La vitamina C refuerza el sistema inmunológico

La vitamina C refuerza el sistema inmunológico

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

La vitamina C se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos. El ácido ascórbico apoya el sistema inmune (los glóbulos sanguíneos blancos),  potencializando su función, siendo fundamental en la síntesis y multiplicación de las células de la química blanca.

Fortalece las células inmunes (linfocitos y macrófagos), y la concentración de inmunoglobulinas en el suero sanguíneo. Dichas estructuras permite combatir con virus, hongos y bacterias, ya que recorren todo el organismo protegiendo el cuerpo.

El sistema inmunológico es el defensor por naturaleza del organismo, es el gran escudo natural para luchar en contra de virus, hongos y bacterias. Está formado por una red compleja y vital de células como los linfocitos (cierto tipo de glóbulo blanco)  y órganos que protegen el cuerpo de las infecciones. Desde la formación del bebé en el vientre materno se va reforzando el sistema de defensa del organismo, con el aporte genético de mamá y papá.

El sistema inmunológico está formado por los órganos linfoides, los cuales son: adenoides, médula ósea, ganglios linfáticos, vasos linfáticos, placas de Peyer, bazo, timo, y amígdalas.

Conociendo las vitaminas

Desde pequeños estamos escuchando el poder de las vitaminas. Los pediatras en la consulta de niño sano es casi un ritual obligatorio indicar vitaminas al infante.

De hecho es cierto, las vitaminas junto a los minerales son esenciales en la dieta diaria de niños y adultos.

Son innumerables las vitaminas que ofrece la naturaleza. Todas ofrecen bienestar, plenitud y calidad de vida, fortaleciendo la salud.

Encontramos nutrientes que fortalecen los huesos, como son el calcio y la vitamina D. La vitamina A, que favorece y revitaliza la visión o la E, que promueve la belleza de la piel.

Asimismo, la vitamina C es una gran aliada para la salud. Los beneficios y propiedades son muchos, siendo uno de los más importantes a la hora de prevenir enfermedades.

Las vitaminas diarias

La cantidad de vitamina C necesaria para prevenir el escorbuto es de 10 mg al día. Sin embargo, con el fin de mantener un sujeto saludable y prevenir afecciones crónicas de salud, las concentraciones disponibles en la dieta deben ser entre 100 y 200 mg al día.

Para poder beneficiarnos de las propiedades de la vitamina C es importante que tomemos la dosis recomendada para cada persona. La cantidad diaria recomendada (CDR) de vitamina C es la siguiente:

Bebés

0-6 meses: 40 mg/día

7-12 meses: 50 mg/día

Niños

1-3 años: 15 mg/día

4-8 años: 25 mg/día

9-13 años: 45 mg/día

Adolescentes

Chicas 14-18 años: 65 mg/día

Durante el embarazo: 80 mg/día

Durante la lactancia: 115 mg/día

Chicos 14-18 años: 75 mg/día

Mujeres

A partir de los 19 años: 75 mg/día

Durante el embarazo: 85 mg/día

Durante la lactancia: 120 mg/día

Hombres

A partir de los 19 años: 90 mg/día

El conocer el requerimiento diario de vitamina C permite que se consuma la cantidad necesaria para garantizar el reforzamiento óptimo del sistema inmunológico.

Foto en primera plana de frutas cítricas que contienen vitamina C

La lluvia, la gripe y la vitamina C

Asociamos la lluvia con la gripe. Es usual escuchar, no te mojes con lluvia que te va a dar gripe.

Y cuando esto ocurre  corremos de inmediato en busca de naranjas para aumentar la vitamina C en el organismo, subir las defensas y acabar con ese virus que trajo la lluvia.

Si bien es cierto muchas veces sucede esta asociación, pero no es por la lluvia, más bien ocurre por permanecer con la ropa mojada tanto tiempo siendo la razón por la cual te resfrías. El hecho que la vitamina C cure la gripe no es del todo cierto.

La vitamina C es un componente esencial en nuestro organismo. Gracias al refuerzo del sistema inmunológico que produce esta sustancia C, los resfriados pueden durar menos y tener síntomas más leves, porque actúa como ente preventivo.

Se deben consumir alimentos y suplementos ricos en vitamina C, para reforzar y blindar el organismo de virus y bacterias. Fortalecer el sistema inmune permite una mejor calidad de vida, son muchas las enfermedades y patologías que se pueden prevenir. Cumplir con el requerimiento diario de vitamina C, depende de usted.

Frutas citricas en primer plano rico en vitamina C

Mi amiga, la vitamina C

La vitamina C es nuestra aliada y amiga en el proceso de sanación. Junto con otros minerales ayuda a sanar heridas y formar tejido cicatricial, reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes, y ayudar a la absorción del hierro.

Es gran aliada de la apariencia y la apariencia corporal. Mejora el cabello seco con puntas partidas, teniendo un pelo más sano y luminoso. También mejora la apariencia de la piel áspera, reseca y descamativa.

Además, los fumadores deben añadir 35 mg. más a su dieta, pues el humo del tabaco aumenta la cantidad necesaria de vitamina C para combatir los radicales libres que genera.

La falta de diversidad de alimentos en la dieta o algunos trastornos de salud como la hipoabsorción (absorción insuficiente), algunos tipos de cáncer o enfermedades renales.

Los efectos secundarios a causa de demasiada vitamina C son poco frecuentes porque el cuerpo no puede almacenar dicha vitamina.  Sin embargo, no se recomiendan cantidades superiores a 2,000 mg/día, porque pueden llevar a malestar estomacal y diarrea.

alimentos que contienen vitamina C en fondo de madera azul

Carencia de vitamina C. Enfermedades

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes. Estos son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres, actuando en la apariencia física, dándole un mejor aspecto a la piel, luciendo más joven y lozana.

El déficit de vitamina C pueden causar padecimientos importantes, hasta patologías incapacitantes, cambiando drásticamente la calidad de vida de las personas.

Se deben conocer los síntomas de déficit de Vitamina C para prevenir estas condiciones.

Aprender a detectar los síntomas de deficiencia de esta vitamina nos ayudará a prevenir tanto los problemas de salud leves como las enfermedades graves. Algunos de los más importantes son:

  • Moretones con facilidad
  • Inflamación y sangrado de las encías
  • Cicatrización lenta de las heridas
  • Piel y cabello resecos
  • Manchas rojas en la piel
  • Hemorragias nasales
  • Sistema inmunitario débil
  • Trastornos digestivos como el intestino permeable y la enfermedad autoinmune
  • Articulaciones inflamadas y dolorosas

El ácido ascórbico es capaz de destruir un tipo de tuberculosis. Existe una enfermedad cuya causal de su manifestación es la carencia de vitamina C: el escorbuto. También es  eficaz en la prevención de algunos tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Son varios los tipos de cáncer que podrían prevenirse si se mantiene una dieta elevada en vitamina C adquirida a través de frutas, verduras o suplementos, como puede ser el cáncer de colon, el cáncer de pulmón o el cáncer de mama.

De la misma manera, las enfermedades cardiovasculares suelen ser menos frecuentes en aquellas personas cuyas dosis de vitamina C es la recomendada.

La vitamina C ayuda a que nuestro sistema inmunológico esté más fuerte, ayudando a combatir y prevenir enfermedades autoinmunes o incluso el estrés.·   

herida en el codo del niño.

Vitamina C y el embarazo

Siendo la etapa más feliz de toda mujer, el embarazo necesita de cuidados, sobre todo a nivel alimenticio. El consumo de alimentos ricos en minerales y vitaminas debe ser prioritario. Tanto la madre como el nuevo bebé necesitan de un requerimiento diario de vitamina C.

Las mujeres embarazadas también necesitan una mayor dosis de vitamina C diaria: para las adolescentes se necesitan 80 mg. al día, mientras que las adultas requieren de 85 mg.

Para aquellas mujeres en periodo de lactancia, las cantidades son de 115 mg. para las adolescentes o 120 mg. para las adultas.

La vitamina C es un nutriente de gran importancia durante todas las épocas de la vida, pero especialmente en el embarazo.

Es soluble en agua y necesario para la formación de colágeno, la reparación de los tejidos, y diversos procesos como el metabolismo del hierro y del ácido fólico.

Entre los beneficios de la vitamina C destacan la reducción del riesgo de parto prematuro.

Las mujeres embarazadas deben tomar cantidades suficientes de vitamina C, especialmente durante la segunda mitad del embarazo, para evitar que las membranas de la bolsa amniótica se rompan y se provoque un parto prematuro.

La vitamina C influye de manera importante en la cicatrización de heridas, siendo fundamental su consumo antes del parto.

Ya sea por vía natural y más aún si la llegada del bebé se realiza por cesaría, la vitamina C ayudaría para que la cicatrización sea aún más rápida.

Durante el embarazo se debe incrementar la ingesta de alimentos muy sanos y ricos en minerales y vitaminas, e incrementar el consumo de cítricos. También es necesario practicar técnicas de relajación y ejercicios de bajo impacto, para que el nuevo integrante de la familia nazca sano y feliz.

Alimentos con vitamina C

Cuando hablamos de vitamina C automáticamente pensamos en naranjas, que ciertamente nos ofrecen una gran cantidad de beneficios y propiedades. Pero hay una variedad de alimentos de origen vegetal que nos pueden proporcionar esta fuente de energía.

En los alimentos, la vitamina C está presente en la fruta, la verdura y el té verde. Sin embargo, su contenido se reduce al hervir, secar o remojar los alimentos. Cítricos como las naranjas, limones y uvas contienen mucha vitamina C en su estado maduro directamente después de la cosecha.

Es importante consumir tanto frutas como vegetales en su estado natural, para obtener mayor cantidad de fibra. Necesaria para el metabolismo de alimentos, o en extracto y si es de preferencia jugos, que estos sean sin azúcar, ni otros aditivos químicos.

El limón, este cítrico tiene un alto porcentaje de vitamina C y aporta minerales como calcio y potasio. Puedes beber agua con limón a diario para que tengas todos sus beneficios.

Las fresas son deliciosas y además nutritivas que con un buen jugo puede aportar más de 60 mg. El kiwi, contiene un poco más que las fresas, alrededor de 80 mg y puede ser consumido en jugo, ensaladas o como fruta en merienda.

La lechosa o papaya, este es uno de los alimentos ricos en vitamina C que te ayudan a cubrir toda tu dosis diaria con tan solo una ración.

El brócoli aporta 90 miligramos de ácido ascórbico y es un rico vegetal para incluirse en dietas y mezclar con pastas o ensaladas.

Los tomates son otro de los alimentos ricos en esta vitamina. Con tan solo 100 gramos estarás aportando unos 100 mg. Asimismo, el coliflor nos provee de hasta unos 46 mg por taza.

Aunque la cantidad de vitamina C depende de la edad y de cada persona, se estima que un adulto debe consumir entre 60 y 100 mg cada día para evitar el daño de los radicales libres y riesgo de contraer todo tipo de enfermedades.         

Suplementos que sanan

Actualmente el estilo de vida es más exigente, la población se inicia en nuevas actividades, que van desde el estudio, trabajos exigentes, recreación y las múltiples actividades familiares. De allí que el gasto energético sea cada vez mayor.

Ya sea en tabletas o te, la cantidad a consumir de vitamina C debe estar acorde con lo requerido por el organismo. Se pueden combinar frutas cítricas y verduras verdes, así como ingerir suplementos.

Tanto vegetales como frutas como la fresa, frambuesa, granada, arándano y pomelo, proporcionan gran cantidad de rica vitamina C.

La misma también se puede encontrar en suplementos como VicMujer que proporciona 500 mg de vitamina C  para mejorar reforzar el sistema inmunológico y reducir la tasa de cánceres, sobre todo en mujeres.

La vitamina C es un cofactor enzimático implicado en diversas reacciones fisiológicas (hidroxilación). Es necesaria para la síntesis del colágeno y de los glóbulos rojos, y contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunitario.

También juega un papel en el metabolismo del hierro, en la transformación de dopamina en noradrenalina y en la biosíntesis de carnitina.

Los suplementos diarios, como VicMujer, están compuestos con vitaminas y hierbas, que ayudan al equilibrio del funcionamiento del sistema cardiovascular y las funciones cognitivas.

VicMujer está dentro de los suplementos que pueden consumir sobre todo las mujeres embarazadas, como también la cicatrización de la herida del parto.

El suplemento  VicMujer también ayuda a disminuir la tendencia a sufrir enfermedades como el escorbuto,   y contribuye a mejorar la salud y el bienestar en general.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *