La rosácea: ¿qué es y cómo tratarla?

La rosácea: ¿qué es y cómo tratarla?

Última actualización: 11-10-2018 por Editor Fanny.

La rosácea es una enfermedad de la piel que afecta los vasos sanguíneos y las unidades pilosebáceas (folículo piloso en conjunto con la glándula sebácea) ocasionando una inflamación crónica en frente, nariz, mejillas, mentón.

En etapas más avanzadas no solo se extiende por el rostro, sino que además las orejas, cuello y escote pueden verse afectados por esta enfermedad.

Puede comenzar con una especie de rubor o enrojecimiento transitorio o permanente, pero cuando la enfermedad avanza, puede llegar incluso a la afección ocular.

Los síntomas de la rosácea

La rosácea se caracteriza por un enrojecimiento continuo en el centro de la cara, orejas, cuello y pecho, con una sensación de ardor e hinchazón.

La piel toma una apariencia más gruesa, irregular y granulosa, especialmente en el área de la nariz.

En una etapa más avanzada de la enfermedad, pueden presentarse ojos enrojecidos con una sensación de ardor, picazón, lagrimeo, sequedad, sensibilidad a la luz, visión nublada o borrosa y párpados inflamados.

A menudo suele confundirse con el acné en adolescentes y adultos, sin embargo rara vez desaparece por sí  sola, por el contrario puede durar años, dejando secuelas físicas y psicológicas, de allí la importancia de un buen  diagnóstico a tiempo y tratamiento precoz.

Las estadísticas indican que es más frecuente en personas de piel blanca y origen europeo, mayores de 30 años. Se presenta en menor proporción en personas de otras etnias y rara vez  en los niños.

¿Qué causa esta enfermedad?

Aún no hay consenso sobre las causas que producen la enfermedad, sin embargo algunos investigadores piensan que la rosácea tiene consigo un importante factor hereditario.

Si la predisposición genética se combina con la mala alimentación, la continua exposición solar, el déficit de vitaminas E, C, A y la carencia de  tratamiento, la enfermedad empeorará significativamente en el tiempo.

Si aumenta el flujo sanguíneo hacia la piel, es probable que la rosácea empeore. Las bebidas y comidas calientes, ejercicio intenso, mucho sol o calor excesivo, o frío intenso, baños calientes, medicamentos vasodilatadores son factores que pueden producir o agravar la rosácea.

El estrés como causante de la rosácea

 Hay estudios que demuestran cómo las personas con altos niveles de estrés son más propensas a sufrir un trastorno de este tipo.

Cuando se percibe una sensación de amenaza se activan los llamados instintos de protección que originan cambios fisiológicos en el organismo, que disparan la aparición de la rosácea en la piel. Durante una situación de estrés el organismo libera hormonas que promueven la inflamación de la piel.

Esto ocurre debido a que el estrés disminuye la capacidad de respuesta del sistema inmune, y tiende a producir más glucosa, haciendo que el cuerpo se encuentre predispuesto a la inflamación.

Es importante entender que se genera una un círculo vicioso, en el cual  la rosácea genera estrés y a su vez, el estrés genera nuevos brotes de rosácea, en una piel que ya se encuentra sensibilizada para las reacciones alérgicas.

Cuando el estrés se vuelve  agobiobante, la práctica de actividades deportivas, recreativas y relajantes son los aliados ideales de los tratamientos médicos.  

Todo lo que se haga para reducir el estrés, es determinante para el éxito del tratamiento contra la rosácea.

Tratamientos para la rosácea

La rosácea no tiene cura todavía, sin embargo existe  una serie de tratamientos destinados a minimizar los factores ambientales que la generan, y a mejorar  el cuadro clínico por meses o semanas.

El dermatólogo puede recomendar desde antibióticos, esteroides, o una serie de tratamientos que le ayudarán a optimizar el aspecto de su piel, según las características individuales de la persona.

El ácido azelaico, de aplicación tópica, ha demostrado ser seguro y eficaz. También la ivermectina y el metronidazol, este último en caso de rosácea leve a moderada. El médico también podría recetarlos en combinación con antibióticos.

Las terapias con láser han dado buenos resultados en algunos casos, y los efectos adversos son tolerables y de corta duración.

En casos leves de rosácea se puede aplicar un procedimiento de regeneración con plasma rico en plaquetas y células madre. Este procedimiento mejora mucho la apariencia de la piel en algunos casos.

Existen remedios naturales utilizados tradicionalmente para tratar la rosácea. No tienen casi ningún efectos secundario y están prácticamente al alcance de todos. Entre ellos están las infusiones de hoja de olivo que estimulan el sistema inmune.

El extracto de la semilla de la uva fortalece el colágeno, que es el soporte de la piel. También tiene propiedades antioxidante y anti inflamatorias, por ello conviene a la vez ingerirlo y aplicarlo en forma tópica.

En  Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas se encuentra  el extracto de semilla de uva, junto a una combinación de minerales y vitaminas reconocidos por sus efectos beneficiosos sobre la piel.

Importancia de las vitaminas C y E en el tratamiento de la rosácea

Las vitaminas son sustancias  indispensables para el buen funcionamiento de los organismos, ya que contribuyen al metabolismo celular.  Forman parte fundamental en el proceso regenerativo de la piel.

El organismo las adquiere a través de los alimentos o los suplementos vitamínicos.

Las vitaminas E y C juegan un papel primordial, porque su acción conjunta tiene un efectivo poder anti inflamatorio de la piel. La vitamina C ayuda a reforzar la producción de colágeno, la proteína que sirve de soporte a la piel y los tejidos.

Otra de las vitaminas fundamentales en el tratamiento de la rosácea es la vitamina E. Tiene propiedades antioxidantes que protegen la membrana celular y efectos beneficiosos sobre el sistema inmune.

Se encuentra en alimentos como el aceite de soya, las avellanas, las almendras, las espinacas, el brócoli y las aceitunas verdes.

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas combina  extractos vegetales tradicionalmente empleados para embellecer la piel, con minerales,  vitaminas  y nutrientes anti envejecimiento.

La vitamina A y la rosácea

La vitamina A evita la inflamación constante en la parte central del rostro, siendo preferible consumirla  a través de la ingesta de alimentos como la leche, zanahoria, brócoli, espinacas, melón, pollo y pescado.

Recomendaciones para mejorar la rosácea

  • Dormir suficiente para dar oportunidad de regeneración a la piel.
  • Establecer una rutina de limpieza adecuada. La aplicación de una loción tónica y un gel hidratante pueden aportar muchos beneficios.
  • Evitar la exposición solar y utilizar a diario un protector solar, incluso en días nublados con un SPF mínimo de 30 y preferiblemente en gel.
  • Evitar  los ambientes con temperaturas cálidas, los baños de vapor, e inclusive los alimentos o bebidas muy calientes.
  • Seleccionar cuidadosamente los cosméticos: los productos para pieles sensibles suelen ser una buena opción,  mientras que los productos con alto contenido de alcohol pueden irritar la piel agravando el problema.
  • No utilizar en el rostro productos abrasivos, exfoliantes, cepillos o esponjas que puedan irritar la piel.
  • Practicar meditación, yoga, técnicas de respiración para disminuir el estrés desencadenante de la rosácea.
  • Prestar atención a los factores desencadenantes en cada caso particular: actividad física, medicamentos, cremas o cosméticos. Esta información es valiosa para el especialista para determinar el tratamiento adecuado.
  • El suplemento vitamínico Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas junto a una dieta balanceada con alimentos ricos en vitamina E y vitamina C,  evitando condimentos fuertes, bebidas alcohólicas y con altos contenidos de cafeína es lo ideal para una persona con rosácea.

La rosácea puede disminuir la confianza en sí misma de la persona, pero existen tratamientos y alternativas que pueden obrar milagros en la piel.

No sucede de la noche a la mañana, pero la piel es un órgano maravilloso que responderá  a todos los cuidados que se le prodiguen. Y nada mejor que hacer que Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas forme parte de su cuidado diario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *