Ensalada de algas Wakame con semillas de sésamo. Comida tradicional japonesa.

Las algas marinas: un suministro superior de nutrientes

Las algas marinas: un suministro superior de nutrientes

Última actualización: 03-02-2019 por Editor Roselis.

Son muchos los usos que se le pueden dar a las algas marinas, en la cocina y como ingredientes de algunos productos. Si usted quiere saber cómo puede gozar de sus diferentes bondades y otras curiosidades, continúe leyendo este artículo.

Una característica que hace especial a las algas, es su abundancia en yodo. Constituyen la mejor manera para obtenerlo fuera del mar, sin tener que complicarse.

Las algas marinas aportan una óptima cantidad de nutrientes, los cuales favorecen al metabolismo en general.

Existen varios estudios que demuestran que en los lugares donde se consume mayor cantidad de algas, la gente vive más tiempo y de una manera más saludable.

No es de extrañar, tomando en cuenta que la abundancia nutricional de las algas puede llegar a ser incluso superior que la de cualquier otro alimento similar a ellas.

Las algas también reciben la denominación de vegetales marinos, y su diversidad es muy amplia y crecen de forma abundante.

Todas las algas pueden realizar fotosíntesis, debido a su contenido de clorofila. Aunque se debe tener en cuenta que esta función depende de la localización en el mar. En este proceso se involucran factores como la luz y la profundidad del mar, entre muchos otros elementos.

Sabemos que en el ambiente hay muchos elementos tóxicos, pero esto no quiere decir que las algas también lo sean. Quien desee disfrutar de un plato con presencia de las mismas puede hacerlo, pero no todos aprecian lo que ellas pueden aportar.

Es importante destacar que las algas no son expendidas como productos de consumo diario, aunque esto no quiere decir que no pueda encontrarlas. Algunas de ellas son el agar-agar, arame, dulse, hiziki, kombu, nori y wakame.

Tienen alto contenido de fibra y proteínas. También contienen minerales como calcio y el hierro, conjuntamente con ácidos grasos como Omega 3 y 6 y vitaminas del complejo B; sin olvidar un dato muy importante: poseen un índice de calorías muy bajo.

Las algas marinas tienen varios tipos de dónde elegir

Las algas marinas se dividen en 3 grandes grupos: algas pardas, rojas y azules.

  • Primer grupo: las algas pardas.

Arame: posee textura blanda y sabor ligero, con abundancia de calcio y yodo.

Alaria: las algas pertenecientes a este conjunto son fuente óptima de vitaminas y minerales. Ideales para la alimentación cotidiana.

Hiziki: pueden aportar minerales fundamentales como el potasio, hierro y calcio. Son empleadas como acompañantes de verduras como la zanahoria.

Ito wakame: aparte de los minerales anteriormente mencionados, traen nutrientes extra como vitaminas del complejo B y la vitamina C.

Nishime kombu: quienes deseen disfrutar del dulce sabor de este grupo, ganarán dosis de yodo y potasio, ¡nada mal para el organismo!

Nori: tales como la laver, ova marina, sloke y slake. Contienen muchas proteínas y pueden ser combinadas con alimentos fritos.

  • Segundo grupo: algas rojas.

Agar-agar: aquí tenemos a la shiro kanten. Es un tipo de gelatina muy nutritiva y suave, sobre todo aporta muchas fibras.

Carragaheen: aporta hidratos de carbono complejos, y muchos la comparan con otros tipos de plantas. Es rica en calcio y potasio.

Dulse: estas brindan minerales como hierro y fósforo.

  • Tercer grupo: algas azules.

Espirulina: es rica en aminoácidos y proteínas, que son vendidos en forma de comprimidos o también como polvo para colocar en los cereales, la leche, el yogur o algún zumo.

Uso de las algas marinas para preparar diferentes platillos

  • Agar-agar: es un extracto de algas de gran poder gelificante y sabor neutro. Es una muy buena opción en los planes alimenticios vegetarianos, que son muy cuidadosos en el aspecto natural de sus comidas.
  • Dulse: abundante en hierro y yodo, de sabor ligeramente picante. Puede comerse en ensaladas y les aporta un color hermoso, en guisos y sopas o sencillamente remojada.
  • Hiziki: no puede ser cocinada por mucho tiempo; aporta cantidades abundantes de vitaminas del grupo B y calcio. Su sabor emula al mar, y no todas las personas gustarán de consumirla.
  • Kombu: abundante en oligoelementos esenciales y yodo, así como en el rico ácido glutámico, el cual sirve para ablandar las fibras de los demás alimentos durante su cocción. Se utiliza en caldos, potajes y sopas.
  • Lechuga de mar: su sabor no es tan marcado. Entre sus nutrientes se pueden encontrar las vitaminas A y C, igualmente algunos minerales primordiales como el magnesio y el hierro.
  • Nori: conocida como “alga del sushi”, tiene un sabor delicado. Es de fácil digestión y con muchas proteínas y vitamina A, recomendada para ensaladas, guisos, pastas y sopas.
  • Wakame: los usos que se le dan a este tipo de alga son más sencillos. No requiere de preparaciones engorrosa; ofrece vitaminas B y C. Antes de colocarlas a remojar, es recomendable lavarlas en agua fría. Esto también se hace si traen demasiada arena o sal.

Si tiene como meta controlar su peso, combine su consumo de algas con Pirigrás. Mediante su agregado de hoja de té verde, facilita la aceleración del metabolismo para la pérdida de índices mayores de grasa.

El número de minerales que ofrecen estas verduras del mar es muy abundante. Como usted ha podido observar, todas las algas aportan una buena cantidad de minerales, ideales para compensar alguna deficiencia que tenga.

Si desea agregarlas a su plan de alimentación, no siga perdiendo tiempo. Si usted vive en una localidad cercana al mar, manos a la obra. Empiece a sacar provecho de sus increíbles bondades.

Más adelante le daremos algunas sugerencias para obtenerlas y conservarlas sin problemas.

Otras maneras de usar las algas con fines culinarios

Si se pregunta cómo puede conseguir algas, esto no debería ser un asunto tan engorroso. Es posible que las consiga en los establecimientos ecológicos, o también puede hacer su propio cultivo.

No se preocupe en cuanto al modo de conservarlas, pues para esto pueden permanecer en una zona seca, almacenadas en recipientes de vidrio.

Si su propósito es combinarlas con otros alimentos, lo mejor es emplear cantidades minúsculas. Tal vez usted piense que es un pequeño golpe a su economía, pero si las corta en trozos pequeños serán de mayor rendimiento.

Algo que debe conocer es que cuando las algas vienen secas traen consigo un contenido abundante de sal. Debe lavarlas muy bien y luego colocarlas a remojar.

No bote el agua donde cuece sus algas, pues la misma funciona como un caldo muy nutritivo de minerales y vitaminas que ellas traen. Es un complemento excelente para muchas de sus preparaciones.

Transcurrido el tiempo de remojo, usted puede trocear las algas en dirección a la forma en como crecieron. Un dato de importancia es el siguiente: cuando las algas están hidratadas, su volumen se incrementa bastante.

En cuanto al proceso de cocción, usted debe establecer el que más le convenga en concordancia con la cantidad y el tipo de alga que desee cocinar.

Es decir, este aspecto será determinado por el alga que vaya a cocinar y de la modalidad en la que será empleada en la cocina.

Entre sus múltiples usos, están las ensaladas.

¿Por qué comer vegetales marinos?

  • Los diabéticos pueden consumirlas: poseen un sabor dulce basado en azúcares simples, no incrementan el nivel de glucosa en la sangre.

Pirigrás es un suplemento que también impide este incremento debido a su contenido de vinagre de sidra de manzana, porque el mismo facilita la conservación de los niveles normales de glucosa.

  • Geniales para los menús vegetarianos: gracias a sus excelentes valores nutricionales. Por ejemplo, la espirulina aporta más nutrientes que la carne, los huevos y el pescado.
  • Optimizan el sentido de la visión: por su abundante contenido de vitamina A.
  • Son aliadas excelentes en el combate a la hipertensión: gracias a sus péptidos bioactivos poseedores de efectos inhibidores.
  • Son favorecedoras del proceso digestivo: esto se logra por su abundante contenido de fibras. Cada una de ellas puede ser combinada de distintas maneras sin temor a sufrir una digestión engorrosa.
  • Depuran el intestino: gracias al ácido algénico erradican las toxinas que se depositan en las paredes del colon y se utilizan como medicina natural para la colitis.
  • Atenúan la tos: de igual manera, son muy buenas para terminar con las gripes y los resfriados.

La pimienta de cayena incluida en Pirigrás permite una rápida disolución de las mucosidades, resultando excelente en caso de que usted tenga gripe o resfriado.

  • Cubren los requerimientos diarios de hierro: más que todo la espirulina, que contiene el equivalente a 6 veces más que los cereales y la espinaca. Por esto se recomienda para la anemia o la debilidad en general.
  • Reducen el colesterol: puesto que poseen un 5% de grasas insaturadas que permiten disminuir los valores de colesterol malo.

En caso de que su consumo de algas sea intermitente, Pirigrás le permite reducir estos valores de forma natural por medio de su contenido del extracto de garcinia cambogia.

  • Conservan sanos el cabello y la piel: gracias a la vitamina A (contienen más de esta vitamina que el germen de trigo). Algunas algas también abundan en zinc, el cual es eficaz para atender el acné, y otras le aportan brillo al cabello.
  • Tranquilizan los nervios: ofrecen una óptima dosis de vitaminas B, más aún la B6, fungiendo como calmantes naturales.
  • Fuente natural de calcio: por su gran contenido de calcio le caen de maravilla tanto a sus dientes como a sus huesos.

Las algas marinas y sus nutrientes

Las algas tienen gran abundancia de minerales, en cantidades que no tienen comparación con ningún otro vegetal.

Un hecho que se debe tener presente siempre, es que las algas no están tan contaminadas. Al contrario, son un elemento natural que no supone riesgos enormes para el organismo.

Por esta razón son consideradas como una fuente muy limpia y orgánica de nutrientes esenciales. Algunos de esos son:

  • Ácido algénico: este ácido favorece la depuración natural de metales pesados y toxinas.
  • Hidratos de carbono y proteínas: las algas traen consigo cantidades importantes de hidratos de carbono compuestos, los cuales son los más beneficiosos para el cuerpo humano, y proteína vegetal.
  • Los minerales más necesarios para los humanos: las algas en general, son abundantemente ricas en hierro y calcio (por cierto, las algas se encuentran en los elementos vegetales más ricos en estos minerales).
  • Son ricas en fibra: contenido que favorece al correcto tránsito intestinal y tienen un índice muy bajo en grasas.

Y como características adicionales, tenemos que son deliciosas, saludables y aliadas indiscutibles en la cocina debido a su sabor y facilidad de conservación.

Propiedades medicinales de las algas marinas

  • Para la tiroides: su alto contenido de yodo favorece el funcionamiento correcto de la glándula tiroides.

Recuerde que esta es la encargada de procesar la energía absorbida de muchos alimentos, así como del refuerzo del sistema inmunitario para evitar contraer padecimientos cardiovasculares o virales, entre otros.

Para mantener una tiroides saludable, es fundamental añadir a su plan alimenticio saludable los alimentos ricos en yodo.

Pero, esta característica hace que este alimento esté contraindicado para las personas que padecen de hipertiroidismo, o que carezcan de la glándula tiroidea.

Otras personas que deben evitar su consumo, son los delgados extremos y quienes sean muy nerviosos.

  • Favorecen el proceso digestivo: entre sus propiedades medicinales destaca su cualidad digestiva, porque ayudan a mantener limpia la flora intestinal eliminando los metales pesados que se asimilan en el intestino.

Esto es posible por su actuación como alcalinizantes, capaces de purificar la sangre y reducir los altos niveles de azúcar.

El consumo diario de algas optimiza el sistema digestivo y linfático. Adicionalmente, pueden atenuar molestias como el estreñimiento o aquellos signos derivados del colon irritable.

  • Fortalecimiento de los huesos: algunos estudios han demostrado que las algas contienen más calcio que la propia leche, y entre sus propiedades medicinales cabe destacar su característica remineralizante para los huesos.

No solo aportan grandes cantidades de calcio, sino también de hierro que los mismos tanto necesitan para su desarrollo y fortalecimiento.

Por tal motivo, este alimento es aconsejado hasta para los niños, pues así previenen desde muy temprana edad padecer de osteoporosis a largo plazo.

Al también eliminar las bacterias, erradican fácilmente afecciones como el acné. Las algas están conformadas por ácido salicílico y peróxido de benzoilo, cuya tarea principal es depurar la piel.

A través del estímulo para la formación de nuevas células actuando como rejuvenecedor natural, retardan la aparición de las arrugas y las manchas ocasionadas por la edad u otros padecimientos causantes.

Ningún tipo de alga es venenosa, pero algunas pueden provocar diarrea. Por esta razón es recomendable tener cuidado si se trata con algas desconocidas.

¿Puedo realizar un cultivo de algas en mi casa?

Algunos tipos de algas se prestan para un cultivo controlado, pero si desea conservarlas debe saber que la mayoría de las algas son recolectadas en la primavera o el verano.

Según su preferencia, lleve un cuchillo o un par de tijeras bien afiladas y una bolsa. Los distintos tipos de algas requieren de condiciones diferentes.

La energía con la que se mueven las olas y el sustrato de un área determinan qué tipo de algas crecerán allí, por esto es recomendable que conozca sus especies locales e investigue dónde se dan.

No recoja todas las algas de un espacio, deje la parte inferior de la hoja en su lugar. Enjuague las algas suavemente en el mar, antes de llevárselas a su casa.

Si usted ha recolectado sus propias algas, probablemente querrá secar algunas para guardarlas. Extiéndalas en hojas de periódico y colóquelas al sol o en un espacio caliente por una semana, o séquelas durante unas horas en un horno caliente.

De esta manera pueden conservarse durante muchos años sin alterar sus propiedades y sin la necesidad de cámaras frigoríficas para su conservación.

El cultivo de algas es uno de los más nutritivos y sostenibles del mundo, puesto que no necesita agua potable ni fertilizantes. Absorben el dióxido de carbono, fósforo y nitrógeno que se encuentran disueltos en el mar.

Procesamiento de las algas marinas para sus diversos usos

Algas deliciosas !!! (kaiso no sarada)

Debe conocer que las algas poseen un alto contenido de sodio y que pueden absorber metales pesados. Por lo tanto, se recomienda hacer su recolección en áreas no contaminadas.

Existe el método conocido como “la ventana de secado”, el cual emplea un proceso de transferencia de calor que se beneficia de las propiedades específicas del agua para eliminar lentamente la humedad de las algas, sin comprometer su calidad y su integridad.

Para esto se debe utilizar una hoja delgada cuya membrana sea de plástico, la cual se coloca sobre el agua para mantenerlo separado de las algas. Las algas son colocadas en la parte superior de la membrana y el agua se calienta.

El plástico logra refractarse con el calor de la evaporación del agua, pero cuando se tiene el caso de una materia prima húmeda como las algas marinas, el agua contenida en el plástico se calienta y se evapora.

El método de la ventana de secado es exitoso, ya que solamente se calienta el contenido de agua de las algas.

Luego de ser procesadas, las algas se venden secas, de manera que tanto su uso posterior como su almacenamiento resultan muy cómodos.

Usted no tendrá problemas si desea conservarlas durante mucho tiempo, pues las mismas tienden a permanecer inalterables.

Ahora, si usted decide comprar sus algas, debe tener en cuenta que una vez que las adquiera, lo más conveniente es guardarlas en recipientes que sean herméticos y que permanezcan bien cerrados.

¡Aproveche estos regalos que le brinda la naturaleza! Recuerde que ella siempre está dispuesta a ayudarnos a la hora de enfrentar algún padecimiento.

Lo bueno de utilizar ingredientes completamente naturales, es que no existe riesgo alguno siempre y cuando sean correctamente manipulados. Recuerde siempre que tampoco debe incurrir en ningún tipo de excesos.

Consideraciones finales para el cultivo doméstico de sus algas

Le aconsejamos utilizar agua de un estanque. Si decide plantarlas en un recipiente, todos estos nutrientes y vitaminas se perderán y no tendrá sentido incorporarlas a su plan de alimentación.

Una vez preparado su cultivo, debe colocarlo en un lugar donde exista suficiente luz solar. Como ejemplo de estos lugares, puede ser alguna zona de su patio donde el mismo reciba los rayos de sol en forma directa o en su ventana.

Conviene saber que el sol es un factor de mucha importancia para el crecimiento de las algas, pues ofrece la energía necesaria para que este proceso pueda llevarse a cabo, siempre y cuando el cultivo se encuentre en un lugar donde no interfieran otros elementos del ambiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *