Ilustración de persona abriendo la boca para poder ver la garganta

La mejor forma de prevenir y tratar la inflamación de anginas

La mejor forma de prevenir y tratar la inflamación de anginas

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

Resultan de una inflamación de las amígdalas. Estas últimas, están formadas por tejidos ovales. Son grandes y carnosas y están ubicadas en la pared de la orofaringe, en los lados de la garganta.

Estos tejidos  contienen células generadoras de anticuerpos, que luchan contra las infecciones.

Este proceso, consiste en la filtración de gérmenes que pueden acceder al organismo a través de la boca. De esta forma se previene su paso al resto del cuerpo. De allí su importancia. Esta inflamación se la llama amigdalitis y es causada por virus y bacterias y se adquiere por contagio.

Cuando los virus y bacterias tratan de penetrar al organismo, vía boca o nariz, las amígdalas entonces los absorben. En este mecanismo pueden llegar a infectarse.

Los síntomas son variados y diversos y pueden incluir dificultad para tragar los alimentos, dolor de garganta y falta de apetito.

Adicionalmente, pueden presentarse vómitos, náuseas, inflamación de los ganglios linfáticos y fiebre. Algunas veces puede manifestarse con irritación de los ojos y ronquera además de escalofríos y dolor de cabeza.

El tratamiento va a depender grandemente de la causas que las originan, las cuales pueden orientar el  el diagnóstico. Si este es de origen bacteriano, pueden abordar con antibióticos y antipiréticos.

Cuando la enfermedad es de origen viral, los antibióticos resultan inútiles, y el cuerpo combatirá la infección por sí solo. Independientemente de la causa de la infección, hay acciones que nos pueden permitir aliviarla y sentirnos mejor.

El reposo y la ingesta de líquidos calientes o muy fríos, ayudarán en la recuperación. Igualmente, consumir alimentos suaves y hacer gargarismos, pueden mejorar los síntomas.

Imagen en primer plano de un té verde

Tradicionalmente, han dado buenos resultados algunos remedios caseros en forma de gargarismos. Estos pueden contener  limón y miel, sal, manzanilla, orégano o romero, entre otros.

Finalmente, vitaminas como la C,  y minerales como el zinc y el selenio resultan beneficiosos.

Causas de la inflamación de anginas

Esta inflamación es causada frecuentemente por  virus o bacterias. Siendo las amígdalas el primer frente  defensa del sistema inmunológico, son las llamadas a combatirlos.

Este proceso puede motivar que las amígdalas sean susceptibles a las infecciones y a la inflamación. Sin embargo, esto disminuye con el tiempo. De allí que su frecuencia en los adultos sea más baja que en los niños y jóvenes.

Algunos factores de riesgo deben ser tomados en cuenta. Siendo uno de ellos los niños, pues en el mayor de los casos la amigdalitis se produce en ellos.

También incrementa la probabilidad de adquirir la infección la exposición frecuente a gérmenes. Siendo los niños en edad escolar los más afectados.

La amigdalitis crónica puede causar problemas respiratorios, episodios de apnea, que es la suspensión breve de la respiración al dormir.

También puede causar que la infección se extienda a otras áreas circundantes, complicando el cuadro. Al igual que acumulación de pus detrás de una de las amígdalas.

Otras causas indirectas de la patología pueden ser faringitis, resfriado común, virus del herpes simple, y el sarampión, entre otras.

Una infección por estreptococos y dolor de garganta pueden hacer que las amígdalas se inflaman. Esto puede ser peligroso si no se trata oportuna y adecuadamente.

Cuando aparece goteo nasal acompañado de tos, frecuentemente se trata de una infección viral. Esta puede causar también secreción y congestión.

En casos de amigdalitis sin manifestación de cuadros febriles, puede ser posible que exista una afección en una de las amígdalas. Algunas personas pueden tener agrandamiento de las amígdalas.

La hipertrofia amigdalina unilateral, que consiste en el agrandamiento anormal de una de ellas, debe ser evaluado, pues algunas enfermedades se expresan con este agrandamiento individual.

Esto puede generar problemas respiratorios  y problemas para ingerir alimentos si las amígdalas son muy grandes.

Niña pequeña con dolor de garganta, fondo gris

Tratamiento de la inflamación de anginas

Cuando el paciente con amígdalas inflamadas no se queja de dolor ni de otros síntomas problemáticos, usualmente no necesita tratamiento.

El tratamiento estará directamente asociado a las causas que generan la infección y a los síntomas. Es corriente el uso de antibióticos, antiinlamatorios, antipiréticos y analgésicos como Fórmula para el Dolor.

El objetivo del tratamiento es disminuir la fiebre. Estos medicamentos, de manera integral,  suelen mejorar los síntomas y acortar la duración de la dolencia. En algunos pacientes podría ser necesario un nuevo ciclo de antibióticos.

Por otra parte, el reposo y la ingesta de líquidos calientes o muy fríos, ayudarán en la recuperación. Igualmente, consumir alimentos suaves y hacer gargarismos, pueden mejorar los síntomas.

La hidratación es muy importante. Los fluidos adicionales mantienen los niveles de energía equilibrados y evitarán la deshidratación.

Si llegara a ocurrir la deshidratación, el tiempo de recuperación se incrementa. Se recomiendan bebidas frías o tibias.

El  agua con hielo, néctares y caldos de pollo, son adecuados y necesarios. La cafeína y los refrescos deben ser evitados.

Igualmente se deben consumir alimentos blandos y suaves como gelatina, pudín, puré de manzanas o yogur. Las sustancias cremosas son factibles de tragar sin mucho dolor

Tradicionalmente, han dado buenos resultados algunos remedios caseros en forma de gargarismos. Estos pueden contener  limón y miel, sal, manzanilla, orégano o romero, entre otros.

De igual forma, muchas personas prefieren analgesicos naturales para el tratamiento del dolor causado por esta patología, por ser más sanos y no tener efectos secundarios. Como el caso de Fórmula para el Dolor.

Como medida de prevención profiláctica, los niños con amigdalitis estreptocócica deben permanecer en el hogar, y no ser enviados a clases hasta que hayan sido tratados con antibióticos por 24 horas.

Generalmente, con dos o tres días de adecuado y oportuna tratamiento la infección sede y se retorna al estado de sanidad normal.

Sin embargo, algunas complicaciones pueden tener lugar, como es el caso de hipertrofia de las amígdalas palatinas, observable en algunos eventos agudos.

Si por su magnitud o duración, se llegara a obstaculizar el flujo del aire, el médico tratante tomarán las medidas adicionales pertinentes.

Mujer se aplica tratamiento en spray para aliviar dolor en garganta

Tipos de inflamación de anginas

Suelen clasificarse de acuerdo con su origen bacterial o viral. Como el caso del virus Epstein Barr, que provoca la mayoría de los casos de esta enfermedad.

La infección es diagnosticada por análisis de sangre que determinará si el recuento de glóbulos blancos es alto o las células presentan anormalidad.

Las amigdalitis causada por bacterias como la estreptococo del grupo E  provoca la infección.

Dentro de los diferentes tipos de inflamacion de anginas tenemos las más frecuente, las amigdalitis víricas. Ocurren mayormente los niños menores de tres años.

Aparte  del dolor de garganta, también puede presentarse fiebre. También síntomas catarrales con algo de tos, conjuntivitis y mucosidad nasal. Puede darse el caso de amígdalas rojas e inflamadas, pero sin pus. Usualmente pueden haber pequeñas ulceraciones.

La inflamación de los ganglios del cuello es menos relevante que en las bacterianas, y son de pequeño tamaño. Entre los diferentes tipos de virus generar amigdalitis víricas tenemos: la coxsackie adenoviru.

En el tipo de amigdalitis bacterianas, son excepcionales en los niños pequeños. Siendo algo más usual en los mayores de cinco años. Dentro de sus síntomas están fiebres repentinas al inicio y escalofríos. No suele haber síntomas de catarro.

En las amigdalitis bacterianas, tratadas con antibiótico, algunas veces pueden originar complicaciones, producto de la extensión de la infección a áreas cercanas.

Las complicaciones más relevantes son posteriores a la condición inflamatoria generalizada,  esta produce amigdalitis bacteriana.

Esta puede inducir fiebre, inflamación renal, y en extremos shock tóxico. Sin embargo, estas situaciones son poco frecuentes.

Es de resaltar, que existen tres tipos de amígdalas, localizadas en diferentes lugares de la boca y de la garganta. Estas son:

Las amígdalas palatinas: que se encuentran ubicadas a ambos lados de la parte anterior de la garganta.

Las amígdalas linguales: ubicadas en en la base de la lengua.

Las amígdalas faríngeas o adenoides: están situada en lo alto de la garganta detrás de la nariz.

ilustración de una garganta infectada

Síntomas de la inflamación de anginas

Los síntomas son variados y suelen incluir dificultad para deglutir los alimentos. Lo que recibe el nombre de disfagia.

Consiste en tener problemas con el descenso de alimentos o líquidos por la garganta. Es un importante indicador, entre otras cosas, de una amigdalitis.

Otro de los síntomas es el dolor de oído. Caracterizado por ser agudo. Puede ocurrir en uno o en ambos. En estos casos resulta eficaz consumir Fórmula para el Dolor.

El dolor puede ser intermitente o constante. Las afecciones conexas incluyen la amigdalitis por sus características inflamatorias e infecciosas.

También suele presentarse fiebre, producto de las infecciones. De allí que el tratamiento, además de anti inflamatorios y analgésicos, se acompaña de antipiréticos.

Los escalofríos y dolores de cabeza son frecuentes. Con dolores de garganta severos que pueden durar más de 48 horas. Se presenta también sensibilidad  de mandíbula y garganta.

Hay pacientes con episodios recurrentes de amigdalitis, o que tienen mucha dificultad para respirar. Esto es causado por la inflamación de las amígdalas.

En tales casos, la acción quirúrgica puede ser una buena opción. Pues de no ejecutarse puede derivar en otras patologías.

Dentro de la sintomatología las amígdalas lucen rojas e hinchadas. Algunas veces se observa una capa blanca o amarilla sobre ellas. Se registran inflamaciones de la glándula a nivel del cuello, y se percibe mal aliento.

Igualmente, voz gangosa, ronquera, ulceraciones en la boca, mucosidad nasal y malestar general y en ocasiones pérdida temporal de la voz.

Si el engrandecimiento de las amígdalas es severo, se pueden presentar complicaciones como problemas respiratorios especialmente al dormir. Aunque no son muy frecuentes.

hombre joven presentando dolor en la garganta. Zona marcada en rojo

Vitaminas, minerales hierbas, plantas y remedios caseros

Los suplementos vitamínicos y minerales son importantes en la prevención y tratamiento de muchas patologías, entre ellas la inflamación de anginas..

Se recomienda la vitamina C, que alivia síntomas de resfriado y hace la recuperación más pronta.

También es útil como terapia preventiva. Está contenida en naranjas, limones, kiwis, coles, zanahoria o, cebolla, entre otros.

La vitamina B6 también es usada por su acción sobre el sistema inmunitario, estimulando la producción de linfocitos. Esta se encuentra en cereales, pan integral, espinacas, guisantes y plátanos.

Entre los minerales destaca el hierro, puesto que la anemia generada por su deficiencia,  favorece la infección de las vías respiratorias. Se encuentra en frutos secos, yema de huevo, carnes rojas, alubias y avena.

El  cinc es uno de los minerales más indicado para el tratamiento de infecciones y elevar las defensas. Se encuentra en  el germen de trigo, levadura de cerveza, semillas de calabaza y carnes.

Hierbas y plantas también suelen ser utilizadas. Generalmente con plantas de acción antiinflamatoria, antiséptica y emoliente. Se usan también plantas con efectos antibióticos que ayudan o estimulan las defensas del organismo. Suelen usarse en forma de gargarismos o enjuagues bucales.

La  agrimonia, como antiinflamatorio y ayuda en el alivio de la irritación de garganta. La capuchina por sus cualidades naturales  antibióticas y antibacterianas. Asimismo el tomillo, como antiséptico, que es estimulante de las defensas y la verbena como antiinflamatorio.

Tradicionalmente, han dado buenos resultados remedios caseros en forma de gargarismos. Estos pueden contener limón y miel, sal, manzanilla, orégano o romero, entre otros.
Al requerirse de  analgésicos, considere la opción de productos naturales como Fórmula para el Dolor

Finalmente, es muy importante mantener un adecuado nivel humedad en ambiente. El aire seco daña las mucosas de nariz y  garganta.

Si utiliza acondicionador de aire, se debe bajar algunos grados la temperatura y en lo posible utilizar un humidificador para alcanzar  un ambiente menos seco.

Prevención de la inflamación de anginas

Son muchas y simples las cosas que podemos hacer en la prevención de la inflamación de anginas. Una de las mejores maneras de evitar contraer la amigdalitis estreptocócica, es lavarse las manos con frecuencia. Hay que evitar compartir los utensilios para comer.

Tratar de beber líquidos al natural, ingerir alimentos blandos, consumir frutas y vegetales que contengan vitamina C.

Se debe evitar los cambios bruscos y repentinos de temperatura. Practicar una buena higiene bucal. Al sentir molestias o dolor en la garganta acudir al médico.

La amigdalitis solo se puede prevenir indirectamente. Es sumamente importante reforzar el sistema inmunológico mediante un estilo de vida saludable con una nutrición sana y la práctica regular de ejercicio moderado.

Para prevenir la inflamación de anginas, debemos evitar el contacto directo con personas que tengan la enfermedad para evitar contagios. También se hace necesario lavarse las manos con frecuencia.

También evitar sustancias irritantes de las mucosas, como el humo del cigarrillo, el polvo o el alcohol.

Se pueden utilizar para la amigdalitis simples remedios caseros como bicarbonato de sodio mezclado con pasta dental al cepillarse los dientes. Al igual que vinagre de manzana de cedro como enjuague bucal. Ambas sustancias pueden matar bacterias en la boca y ayudan a evitar infecciones

Por otra parte, el agua oxigenada puede utilizarse también como gárgara. Debes tener cuidado en no tragarla.

Recordemos que la amigdalitis es un problema del sistema inmunológico, así que la mejor forma de prevenir su ocurrencia es fortalecerlo.

Debemos consumir mucha vitamina C, por sus cualidades antialérgicas, así como el zinc y las uvas, que también son buenas para prevenir la aparición de esta patología.

Comparte tus dudas con tu médico, y recuerda que hábitos y estilos de vida sanos, dieta variada y balanceada, actividad física y sano esparcimiento, nos ayudan a preservar nuestra salud.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *