Ilustración del icono ortopédico y esquelético de los huesos humanos fondo blanco

La salud de tus huesos: significado de vida

La salud de tus huesos: significado de vida

Última actualización: 07-12-2018. Equipo Nutricioni

Los huesos son el soporte del cuerpo y sirven de protección a los órganos internos. Sin los huesos no pudiéramos movernos, caminar, correr. etc.

Muchos piensan en los huesos como un tejido duro y es cierto,  pero dentro existen tejidos blandos y células vivas.

Estos tejidos se regeneran constantemente y están en constante intercambio con otras partes del cuerpo.

Por eso es tan importante el cuidado del sistema óseo, ya que es la estructura que soporta todo un sistema en el organismo, que nunca deja de sorprendernos.

Por la forma como funciona nuestro cuerpo, podemos decir que es una máquina perfecta y el esqueleto su estructura.

La mayoría de las veces, no prestamos suficiente atención a nuestro sistema óseo, sino cuando existe algún tipo de dolencia o padecimiento de salud.

Existen formas de cuidar estos tejidos óseos desde etapas tempranas, ya que la prevención es importante para evitar futuras complicaciones.

Enfermedades como la artritis y la osteoporosis son muy frecuentes a medida que avanzamos en edad, enfermedades que se pueden controlar con medidas preventivas.

La salud integral es una finalidad que tenemos todas las personas, y no puede limitarse solamente al aspecto físico.

Los factores emocionales, ambientales y sociales afectan directamente en la salud y se reflejan en el organismo.

Enfermedades que antes eran muy poco conocidas como la ansiedad, estrés y depresión son ahora comunes, y afectan directamente al cuerpo humano, incluido los huesos.

Otras partes de cuerpo que permiten la movilidad también se ven afectadas como músculos, ligamentos,  tendones y articulaciones.

En nuestras manos están las herramientas para lograr una salud integral, que incluya el bienestar mental, emocional y físico para tener huesos sanos y fuertes durante mucho más tiempo.

¿Qué afecta la salud del sistema óseo?

Existen muchos factores que pueden influir en la calidad y fortaleza del tejido óseo:

Alimentación: La deficiencia de calcio puede provocar alteraciones en la salud de tus huesos.

Una dieta baja en calcio y otros minerales como fósforo y magnesio contribuye a tener una baja densidad ósea y mayor riesgo de fracturas.

Desórdenes alimenticios: Algunas enfermedades como la anorexia y bulimia hacen que los pacientes disminuyan la densidad ósea.

Otras enfermedades de tipo digestivo afectan la capacidad del organismo para absorber el calcio como la enfermedad Celíaca y enfermedad de Crohn.

Sedentarismo: La falta de actividad física provoca mayor riesgo de osteoporosis. Las personas que practican regularmente algún tipo de ejercicios tienen huesos más fuertes.

Tabaco y alcohol: El cigarrillo y las bebidas alcohólicas debilitan los huesos y aumentan el riesgo de padecer enfermedades óseas.

Esto se  debe a las sustancias tóxicas que contienen que interfieren con la absorción del calcio y otros minerales en el organismo.

Género: Las mujeres tienen mayor riesgo de sufrir de osteoporosis, ya que poseen menos tejido óseo que los hombres.

Peso: Las personas muy delgadas tienen mayor riesgo de sufrir enfermedades óseas, al igual que las que tienen exceso de peso y obesidad.

Tamaño: Igualmente, las personas de baja estatura pierden mayor cantidad de masa ósea al envejecer.

Edad: Los huesos van perdiendo fortaleza a medida que avanzan los años, por lo que el cuidado de los huesos debe ser cada vez mayor.

Raza: Debido a factores genéticos las personas blancas tienen mayor riesgo de osteoporosis que las de raza negra.

Símbolo de la cadena de hormonas en estilo lineal abstracto. Fondo blanco

Hormonas: Los cambios hormonales afectan al sistema óseo, aumentando el riesgo de osteoporosis.

Un ejemplo de esto son los cambios hormonales que ocurren durante la menopausia.

Antecedentes familiares: Es muy común que las enfermedades se transmitan a través de los genes, por lo que debes tomar en cuenta que si uno de tus padres tiene alguna enfermedad, el riesgo es mayor para ti.

Medicamentos: Algunos corticoesteroides e inhibidores pueden causar daño óseo si se utilizan durante un tiempo prolongado.

¡Cuidado con las fracturas!

lesion del tobillo posiblemente por un tiron al correr, hombre se toca por el dolor que causa, posiblemente se trate de fractura o esguinse

Una ruptura total o parcial del hueso, es lo que conocemos como fractura producida por una serie de factores directos o indirectos.

Cuando ocurre una fractura el tejido del hueso se rompe por el impacto que suele causar un traumatismo o golpe.

Este golpe aplica una fuerza sobre el hueso que supera su elasticidad y resistencia y se transmite por la piel y las partes blandas.

Esto provoca un dolor intenso y dependiendo de la gravedad de la fractura se puede necesitar una cirugía para reestructurar el hueso.

Los síntomas de una fractura son: deformación de la zona afectada, hinchazón, hematoma o sangrado, sensación de hormigueo, dificultad o incapacidad para ejecutar algún movimiento.

Las fracturas se pueden clasificar dependiendo de sus características en:

Fractura completas: Es cuando el hueso se  completamente en dos partes.

Fractura en tallo verde: Se produce una rotura en el hueso pero no se separa en dos partes. Es más común en los niños.

Fractura simple: Es cuando se produce una rotura en el hueso pero solo por una parte.

Fractura conminuta: Cuando ocurre este tipo de fracturas, el hueso se astilla, lo que significa que se quiebra en más de una parte.

Fractura abierta: Es cuando el hueso traspasa la piel y sobresale a la superficie.

Fractura cerrada: Es cuando la rotura se produce pero no sobresale el hueso a través de la piel.

Fracturas por fatiga: Se produce cuando se realiza una actividad de forma exagerada. Suele ocurrir mayormente en personas deportistas.

Fracturas por debilidad: Ocurren cuando hay algún tipo de deficiencia ósea y los huesos tienden a ser más débiles, por ejemplo los pacientes que padecen de osteoporosis.

Previene la osteoporosis

Imagen de diferentes estados de la osteoporosis. Comparación de hueso enfermo y hueso sano sobre un fondo blanco.

La prevención de enfermedades del sistema óseo se debe realizar desde edades tempranas.

Existen muchas enfermedades que pueden afectar el sistema óseo, pero el más común es la osteoporosis.

Esta enfermedad hace que los huesos se debiliten y tengan más probabilidad de fracturarse.

Cuando los efectos de la osteoporosis,  artritis y otras enfermedades aparecen generalmente es muy tarde para tomar medidas.

Muchas personas tienen debilidad en los huesos y no lo saben ya que la pérdida de la densidad ósea ocurre poco a poco.

Generalmente nos damos cuenta de que existe la enfermedad cuando se produce una fractura en el hueso sin haberse causado una caída o traumatismo.

Por esto es importante que desde pequeños podamos tener buenos hábitos alimenticios que nos permitan desarrollar y fortalecer nuestros huesos.

Comer alimentos ricos en calcio, de todos los grupos alimenticios son fundamentales en el desarrollo del esqueleto humano.

La vitamina D también juega un papel muy importante en la fortaleza de los huesos ya que esta vitamina interactúa con el calcio y permite su absorción.

También es importante realizar ejercicios de forma habitual para mantener los huesos fuertes, especialmente caminar, correr o levantar pesas.

Recuerde que a medida que pasan los años es normal que los huesos pierdan poco a poco la densidad en sus tejidos, pero cuando no se han tomado medidas preventivas, estos se deterioran más rápido.

Por lo general se recomienda el uso de suplementos de calcio como Osteo Vigor, para aportar al organismo las sustancias que por diversos factores ya no se absorben de manera eficiente, o cuando hay carencias de algún mineral.

Si tiene hábitos poco saludables como fumar y consumir mucho alcohol, eliminelos de una vez por todas, ya que estos lo que hacen es debilitar y dañar  los tejidos óseos.

Es importante que consulte con su médico sobre la salud de sus huesos para determinar si existe algún riesgo de padecer osteoporosis.

Una de las maneras más seguras de diagnosticar esta enfermedad es a través de una prueba de densidad ósea que es rápida y no causa ningún tipo de dolor.

Alimenta y fortalece tus huesos

Ilustración del icono ortopédico y esquelético de los huesos humanos fondo blanco

Nunca es tarde para comenzar a tomar conciencia sobre el cuidado de tus huesos. El primer paso es lograr mantener una alimentación balanceada que contenga alimentos ricos en calcio y  Vitamina D.

¿Dónde podemos encontrar estos minerales y vitaminas? En los alimentos y en suplementos como Osteo Vigor, que te brinden todos los minerales y vitaminas necesarias para la salud de tus huesos.

Algunos alimentos que contienen vitamina D son el pescado, hígado de res, huevos, etc.

Con respecto a los minerales que necesitan los huesos, el principal es el calcio. Pero también existen otros minerales importantes que actúan junto con el calcio en el fortalecimiento de los huesos.

Algunos minerales como el fósforo, magnesio, zinc, y otros son fundamentales en el desarrollo y fortalecimiento de los huesos.

Los alimentos que contienen mayor cantidad de calcio son los del grupo de los lácteos (leche y sus derivados) como yogur, queso, nata, crema de leche, etc.

Pero existen personas alérgicas o intolerantes a la lactosa, que pueden encontrar fuentes de calcio en otros alimentos.

Otros alimentos no lácteos que también contienen calcio son los pescados azules como el atún y las sardinas.

También los vegetales de hojas verdes como acelgas, espinacas, coles, brócoli, etc. constituyen una excelente fuente de calcio y otros minerales como hierro, fósforo, etc.

La soja y sus derivados como el tofu y la leche de soja, son  alimentos que también pueden ofrecer la cantidad de calcio que necesita tu organismo.

Minerales y suplementos para tus huesos

No sólo de calcio viven los huesos, sino también de otros minerales y vitaminas que ayudan a absorber el calcio y son necesarios para el desarrollo de los huesos.

Para tener tus huesos fuertes debes consumir alimentos y suplementos como Osteo Vigor

que contengan los siguientes elementos:

Vitamina D: Es imprescindible para poder absorber el sistema óseo absorba el calcio de manera correcta.

Esta vitamina la encontramos en los alimentos, a través de la exposición moderada al sol y en suplementos como Osteo Vigor.

Fósforo: Realiza una labor en conjunto con el calcio para formar y desarrollar los huesos y dientes.

Lo podemos encontrar en las carnes, quesos, pescados y huevos en mayor cantidad y también en legumbres y hortalizas en menor cantidad.

Magnesio: Regula la absorción del calcio y la vitamina D, y es fundamental si queremos tener huesos resistentes y sanos.

Algunas buenas fuentes de magnesio son los frutos secos, cereales integrales y vegetales de hojas verdes.

Flúor: Si se consume en cantidades adecuadas, ayuda al mantenimiento de los huesos. Este mineral lo obtenemos mayormente de los pescados y mariscos.

Colágeno: Es una proteína abundante en los tejidos del organismo. Es un componente muy importante para la piel, los huesos y las articulaciones, ya que mantiene su elasticidad.

Esta sustancia reduce los dolores en las articulaciones, fortalece músculos y tendones y mejora los síntomas producidos por la artritis y osteoporosis.

Suplementos de calcio: Son sales de calcio que se utilizan cuando no existe suficiente calcio en la dieta o en personas con síntomas de osteoporosis.

Existen varios tipos pero los más comunes son los que son a base de carbonato de calcio.

Se recomienda consultar al médico ante cualquier duda que pueda existir sobre la salud de los huesos.

Un especialista  puede determinar si existe una deficiencia de algún mineral que necesite ser atendida.

¡Huesos sanos para moverte mejor! Importancia del ejercicio

hombre de edad avanzada realizando ejercicios de estiramientos

Existen muchas alternativas saludables para el cuidado de nuestro sistema óseo, además de tener una buena alimentación.

Tener hábitos de vida saludables es importante, y el ejercicio es una parte fundamental de este estilo de vida.

Realizar ejercicios en la medida adecuada y de manera regular contribuye a prevenir enfermedades del sistema esquelético y ayuda a fortalecer los huesos.

Haga mucha actividad física durante el día, evite el sedentarismo, camine más. Esto le permite flexibilizar sus articulaciones y mejorar la calidad de los huesos.

Las contracciones musculares que se generan cuando realizamos algún tipo de actividad física, aumentan la masa ósea y también la resistencia del hueso.

Es evidente que cuando hacemos ejercicios los músculos del cuerpo se definen mejor, igualmente sucede con sus huesos, aunque no los vemos éstos mejoran su condición y fortaleza.

El ejercicio aumenta el tono muscular y esto contribuye a mejorar la estabilidad del sistema óseo y prevenir enfermedades degenerativas.

El ejercicio evita el sobrepeso, que es una de las causas de riesgo de padecer enfermedades óseas y articulares.

Procure realizar por lo menos 30 minutos de actividad física al día, como correr, levantar pesas o trotar.

Los ejercicios de estiramiento son una buena opción para flexibilizar los músculos, articulaciones y tendones.

Las actividades como el tai-chi,  yoga y el baile ayudan a mejorar el equilibrio para prevenir caídas que pueden producir fracturas.

Cualquier actividad que te mantenga en movimiento puede contribuir a la salud y mejoramiento de la calidad de tus huesos.

Existen muchas disciplinas deportivas y recreativas para escoger.  Lo importante es mantener el cuerpo en actividad para evitar que con el paso de los años la calidad del tejido óseo desmejore.

Recuerde que la salud de sus huesos es sinónimo de vida y todo lo que hagas hoy para mejorar tu sistema óseo se verá reflejado en el futuro de manera positiva.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *