La vida sedentaria puede pasar a ser vida activa, continúe leyendo

La vida sedentaria puede pasar a ser vida activa, continúe leyendo

Última actualización: 02-12-2018. Equipo Nutricioni

El sedentarismo es un modo de vida que se distingue por la ausencia de actividad física, lo cual trae como consecuencia el realizar cualquier actividad siempre que requiera la menor cantidad posible de esfuerzo físico.

El sedentarismo puede llegar a significar que la persona no hace absolutamente nada por su salud. Es considerado como el peor estilo de vida en los tiempos actuales y hay necesidad de erradicarlo.

Generalmente, los individuos sedentarios no aceptan que lo son hasta el momento que empiezan a sufrir el deterioro progresivo en su salud.

Al no tener ningún tipo o muy escasa actividad física, el cuerpo se coloca en estado de vulnerabilidad frente al colesterol alto, enfermedades cardíacas, hipertensión, obesidad, problemas en las articulaciones y una larga lista de padecimientos.

Consiste en hacer poco o nada de ejercicio, surgiendo la posibilidad de problemas en el estado de salud como la subida de peso y enfermedades cardiovasculares.

Es muy observado en las ciudades donde abunda la tecnología, ya que todo está arreglado de modo que se evite esforzarse físicamente.

En las clases altas y en los conjuntos donde los individuos se desempeñan mayormente en actividades intelectuales, es más probable que aparezca este modo de vida.

Por su característica cotidiana, es posible que se produzca por rutina al adaptarse a un régimen de acuerdo a sus costumbres.

Las personas sedentarias deben tener presente que en algún momento tienen que moverse,

El hecho de estar demasiadas horas frente a una computadora, hojeando libros, en reuniones, dictando conferencias, tomando lecciones e incluso viajar no son las actividades indicadas para el organismo. Deberían ejercitarse por una hora diaria, al menos.

¿Qué puede suceder con las personas sedentarias?

Cualquier persona que opte por la pereza y pasar todo el día comiendo, obtendrá como resultado la imposibilidad de poder alcanzar sus aspiraciones.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene entre sus preocupaciones la abundante presencia de obesidad (más que todo infantil). Por tal motivo, califican al sedentarismo como factor primordial de riesgo a nivel mundial.

La manera tan acelerada de vivir en la que nos encontramos, obliga a hacer todas las actividades en un tiempo tan rápido como sea posible:

Comer en el lugar de trabajo en menos de 1 hora, utilizar el auto hasta para ir a la esquina para hacer las compras necesarias, olvidando el disfrute de realizar actividades físicas o reposar un poco al aire libre.

Puede estar delgado/a y verse bien físicamente, pero esto no es sinónimo de estar sano/a.

Varias personas que padecen de enfermedades cardíacas no tienen sobrepeso, y el motivo radica en que no llevan un plan de alimentación saludable a la par de no realizar actividades físicas que beneficien su corazón y su sistema cardiovascular.

Son pocos los que se preocupan por seguir un plan de alimentación equilibrado y saludable, pues la cotidianidad exige que sea fácil para preparar, práctico y rápido.

Igual ocurre con el ejercicio, no hay tiempo para caminar o correr o hacer alguna rutina física en el hogar.

Las personas sedentarias sufrirán de:

  • Cansancio inmediato: no tener rendimiento de ningún tipo, porque todo le va a cansar, cualquier esfuerzo físico no será realizado fácilmente. Caminar, correr, levantar cosas, subir y bajar escaleras y hasta su intimidad, representan un gran esfuerzo.
  • Debilidad ósea: permanecer largo tiempo acostado o sentado conlleva a la pérdida de fuerza acarreando así esta debilidad, abriendo la puerta a enfermedades como la osteoporosis.
  • Obesidad: quien no haga nada el día entero no quema las grasas que consume, porque se relevan a lugares como el abdomen aumentando así el volumen circular. Un plan alimenticio sin actividad física tiende a fracasar y pasa a ser obeso/a.

Características o síntomas de un individuo sedentario

La mayoría de las personas se niegan a reconocer que se busca un modo de vida lo más cómodo posible.

Por ejemplo, quien usa su auto incluso para ir a una cuadra de su casa y no se siente capaz de caminar una distancia corta para hacer cualquier diligencia de su vida diaria.

Actualmente, muchos consideran como algo totalmente normal pasar 8 o 10 horas del día sentados en una oficina, pero lo peor del caso es que la mayoría de quienes desempeñan este tipo de trabajos no tienen otra alternativa.

Aun así, el cuerpo no está preparado para ser sedentario.

Por ende, el no practicar ningún tipo de actividad física o deporte trae consecuencias fatales, como estados anímicos inferiores, enfermedades cardiovasculares, estrés, insomnio, problemas en la autoestima, entre otras agresiones al organismo.

Pero el sedentarismo tiene sus manifestaciones más notorias en las siguientes situaciones:

  • No caminar para nada, ni siquiera para la esquina: si necesitan ir a la tienda y la misma se encuentra a dos cuadras de su casa, consideran que la mejor alternativa es ir en el auto. No importa donde tengan que ir, si es cerca o lejos prefieren irse en auto, autobús o metro que ir caminando.
  • Cansarse demasiado rápido: incluso si están solamente acostados o sentados frente al televisor, sienten como si hubiesen corrido varios kilómetros. Puede parecer contradictorio, pero las personas que realizan constante actividad física se cansan poco y gozan de bastante energía.
  • Comen muchas veces en el día: es fundamental consumir las 3 comidas reglamentarias del día (desayuno, almuerzo y cena), si complementas este plan alimenticio con una merienda sana no es mala idea. Pero si se presenta el deseo de comer entre horas y pasando las 4 veces en el día, la situación pasa a ser alarmante.
  • Estrés para todo: es importante saber que el cuerpo no se adapta a un estado de reposo permanente. El sedentarismo produce una tensión natural tanto física como mentalmente, por esto quienes no hacen actividad física viven muy estresados o presentan facilidad para angustiarse. En este momento, conviene ponerse alerta.

Los riesgos empiezan a aumentar, y los malestares también

Es aquí donde el peligro se hace notar, debido a que la cantidad de grasa se incrementa.

Este aumento deriva en otro peor: el del colesterol, porque las arterias y las venas almacenan las grasas que no fueron quemadas, minimizando así la circulación sanguínea hasta el corazón, proceso que implica esfuerzo por partida doble.

Por consiguiente, ocurren los desajustes cardíacos y las fatigas por cualquier esfuerzo realizado. Lo que quiere decir que estar obeso/a es muy peligroso.

El hecho de estar muy gordo/a, la grasa localizada y no tener músculos formados imposibilita la movilidad de la persona.

A su vez la espalda también comienza a sufrir, ya que la musculatura se ha debilitado al no realizar ningún tipo de actividad física, apareciendo dolores que se convierten en frecuentes si no se toman correctivos a tiempo.

En esta fase, es más fácil sufrir de un desgarre muscular o daños en los tendones, se acentúan el cansancio y el estrés y los problemas en la digestión se encuentran a la orden del día.

Sin olvidar que los problemas para conciliar el sueño también hacen su aporte negativo, ya que en las personas sedentarias aumentan las posibilidades de padecer insomnio.

Si usted está presentando inconvenientes para dormir, debe preocuparse.

Tal vez es el momento para empezar una rutina de ejercicios, puede empezar por caminar de 30 minutos a 1 hora diaria.

Todo lo mencionado no permite el consumo de calorías necesarias por parte del organismo, la debilidad y la flacidez se apoderan de los músculos y los huesos ya que nunca se formó el hábito de fortalecerlos mediante una rutina diaria de ejercicios.

Ante estas situaciones, es de suma urgencia la elaboración de forma permanente de prevención y tratamiento de este mal hábito en la población, así como promover la alimentación saludable y la práctica de deportes.

Es muy buena idea que las personas sedentarias incluyan en sus tareas diarias aunque sea una hora para realizar actividad física.

Todo esto hace parte de una larga extensión de hábitos incorrectos que han sido desarrollados a lo largo de nuestras vidas, pero pueden modificarse.Vía Arterial con colesterol hacia el corazón

Cambie su vida: ¡muévase!

Los malos hábitos basados en el sedentarismo, pueden recibir cambios positivos si reconocemos en qué se ha fallado para empezar con las respectivas correcciones.

  • Un buen comienzo es elaborar un plan de alimentación saludable, combinado con la práctica constante de actividad física.
  • Los padres, en conjunto con los profesores, deben inculcarles a los niños y jóvenes la importancia de la práctica de deporte en su vida.

Si desde la edad temprana se le resta importancia a la actividad física, el futuro adulto tendrá tendencia al sedentarismo y a ser obeso.

  • Si no quiere tener barriga y verse gordo, debe hacer ejercicios unos 20 minutos tres días a la semana, mientras el cuerpo se acostumbra a estar físicamente activo.
  • El problema más grande de las personas sedentarias es que no son constantes en la realización de ejercicios y esto ocasiona que pierdan el interés, cayendo de nuevo en la inactividad física.
  • Olvídese de utilizar el auto para ir a una cuadra de su casa, es mejor que camine o utilice la bicicleta.
  • En caso de vivir en un edificio no espere el ascensor o prescinda de las escaleras eléctricas de los centros comerciales, baje y suba de la forma tradicional por las escaleras normales. Así el cuerpo empezará a acostumbrarse a la actividad física.

Algo tan sencillo como subir las escaleras le brindará beneficios incalculables a su sistema circulatorio y también al sistema respiratorio.

Estar de perezoso todo el día no es la mejor opción, cualquier forma de moverse es válida para evitar caer en el sedentarismo.

  • Si dispone del fin de semana para dedicarse a usted, no se quede en casa mirando partidos de fútbol o películas mientras exagera en el consumo de pasapalos.
  • Salga a caminar al aire libre por varios minutos, en espacios que le resulten agradables y de esta manera reducirá el tiempo que pasa frente a su televisor.

Las personas que pasan todo su tiempo en una oficina, cuando no usan su auto y viajan en transporte público, miran desesperados a todos lados buscando algún asiento desocupado para poder sentarse.

Estos son los que más necesitan hacer ejercicio.

¡Es hora de mover su cuerpo!

Como ejemplo ilustrativo, algunas personas gustan de salir a comer fuera con sus familias. Para esto utilizan su automóvil y cuida de estacionarlo lo más cercano posible de la entrada del sitio escogido, así no se cansan demasiado antes y después de comer.

Si la idea es adecuar poco a poco el cuerpo a la actividad física, lo más indicado es estacionar un poco más lejos para así caminar.

Por actividad física se entiende el ser activo de manera metódica y regular, que requiera que todo el cuerpo se ponga en movimiento mientras se fortalecen los huesos y los músculos a la par de revitalizar el sistema circulatorio.

Existen muchas actividades físicas sencillas, como manejar la bicicleta, que puede realizar en compañía de alguien de su agrado para lograr sus objetivos.

Para practicar cualquier actividad física o algún deporte, es importante poseer la vestimenta adecuada, ropa y calzados cómodos para que así no se dificulten los movimientos que corresponda realizar.

Un punto clave es tomar agua mientras se está en movimiento, sin pasar por alto el calentamiento previo así como la fase de descanso para prevenir lesiones y recuperarse.

Cualquiera que sea la actividad que decida realizar para entrenar o ejercitarse regularmente, haga prevalecer la paciencia por encima de todo.

No aspire empezar en 0 para alcanzar el 100 en una semana, ya que no lo soportará y se rendirá rápidamente.

¡Pero de que se puede, se puede!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *