Hombre joven de barba sonriendo mientras se toca el estomago, producto de una buena digestión

La salud del sistema digestivo se refleja en todo el organismo

La salud del sistema digestivo se refleja en todo el organismo

Última actualización: 05-02-2019. Equipo Nutricioni

Cada cierto tiempo tu cuerpo comienza a sufrir ciertos cambios, ya que te exige alimentos para recuperar energías.

Al haber terminado de comer, seguramente te levantas y pasas a hacer otra actividad; a pesar de esto, los alimentos aún se encuentran en tu sistema digestivo.

Algo que debes saber es que tu aparato digestivo está trabajando mucho antes de iniciar las ingestas diarias; también lo hace mientras masticas y luego de hacerlo.

El proceso que se conoce como digestión es el que te permite obtener nutrientes y energía que se extraen de lo que ingieres.

Otra forma de denominar al aparato digestivo es aparato gastrointestinal. Pero no es posible determinar mediante estos términos el completo funcionamiento o componentes del sistema.

Los órganos del sistema digestivo se ubican en la cavidad abdominal. Estos se encuentran recubiertos por la pared abdominal, la cual se compone de capas de piel, grasa, músculo y tejido conjuntivo.

En la actualidad, existen estudios que vinculan el sistema digestivo con el cerebro. Los estudios revelan que si padeces de algún tipo de enfermedad gastrointestinal, su relación es directa con el cerebro.

Por lo general, son causadas por las emociones, la conducta y el estrés.

Otro factor natural que influye en el deterioro del sistema digestivo, es el proceso de envejecimiento de la persona.

Conoce cómo se conforma el sistema digestivo

El aparato digestivo está conformado por un conjunto de órganos. Entre los que se encuentran:

  • Boca
  • Garganta
  • Faringe
  • Esófago
  • Estómago
  • Hígado
  • Intestino delgado
  • Intestino grueso
  • El recto y ano

Estos órganos se unen y realizan una labor muy importante en tu cuerpo: trabajan en equipo y ayudan a procesar los alimentos que son imprescindibles para el mantenimiento de las células del organismo.

la boca y El sistema digestivo del humano.

Cada parte extrae nutrientes, vitaminas y minerales y los distribuye; lo inútil es desechado por la parte del tubo digestivo llamado ano.

Dentro de sus procesos, el sistema digestivo realiza un traslado de los alimentos, genera los jugos gástricos que los deshacen, capta los nutrientes y elimina lo inservible mediante la defecación.

Lengua

El proceso digestivo comienza en la boca y culmina en el ano; estamos hablando de un recorrido de 10 a 12 metros en una persona adulta. Esto representa, en promedio, una  longitud 6 o 7 veces mayor a la total del cuerpo.

La saliva juega un papel importante en la digestión. Esta inicia un proceso de descomposición de las sustancias químicas de los alimentos.

La insalivación ayuda a ablandar los alimentos para que sea más cómodo tragarlos; la lengua los empuja hacia adentro, hasta la cavidad llamada faringe, desde donde pasarán al esófago.

Esófago

Es un tubo de 25 centímetros que traslada los alimentos desde la garganta hasta el estómago. En este proceso, la tráquea ayuda a que el aire entre y salga de tu cuerpo.

Una vez dentro del esófago, la comida sufre un proceso de preablandamiento antes de llegar al estómago.

Los músculos de las paredes del esófago van realizando movimientos ondulados que ayudan a aplastar los alimentos. Este proceso tiene un tiempo de duración de entre 2 a 3 segundos.

Estómago

Llegamos al estómago, que se encuentra unido al extremo inferior del esófago. Este órgano se describe como un saco flexible, cuya forma es similar a la letra “J”.

En el estómago se desarrollan 3 funciones muy importantes para el sistema digestivo, y son:

  1. Almacena la comida que ingieres.
  2. Termina de llevar los alimentos a un estado líquido.
  3. Este líquido lo vacía lentamente hacia el intestino delgado.

El estómago es una especie de licuadora, en donde se mezcla y tritura todo lo que el esófago envía.

Esto con la ayuda de sus músculos y los jugos gástricos que segrega. Estos jugos ayudan a eliminar bacterias y gérmenes que contienen los alimentos que consumes.

Intestino delgado

El intestino delgado es un largo tubo cuyo diámetro puede ir de 3,5 a 5 centímetros. Se ubica debajo del estómago y se encuentra replegado sobre sí mismo. Extendido por completo mide 6,7 metros aproximadamente.

Su función es la de descomponer aún más la mezcla que hizo el estómago. Esto con la intención de absorber mejor los nutrientes que poseen los alimentos.

El tiempo de procesamiento de los alimentos puede ser hasta de 4 horas para lograr una textura acuosa. El tiempo no se malgasta, ya que los nutrientes que vienen de los alimentos pasan directamente a la sangre.

En el hígado se depositan otros nutrientes; mientras que lo malo, los desechos y lo que no sirve, son enviados al intestino grueso, desde donde serán expulsados por el ano.

Hígado

El hígado es la encrucijada por donde pasa la sangre que sale tanto del estómago como de los intestinos. Este órgano se encargará de procesar, descomponer y equilibrar la sangre que llega hasta él.

También se encargará de crear nutrientes y metabolizar sustancias, como medicamentos, para que el cuerpo los use sin riesgo de sufrir intoxicación u otros daños.

El hígado realiza más de 500 funciones que resultan vitales. Se pueden destacar las siguientes:

  1. Degradación de la insulina y otras hormonas.
  2. Se encarga de la excreción de  la bilis usada por el organismo en la emulsión de las grasas.
  3. Juega un papel significativo en el metabolismo de los carbohidratos:
  • En la glucogenogénesis: se forma glucógeno a partir de glucosa.
  • En la glucogenólisis: se degrada el glucógeno en glucosa.
  • En la gluconeogénesis: se sintetiza la glucosa.
  1. También le corresponde actuar en:
  • La síntesis de colesterol.
  • La síntesis de triglicéridos.
  1. Produce factores de coagulación sanguínea.
  2. El hígado analiza sustancias tóxicas y la mayoría de los medicamentos.
  3. Transforma en úrea el amoníaco.
  4. Almacena múltiples sustancias como: glucógeno, vitamina B12, hierro y cobre.

Intestino grueso

Este intestino posee un diámetro de 7 a 10 centímetros y es mucho más grueso que el intestino delgado. Esta es la última parada que hacen los alimentos dentro del sistema digestivo.

Bacterias en el intestino, aparato digestivo, Bacterias intestinales, microbioma. Bacterias en el interior del intestino grueso, concepto, representación. Ilustracion 3d

Este se dobla sobre sí mismo como el delgado y si se estira mediría 1,5 metros de largo.

El intestino grueso cuenta con un extremo en forma tubular muy pequeño y cerrado que se denomina apéndice. Este no participa en el proceso digestivo; pero si es parte del tubo digestivo. Gana notoriedad al infectarse, pues debe ser extirpado quirúrgicamente.

Recto y ano

Aquí llegamos al final del recorrido, en donde los alimentos ya han sido procesados y lo malo se convierte en desechos. Es lo que conocemos como: heces fecales.

Pero antes de este momento, los alimentos habían llegado al colon, para extraer las últimas gotas de agua que pudieran contener.

El agua que se le va restando, hace que los desechos se vuelvan más sólidos y duros; esto da origen a las heces, las cuales son empujadas al recto por el intestino grueso. Una vez allí solo queda su salida por el ano hasta culminar el proceso del sistema digestivo.

¿De qué se encarga el sistema digestivo?

La digestión es un proceso largo y complejo, en el cual intervienen varios órganos que poseen funciones particulares. Si alguno de ellos llegase a fallar, o no hace bien su trabajo, el proceso digestivo se detiene y causaría graves problemas al cuerpo.

El proceso digestivo consiste en transformar los alimentos en una mezcla más procesable por el cuerpo.

Hay otros órganos que intervienen en la digestión: hígado, páncreas, vesícula; y cada uno aporta elementos con el fin de realizar bien el trabajo de síntesis de la ingesta.

Los alimentos al entrar a la boca, inicio del tracto digestivo, comienzan un proceso de transformación radical que termina en el ano. Todo esto ocurre en 11 metros de largo que se corresponden con la longitud del tubo digestivo.

Si pudiéramos definir en una frase de qué se encarga el sistema digestivo, pudiéramos decir que: convierte los alimentos en energía necesaria para sobrevivir, a la vez que elimina desechos que el cuerpo no necesita.

En el cuidado del sistema digestivo influye lo que comes y la vida que lleves.

Los excesos de comida chatarra, de alcohol, cigarrillos y otros elementos, solo causan un deterioro del sistema.

La energía que tienes cada día que te levantas, es causada por una buena digestión. Este proceso bien realizado garantiza la salud.

¿Qué es una buena digestión?

A la hora de consumir cualquier tipo de alimento, estos no poseen una forma adecuada para que el cuerpo utilice sus nutrientes. Para lograr este proceso natural es necesario que el sistema digestivo funcione correctamente.

La transformación de estos alimentos en moléculas más manejables para el organismo se lleva a cabo mediante una buena digestión. Lo ideal es que estos nutrientes se distribuyan equitativamente en el cuerpo y la sangre.

Pero más allá de conocer cómo es una buena digestión, lo importante es conocer cómo lograrla. Para esto, los alimentos que consumes deben ser saludables y evitar los que te irritan. Una dieta adecuada es el factor primordial de una buena digestión.

Si no tenemos una buena digestión, el organismo no absorberá correctamente los nutrientes de los alimentos que consumimos.

Las enzimas y los jugos gástricos deben segregarse correctamente en cada ingesta; para ello hace falta que una buena digestión se complete.

Las complicaciones gastrointestinales que padecen las personas se producen por una mala digestión. Entre las que destacan: estreñimiento, alergias, hígado irritado, entre otros.

SúperBio es un producto colmado de lactobacilos, organismos vivientes capaces de mejorar la salud intestinal puesto que reducen los patógenos causantes de diarreas a la vez que inciden en la restauración de la flora bacteriana.

Una buena salud es sinónimo de una buena digestión; además, con esto se eliminan las toxinas que el cuerpo no requiere. Como punto focal, conoce qué alimentos son buenos para ti y te ayudan a lograr una buena digestión.

¿Cómo tener una digestión saludable?

El sistema digestivo es un elemento muy importante para tu cuerpo. Sin él, o con uno deficiente, no tendrías los nutrientes que tu cuerpo necesita para sobrevivir.

Para lograr una digestión saludable es indispensable que lleves una dieta equilibrada y balanceada; que incluya alimentos como: frutas, verduras, carnes y fibra, sin olvidar el agua.

Otra forma de lograr una buena digestión es masticando despacio y muy bien los alimentos. Evita la ingesta de comidas muy calientes o con mucho picante. Incluye alimentos con fibra y bebe mucha agua.

Otra forma de lograr que tu sistema digestivo sea saludable es alejarte de situaciones que te generen estrés y nervios.

Está comprobado científicamente que un mal proceso digestivo es causado por problemas emocionales y el estrés.

Ante esto, puedes seguir los siguientes consejos para mantener un sistema digestivo sano y sin complicaciones:

  • Puedes beber una cucharada de aceite de oliva con algunas gotas de limón por la mañana.
  • Consume grasas de forma limitada durante todo el día.
  • Consume fibras saludables para un mejor sistema digestivo. Lo recomendable son 30 gramos de fibra insoluble como salvado de trigo, papaya, frutos secos.
  • Realiza al menos 5 comidas diarias. Si comes 3 veces al día esto genera que lo hagas en porciones altas. Si comes más veces, lo harás en pequeñas cantidades y tu sistema digestivo no sufrirá tanto.
  • Evita los gases y todo lo que lo genere, desde alimentos y hábitos alimenticios errados. Uno de ellos es comer rápido; controla este mal hábito.
  • Camina durante media hora cada día o haz ejercicio.
  • Controla tus momentos de estrés y ansiedad.
  • Bebe suficiente agua.
  • Un excelente remedio para un sistema digestivo saludable son los probióticos.

Todo comienza por la nutrición

En el aparato digestivo es en donde la nutrición comienza. Esta es el producto de un intercambio de materia y energía entre las personas y el entorno.

Al final, el proceso se realiza en el interior de las células, lugar donde se transforman los nutrientes en la energía que el organismo requiere.

En la nutrición entran en juego la obtención de los alimentos y el anabolismo. Específicamente, nos referimos al proceso metabólico el cual se basa en reacciones bioquímicas de síntesis moleculares complejas.

Para lograr que este proceso se cumpla, se requiere de un aporte energético.

Tome probióticos cuando sea necesario

Los probióticos son microorganismos vivos que se alojan en el organismo, tales como bacterias y levaduras. Algunos probióticos muy similares se encuentran en alimentos y suplementos dietarios.

En SúperBio encontrará probióticos como lactobacillus rhamnosus, lactobacillus casei y bifidobacterium longum, organismos vivos capaces de mejorar la salud intestinal.

Estos son microorganismos buenos o saludables, ya que ayudan a mantener el sistema digestivo sano. Ocurre porque los probióticos limitan la expansión y el crecimiento de las bacterias nocivas.

Una de las acciones positivas de los probióticos es la de prevenir la diarrea que causan las infecciones y los antibióticos. También son buenos para aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable.

En función de los estudios realizados, estos microorganismos son saludables. Se les reconoce por ser similares a los que se desarrollan y viven en el sistema digestivo.

En cuanto a las personas enfermas o con un sistema inmunológico débil, se les recomienda no ingerir productos probióticos o suplementos probióticos sin recomendación del especialista en salud.

En todo caso, debe acudirse al criterio del médico, quien podrá orientar acerca del uso de probióticos como SúperBio, que le brinda ayuda a su sistema digestivo de forma efectiva.

Su contenido de bacterias saludables permite actuar contra enfermedades como la disentería.

Recomendaciones para proteger tu sistema digestivo

La mejor forma de lograr que tu sistema digestivo sea fuerte y sano es previniendo situaciones que puedan acarrearle daños.

A continuación te mostraremos algunos consejos que puedes seguir o medicamentos que puedes consumir para mejorar el sistema digestivo. De seguirlos, se pueden evitar problemas mayores a tu salud:

  • El consumo excesivo de alimentos grasosos desfavorece una buena digestión.
  • Las bebidas gaseosas deben tener una ingesta controlada.
  • Si consumes alcohol, cafeína y cigarrillos, tu acidez se incrementará, generando así una fuerte irritación en las paredes estomacales.
  • No es recomendable consumir inmediatamente el pan recién salido del horno. Déjalo reposar un rato.
  • Lo ideal es comer cuando tengas apetito y en pequeñas porciones. Con esto se generan los jugos gástricos adecuados para que los alimentos se digieran mejor.
  • El estrés, la ansiedad y los problemas emocionales no son nada positivos para una buena digestión.
  • Mastica el tiempo que sea necesario los alimentos, no lo hagas apurado. En caso de hacerlo, trata de consumir pequeñas porciones para que el tiempo no se te haga tan largo.
  • No comas acostado o mal sentado; la posición a la hora de comer influye mucho.
  • Se recomienda evitar comer los alimentos frente a cualquier distracción como el televisor. Por lo general, esta acción solo genera ansiedad por la comida.
  • Ejercitarse periódicamente ayuda a mejorar la digestión.
  • Puede ingerir SúperBio, que debido a su contenido de bacterias probióticas, como lactobacilos, mejora su sistema digestivo atacando y matando bacterias dañinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *