación.

Vitamina E y selenio

Son dos nutrientes que actúan en sinergia, combinados, sus efectos se potencian. La vitamina E es necesaria para la regeneración del cartílago, mientras que el selenio, excelente antioxidante,  potencia la absorción de la vitamina E.

Mujer señalando las diferentes vitaminas que existen

Tratamiento  natural de los dolores articulares con plantas

Jengibre

Es indicado para toda clase de inflamaciones originadas por una respuesta agresiva del sistema inmune, posterior a alguna infección viral, como es el caso de la artritis reumatoide.

Se ha reportado en diversas publicaciones que los constituyentes de la raíz de jengibre regulan la acción de  los linfocitos T.

Una respuesta exagerada de los linfocitos Th2 puede atacar a las propias células del cuerpo. Experimentos con ratones, a los que se le inyectó extracto de raíz de jengibre, mostraron reducción de la inflamación.

Raíz de jengibre y polvo de jengibre en el cuenco

Árnica

Las flores de color amarillo de esta planta herbácea, posee como principios activos  flavonoides, lactonas, alcaloides, ácidos fenólicos, cumarinas y poliacetilenos.

La tintura proveniente de las flores de árnica se usa por vía tópica, sobre la articulación afectada. Tiene propiedades antiinflamatorias y analgésicas, por lo que es efectiva en dolores articulares de diversa índole.

Ortiga

Los pelillos en las hojas tienen acetilcolina, histamina, serotonina y pequeñas cantidades de leucotrienos, moléculas que regulan la respuesta inmune ocasionada  por las infecciones o el contacto con alérgenos.

Disminuye la inflamación articular en los casos de artritis.

La infusión de ortiga es indicada para aliviar los dolores en las articulaciones. También pueden usarse las hojas hervidas como cataplasma en la articulación afectada.

Ortiga tacaña aislada en el fondo blanco

Yucca filamentosa

Las hojas lanceoladas de esta planta, similar a la sábila, tienen propiedades esteroides, antimicrobianas y antifúngicas.

El uso externo de esta planta ejerce su poder calmante y antiinflamatorio en el tratamiento del dolor, pudiéndose aplicar en forma de masajes sobre la articulación afectada por diversas causas como artritis, golpes, torceduras, dolor en las articulaciones.

Las flores de esta planta se pueden ingerir crudas o cocinadas. Y debido a sus propiedades depurativas y antiinflamatorias, producen mejoría en diversas molestias articulares, como lo son la artritis, la gota o la fibromialgia.

Sauce

La corteza de sauce es utilizada desde la antigüedad y su principio activo es el salicósido y sus derivados, que es precisamente, el compuesto que da lugar al ácido acetilsalicílico o aspirina.

Es útil para el tratamiento del dolor articular de origen inflamatorio. Disminuye efectivamente la inflamación y el dolor.

Arbol de sauces, a la orilla de un lago de un parque

Uña de gato

Uncaria tomentosa es el nombre científico, es originaria de la amazonia peruana. Los herbolarios nativos de la zona la utilizan para tratar muchas dolencias, entre ellas el reumatismo y la artritis.

Los principios activos están en la corteza, rica en flavonoides y procianidinas, pero la acción farmacológica se debe principalmente al ácido quinóvico y los alcaloides onxindólicos, con efectiva acción antiinflamatoria.

Los componentes de la uña de gato actúan por diversas vías para aliviar la inflamación, entre ellas, inhibición de las  citoquinas proinflamatorias y de la síntesis de prostaglandinas proinflamatorias.

Conclusiones

La edad, la postura incorrecta y el esfuerzo intenso pueden provocar lesiones en las articulaciones, causando molestias y dolores que pueden limitarlo.

Varios estudios muestran que muchos pacientes con artritis, consumen demasiada grasa e insuficiente fibras y tienen deficiencias de vitamina B-6, vitamina E, cobre, ácido fólico, magnesio y zinc.

Es inevitable que con el tiempo, el sistema osteoarticular se desgaste y debilite, pero con la nutrición adecuada este proceso natural puede retrasarse.

Una alimentación sana y balanceada y la actividad física regular es la clave para mantener el sistema  osteoarticular en buena forma.

Sin embargo, debido al estilo de vida actual, no siempre podemos tener la disponibilidad de ingerir los nutrientes adecuados en las cantidades, variedad y proporción adecuada.

Por suerte existen productos comerciales que combinan en un solo paquete, las vitaminas, los minerales, los fitonutrientes específicos para aliviar los dolores de las articulaciones: Articagos

El especialista indicará cual es la mejor forma de integrar los beneficios de Articagos con el tratamiento y la dieta adecuada, para reforzar la salud de las articulaciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *