Las 20 plantas medicinales más populares y sus beneficios

Las 20 plantas medicinales más populares y sus beneficios

Última actualización: 10-10-2018 por Editor Roselis.

El uso de plantas para tratar enfermedades data de la época de la prehistoria. Los cavernícolas tenían como costumbre aprovechar todo lo que la naturaleza les otorgase. De ahí que las plantas le sirvieron no solo para alimentarse o resguardarse del clima, sino también para tratar las dolencias que presentaban.

Durante cierta época esta práctica tuvo un carácter místico, cuando observaban que los enfermos mejoraban consumiendo algunos de estas hojas, semillas, cortezas, raíces, flores o tallos, y le atribuían poderes para romper supuestos maleficios.

A partir del año 1500 AC los egipcios implementaron los primeros jardines médicos, en los que solamente se cultivaban aquellas plantas (hierbas, árboles o arbustos) con las cuales trataban los malestares y enfermedades que se conocían en esa época.

En el antiguo Egipto se creó el papiro de Ebers, tablas de arcillas que contienen información de casi 1000 plantas con carácter medicinal. Se dice que en el siglo V, el griego Hipócrates escribió el primer tratado de medicina explicando las propiedades de las plantas.

A partir del siglo VIII los árabes comenzaron a popularizar determinadas plantas medicinales, convirtiéndolas en ungüentos y jarabes.

Hasta el día de hoy algunos de los medicamentos que vemos en la farmacia, son elaborado sobre la base de los compuestos o extractos de plantas medicinales, de las cuales la ciencia médica ha demostrado que tienen múltiples beneficios, bien sea como analgésicos, antiinflamatorios, diuréticos, adelgazantes, antibióticos, oxigenantes, antiespasmódicos, y más.

Todas las investigaciones científicas del gremio farmacéutico, derivan del estudio de la botánica. Porque es de la naturaleza de donde parten todos estos componentes con los cuales se tratan las enfermedades.

Aunque en las últimas tres décadas ya casi nadie las usaba y la gente se adaptó más a los medicamentos con compuestos químicos, hoy en día vuelven a cobrar fuerza y es la opción para muchos por varias razones.

El tratamiento de una enfermedad o malestar por medio de plantas medicinales se conoce en la actualidad como fitoterapia.

En países como la India y China, aún hoy en día sigue siendo muy valorado el uso de las plantas como método de curación natural.

Ventajas y desventajas de las plantas medicinales

El uso de las plantas para contrarrestar un malestar o sobrellevar una enfermedad tiene varias ventajas:

Para empezar, la variedad de plantas a las que se le han atribuido propiedades paliativas y curativas es enorme, por lo que contamos con una gran cantidad con múltiples atributos para tratar diversas enfermedades.

Algunas plantas pueden tener más de un beneficio o característica favorable para atacar un mal en particular. Además, por ser natural, absorbemos de manera sana sus nutrientes. Por lo tanto tienen menos efectos secundarios que los fármacos, por no contener aditivos químicos.

Las plantas medicinales pueden generar un ahorro sustentable en las personas, ya que resulta sencillo, por ejemplo, sembrar estas plantas en casa o pueden conseguirlas en el campo sin ningún costo, solo tienen que saberlas identificar y usar.

Entre las desventajas se puede decir que aunque se les han atribuido múltiples beneficios a la salud, muchas de ellas solo pueden aliviar los síntomas, más no curar definitivamente una enfermedad.

También está demostrado que algunas plantas no ofrecen sus beneficios de manera inmediata, sino a mediano y largo plazo, por lo que los tratamientos deben ser sostenidos y se corre el riesgo de que no se cumplan con rigor.

Al igual que con los fármacos, algunas de estas plantas podrían ocasionar en algunas personas efectos adversos, por alguna condición en particular o simplemente por presentar alergia a algún componente de la planta particular.

Muchas están contraindicadas en niños y en mujeres embarazadas.

20 plantas medicinales

Aunque es  muy grande la cantidad de plantas con propiedades sanadoras, reduciremos la lista a las veinte más populares y que te ayudan a aliviar dolores, malestares o enfermedades.

  1. Achicoria. Al igual que el ajo, contribuye con la buena digestión. Se utiliza como complemento para la pérdida de peso.

Se siguen estudiando minuciosamente las propiedades de la achicoria para prevenir el cáncer, pero aún no está científicamente demostrado.

La achicoria ayuda a nuestro sistema inmune. Es rica en minerales y nutrientes tales como: potasio, magnesio, fósforo y calcio. También contiene ácido fólico.

Es un gran aliado para combatir el estrés y la depresión, ya que la raíz de achicoria contiene compuestos que inducen el sueño, evita el insomnio y relaja pero de manera natural, lo que evita el envejecimiento prematuro.

Mejora la salud de tus riñones por sus propiedades diuréticas que propician y aumentan el proceso de micción. Al orinar eliminas las toxinas dañinas para tus riñones.

  1. Ajo. Se conoce como condimento que le proporciona un agradable sabor a las comidas, por lo que su consumo es recurrente. Pero veamos qué otros beneficios podemos obtener del ajo.
  • Ayuda al proceso de digestión.
  • Mejora el estreñimiento.
  • Calma el ardor y acidez estomacal.
  • Protege las paredes del estómago.
  • Reduce el colesterol y baja el azúcar en sangre.
  • Combate infecciones en garganta, y otras similares, incluso la gangrena por sus propiedades de antibiótico.
  • Evita el mal aliento.
  • Es beneficioso para la circulación.
  • Ayuda en paciente con hemorroides.
  • Es anticoagulante, le da fluidez a la sangre.
  • Eficaz en infecciones, gripe y diarrea.
  • Controla la presión arterial.
  • Coadyuvante en arterioesclerosis y mal de altura.
  • Es cicatrizante.

El ajo tiene un componente llamado aliina. Cuando se consume ajo nuestro organismo lo convierte en alicina que tiene propiedades antisépticas, estimula el sistema inmunitario por ser un aminoácido capaz de destruir microorganismos dañinos tales como cándida, escherichia coli y otros que se manifiestan como hongos en la piel y uñas.

  1. Albahaca. Esta hierba de agradable aroma y sabor, resulta versátil al momento de aprovechar sus beneficios, podemos tomarla en infusión, añadirla a nuestra comida e incluso aplicarla de manera tópica.

La albahaca previene los gases intestinales, evita los espasmos y promueve la producción de leche materna.

Tiene propiedades antioxidantes y microbianas. También es un anticoagulante natural y reduce la presión arterial. Es diurética y carminativa.

Combate la depresión junto con sus síntomas tales como agotamiento, jaquecas, insomnio e incluso las dispepsias de tipo nerviosas.

Combate la inapetencia y regula la digestión. Es eficaz para los cuadros febriles, también para el acné.

  1. Aloe Vera. Mejor conocida como sábila es una de las plantas medicinales más populares por sus múltiples beneficios, en la mayoría de los hogares hay al menos una maceta con esta planta. Y es que sus propiedades son múltiples.

Sirve para cicatrizar heridas. Se usa en quemaduras de piel, incluso las producidas por el sol (insolación).

En personas con estreñimiento es un laxante suave pero efectivo. Regula la digestión y previene las úlceras gástricas.

Tiene propiedades antiinflamatorias.

La sábila contiene una hormona que contribuye a la regeneración celular.

Alivia las molestias provocadas por enfermedades en la piel como psoriasis, eczemas o por picaduras de insectos.

Desintoxica el cuerpo.  Por su característica gelatinosa al consumir la pulpa de la sábila, limpia el tracto digestivo y el trayecto del colon eliminando todas las toxinas acumuladas.

Muchas personas lo usan como complemento en el champú para prevenir la caída del cabello y también la caspa.

Se le atribuyen cualidades antienvejecimiento al aplicarla en la cara como mascarilla ya que hidrata y reduce las líneas de expresión.

  1. Anís estrellado. Es originario de China y Vietnam. Sus beneficios se aplican principalmente para reducir gases estomacales, evitar la indigestión, en cuadros de diarrea. Aunque se usa como medicamento carminativo, también tiene propiedades diuréticas, antiespasmódicas, como expectorante, estimulante y analgésicas.

De esta forma el anís se recomienda no solo en la digestión o flatulencias, sino también para aliviar la tos, bronquitis, asma o gripe. Regula la menstruación y se ha comprobado que aumenta el deseo sexual.

  1. Árnica. Muy popular por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas. Estudios han demostrado su efectividad. Pero, dato curioso, su uso debe ser estrictamente externo. Si se ingiere puede causar intoxicación por los componentes que posee.

Ha tomado gran importancia en tratamientos para las dolencias causada por la artritis. En caso de golpe o contusión, incluso hematomas, lo recomendable es tratarlos con árnica para sanar.

También es efectiva en casos de desgarro muscular o cuando se producen ampollas, no solo desinflama, sino que también resulta ser un antibacterial natural que previene las infecciones.

  1. Canela. Es una especia aromática utilizada para postres y bebidas calientes y frías. Contiene vitaminas B y C, por lo que sus beneficios son variados.

Previene la inflamación estomacal, regula la digestión lenta. Es capaz de eliminar las sales biliares, que provocan trastornos en el intestino.

También es buenísima para evitar los vómitos y las náuseas. Muchas mujeres embarazadas en su primera etapa, encuentran alivio al comer una concha de canela para evitar las náuseas.

Reduce los niveles de azúcar en sangre. Alivia los malestares propios de la gripe. Sirve para tratar los hongos de los pies, mejor conocido como pie de atleta.

  1. Eucalipto. Esta planta, es originaria de Australia, se da en climas templados. Tiene un agradable aroma que es utilizado en lociones, pero vamos a detallar mejor sus propiedades.

Sus propiedades curativas son variadas, principalmente en procesos gripales, pero también:

Reduce los niveles de azúcar en la sangre.

Ayuda a sanar heridas por sus propiedades cicatrizantes y al usar como enjuague bucal alivia la estomatitis.

Descongestiona los bronquios y pulmones por una sustancia llamada eucaliptol que la convierte en un potente expectorante. Muy eficaz para combatir el resfriado y la gripe.

Las hojas de eucalipto se combinan con aceites esenciales y pomadas, para ser usados en pacientes con reuma, para aliviar el dolor.

Pero uno de sus usos más populares es en inhalaciones para liberar las mucosidades en pulmones.

  1. Ginseng. Se le conoce como la planta “cúralo todo”. Su raíz tiene múltiples beneficios. Fue descubierta en Asia y hasta la fecha aún es muy utilizada en la medicina occidental por todas las propiedades que posee.
  • Ayuda a la memoria por ser oxigenante cerebral.
  • Evita la diabetes.
  • Previene el Alzheimer.
  • Ayuda al sistema inmunológico.
  • Previene el cáncer.
  • Combate resfríos y otras enfermedades respiratorias.
  • Es un neuroprotector natural.

  1. Hierbabuena. Esta es una de las plantas con las que se inició el estudio de los beneficios medicinales que la naturaleza otorga. Su uso data desde el año 1000 AC para aliviar los malestares estomacales.

Tienes propiedades analgésicas, relajantes, antiinflamatorias y vigorizantes.

Popularmente se usa para tratar problemas de halitosis por sus propiedades antimicrobianas y antibacterianas, también para los cólicos estomacales, ya que relaja los músculos lisos a lo largo del tracto digestivo.

Por ser un antiespasmódico natural evita la acumulación de gases, inflamación o distensión abdominal, indigestión, náuseas y cólicos en general.

Para combatir los dolores de cabeza, resfriados, gripes e inflamación en la garganta. Su compuesto principal, el mentol, alivia la congestión en el pecho.

  1. Hinojo. Planta milenaria que fue utilizada en época de guerra por soldados y monjes, para tolerar ayuno prolongado por su propiedad de reducir el apetito.

Es capaz de regular el colesterol, también la presión arterial. Su consumo previene la artritis, la colitis, malestares estomacales y la gingivitis. Reduce la ansiedad y evita la depresión.

Es antioxidante, combate eficazmente la anemia ya que es rica en hierro. Reduce la presión intraocular, glaucoma y ojos cansados. Tiene también propiedades expectorantes, es genial para eliminar mucosidades y descongestionar el pecho.

Regula la menstruación y alivia los cólicos menstruales.

  1.  Limón. Fruta cítrica a la que se le atribuyen varios beneficios y propiedades medicinales. La mayoría de las personas lo usa en procesos gripales por ser fuente de vitamina C, pero posee otras virtudes esenciales para tu salud.

Combate la hipertensión arterial, problemas cardiovasculares y de circulación.

También ayuda al sistema nervioso, combate el estrés, nos mantiene con energía evitando la fatiga, cuida la salud de los huesos, los dientes y la piel en general ya que su consumo fomenta la producción de colágeno y también de los cartílagos, por lo cual es beneficioso como cicatrizante.

Previene infecciones y enfermedades virales porque protege nuestro sistema inmunitario. Combate los radicales libres que dañan las células, previniendo el envejecimiento prematuro y el cáncer.

El limón es rico en potasio, hierro y magnesio, también contiene una molécula conocida como limoneno, del cual se han evidenciado sus propiedades para reducir el riesgo de sufrir enfermedades degenerativas, cataratas o infartos.

  1. Llantén. Esta es una de las plantas medicinales de nuestros ancestros. La infaltable en casa de tus abuelos. Lo mejor de esta planta es que su cultivo es tan común que podemos verla como maleza en el campo, se da en casi todo tipo de suelo.

Tiene innumerables beneficios y múltiples propiedades. Contiene vitamina C, vital para nuestro sistema inmune.

Es antiséptica, cicatrizante, antiinflamatoria, antibiótica, depurativa, diurética, expectorante, astringente y antihemorrágica, por lo cual es recomendada para tratar muchas enfermedades. Uno de los más importantes es que depura la sangre.

Para el sistema respiratorio: alivia la gripe, dolor de garganta, tos, afecciones en los bronquios e incluso la sinusitis, en general mejora la función de las vías respiratorias.

Para el sistema digestivo: detiene diarreas, reduce las hemorroides, alivia la inflamación abdominal, principalmente en casos de irritación o dolor a nivel del intestino, mejora la digestión.

Para el sistema urinario: alivia las molestias causadas por trastornos de vejiga y riñones, mejora la cistitis.

Aparte de eso, reduce los niveles de ácido úrico en sangre. Calma los dolores menstruales, previene el reumatismo. Sana las picaduras de insectos, también alivia el herpes y otro tipo de erupciones. Mejora la apariencia de las encías, cura llagas y reduce el dolor en dientes cuando se usa como enjuague bucal.

  1.  Manzanilla. Está incluida en nuestra dieta diaria, es una bebida caliente de agradable sabor, que posee grandes beneficios para nuestra salud.

Al té de manzanilla se le atribuyen propiedades digestivas, también antiespasmódicas. No sólo del estómago sino también en patologías del conducto biliar y del hígado.

Alivia los gases intestinales y cólicos, mejora la digestión, las náuseas y vómitos.

También posee propiedades relajantes y sedantes. Un té de manzanilla en la noche ayuda a conciliar el sueño y en el día te mantiene relajado previniendo el estrés.

La manzanilla contiene una vitamina llamada colina, que ayuda a eliminar la grasa acumulada en sangre. Considerado beneficioso en pacientes con problemas de colesterol.

Popularmente se usa para relajar el borde de los ojos, para las ojeras y sensación de ojos cansados por su sensación refrescante. Pero también tiene propiedades antisépticas.

Contiene un compuesto llamado mucílago, que combinado a su acción antiséptica es eficaz para tratar problemas oculares, como conjuntivitis, orzuelos, incluso la miopía.

Para la piel tiene efecto regenerador por contener mucílago; puede ser usado para tratar hongos, manchas en la piel, acné, insolación, dermatitis o heridas.

  1. Menta. Se le relaciona con los productos de higiene bucal tales como pasta dental, enjuague, por su agradable y fuerte aroma. De hecho se dice que con solo oler una hoja de menta refresca las vías respiratorias y estimula el apetito.

Pero también tiene otras propiedades, tales como:

Puede liberar las vías respiratorias de mucosidades ya que contiene ácido ascórbico.

Previene las infecciones al eliminar bacterias.

Calma las molestias producidas por la irritación en la mucosa gástrica.

Alivia los cólicos producidos por el síndrome de colon irritable, así como los gases e inflamación.

Es analgésico.

En pacientes con problemas neurológicos reduce los eventos de convulsión.

Mejora la circulación sanguínea, es eficaz en pacientes con “mal de altura”.

  1. Perejil. Es el aliño por excelencia en la preparación de distintos platos, por su rico sabor y aroma.  El adorno más usado de los chef para darle ese toque estético a sus platillos. Sin embargo, desde el punto de vista medicinal, el perejil tiene más beneficios.

Recomendado para la conjuntivitis, también para el asma y la tos. Es ideal para regular la menstruación.

Sirve para controlar la presión sanguínea, se usa en infecciones urinarias por su propiedad antibiótica, también para tratar cálculos renales y vesicales. Regula la diabetes y previene el cáncer.

Se recomiendan dosis bajas para ver resultados y evitar efectos nocivos.

  1. Salvia. Es una hierba aromática y medicinal. Considerada uno de los antibióticos naturales de mayor eficacia. Su uso también aplica en la gastronomía, en especial la cocina mediterránea, usada en sopas y en la preparación de carnes y pescados. Pero vamos a enfocarnos en sus propiedades curativas.

Evita la deshidratación provocada por la sudoración en exceso. Tiene propiedades cicatrizantes y también analgésicas en dolores musculares principalmente.

Es antiinflamatorio y antiespasmódico, por lo cual se recomienda en cólicos estomacales y los producidos por la menstruación. Para el dolor de muela o de garganta, también previene la diarrea y vómitos.

En los casos de menstruaciones irregulares o muy abundantes, se recomienda la salvia por ser un regulador hormonal. En diabéticos, regula los niveles de azúcar en sangre. Previene el Alzheimer, ya que estimula el sistema nervioso central, evitando también el agotamiento y cansancio.

  1. Tilo. Se usa como té y se toma en infusiones. Al igual que la valeriana, es conocida por sus propiedades sedativas. Se usa para reducir el insomnio. Previene la ansiedad y condiciones nerviosas producidas por el estrés.

Pero el tilo también ayuda en problemas respiratorios tales como resfriado y gripe. Reduce los problemas digestivos. Es un antiespasmódico natural, también tiene propiedades diuréticas y su consumo ayuda en trastornos hepáticos o de la vesícula biliar.

Al combinarlo con bicarbonato de sodio para enjuague bucal, alivia la inflamación de amígdalas.

  1. Uña de gato. Con la corteza interna y la raíz de esta planta se aprovechan diversas propiedades. Sirve para infecciones, para bajar la fiebre, contra la fatiga. Se viene estudiando su eficacia para prevenir el Alzheimer. También controla la hipertensión, el herpes y hasta para el cáncer. En cuadros de  artritis y reuma controla las molestias.
  2. Valeriana. Esta planta es muy popular por su efecto sedante, por lo que aplica con varios tipos de trastornos. Para relajar el sistema nervioso, muy recomendado en personas con severos problemas de insomnio.

Combate eficazmente los síntomas de la depresión, tales como irritabilidad, histeria, agitación, etc.

También tiene propiedades que contrarrestan la indigestión, cólicos menstruales e incluso el asma. En personas con dolores de cabeza fuertes provocados por migrañas. Regula el ritmo cardíaco, previene las arritmias.

Recomendaciones

Si bien es cierto que el uso de plantas medicinales resulta efectivo en muchos casos, al mismo tiempo que evitamos consumir compuestos químicos, también lo es el hecho de que muchas de estas tienen componentes que pueden alterar o entorpecer el funcionamiento de nuestro cuerpo si se toman en exceso o combinados con otros elementos.

Por tanto, es muy importante consultar con especialistas (herbolarios, médicos naturistas), para conocer en qué medida consumir estas plantas y cuáles podrían ser sus contraindicaciones, y así obtener de ellas lo que realmente necesitemos.

Siempre es importante no automedicarnos, incluso si se trata de las plantas medicinales y sus derivados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *