La prodigiosa actividad del sistema locomotor

La prodigiosa actividad del sistema locomotor

Última actualización: 12-02-2019. Equipo Nutricioni

El sistema locomotor, llamado también sistema músculo-esquelético, lo conforman una intrínseca red de tejidos ordenados magistralmente, permitiendo que el cuerpo se pueda mantenerse en pie, así como su movilización.

El sistema o aparato locomotor lo unen el sistema osteoarticular como el sistema muscular. En el sistema osteoarticular encontramos los huesos, las articulaciones y los ligamentos. En el sistema muscular encontramos los músculos y los tendones.

La unión de estos dos sistemas contribuye a la estabilización del cuerpo, así como llevar a cabo movimientos sistematizados por el sistema nervioso. El sistema nervioso a su vez está compuesto por el cerebro, la columna y los nervios.

Ahora bien, nuestro cuerpo humano se rige por una fórmula sencilla: vida = movimiento.

Es decir, no podemos pensar en una sola actividad donde no intervenga un músculo. De allí que el pecho se eleva o baja con la respiración ¿cuál es la causa? Los músculos.

El buen funcionamiento de nuestros órganos depende de la resistencia y elasticidad de estos preciados tejidos.

Así que, los pensamientos y sentimientos se convierten en acciones al sonreír, llorar, caminar, caminar, correr, jugar, trabajar o comer.

De allí que nuestro maravilloso y complejo del cuerpo humano lo componen unos seiscientos cincuenta músculos.

En el hombre su musculatura constituye la mitad de su peso corporal y en la mujer un tercio. Aun en reposo los músculos están listos para actuar.

Por otro lado, siempre se encuentran algunas fibras contraídas. ¿Por qué? Esto permite que la mandíbula se mantenga sujeta y no cuelgue.

También al estar de pie o sentados, los músculos realizan ligeras contracciones que permiten mantener la postura de manera equilibrada.

Nuestro cuerpo humano es capaz de llevar a cabo una innumerable cantidad de movimientos gracias a la importante función del sistema locomotor.

Así mismo, contribuye a mantener el cuerpo en posición exacta en beneficios de los demás órganos.

Prodigiosamente, este sistema contribuye a que nuestra vida esté llena de movimientos necesarios para disfrutar de la vida.

A diferencia de las plantas que no pueden desplazarse por voluntad propia.

Mujer joven realizando ejercicio de abdominales en un gimnasio.

Importancia de la actividad muscular

Su importancia radica en la responsabilidad de llevar a cabo, como es la de darle la estabilidad, la forma, la movilidad y el apoyo que requiere el cuerpo. De allí que la diversidad de sus funciones permite el disfrute de la actividad física.

En primer lugar, nos encontramos con el músculo cardíaco. Este tiene la función de permitir latir el corazón.

Llama la atención, que este músculo pasa la mitad de su tiempo en reposo, ya que este se relaja entre una contracción y la otra.

En segundo lugar, encontramos los llamados músculos lisos, estos envuelven los órganos internos.

Su función es de vital importancia, ya que interviene en la regulación del flujo sanguíneo en el sistema vascular, induce los fluidos mediante los riñones.

También contribuye a impulsar la comida a través del aparato digestivo. Por otro lado, permite el ajuste de los lentes oculares y dilatar la apertura para la luz de las pupilas entre otras funciones.

En tercer lugar, están los músculos esqueléticos o sistema óseo conformados por huesos, cartílagos y articulaciones.

Los huesos dan forma y movilización a nuestro cuerpo. Los huesos pueden clasificarse según su forma en: largos, cortos y planos.

Los huesos largos. Como su nombre lo indica tienen forma alargada. A su parte media se le llama diáfisis y en su parte extrema se le llama epífisis.

Estos operan como palancas para realizar los movimientos como por ejemplo el fémur y la tibia.

Los huesos cortos. Tienen una apariencia cúbica. Estos se encuentran en los huesos de la muñeca, las vértebras, entre otros.

Los huesos planos. Como su nombre lo sugiere, tiene forma aplanada. Su función tiene que ver con la protección de los órganos y para el encajamiento de los músculos.

Los músculos y su fascinante capacidad de movilidad

Todos los músculos siguen un diseño que nos permite dar movilidad al cuerpo.

Por ejemplo, la caja torácica sería rígida si no fuera por los músculos intercostales, que llenan los espacios entre una costilla y otra, facilitando la movilidad para respirar.

Otro ejemplo lo encontramos en los abdominales, que son como capas de contrachapados, situados como láminas en varios ángulos, esto permite que los órganos del abdomen se mantengan en su lugar y no se salgan.

Los huesos deben su unión a las articulaciones, que son estructuras móviles, es decir, permiten la movilidad de los huesos.

Dependiendo de su movilidad hay tres grados de articulaciones: Las articulaciones móviles, las semimóviles y las fijas.

Las articulaciones móviles. Son las que permiten que los huesos puedan tener un movimiento más extenso. Ejemplos de estas articulaciones las hallamos en el hombro, en el codo, en las caderas y en las rodillas.

Las articulaciones semimóviles. Son aquellas donde los huesos tienen poca movilidad, es decir, sus movimientos son mínimos. Tal es el caso de las articulaciones que están presentes en la columna vertebral.

Las articulaciones fijas. Como lo indica su nombre son fijas, es decir, estas articulaciones no permiten la movilidad de los huesos.

Su función principal es la de salvaguardar a los órganos internos que están a su alrededor, tal como son las de los huesos del cráneo.

¿Qué son los ligamentos y los cartílagos? Los músculos están unidos a los huesos por fibras musculares o tendones.

Estos se encuentran presentes en la unión de los huesos, favoreciendo la movilidad de los mismos según su posición y función.

Los ligamentos. Se asemejan a tiras de tejido que se caracterizan por ser muy fuertes y resistentes que unen los huesos en las articulaciones móviles y semimóviles.

Como ejemplo podemos citar al húmero, este se une por un ligamento con el radio y con otro ligamento al cúbito

Los cartílagos. Son piezas que se caracterizan por ser más blandas y elásticas que los huesos que favorecen la movilidad de los huesos. Estos cartílagos de las articulaciones se encuentran en la oreja, nariz, tráquea y otros.

Así que podría decirse con total propiedad que la función primordial de los músculos es permitir la movilidad a todo el cuerpo humano con el soporte de los huesos

El multivitamínico Articagos fue creado para combatir los problemas relacionados con los cartílagos, los tendones.

Clasificación de los músculos

Los músculos esqueléticos realizan un único movimiento y es el de contracción, de allí que estos funcionan en equipo de dos, es decir, cuando uno de ellos se contrae el otro se relaja. Los músculos tienen varias formas y tamaños.

Según su forma: Pueden ser músculos fusiformes, músculos orbiculares, músculos esfínteres y músculos aplanados.

Los músculos fusiformes. Estos músculos tienen una forma alargada. Los músculos de las extremidades en su mayoría son de este tipo. Ejemplo de ellos son los bíceps, los cuádriceps y los abductores.

Los músculos orbiculares. Estos músculos se distinguen por su forma de anillo, que rodean los orificios del cuerpo como es caso de los músculos orbiculares de la boca.

Los esfínteres. Estos músculos también tienen forma de anillo y se encargan de cerrar los conductos corporales, como por ejemplo el esfínter anal.

Los músculos aplanados. Como su nombre lo indica son de forma plana. Entre estos se encuentran los pectorales, el frontal, y los abdominales

Según su movilidad. Pueden caracterizarse de dos maneras: voluntarios e involuntarios.  

Los músculos voluntarios. Estos músculos se mueven de manera voluntaria, es decir, de manera consciente como son el bíceps, los tríceps y el dorsal. Estos músculos se adhieren a los huesos por la fibra muscular o tendones.

Los músculos involuntarios. Como su nombre lo sugiere son los que se mueven de manera involuntaria.

Estos se mueven de manera imperceptible. Estos músculos se hallan en los órganos internos del organismo.

Dentro del grupo de músculos involuntarios están el estómago, los vasos sanguíneos el corazón el intestino y otros.

Estas funciones nos facilitan la vida, ya que de esta manera no tenemos que dar orden al corazón de cuando latir y cuando no hacerlo

Todos los músculos siguen un diseño que nos permite dar movilidad al cuerpo.

Por ejemplo, la caja torácica sería rígida si no fuera por los músculos intercostales, que llenan los espacios entre una costilla y otra, facilitando la movilidad para respirar.

Otro ejemplo lo encontramos en los abdominales, que son como capas de contrachapados, situados como láminas en varios ángulos Esto permite que los órganos del abdomen se mantengan en su lugar y no se salgan.

¿Qué enfermedades se presentan en los huesos?

La reumatología es la especialidad médica que se encarga de tratar las enfermedades relacionadas con el aparato locomotor.

Esta tiene que ver con los huesos, los músculos, los tendones y las articulaciones.

Generalmente, estas enfermedades producen mucho dolor e imposibilitan las actividades normales. Existen cientos de patologías ocasionando intensidades diversas de dolor, incluso deformidad

La osteoporosis. Enfermedad de los huesos que ataca de manera directa al hueso causando una merma de la masa ósea.

También, hace que los huesos presenten huecos y por lo tantos son más propensos a fracturas.

La falta de calcio, baja actividad física y antecedentes familiares hacen más proclive a padecer de osteoporosis.

También, la postmenopáusica (insuficiencia de estrógenos tipo l), propio de mujeres que ya no producen hormonas.

La osteoporosis secundaria. Esta enfermedad es ocasionada por parálisis, por enfermedades endocrinas, como es el caso de la anorexia nerviosa. En algunos casos es ocasionada por el uso de algunos medicamentos.

La escoliosis. Esta enfermedad se caracteriza por una desviación lateral de la columna. Se da una rotación de las vértebras con relación a la superior e inferior de la misma.

La osteomielitis. Consiste en una infección en el hueso casi siempre se presenta en los huesos largos. Toma medidas de precaución al momento de practicar algún deporte o actividad donde se pueda presentar una caída.

La artrosis. También se le conoce como osteoartritis. Esta es una enfermedad degenerativa especialmente de las articulaciones.  Es la degeneración del cartílago y del hueso adyacente. Este llega a causar mucho dolor y rigidez del hueso.

La osteogénesis imperfecta. Esta enfermedad también se le conoce como la enfermedad de huesos quebradizos.

Se caracteriza por ser un trastorno de origen genético. presenta huesos que se rompen con relativa facilidad y sin ninguna causa aparente.

Lo más característico de esta enfermedad es su constante dolor lo cual en muchos casos limita la calidad de la vida de la persona que la padece. Articagos también es una alternativa para evitar el desgaste muscular y anticipar efectos más severos.

La distrofia muscular facio escapulo humeral. Esta enfermedad se caracteriza por ocasionar atrofia en los músculos de la cintura y los miembros superiores. Comienza en la pubertad y se acentúa con la edad, logrando caminar hasta cierta edad adulta

La distrofia de cintura. Casi siempre su progreso es lento y se observa en la edad avanzada, cuando los huesos ya están afectados. Afecta los músculos de la cintura escapular o pelviana

Las contracturas. Estas son contracciones que se presentan de manera involuntaria e inconsciente y con mucho dolor del músculo.

Es posible que en algunos casos la contracción se presente de forma permanente, ya que el músculo no consigue relajarse.

Cuando es el caso de una contracción permanente, el músculo queda contraído impidiendo realizar las actividades diarias de rigor, quizás por algunos días.

En líneas generales, los músculos de la espalda son los que se ven más afectados con más regularidad.

Aparentemente, la actividad de los músculos se ve sencilla, sin embargo, cuando nos detenemos a estudiar su mecanismo, no podemos menos que quedarnos maravillados.

Actividad microscópica de las contracciones

Cuando se examina a la luz del microscopio electrónico la intrínseca contracción de los músculos, esto lleva a muchos a meditar en quién está detrás de esa obra maestra. ¿Por qué? Veamos esos detalles como por un microscopio.

Se observa a cada fibra o célula muscular como un manojo de miofibrillas, es decir, fibras más pequeñas colocadas en paralelo.

Cada miofibrilla está compuesta por miles de filamentos con diferente grosor. Estos contienen proteínas que ayudan a la contracción de las fibras musculares.

Ahora bien, en la superficie de cada fibra muscular hay un orificio donde encaja la fibra nerviosa de la espina dorsal.

El cerebro da la orden, que pasa a través de millones de neuronas del sistema nervioso central, alcanza la terminación nerviosa, allí los músculos comienzan a moverse

El estímulo de estas terminaciones produce que se rompan más de cien diminutas bolas con una sustancia que aumenta el impulso del nervio.

Así, se desarrolla una actividad eléctrica que estimula a la fibra completa y esta libera iones de calcio iniciando el proceso de la contracción.

De alguna manera, la labor del calcio contribuye a la acción de las proteínas ubicadas en los filamentos.

Esta actividad se repite hasta que queda completa la contracción. Toda esta actividad en cadena se lleva a cabo en milésimas de segundos.

Es interesante que al completarse la contracción el calcio vuelve a la membrana de la célula muscular.

Se recubren los puntos descubiertos de los filamentos y se relaja la fibra muscular hasta que de nuevo reciba estímulo. Maravilloso ¿verdad?

Hierbas medicinales en pared de madera

Vitaminas, minerales y hierbas nuestras aliadas

Vitamina D. Se define por ser liposoluble. Esta se aloja en el tejido graso del cuerpo.

Es esencial pues contribuye a absorber el calcio del cuerpo. el cuerpo por sí solo puede absorber la vitamina D, exponiéndose al sol.

Lamentablemente son muy pocos los alimentos que contienen esta vitamina. Pero se pueden conseguir alimentos fortificados o enriquecidos con esta vitamina.

Ahora bien, los pescados grasos como el atún y el salmón son donde hay mayor concentración de vitamina D.

Sin embargo, en alimentos como hígado de res, queso y champiñones también aportan pequeñas cantidades.

Para el buen mantenimiento de los niveles normales de calcio y fósforo es necesaria la ingestión de vitamina C. Una insuficiencia de esta vitamina puede provocar el raquitismo clásico o la fragilidad de los huesos.

El déficit de vitamina C, se declara como osteomalacia, esto es como consecuencia de una alteración de la mineralización indebida de los huesos. En el caso de los niños, el hueso nuevo impropio tiende a deformarse.

El grado de deformidad esquelética va a depender de la edad del niño y muchas veces se debe a la deficiencia de esta vitamina. En este caso se deforman los tobillos las muñecas. La cabeza crece y el tórax se reduce.

Calcio. Mineral indispensable para evitar la osteoporosis. Una deficiencia de este mineral provoca una merma de la masa muscular y una disminución de la producción de hormonas lo que agravaría la descalcificación del hueso.

Fósforo. Mineral que contribuye al lado del calcio a fortalecer los huesos y los dientes. También, juega un papel primordial en las diferentes funciones celulares del cuerpo.

El trébol rojo. Contribuye enormemente a evitar la pérdida de masa ósea. También es vital en el periodo cercano a la menopausia para evitar la aparición de la osteoporosis.

La salvia. Esta planta se caracteriza por contener ionflavonas que hacen las veces de estrógenos naturales. Así, se consigue un equilibrio ante la inminente pérdida de hormonas femeninas y se evita la osteoporosis.

Además, tiene abundantes flavonoides, es rica en vitamina A y vitamina K. Por otro lado, opera como antioxidante.

La salvia también, es rica en flavonoides, en vitaminas A y K y actúa como antioxidante.

Información importante sobre la actividad muscular y motora

Es esencial una buena nutrición para obtener músculos sanos. La rutina alimenticia debe basarse en alimentos ricos calcio (lácteos), en potasio (bananas), en cítricos, hortalizas, frutos secos.

Estos alimentos contribuyen a mantener bajo control las contracciones musculares.

Por otro lado, los alimentos ricos en hierro y vitaminas del grupo B, son esenciales para que el organismo pueda convertir los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas en fuente de energía necesaria para los músculos.

Es importante beber mucha agua, esto permite que se mantengan en perfecto equilibrio los electrolitos.

También, ayuda a eliminar el ácido láctico y otros elementos de desecho que pueden dañar la acción muscular.

A nuestro cuerpo lo componen unos 650 músculos de diversos tamaños. Los más grandes son los glúteos, que permiten la movilidad de las piernas.

Los músculos más pequeños están ligados los huesos más pequeñitos que se encuentran en el oído.

Llama poderosamente la atención las siguientes cifras: Se requieren catorce músculos tan solo para sonreír.

Los músculos de nuestro cuerpo nos permiten parpadear unas veinte mil veces al día, sin darnos cuenta, sin tener que darle órdenes.

Esto permite que nuestra vida no esté regida por una constante preocupación de los movimientos que debemos hacer.

El músculo cardíaco se contrae y se relaja unas setenta y dos veces por minuto, lo que equivaldría decir, unos 2.600 millones de veces durante nuestra vida.

Así que mantenerlos en buena forma es esencial y Articagos es indicado para ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *