La Obesidad Infantil: Causas, Consecuencias y Prevención

La Obesidad Infantil: Causas, Consecuencias y Prevención

Última actualización: 29-09-2018 por Editor Roselis.

La obesidad es la acumulación excesiva de grasa en el organismo y es una de las razones que con mayor frecuencia llevan a los niños y adolescentes a la consulta del médico.

Casi todos los casos se deben a que el niño come más de lo que necesita.

A menudo, un niño con un ligero sobrepeso experimenta una rápida ganancia ponderal durante la adolescencia y se hace claramente obeso.

Cabe destacar que la obesidad y el exceso de peso no es solamente un problema estético sino un verdadero problema de salud con muchas consecuencias a un determinado plazo.

Los niños con sobrepeso suelen desarrollar una mala autoimagen y se desinteresan por el ejercicio, son sedentarios y posiblemente retraídos.

Si no es tratada, la obesidad puede persistir durante toda la vida adulta, y esta a pesar de las medidas terapéuticas es uno de los malestares más difícil a tratar.

La obesidad infantil es actualmente una de las enfermedades más preocupantes, ya que va en ascenso debido al exceso o tipo de comida que ingieren, los hábitos alimenticios familiares, hasta la falta de actividad física.   

Es importante agregar en este artículo que la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha calificado la obesidad como una epidemia global y también define la obesidad como “una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud”, y que afecta “a todas las edades y grupos socioeconómicos”.

Para los niños o adultos obesos hay que reducir considerablemente las grasas y si su obesidad es muy grande hay que eliminarla casi por completo, no del todo ya que una pequeña de cantidad de grasa es necesaria para que se aprovechen las vitaminas.

Para esto basta la grasa contenida en los alimentos naturales como la leche, el yogur, el queso, frutas, oleaginosas, etcétera.

Causas de la Obesidad Infantil

Hay que explicar cuáles son estas causas particulares de la obesidad infantil y cómo trabajan en el cuerpo de los niños, es muy importante conocer las causas y saber actuar sobre las mismas.

El comer demasiado. Esta es la causa más importante y más frecuente de la obesidad. El darle de comer demasiado a los niños puede producir obesidad pasajera o permanente.

Lo que más llama la atención a primera vista en un niño obeso es el exceso de grasa, que es bien visible y que se comprueba por el aumento de peso.

Hoy en día la obesidad en los niños es más común de lo normal debido a los hábitos alimenticios y al estilo de vida que llevan, una vida sedentaria para un niño en desarrollo no es nada favorable.

La obesidad prevalece en algunos países más que en otros, mayormente en México y Estados Unidos, y sigue aumentando, también se encuentra en Asia y España, continentes donde se ubican algunos de los países con mayor obesidad infantil.

Varios estudios determinan que los padres por sus muchas ocupaciones diarias no tienden a darse cuenta de la comida que le dan a los niños, piensan que cantidad es calidad y no es así.

Los padres que trabajan todo el día también suelen comprar comida para cocinar en el horno microondas y así ganar tiempo.

Los nuggets de pollo suelen ser una de las comidas escogidas por los padres, por ser rápidos en cocinar y sobre todo porque a los niños les encanta; también acostumbran darles para una merienda galletas dulces, en vez de enseñarles a comer más frutas e ir adquiriendo ese gusto.  

También en algunas familias suelen compensar de este modo la falta de sensaciones naturales de alegría, satisfacción, penas o fracasos. Los padres pretenden compensar a los niños con muchas comidas, comidas chatarras, helados, papas fritas, etc. Comidas que sirvan de distracción a estas emociones.

Otra costumbre es la de ofrecer comida abundante con base en frituras en las fiestas infantiles, con muchos refrescos de soda y dulces.  

La nutrición de un niño, según expertos, debería ser cubierta por los hidratos de carbono, un tercio por las grasas y el resto por proteínas. Pero no es así, ya que en lugar de comer pan, arroz o legumbres, los niños están comiendo dulces, comidas chatarras, refrescos y dulces.

Es curioso que algunos obesos digan que comen poco porque solo se fijan en el volumen de los alimentos que toman, y no en su valor nutritivo. Aunque coman poca cantidad, resulta que prefieren alimentos concentrados y fuertes, que llenan mucho.

La Vida Sedentaria en los Niños

Debemos recordar que la vida sedentaria produce obesos, ya que el que hace poco ejercicio quema menos grasa que la persona activa.

Entonces, para no engordar, debería de comer menos porque si come lo mismo o más, inevitablemente engordará.

Algunas personas son obesas desde la infancia ya que no siguieron un tratamiento y su constitución las predispone para esta enfermedad.

En el siglo XXI la tecnología ha avanzado de gran manera y es muy beneficioso, pero también tiene su lado negativo, los niños le prestan más atención a los videojuegos, al televisor, computadora, tablets, que a los paseos o juegos en el parque.

Esto hace que estén más tiempo en su casa y no salgan al aire libre a practicar alguna actividad física, entonces cada vez estas actividades de los niños son sustituidas por la vida sedentaria causando problemas aunque no los parezca.

Por cansancio o flojera a muchos adultos les es más cómodo quedarse en casa y colocarse a ver televisión con los niños, entonces los niños con el tiempo siguen estos patrones y hacen que no les interese una actividad al aire libre como ir de excursión, practicar deportes, correr y saltar.

Esta falta de actividad física es una de las causas más importantes en la obesidad de los niños. La actividad física no solo consume energía sino que también controla la ingesta de alimento.

Hoy en día conociendo todas las causas de la obesidad y haciendo que desaparezca, obtenemos muchos mejores resultados, más rápidos y definitivos y sobre todo con menos sacrificios para los niños.

¿La obesidad se hereda?

Las influencias genéticas son evidentes y en la actualidad se están identificando los genes responsables que causan la obesidad en los niños.

Entonces existe probablemente también una predisposición hereditaria, por lo que muchas veces resulta difícil luchar contra la obesidad, mas no imposible.

Los estudios de las influencias genéticas sobre la obesidad humana se han valorado mediante estudios en gemelos, en individuos adoptados y en familias.

En los primeros estudios sobre gemelos, se calculó que la heredabilidad del IMC era muy alta y era alrededor del 80 por ciento.

Los resultados en individuos adoptados y los estudios en familias coinciden en una heredabilidad de un 33 por ciento.

Un niño con padres obesos, estará predispuesto a ser obeso también. Sea por una cuestión social, de malos hábitos alimentarios, o por genética.

También se puede presentar obesidad en caso de que el niño sufra algún trastorno psicológico.

Todo esto quiere decir que las costumbres también se heredan, los niños son como esponjas que absorben todo a su alrededor, si hay malos hábitos alimenticios en los padres, los niños también tendrán esos hábitos.

Los recomendables es acudir a un médico y dejarse asesorar, dejando de lado la resignación porque existen muchos tratamientos en la ciencia médica.

Consecuencias de la Obesidad Infantil

Mayormente los niños con obesidad tienen baja autoestima, se deprimen y son aislados por parte de sus compañeros, estas son consecuencias psicológicas.

También tienden a seguir siendo obesos de adultos y sufrir enfermedades a una edad temprana. 

Muchos nutricionistas afirman que el exceso de grasa afecta al crecimiento de los huesos y músculos, produciendo dolores de piernas y espalda, esto conlleva a que no pueda realizar sus actividades normales.

Los niños obesos respiran poco profundamente, se les dificulta un poco más subir escaleras o cuestas.

Un niño con obesidad puede desarrollar diabetes, hipertensión arterial, niveles altos de colesterol y resistencia a la insulina.

Si se continúa con el problema de obesidad en los niños nacidos en este siglo, puede ser una generación en fallecer antes que sus padres por estas enfermedades mencionadas.

La diabetes acompaña frecuentemente a la obesidad, debido a que en ambas enfermedades hay una mala constitución heredada, que se manifiesta por una perturbación de los mecanismos internos de la nutrición.

Esta constitución es la consecuencia de una alimentación y un género de vida malsanos, actuando durante muchas generaciones.

Los problemas del sueño también los presentan los niños por la obesidad, así como el cansancio, falta de ánimo. Las niñas obesas se ven afectadas en sus periodos menstruales y tienen una madurez prematura.

¿Cómo Prevenir la Obesidad Infantil? Recomendaciones

Es recomendable prevenir o tratar la obesidad, en todas las edades, pero sobre todo en la infancia; para que esto pase los padres son los que deben tomar acción.

Primordialmente el niño debe tener una buena alimentación, variada y equilibrada, con vegetales, frutas, proteínas, tomando agua, leche, eso no significa que tenga que ser aburrida, se encuentran recetas muy buenas y nutritivas en todos lados para los niños.

A los pequeños de la casa les gustan los dulces, los pueden comer con moderación de vez en cuando y no quitárselos. Se usa como merienda cada cierto tiempo.

También pueden hacer que toda la familia mejore su alimentación de manera que cubran las necesidades nutricionales, ser unas personas más activas y así los niños se motivarán con el ejemplo de su casa.

El ejercicio físico sirve para quemar y eliminar el exceso de grasa y de este modo disminuir de peso. Por tanto, la alimentación y el ejercicio se complementan mutuamente en sus beneficiosos efectos.

La práctica de actividad física diaria en un niño es importante también para la prevención de la obesidad, practicando un deporte de su preferencia.  

Llevar a sus hijos al parque a correr es otra manera, también comparte con otros niños y eso es bueno para su desarrollo. También es aconsejable hacer ejercicio en familia.

La vida natural fortalece grandemente la voluntad y ayuda de este modo a vencer las ideas causantes de la alimentación errónea y hasta desaparece esa sensación de debilidad en los niños poco a poco.

A cierta edad es recomendable la gimnasia, no hay duda que es muy recomendable para los niños y cura la obesidad. Sobre todo es útil para conseguir el debido entrenamiento muscular, esto le permitirá practicar ejercicios y deportes más intensos.

La natación: un Deporte Recomendable

Mientras más actividad física tenga, se aleja del sedentarismo, evita ver muchas horas la televisión. Los médicos aconsejan que los niños no pasen más de dos horas diarias frente al televisor, computadora o videojuegos.  

Hay que observar las comidas que venden alrededor de los colegios ya que esto también influye en la ganancia de peso de los infantes, porque mayormente son comidas grasas o dulces.

Es importante dedicarles tiempo a los niños, comer una vez al día con ellos, por lo menos, si lleva una vida muy activa y que sea un momento agradable y relajado, comuníquese con su hijo y vea sus necesidades siempre.

No debe olvidarse que tanto su alimentación como la de los niños son importantes. Siguiendo las recomendaciones antes mencionadas logrará el objetivo de una buena salud.

Referencia:

El Manual Merck (1999). Ediciones Harcourt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *