La obesidad y su conflicto emocional ¿Cómo afecta?

La obesidad y su conflicto emocional ¿Cómo afecta?

Última actualización: 21-01-2019. Equipo Nutricioni

El conflicto emocional de cada persona podría ayudar a entender las dificultades sobre la alimentación. Además de la obesidad como producto del estrés emocional.

Aunque parezca mentira, Freud exponía que el amor y el hambre son dos necesidades íntimamente relacionadas en cada uno de los seres humanos.

El amor lo realiza cualquier ser humano con sólo el deseo de obtener a esa otra persona. Después del tiempo, esa persona se compenetra entre sí y clasifican ese amor como los griegos lo definieron, mientras que el hambre sólo se satisface con el alimento que se desee consumir.

Este artículo estará enfocado realmente al alimento, su consumo, su transformación energética, su conjunción con las plantas naturales, y el estado físico del cuerpo humano.

La obesidad es un proceso alimenticio donde se consumen de una forma obsesiva cualquier tipo de alimento, sobre todo, aquel alimento cuyo excedente sea el azúcar.

Dicho de otra manera, la alimentación no es más que la expresión del sentimiento de una persona hacia lo que más le gusta, por lo que el régimen alimentario, puede verse como necesidad de castigo.

La obesidad puede presentar el amor a otra persona, o bien sea el desamor a hacia uno mismo, por lo que puede estar escondiendo una patología hacia otro individuo o hacia sí mismo.

De igual forma, el consumir un alimento en forma descontrolada, serviría para aliviar o reducir esas ansias de amor hacia uno mismo o hacia la persona que no desea.

El negarse a comer pues es sencillamente una razón para expresar que la vida no tiene valor alguno y mucho menos cuando falta alimento cuya afectividad le enriquece.

El desamor, la culpa, la rabia, la angustia, los celos, el abandono propio, son expresiones de sentimientos que pueden tener una persona bajo algún efecto patológico y esconderlos en sí con el alimento.

Detenerse a pensar lo que ocurre en una persona con este tipo de patología, puede ayudarnos a entender por qué el consumo excesivo de los alimentos y de igual forma, el porqué de su obesidad. 

Yo y mi otro yo

Es cierto que la comida cubre nuestra necesidad biológica, pero también es cierto que evoca nuestros deseos vitales. Esto implica que obligatoriamente en ese tramo de comer para no morir, para vivir mejor y así nuestra mente cuerpo y hasta alma misma se puedan complementar.

Aunque parezca mentira, el obeso tiene una pelea entre su yo y su otro yo, como si se conociera, o como si supiera cómo conocerse, pero no es así.

Generalmente el ser humano se comporta de una forma tan misteriosa que muchas veces no se comprende en sí mismo.

Pareciera como si tuviéramos una extraña persona dentro de nuestro cuerpo, el cual nos hace comer muchas veces en abundancia, o bien sea, que hace que se nos olviden cosas.

Muchas veces por la falta de concentración y las preocupaciones mismas, hace que dejemos de comer.

El psicoanalista llama este efecto fenomenológico como el inconsciente continuo, que habita entre nosotros y que muchas veces nos da órdenes. Además de determinar nuestro más íntimos he ínfimos deseos.

Nuestra mente psíquica está formada por su propio mundo, donde se relacionan las emociones externas, internas y los pensamientos mismos.

Esto implica que cuando nos sentimos bien, aceptamos como son las cosas, por lo que se nos olvidan las carencias y las dificultades que se nos puedan presentar.

Imaginémonos por momentos una despensa llena de comida, de igual forma, esa nevera repleta de todo tipo de alimento. Nuestro nivel de salud mental será satisfactorio al observar la plenitud de nuestra bondad.

De esa misma forma, podemos observar que si no estamos llenos de amor, no podremos lograr una alta estima. Además de un equilibrio con nuestro propio yo, lo que nuestra obesidad traducida en enfermedad nos agobiara de una manera que se creara cualquier enfermedad.

La enfermedad la tendríamos que erradicar bien sea emocionalmente o mediante medicamentos sintéticos. Lo que mejor se aconsejaría fuera el uso de productos naturales Cetolep, que ayuden a la estimulación del metabolismo y su regulación mediante el proceso de homeostasis.

El hambre real versus el hambre emocional

Es importante aprender a reconocer el hambre física del hambre emocional. Los dos son totalmente diferentes aunque su efecto es el mismo, siempre y cuando mantenga una misma característica, para ello, debemos estar claro en cada una de las situaciones.

En nuestra cultura occidental, se denomina hambre a la sensación plena de la necesidad del consumo de alimentos, por lo que se traduce a una manifestación física, la cual pide abrumadoramente ser consolada.

Mientras que el hambre emocional, es la ansiedad o hambre de compañía, de afecto, de tranquilidad y hasta de seguridad de uno mismo, cuando estamos en la compañía de otro.

Es importante aprender a entender la diferente situación que se presenta cuando se tiene un hambre emocional de un hambre físico. Como se expuso en los anteriores planteamientos, el hambre emocional tiene sus factores que conllevan en sí al hambre físico.

Te recomendamos que al momento de servirte un alimento, lo mires detalladamente, lo observas, experimenta esa ansiedad por la comida. Pero no te dejes llevar por ella, sólo es una práctica que debes hacer para controlar tus emociones.

Estas emociones que cada día si te descuidas te controlarán a ti. A menudo encontrarás una gama de emociones como la tristeza, el miedo, la ansiedad misma, que te pueden envolver y crear un mundo que no es real.

Una vez que estés claro en tu necesidad como persona, estará mejor equipado para realizar una elección consiguiente de cómo debes vivir la vida cada día mejor, fuera de todo estrés, de todo problema, etc.

Como dejar de comer lo indeseable

Aquella persona que coma en exceso, podría incrementar su peso corporal. De igual forma, incrementan las enfermedades de todo tipo, este tipo de enfermedad se relaciona con la obesidad, producto de su emoción.

El dejar de sobre alimentarse no es una tarea fácil, es una tarea que requiere tiempo dedicación y compromiso. La mayoría de las personas se esfuerzan cada día para poder cambiar esos malos hábitos alimenticios. 

Hábito de los cuales, debe mejorarse cada día hasta lograr el objetivo que se pretende crear. Es recomendable llevar a cabo los siguientes pasos:

1.- Se debe utilizar platos de comida más pequeños. Aunque no se crea, tiene un carácter psicológico ya que poco a poco, vas mostrando a la mente que se va reduciendo la proporción evitando así el exceso.

2.- Se recomienda servirse sólo lo necesario, y alejar lo que no se pretende consumir. Todo es cuestión de voluntad.

3.-  Es recomendable ajustar cada día el tamaño de la porción a consumir.

4.- Entre los alimentos recomendables, comer siempre vegetales, verduras, hortalizas, esto permitirá mantener en estado alcalino al cuerpo humano. De igual forma recomendamos nuestros productos naturales como Cetolep.

5.-Se debe comer generalmente cuando se tenga hambre, o bien sea a la hora acostumbrada de comida. Un buen desayuno, un buen almuerzo y una cena de poca cantidad.

6.- Es recomendable tomar un vaso de agua antes de cada comida, entre comidas y durante el día. Es recomendable mantener entre 8 y 10 vasos de agua para ir limpiando el cuerpo humano.

7.- Muchas personas para poder compensar cierto estado emocional se recompensan con el consumo de algún chocolate, bocadillos, hamburguesas, papas fritas, entre otros. No es recomendable hacerlo, ya que esto aumentaría el sobrepeso del cuerpo.

8.- Evitar al máximo cualquier tipo de alimentación emocional entre comidas, ya que esto permitirá que el metabolismo trabaje más forzado y en menos tiempo

9.-La distracción permite disminuir el antojo y el consumo de alguna comida favorita para ello. Es bueno practicar algún deporte, salir a pasear, caminar, jugar el ajedrez, realizar cualquier tipo de lectura o cualquier actividad que consienta distraerle la mente.

10.- Se debe acostumbrar a la mente y al cuerpo a masticar adecuadamente los bocados. De igual forma, comer a un ritmo más lento.

¿Qué pasaría con el organismo y la ausencia de alimentos?

Realmente el cuerpo humano no debe dejar de comer, solo debes comer los alimentos necesarios ricos en proteínas, carbohidratos, etc., que también se pueden ayudar a complementar por medio de nuestros productos naturales como Cetolep.

Estas proteínas, carbohidratos entre otros se acumulan fácilmente en el hígado como depósito de los glúcidos. El cuerpo humano primero debe comenzar a quemar todo tejido graso mediante el proceso del metabolismo, esto con el fin de la obtención de energía.

Una vez consumidos los glúcidos, después de una cinco o siete horas sin ningún tipo de alimento, sufre un efecto de mareo, denominado cetosis.

Esta cetosis no es más que la deficiencia de azúcares y otros minerales contenidas al glucógeno encontrados en el hígado y que el metabolismo ya no sabe dónde obtenerlo.

Todas las funciones vitales se realizarán efectivamente, pero bajo un servicio mínimo. Si el cuerpo consume todo el glucógeno como se ha mencionado anteriormente, entonces, comenzará a solicitar proteínas de la masa muscular con el fin de mantenerse activo.

Debemos recordar que la masa muscular contiene residuos de toxinas, como aminas, aminoácidos y todo elemento cetónico, que en vez de mejorar la estabilidad del cuerpo, lo que hace es empeorarlo.

El hipotálamo no es más que aquel que regula todo gasto energético que ocasiona el cuerpo humano. Además de ser el encargado de mantener controlado todos los depósitos de grasa, al igual que, determinar cuántas veces al día debemos comer.

Esto implica que el hígado tendrá más trabajo para eliminar cualquier tipo de toxina antes mencionada, mientras que el cerebro reclama en cada instante gran cantidad de energía para poder funcionar satisfactoriamente.

De igual forma, el calcio y minerales encontrados en los huesos son absorbidos  perdiendo poco a poco la densidad o sea, creando en sí la osteoporosis.

Mientras que la actividad sexual disminuye para ambos sexos.

El ciclo menstrual de la mujer tiende a desaparecer, ya que el cuerpo humano deberá absorber de cualquier parte supuestas vitaminas y  minerales que le permitan subsistir.

Trastornos de la alimentación

Existen personas realmente con problema de trastornos alimenticios, conducta serías, que a la final pueden acarrear enfermedades y hasta la muerte misma, ya que afectan el corazón, los riñones, etc.

Los tipos de trastornos más comunes son:

Anorexia: cuando la persona adelgaza demasiado y no come lo suficiente porque se percibe en un estado de gordura.

Bulimia: cuando la persona come demasiado pero para poder verse bien debe aplicarse vómitos o laxantes.

Drunkorexia: cuando la persona deja de comer para consumir alcohol.

Compulsión para comer: es aquel tipo de persona compulsiva que come constantemente y sin control alguno, llegando así hasta la obesidad.

Estos trastornos antes mencionados, pueden ser correlativos con una persona obesa, que aunque sea gorda no implica que por sus problemas emocionales, no se aplique ninguno de estos tipos de trastornos.

Si se sospecha este tipo de trastorno en una persona obesa, o cierto grado de gordura, se recomienda consultar al médico, con el fin de ayudar a manejar adecuadamente este malestar.

Una vez controlado el trastorno y someterse a una dieta rígida, se hace recomendable el consumo de nuestros productos naturales como Cetolep, para que así no exista ningún efecto secundario en el cuerpo humano.

Productos naturales

Hoja de té verde: este posee L-teanina, cuya función primordial permite mejorar cualquier actividad cognitiva  que pueda realizar el ser humano. De igual forma, ayuda al déficit de atención, disminución de alzheimer, entre otros.

Es recomendable consumirlo en la mañana, a primera hora y en la noche antes de acostarse, ya que ayuda a disminuir cualquier componente sólido graso, que se encuentra dentro de las arterias y venas.

Lo que permite un mejor funcionamiento cardiovascular. 

Cafeína anhidra: es un componente sin molécula de agua, previamente deshidratada con el fin de hacerla llegar hasta nosotros en forma de té.

Es absorbido fácilmente por el cuerpo humano y desechado por los riñones, cada vez que este producto pasa por los riñones, ayuda a limpiar el aparato urinario además de estimularlo fervientemente.

Otra característica importante de esta cafeína, es que permite acelerar el proceso de entrenamiento físico, ya que estimula parte del sistema nervioso simpático y parasimpático.

Vinagre de sidra de manzana: de por sí la manzana es un gran antioxidante. Esto eso se puede comprobar cuando picamos la misma y al cabo de unos cinco minutos observamos que se va tiñendo de color marrón, lo que implica que se oxida fácilmente en presencia de oxígeno.

Además, actúa como estimulante ante la insulina que se encuentra dentro del cuerpo.

Fruta de pomelo: es una fruta con cierto sabor ácido, mejor que la naranja mandarina y cualquier otro cítrico. Adquiere un efecto dentro del cuerpo humano que le permite ser un agente diurético, y estimulante en la vejiga urinaria, además de alcalinizante.

Controla fácilmente lo diferentes niveles de insulina, donde otra frutas cítricas no resulta favorable

Semilla de mango africano: esta semilla de mango previamente deshidratada posee unas propiedades únicas leptinicas. Permite fácilmente controlar los diferentes niveles de colesterol y azúcar en la sangre, permitiendo con ello la pérdida de peso

Consejos y sugerencias

Entre la sugerencia más importantes tenemos:

1.-  El ejercicio físico debe realizarse poco a poco

2.- Es recomendable escoger el tipo de ejercicio a realizar antes de someterse a un gran esfuerzo físico, determinando con ello, si es recomendable para el cuerpo no.

3.- Para poder dejar de comer, se hace importante mantener al margen la realidad emocional de la realidad física

4.-  Cada persona debe poner en práctica su propio yo, mantener un autoestima elevada, ya que eso le permitirá afrontar cualquier tipo de problema emocional o físico.

5.- Procure sólo consumir frutas, verduras y hortalizas, cuando esté haciendo su dieta, y no olvide consumir los productos naturales como  Cetolep, ya que ello permite un mejor desenvolvimiento en el metabolismo, sin que esto acarree algún efecto secundario.

6.- Nunca se resista a la tentación de comer lo que desee, sólo resista la tentación de una mala actividad o noticia emocional.

7.- Permítase así mismo un previo análisis introspectivo de cualquier situación, ya que esto le permitirá centrarse mejor en lo que desee.

8.- Siempre es recomendable consumir un vaso de agua en ayunas, entre comidas, antes y después de las mismas. Esto ayuda a una mejor limpieza en el organismo, al igual que lo hidrata de una manera extraordinaria.

9.- Si se piensa recompensar con algún chocolate, bocadillo o cualquier otro alimento, hágalo moderadamente y poco a poco vaya disminuyendo esa ansiedad.

10.- Cuando usted se siente a comer, evite el máximo la discusión con algún tipo de familiar, por teléfono, o cualquier otro medio electrónico y ofimática. Esto le traerá problemas en su salud personal, cambiando así el metabolismo de su comida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *