razones para ser feliz, El retrato de una feliz mujer europea tiene una sonrisa amplia, cierra los ojos, siente emoción, tiene un gran espíritu

La libido puede activarse con erotismo y buena alimentación

La libido puede activarse con erotismo y buena alimentación

Última actualización: 16-04-2019. Equipo Nutricioni

Conocemos como libido a nuestra capacidad de activar nuestros deseos sexuales al tener una motivación sensorial o mental. Es lo que podríamos llamar apetito sexual.

La relación entre los sensorial y lo mental en el proceso de activación y motivación de nuestra libido es bastante compleja.

Hombre y mujer sentados en una plaza sonriendo mientran sostiene un vaso blanco

Realmente, no es posible determinar qué ocurre primero, si el despertar de los sentidos o si la reacción ante lo sensorial depende de nuestros recuerdos y experiencias previas, siendo entonces que el impacto sensorial despierta nuestra libido condicionada por nuestra psiquis.

Lo cierto es que, cualquiera que sea la motivación, existen personas que tienen una libido más despierta que otras. Su respuesta sexual es más inmediata e incluso más evidente que otras.

De hecho, hay personas que no sienten ningún tipo de excitación y otras que el más mínimo recuerdo o activación sensorial (un roce, un olor, la visión de algo o alguien) produce una respuesta sexual que podría parecer desbordada.

Por supuesto, estamos hablando de los extremos. En el centro de estas dos características, existe toda una gama de personas que tienen lo que se pudiera considerar una respuesta libidinosa normal. Aunque esta “normalidad” tenga sus matices.

Está comprobado que patologías somáticas, psíquicas, mentales y hasta sociales pueden alterar nuestra respuesta lujuriosa (si entendemos las palabras lujuria y libido como sinónimos).

La estrategia racional para tener una libido sana consiste en cuidar nuestro entorno nutricional, fisiológico, metabólico, mental y social en las condiciones más amigables posibles.

Una dieta balanceada, adecuada y suficiente nos mantendrá en la cercanía del buen funcionamiento metabólico y fisiológico, indispensable para llevar una excelente sexualidad.

Sanear nuestro entorno psíquico, mental y social nos despejará las posibles cargas para una sana sexualidad. Recordemos que en los procesos de la sexualidad, lo mental y/o psíquico tiene un peso específico muy importante.

Pero, por sobre todas las cosas, es importante tener claro que no hay mejor afrodisíaco, nada que despierte mejor  nuestra libido que una pareja que nos llene, que realmente nos atraiga, física e intelectualmente.

Una relación sana... ¡la receta milagrosa para la libido!

Está muy demostrado que una buena relación sexual debe basarse en aspectos que involucran la psiquis, la mente.

Nada activa más la libido que una relación donde la pareja está enamorada. El amor, y más aún la pasión, activan nuestro cerebro y las hormonas de la felicidad, de la sexualidad. Estos estados de ánimo nos inducen a producir dopamina, endorfinas y serotonina.

Estas hormonas proporcionan gratificación al cerebro, asociada a nuestra actividad sexual.

De hecho produce una especie de adicción. Adicción que en algunas personas es insignificante, en otras es lo que pudiésemos llamar normal, y en otras se rebasan los límites hasta el punto de que la persona no logre saciar su apetito sexual y siempre quiera más.

Si quieres mantener una vida sexual sana, gratificante, agradable, el primer paso debería ser mantener una relación de pareja con alguien que realmente te atraiga, te guste. Y mejor si te enamora.

La buena sexualidad se hace cíclica.

La atracción inicial hace que estés predispuesto para un buen desempeño sexual y el recuerdo, la rememoración de esos eventos asociados a una persona determinada hace que tu libido se dispare quizás con tan solo tenerla enfrente de ti, su visión, su aroma…

Por todo lo antes hablado, es excelente para tu libido que tu pareja y tú se exploren. Conozcan sus olores, se visualicen (preferiblemente desnudos), se toquen, se acaricien.

De hecho, el término “hacer el amor” debe asumirse como un proceso permanente e inconcluso. Debemos siempre darnos tiempo para “hacernos el amor” cada vez que nos encontremos. Incluso tener encuentros sexualmente satisfactorios sin llegar a tener encuentros físicos o coito.

Mientras más cates a tu pareja, mientras más te llenes de su aroma, su sabor, su textura y su tersura, mientras más te llenes de recuerdos gratificantes, mayor será la gratificación mental y psicológica que te reportará.

Prolonga las caricias pre coitales, llénate de tu pareja, asegúrate de mantener activa tu libido, mata la cotidianidad, el hastío y el aburrimiento.

La nutrición, clave de la salud sexual

Ya establecimos que gran parte de nuestra respuesta sexual o el despertar de nuestra libido tiene que ver con la segregación de hormonas como las endorfinas, la serotonina y la dopamina.

Y para producir estas hormonas en cantidades, calidad y oportunidad necesitamos que también nuestra nutrición sea la adecuada, en cantidades suficientes y aportada oportunamente.

La primera recomendación es balancear nuestra dieta. Consumir cantidades proporcionales y suficientes de alimentos que aporten nutrientes de los 3 grandes grupos: carbohidratos, proteínas y grasas (lípidos).

Procura que tu ingesta alimenticia sea aportada oportunamente. Para lograr esto no te límites a las típicas tres comidas: desayuno, almuerzo y cena. Asegúrate de distribuir tu alimentación al máximo.

Regálate un par de meriendas diarias: una a la mitad de la mañana y la otra en medio de la tarde.

Así, ingiriendo comidas más pequeñas pero mejor repartidas a lo largo del día, te asegurarás de no tener picos de alimentación durante el día, con elevaciones de mucho alimento intercambiado con periodos prolongados de ayuno.

Enriquece tu dieta con cantidades suficientes de aminoácidos, enzimas y minerales. Así te aseguras de que no te falten los elementos constructivos de tejidos, hormonas y enzimas, indispensables para tu estructura física y tus procesos fisiológicos y metabólicos.

Se ha determinado que algunos alimentos potencian, despiertan, activan tu libido. A estos alimentos se les conoce como afrodisíacos.

La investigación y el conocimiento empírico han desarrollado una larga lista de alimentos considerados afrodisíacos.

LibiActiv Mujer es uno los  suplementos alimenticios más reconocidos como afrodisíaco.

Los afrodisíacos, alimentos para despertar la libido

Parte importantísima de la respuesta sexual, de nuestra capacidad para activar la libido, es hormonal. Hay alimentos que son capaces de potenciar ese funcionamiento hormonal que despierta nuestra sexualidad.

A esos alimentos se les conoce por el nombre de afrodisíacos.

La sabiduría popular y la investigación médica en el campo de la sexología y la sexualidad ofrecen un listado bastante amplio de alimentos que funcionan como afrodisíacos. Entre estos alimentos, podemos citar los siguientes:

Los chocolates. Quizás con mucho el afrodisiaco más popularizado a través de todo el mundo. Contiene gran cantidad de flavonoides que despiertan tu sensualidad y tu libido.

Está demostrado que las mujeres que consumen chocolate frecuentemente tienen una libido más despierta y consuman relaciones sexuales más placenteras.

Las bayas rojas. No es de gratis que a las fresas se les asocie con la sexualidad y con la sensualidad. Aquí también incluimos frambuesas y moras.

Crustáceos y mariscos. Estos frutos del mar están muy reconocidos por sus efectos afrodisíacos. Las ostras, las langostas, langostinos y camarones tienen sitial preferencial en esta categoría de afrodisíacos.

Picante. Pimientos, chiles, ajíes, alimentos con gran cantidad de capsaicina funcionan como activadores de nuestra libido.

Los aguacates (paltas). Su alto contenido en vitamina E actúa como potenciador de nuestro deseo sexual. Su contenido en ácidos grasos poliinsaturados ayuda a nivelar la lipidemia sanguínea, favoreciendo un mejor flujo de la sangre en nuestros órganos sexuales.

Las musáceas (plátanos, cambures). Por su elevado contenido en minerales como el potasio, magnesio y vitaminas (especialmente del complejo B) ayudan a preparar tu cuerpo y disponerlo a tener un cálido y agradable encuentro amoroso.

Frutas como el higo y las uvas. Ricas en antioxidantes, minerales como el magnesio, vitamina C, constituyen una excelente ayuda para activar no solo la libido sino también nuestra capacidad reproductora.

El ginseng. En el lejano oriente tienen centurias utilizando la raíz del ginseng como un estimulante de las funciones sexuales y como activador de la libido.

Más recientemente, estudios clínicos han reportado un despertar en la sexualidad de mujeres que consumían suplementos alimenticios que contenían  ginseng.

La actividad física y la sexualidad

La actividad física o práctica deportiva moderada tiene un doble efecto benéfico sobre tu libido y tu despertar sexual.

Por un lado, el efecto tonificante directo sobre tus músculos y tu funcionamiento tanto metabólico como fisiológico.

Un cuerpo que funciona correctamente tanto desde el punto de vista físico mecánico como hormonal tiene la mejor disposición para adelantar un encuentro amoroso y sexual gratificante.

Por el otro lado, está comprobado que la práctica deportiva o actividad física moderada y por motivos recreacionales te ayuda a drenar ansiedades, la depresión y el estrés.

Y estos 3 elementos son una verdadera carga para tu despertar sexual y la activación de tu libido.

Si quieres elevar tus niveles de funcionamiento sexual, adopta una beneficiosa práctica de alguna actividad física o deporte moderado.

Una práctica que te ayude a liberar endorfinas, a desconectarte de las cosas que alteran tu estado de ánimo a la vez que te ayuda a tonificar adecuadamente tu cuerpo.

Siempre una caminata de pocos kilómetros -mejor si es a campo abierto-  representa una excelente opción. La caminata te ayudará a quemar calorías, regular tu contenido de lípidos en tu sangre, a tonificar tus músculos y te permitirá un espacio donde mirar tu vida desde una perspectiva diferente y más agradable.

Y el contacto con el medio ambiente, el respirar aire puro y fresco te servirá para liberarte de agentes tóxicos. Tanto para tu cuerpo como para tu alma.

Otros deportes o actividades físicas recomendables son la natación, el ciclismo, los ejercicios aeróbicos, la biodanza.

Mención especial merecen actividades como el yoga, el reiki y otras afines o similares. Estas te brindan, además de una excelente actividad física, la enseñanza necesaria para aprender a bien respirar, a relajarte y a meditar.

La actividad física o la práctica deportiva suman beneficios tanto por la parte de la activación muscular, metabólica y fisiológica como por los beneficios psicológicos que aportan ya que la sexualidad tiene un enorme componente psicológico que no debemos soslayar.

¡Mente sana... sexualidad sana!

Pareja Tomando Té

Si hay algún componente de nuestra vida que está en capacidad de afectar -para bien o para mal- nuestra sexualidad, es nuestra actividad mental o psicológica.

Gran parte del peso de desarrollar una sexualidad sana recae sobre el hecho de que mantengamos nuestra mente y nuestro desempeño psicológico en muy buenas condiciones.

Cuando tenemos un encuentro sexual, necesitamos que nuestra respuesta psicológica sea la más adecuada.

Parte importantísima de los estímulos necesarios para activar nuestra libido y despertar sexual provienen del mundo de la psiquis.

Nuestros recuerdos, percepciones, conductas aprendidas dependen del buen funcionamiento mental que logremos.

Si al momento del encuentro amoroso, especialmente en los escarceos previos, tu mente y tu psiquis no están conectadas a plenitud con la realidad y las circunstancias, tus probabilidades de lograr una acción sexual satisfactoria estarán comprometidas.

Tener una mente despejada, drenada de las presiones que aporta el estrés, la ansiedad y la depresión es de vital importancia. Esta es una trilogía que pone en jaque tu capacidad de disfrutar de una buena y satisfactoria relación sexual.

Los traumas psicológicos vinculados a la actividad sexual tienen la propiedad de comprometer -si no destruir- profundamente nuestra capacidad amatoria.

Ayúdate a mantener tu psiquis funcionando adecuadamente. Nunca esta demás conversar con un buen psicoterapeuta, sobremanera si reconoces que tienes traumas o asuntos que superar.

Desarrollar una rutina de actividad física moderada te ayudará a drenar tu mente.

Cultiva tus relaciones personales. Especialmente las más cercanas.

Una autoestima elevada sube nuestras posibilidades de desempeño. Y nuestro desempeño sexual no es la excepción.

Está demostrado que nuestra necesidad de aceptación  y aprobación es una de las más importantes necesidades psicológicas y sociales. Encajar en nuestro entorno aumenta nuestra autoestima.

Cultiva el encuentro y la cercanía con tu pareja. Una relación abierta, cómoda, íntima y profunda te abrirá las puertas de una sexualidad más satisfactoria.

Por un lado, podrán compartir información para mejorar el desempeño íntimo con tu pareja, revelarse sus más íntimos deseos y sus fobias.

Hacerse saber qué les gusta y qué no en la relación sexual; sin traumas, sin malos entendidos, sin malos ratos.

Las zonas erógenas, la sexualidad y la libido

Las zonas erógenas son aquellas regiones del cuerpo humano que al ser acaricidas produce estímulo sexual, despertar sexual y necesidad de saciedad sexual.

La activación de las zonas erógenas, las caricias, el despertar del deseo mediante la manipulación física de estas zonas erógenas son indispensables para lograr un acto sexual pleno y satisfactorio y mantener despierto y vivo el deseo sexual a través del tiempo y las circunstancias.

Dedicar tiempo al calentamiento previo al coito, mediante el disfrute y compartir de caricias mutuas activa nuestra libido, dispara nuestras hormonas, nos excita, nos despoja de limitaciones psíquicas y mentales, nos ayuda a mejorar nuestro desempeño sexual.

Dedicar cierto tiempo previo al coito o penetración a las caricias y al juego erótico  te permite un momento de comunión con tu pareja, de estimulación sexual y sensual gratificante y acelerante de la excitación.

El conocimiento amplio y adecuado de las zonas erógenas de tu pareja (a grandes rasgos son comunes a todas las mujeres o a todos los hombres, pero potenciadas de manera personalísima) es fundamental en una buena relación.

Aprende cómo manipularlas adecuada y exhaustivamente (sobremanera en los momentos previos al coito o la penetración) y la explotación de las “situaciones” eróticas y erógenas van a ayudarte a crear un clima apropiado y necesario para un acto sexual íntimo, intenso y satisfactorio.

Tanto desde el punto de vista físico como psicológico.

De esta satisfacción física y psíquica va a depender enormemente tu despertar de la libido y los deseos de repetir la experiencia.

La manipulación adecuada de las zonas erógenas va a aumentar la respuesta sexual de tu pareja.

Pero además el componente psicológico, esa sensación de que el acto sexual es mucho más que un acto animal de satisfacción física, va a redundar a una mejor respuesta amatoria de tu pareja en cada acto en particular y en las expectativas para actos posteriores.

Mientras mejor trates a tu pareja en el momento del coito, más dispuesta estará para repetir la experiencia.

Y esto es igual de válido para hombres y mujeres.

Algunos tips para una sexualidad satisfactoria

Aunque no hay ningún manual del buen amante, existen algunas premisas que es bueno siempre tener presentes a la hora de llevar y desarrollar una relación amorosa, particularmente si deseas que realmente sea vivificante, satisfactoria, gratificante.

Algunas de las mejores sugerencias que podemos compartirte son:

  • Mantén una dualidad sana para llevar tu sexualidad. Es necesario que en la cama, en tu relación netamente sexual,  seas una fiera, un verdadero animal. Pero también es indispensable que tu relación amorosa y personal con tu pareja esté marcada por la caballerosidad. En el trato con tu pareja exígete ser una dama (o caballero, según sea tu caso)
  • Permítete siempre la licencia de disponer de buen tiempo para juegos eróticos pre coito. Dedícale tiempo a acariciar a tu pareja, a activar sus zonas erógenas. Este simple hecho encenderá su pasión hoy y mañana cuando se produzcan nuevos acercamientos. De estos detallitos depende que la sexualidad y el erotismo de la pareja no se vayan apagando.
  • Cuida tu alimentación. Balancéala, adecúala. Procura que tu dieta te provea de los nutrientes necesarios para un óptimo funcionamiento hormonal, mental y físico.
  • No está mal que ayudes a tu buen desempeño sexual consumiendo afrodisíacos. El uso de suplementos alimenticios de origen naturista con la intención de aumentar tu sexualidad y despertar tu libido es una medida racional e inteligente.
  • Cuida tu higiene y apariencia personal. Nos enamoramos de imágenes, de olores, de sabores. Así, mientras más agradable sea tu apariencia y más sano tu cuerpo, más fácil será enamorar a tu pareja.
  • Cuida siempre de guardar y utilizar tiempo para la galantería. No basta una buena manipulación sexual y física de las zonas erógenas.

La mente es una zona erógena que solo puede manipularse con actos galantes.

Un mensaje con un “te quiero”, una llamada solo porque “estaba pensando en ti”, retirar la silla de la mesa a la hora de compartir una comida, preparar una cena sin ningún motivo aparente serán explosivos para potenciar y alimentar  tu sexualidad

Habla con tu pareja. Mientras más intimidad, mejor sexualidad.

Si las cosas se ponen difíciles... ¡busca ayuda!

Tener problemas de pareja y por ende, necesitar de ayuda profesional, es un hecho mucho más frecuente de lo que el común de la gente sabe o reconoce.

Todos tenemos problemas de pareja en algún momento de nuestras vidas. Esto no debe significar que se nos acaba el mundo. Ni siquiera que nuestra relación de pareja deba acabarse. Ni tan siquiera que está en riesgo de acabarse.

Realmente el hecho de que recurramos a un especialista, un psicoanalista, sexólogo, terapista de parejas o cualquier otro profesional que nos merezca nuestra confianza, solo evidencia nuestro grado de madurez emocional.

Ciertamente no siempre es necesario que intervenga un profesional para mediar en un conflicto de pareja.

Es posible que una pareja tenga un grado tal de madurez o de crecimiento en la relación que les sea perfectamente cómodo el resolver sus diferencias sin necesidad de mediación terapéutica.

Pero en otras ocasiones, es realmente necesario recurrir a un profesional que nos brinde la ayuda que necesitamos para resolver la situación.

Nuestro primer y más cercano terapeuta debería ser nuestra pareja. En la medida en que nos abramos con ella, en esa medida podremos manejar más adecuadamente nuestros conflictos.

Si esta relación es insuficiente, trabajen juntos la posibilidad de recurrir a terceros para buscarle solución a sus problemas.

Con muchísima frecuencia, una pareja acepta que tiene problemas cuando estos comienzan a reflejarse y evidenciarse en la cama. De allí la necesidad de desarrollar una sexualidad abierta, sana y satisfactoria.

Habla con tu pareja, comparte tus sueños, esperanzas e inquietudes. Si tienes dificultad para esto, entonces es ahora cuándo comienzas a necesitar ayuda.

Suplementos alimenticios: ¿afrodisíacos?

Ciertamente, una buena alimentación es fundamental para lograr una sexualidad plena, sana, llena de satisfacciones.

Una buena alimentación ayuda a despertar tu libido, a activarla en el momento justo cuando lo necesites.

Parte importante de un exitoso  desempeño sexual radica en el buen funcionamiento hormonal de nuestro cuerpo. Y para lograr esto, es indispensable que nuestra alimentación aporte los nutrientes necesarios para sintetizar hormonas y enzimas básicas para el funcionamiento sexual.

Un afrodisíaco es -técnicamente hablando- ese alimento cuya fórmula está potenciada con una buena dosis de vitaminas, aminoácidos y enzimas necesarias para la síntesis de las hormonas de la sexualidad. Básicamente, testosterona y progesterona.

Un suplemento alimenticio de origen naturista pensado como afrodisíaco, normalmente, contiene más de uno de estos alimentos reconocidos por la ciencia o por el conocimiento empírico como estimulantes sexuales y activadores de la libido.

En este rango de suplementos alimenticios destaca LibiActiv Mujer.

Este suplemento contiene extracto de polvo de raíz de ginseng asiático (Ginseng panax) uno de los afrodisíacos más ampliamente consumidos a lo largo y ancho de todo el mundo.

También, su fórmula está potenciada con un generoso contenido de la hierba de cabra en celo (Epimedium sagittatum), un excelente activador de la libido, mejoradora de la capacidad eréctil en el hombre.

Otro importante elemento que potencia la fórmula de LibiActiv Mujer es la raíz de maca. Esta es una planta de origen andino que está reconocida por sus efectos sobre la activación de la libido y sus efectos potenciadores de la fertilidad.

Otros elementos de la fórmula de LibiActiv Mujer son el tongkat ali, excelente ayudante para restituir adecuados niveles de testosterona, la palma enana americana (Serenoa repens) y el Tribulus terrestris, de beneficiosa acción sobre nuestro aparato urinario.

En su conjunto LibiActiv Mujer funciona como un excelente afrodisíaco, mejorando nuestra respuesta sexual, activando nuestra libido y adecuando nuestro funcionamiento urinario y reproductivo.

Este suplemento es una gran ayuda para explotar nuestro desempeño sexual y lograr mejor nivel de satisfacción en nuestra vida de pareja.

Y, aunque parece dedicado a la mujer, recuerda que la sexualidad es una bendición para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *