Lactobacillus Rhamnosus, La bacteria de los innumerables beneficios

Lactobacillus Rhamnosus, La bacteria de los innumerables beneficios

Última actualización: 12-01-2019 por Editor Walther.

El Lactobacillus rhamnosus es un probiótico; es decir, una bacteria beneficiosa que habita normalmente en el cuerpo humano, y que ha generado en los últimos años una gran atención debido a su gran capacidad de mejorar, mantener y hasta restituir la salud del organismo desde su desarrollo.

Esta cepa de lactobacilos o bacterias productoras de ácido láctico; ha sido estudiada ampliamente en el área médica desde que se aisló del intestino sano de un ser humano, en el año 1983.

Su capacidad para prevenir el crecimiento intestinal y en otras cavidades del cuerpo, de bacterias patógenas o productoras de enfermedades, le ha conferido un lugar privilegiado dentro de los probióticos.

A estas alturas, y gracias a tantas publicaciones en los medios; casi todo el mundo conoce sobre los beneficios de los probióticos.

Estos, son como armas para mantener la salud o restituirla; por lo que es normal observar a diario, como los médicos y especialistas los contemplan dentro de sus esquemas de tratamiento.

Vemos innumerables fórmulas de productos que contienen estos bacilos, así como los vemos en medicinas que son usadas para contrarrestar los síntomas de alguna enfermedad, como las diarreas.

Conocer sobre el tema de los probióticos y, específicamente algunas cepas como el lactobacillus rhamnosus; es esencial para manejar los recursos con los que disponemos para fortalecer nuestras defensas y nuestro cuerpo en general.

Cómo describir al Lactobacillus rhamnosus

Es una bacteria beneficiosa para la salud que fue aislada del intestino humano. Su nombre: Lactobacillus rhamnosus GG, proviene de sus descubridores, los doctores Gorbach y Goldin, quienes le dieron sus nombres.

Se cree que vive en condiciones normales en el intestino del hombre y actúa en él, equilibrando el crecimiento bacteriano normal de ese órgano.

Es resistente al medio ácido del tracto digestivo y la bilis; y además es productora de ácido láctico; de allí su clasificación como lactobacillus.

Microbioma intestinal, bacterias que colonizan diferentes partes del sistema digestivo, Enterococcus, Helicobacter pylori, Bifidobacterium, Lactobacillus

Como productora de ácido láctico es capaz de impedir el crecimiento bacteriano que puede ocasionar infecciones en el tracto intestinal.

Desde 1990 se utiliza como compuesto en los preparados o suplementos que usamos para complementar la alimentación y contribuir a mejorar la dieta.

Se ha usado ampliamente en pacientes desde lactantes hasta adultos mayores, con iguales efectos beneficiosos.

Estos efectos beneficiosos para la salud han sido descritos como muy variados, debido a que este bacilo actúa en varios niveles del organismo.

Es el probiótico más estudiado desde el punto de vista científico, con más de un millar de estudios y cientos de ensayos clínicos.

Las principales organizaciones mundiales han corroborado lo beneficioso de su uso; entre ellas la FDA, o La Administración de Medicamentos y Alimentos de los Estados Unidos; y la EFSA, es decir, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.

Muchas veces esta especie de lactobacilo es usada para elaboración de alimentos como el yogur, queso, leche fermentada y otros. Lo que nos indica que la ingesta de estos alimentos nos proveen de sus beneficios.

Hablemos de probióticos, prebióticos y alimentos funcionales  

En la actualidad  vemos como muchos alimentos que nos llegan a la mesa, son mejorados por las compañías productoras, gracias a organizaciones que regulan los alimentos y los institutos de investigaciones clínicas de muchas partes conocemos esta realidad.

Estos alimentos, son los llamados alimentos funcionales; consisten en nutrientes de la dieta que han sido modificados, añadiendoles y transformándolos algún componente.

Esto se hace con la finalidad de transformarlos en alimentos  más completos, capaces de aportar mayores beneficios a la salud.

Estos alimentos, que han sido reforzados con minerales, vitaminas, fibras, grasas saludables como las omegas; y otros nutrientes más específicos como bacterias saludables o probióticos; son generalmente consumidos ampliamente y se fortalecen para hacerlos además de más saludables, preventivos para ciertas patologías.

Los alimentos que mayormente se mejoran son los lácteos, los cereales, el pan, los jugos de frutas, los huevos y, hasta la sal; que es un alimento funcional que comúnmente consumimos ya fortalecido con yodo.

imagen de vista superior de salero tumbada. Fondo de madera

Los probióticos, que es al grupo al que pertenece el lactobacillus rhamnosus.

Son, como se indica: Pro a favor; y bio: vida; ya que son organismos vivos, similares a las bacterias que tenemos en todo el tracto digestivo y se encargan de mantener el equilibrio de ph, bacterias adecuadas, entre otras funciones.

Los probióticos nos permiten una función digestiva y de inmunidad adecuada, entre otras funciones, porque intervienen en la producción de sustancias que mantienen el ph y por ende la protección de la zona.

Igualmente son fuentes de otros elementos, como ciertas vitaminas, que son necesarias en el metabolismo corporal.

Los prebióticos, que igualmente favorecen la vida en el tracto digestivo; han sido definidos como aquellos alimentos que, además de que se fermentan en el intestino y alimentan así a los probióticos que normalmente viven allí; son alimentos que no se pueden ingerir por nuestra actividad enzimática.

Los prebióticos son las famosas fibras de las que todos hablamos y se consiguen, regularmente, en la leche materna, cereales no procesados, frutas y verduras.

Los probióticos o bacterias amigables

Ya que el Lactobacillus rhamnosus es uno de los probióticos o bacterias saludables de nuestro sistema digestivo, que ha sido más estudiado y que aporta tantos beneficios; sería importante conocer más de ese medio ambiente de nuestro cuerpo en el que se desenvuelve.

Ya desde el nacimiento, nuestro aparato digestivo comienza a crear un ecosistema con bacterias que provienen de los alimentos y del medio ambiente.

Estas bacterias, que se alojan en nuestro organismo; forman un sistema de simbiosis favoreciendo y fortaleciendo las funciones digestivas propias.

De adultos ya contamos con más de 500 tipos de bacterias que están alojadas desde la boca hasta el recto; siendo el intestino el que mayor las contiene.

Concepto intestinal de la flora con los iconos de las bacterias y de los probioticos. Fondo azul.

Tal es la situación, que las heces están formadas en su mayoría por estas bacterias.

Ellas realizan las acciones de digestión de alimentos, creación de ácido láctico para mantener el ph y prevenir crecimientos bacterianos productores de enfermedad.

Además proveen sustancias importantes como la biotina y otras; para el funcionamiento metabólico del cuerpo; como antes habíamos dicho.

De allí la importancia de ingerirlos, de forma extraordinaria, durante episodios de enfermedad como las virosis, las diarreas, casos de debilidad del sistema inmune, etc.

Por eso, es menester conocer sobre los preparados con probióticos que se encuentran en el mercado, como el BioBacflor; y de las fuentes alimentarias que los contienen.

Beneficios que nos aporta el Lactobacillus rhamnosus

En forma muy específica, podemos enumerar los beneficios que nos aporta la presencia de este probiótico en el organismo, de esta manera:

Evita el crecimiento de bacterias productoras de enfermedades.

Aporta a la digestión ayudando a metabolizar nutrientes esenciales.

Es un regulador del tránsito intestinal impidiendo la constipación.

Favorece la absorción específica de glucosa, calcio y colesterol; por lo que mantiene el equilibrio de estos en la sangre.

Intervienen en la producción de ácidos grasos como fuente de energía para las células.

Inhiben el crecimiento de tumores.

Directamente estimulan al sistema inmune, manteniendo una respuesta del organismo contra los agentes patógenos, rápida y específica.

Beneficios de los probióticos, mujer en posición de yoga, alrededor cada beneficio en fondo blanco

Alimentos que nos pueden aportar el Lactobacillus rhamnosus

Existen muchas fuentes de lactobacillus rhamnosus.

Tenemos las fuentes de alimentos que los contienen y los preparados elaborados por laboratorios y fábricas de alimentos funcionales o enriquecidos, que están a la venta en farmacias y supermercados.

Hay una gran diversidad de preparados en el mercado, de hecho, son preparaciones bastantes completas que aúnan el lactobacillus rhamnosus a otros probióticos, como vemos en este preparado, el BioBacflor.

Los alimentos que nos proveen de tan importante probiótico son generalmente productos lácteos como la leche fermentada.

El Kefir, por ejemplo; que es una especie de yogur, más sólido, cuyo consumo es frecuente en países como Chile, Uruguay, Bulgaria; y que es rico en muchos lactobacilos.

El mismo yogurt que es tan común en nuestras dietas actuales, es una fuente importante de estos bacilos.

En realidad diríamos que es una fuente bastante importante dado lo difundido a nivel mundial que es el consumo de yogurt.

Probióticos

Los productos fermentados a base de soya como el miso y el tempeh, que son alimentos que se consumen ampliamente en países orientales como Japón, China e Indonesia.

La levadura de cerveza también es una fuente importante, por lo que el consumo de ella sola o en preparados como las bebidas y el pan, nos proveen de estos probióticos.

Para finalizar, la misma leche pasteurizada consumida de rutina y el queso duro, son portadores de este bacilo en buenas cantidades.

Los productos o preparados que en el mercado existen, repito; son tal vez las mejores fuentes de las que disponemos pues, actualmente muchas personas presentan alergia a los productos lácteos y los preparados fermentados que anteriormente he expuesto, no están al alcance de todas las personas ni son del agrado de todos.

Los preparados, además, son muy completos. Una variedad de productos contienen varias cepas de bacilos que nos benefician, como el que hemos puesto anteriormente como ejemplo, el BioBacflor, entre otros.

Beneficios del Lactobacillus rhamnosus para el sistema inmune

Este importante bacilo, al igual que otros probióticos; tiene la capacidad de fortalecer el sistema inmune del ser humano.

Desde los primeros días de vida, el hombre va tomando o aprendiendo a crear resistencias contra los gérmenes productores de enfermedades.

Este bacilo, se ha demostrado, acelera la capacidad de los bebés para adquirir tolerancia ante los patógenos.

La forma que este bacilo tiene para mejorar las funciones inmunológicas y que generalmente observamos, es aumentando el número de células macrófagas que atacan “comiéndose” literalmente a los gérmenes productores de enfermedad.

Por otro lado se ha visto cómo aumenta la cantidad y respuesta de estas células de defensa del organismo, a nivel peritoneal.

Representación de los probióticos. Buenas bacterias y microorganismos para la salud humana. Fondo blanco.

El simple hecho de que equilibra la vida a nivel intestinal, impidiendo el crecimiento de bacterias patógenas en ese órgano tan importante del sistema inmune, es un aval de que el lactobacillus rhamnosus puede actuar como un antibiótico para el cuerpo humano.

Beneficios para el sistema digestivo

Debido a que equilibra el crecimiento bacteriano, impide las infecciones digestivas. Le imprime una mejor función de absorción y de tránsito al órgano, por lo que es un agente contra la constipación y que beneficia la digestión.

Igualmente, cuando, posterior al consumo de tratamientos con antibióticos y a episodios de diarreas, sean bacterianas o virales; consumimos el lactobacillus rhamnosus, éste devuelve el tránsito normal y restituye la flora adecuada para su funcionamiento.

Niño pequeño sentado en la poceta producto de estreñimientos

Es prácticamente el uso más difundido de este bacilo; lo vemos indicado en cuadros de diarreas, como parte importante del tratamiento; por lo que existen muchos productos farmacéuticos que son indicados en estos cuadros clínicos.

Su efecto para reducir el dolor en pacientes con colon irritable, ya está descrito y constatado.

Otros grandes beneficios del Lactobacillus Rhamnosus

Los beneficios más documentados y conocidos de este lactobacillus son, evidentemente, los digestivos y sobre el sistema inmune.

Pero, hay cientos de estudios que lo relacionan directamente, como un agente beneficioso para otros órganos, aparatos y sistemas del cuerpo humano.

Así tenemos que, ha sido relacionado con el control de las infecciones micóticas, específicamente sobre la Cándida, en el tracto urinario femenino.

Aquí en este medio ha sido aislado y se ha verificado que contribuye con el equilibrio de la flora normal de la mujer.

Además, es muy conocido el consumo de estos probióticos en caso de infecciones recurrentes del tracto urinario, tanto en hombres como en mujeres

Con relación al sistema nervioso, ya existen datos que relacionan a esta probiótico con la prevención de la depresión y la ansiedad.

Su efecto tranquilizante sobre lactantes y adultos ha sido objeto de muchos estudios.

madre amamantando y abrazando a su bebé

Uno de los aportes a la salud que se le achaca, es la mejoría y prevención de alergias cutáneas y dermatitis atópicas, donde además, se ha visto cómo logra reducir las lesiones en pacientes que sufren de esta última.

Estos beneficios podrían englobarse en los beneficios al sistema inmune.

Como ya hablamos, interviene en la nivelación sanguínea de las grasas tipo colesterol, la producción de grasas tipo omega y de la adecuada utilización del azúcar en el organismo, por lo que se ha estado utilizando para el tratamiento de la diabetes y el control del peso.

Evita las infecciones del aparato respiratorio, combatiendo y alejando además, patologías crónicas como el asma.

Es un potente antiinflamatorio..

Un aporte extra en los trastornos por déficits de atención

Ya se había hablado sobre el aporte que este bacilo tiene en los trastornos de ansiedad y depresión; dejando en evidencia sus efectos positivos sobre el sistema nervioso.

Pero, más allá de este beneficio, se ha publicado que posiblemente intervengan para prevenir la aparición de los Trastornos por Déficits de Atención, TDAH; incluyendo el Síndrome de Asperger y el trastorno por Hiperactividad.

Niña con camisa azul, se come las uñas mientras mira confundido

Un estudio, muy difundido, publicado en el año 2015; donde se hizo seguimiento a lactantes de menos de 6 meses de edad hasta que tuvieron 13 años aproximadamente; ha sido muy difundido por muchas publicaciones médicas.

En los lactantes que no se les suministraron los probióticos, se desarrollaron, más adelante estos trastornos. Mientras que los que recibieron suplementos con lactobacillus, nunca presentaros ningún trastorno por déficits de atención.

Especialistas sugieren, que lactobacillus podrían retirar del organismo, sustancias psicoactivas y otros agentes tóxicos que pudieran interferir con el normal funcionamiento neuronal.

Por esto, es normal que los tratamientos médicos que se indican a estos pacientes con estas problemáticas y las recomendaciones nutricionales, incluyan a los probióticos en los esquemas terapéuticos.

A manera de conclusión

Si mantenemos una alimentación balanceada y elegimos con conciencia los alimentos para nosotros y nuestra familia, vamos a ir creando las bases para que nuestro cuerpo sea capaz de defenderse adecuadamente y prevenir enfermedades.

Administrar suplementos ricos en probióticos y ofrecer en la dieta familiar, un aporte rico en estas bacterias tan beneficiosas, especialmente del lactobacillus rhamnosus; nos van a permitir mantenernos sanos y fuertes.

Darnos a la tarea de buscar recomendaciones de expertos y especialistas en nutrición y medicina, de los mejores y más completos preparados, redundará en una dieta completa para todos los nuestros.

Los productos que hay en el mercado, con las uniones de probióticos más completas; como la excelente combinación que ya hemos nombrado, el  BioBacflor.

Estos son accesibles y completamente seguras, para lograr esos beneficios del lactobacillus rhamnosus,  que tantos y tantos estudios nos prometen y aseguran.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *