Tipos de tejido muscular. Músculo esquelético (articulación del codo), liso (tracto gastrointestinal) y músculo cardíaco (corazón). Órganos internos humanos y células musculares. vector para uso médico, educativo

La importancia de la diversidad funcional del sistema muscular

La importancia de la diversidad funcional del sistema muscular

Última actualización: 09-02-2019. Equipo Nutricioni

El sistema muscular es un conjunto complejo de músculos que cumplen la tarea principal de la movilidad corporal, gracias a impulsos eléctricos del sistema nervioso.

Estos estímulos provocan que las fibras musculares se contraigan llegando a manifestar el movimiento, hecho de manera voluntaria.

Tengamos presentes que los músculos que funcionan de manera automática, no son considerados parte de este sistema muscular.

Los músculos que funcionan de manera consciente e inteligente, también se les llaman músculos esqueléticos, llegando a ocupar casi el 40% de todo el peso corporal.

Articagos está compuesto por diferentes vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B9, B12, el zinc, el manganeso y el selenio que protegen y ayudan a regenerar las fibras musculares.

Este sistema muscular en conjunto con el sistema óseo, conforma el aparato locomotor, permitiéndonos mover las diferentes extremidades de nuestro cuerpo.

Los músculos se encuentran estructurados por 3 tipos de tejidos musculares y estos son el cardiaco, liso y esquelético.

Cada una de ellas manifiesta contractibilidad para disminuir o aumentar la longitud del músculo. Esta contracción es voluntaria gracias a la participación del cerebro.

Los músculos que integran el sistema muscular tienen presencia de células llamadas miocitos, estas logran manifestar 4 tipos de propiedades.

Estas son la excitabilidad eléctrica, contractibilidad, excitabilidad y elasticidad.

En la excitabilidad los tejidos reciben impulsos eléctricos para luego generar una respuesta de movimiento.

La contractibilidad consiste en manifestar algo llamado fuerza de contracción, lo que hace que el músculo se acorte.

Cuando la tensión manifestada es superior a la resistencia natural del músculo, se origina un movimiento que suele variar dependiendo la zona del cuerpo.

La extensibilidad es contraria a la contracción ya que aquí el músculo se extiende hasta cierta manera y este no manifiesta daño alguno.

Un tipo de músculo que entra en esta categoría es el tejido muscular del estómago, que se llega a extender cuando terminamos de comer.

Y la elasticidad hace que el tejido muscular regrese a su forma original después de contraerse o estirarse.

Composición general de los tejidos musculares

Tendones brazo, Diagrama del codo de tenista que muestra un detalle del tejido del tendón dañado. Ilustración digital

El tejido muscular está constituido por numerosas células que tienen por nombre de miocitos o fibras musculares, estas llegan a manifestar una forma muy larga.

Las fibras musculares tienen una forma cilíndrica, son estriados, alargados y cada fibra o célula tiene varios núcleos.

Las fibras musculares están cubiertas por un tejido conjuntivo que se llama endomisio, y estas se agrupan formando fascículos.

Un fascículo también está recubierto por un tejido conjuntivo llamado perimisio, y la agrupación de fascículos forma un músculo integral cubierto por el epimisio.

Estas fibras musculares también poseen numerosos filamentos que se conocen con el nombre de miofibrillas, ellas están ubicadas de manera paralela.

Estas miofibrillas tienen forma distinta dependiendo la superficie, si es liso este llega a ser homogéneo y si el músculo es estriado presenta diferencias en las zonas.

La conexión que existe entre el músculo y la neurona encargada del movimiento, manifiestan un impulso eléctrico llegando a contraer la fibra muscular.

Este tipo de conexión se le conoce el nombre de unión neuromuscular, aquí interviene 2 tipo de células que son la célula muscular llamada miocito y la neurona motora.

Las fibras musculares poseen la habilidad de contraerse y así poder adoptar una apariencia más gruesa, esto puede ser así gracias a la presencia de la miosina y la actina.

Suelen trabajar de manera alternada a pesar de que la miosina es de coloración oscura y textura gruesa, mientras que la actina es delgada con coloración clara.

Esta tensión manifiesta que suele expresar el tejido muscular se llama tono muscular, observándose una ligera tensión cuando se desea movilizar una extremidad pasivamente.

El tono muscular cumple la función de mantener una postura sin estar respaldado por ningún objeto, como tal es el caso de mantenerse de pie.

En el mantenimiento de una postura se necesita el trabajo constante del sistema nervioso, que regula las acciones de los músculos dependiendo la acción realizada.

Los diferentes tipos de músculos

Biceps, Triceps - movimiento de los músculos de los brazos y las manos. Fondo blanco.

Entre los músculos existen 3 tipos llamados músculos estriados, músculos cardíacos y músculos lisos. Cada uno ejecutando diferentes funciones en la movilidad.

Músculos estriados o esqueléticos: están fundamentados en el sarcómero. Las formas de estrías están manifestadas en su estructura.

Las estrías están conformadas por diferentes bandas de forma alterna, en donde están presentes la miosina y la actina.

Las fibras musculares que la integran son muy finas y manifiestan una apariencia de una mayor longitud comparado a los músculos lisos.

Entre las actividades que le aporta a nuestro cuerpo está la movilidad consiente, el mantenimiento de la postura y del mantenimiento de la temperatura corporal.

Gracias a los avances de la tecnología, Articagos puede combatir de manera efectiva la función y los diferentes dolores de las articulaciones y los tejidos del cuerpo.

Músculos lisos: también conocidos con el nombre de involuntarios o viscerales. Sus acciones son de manera automática, están compuestos por numerosas células.

Manifiesta un ligero grupo de estrías longitudinal y está desprovisto de estrías transversales. Los estímulos nerviosos corren por cuenta del sistema nervioso vegetativo autónomo.

En el cuerpo humano, los músculos lisos están localizados en la piel, los vasos sanguíneos, aparato excretor, reproductor y otros órganos internos.

Dependiendo la zona en donde se encuentre los músculos lisos desempeñan una acción distinta, por ejemplo, en los vasos sanguíneos pueden llegar a contraerse o relajarse.

En el ojo tiene la facultad de llevar a cabo la constricción o dilatación de la pupila, y en la piel son los responsables de que los músculos se achinen.

Músculo cardíaco: se encuentra ubicado en la pared del corazón conocida con el nombre del miocardio. Manifiesta una forma estriada con características especiales.

Cumple el vital trabajo de bombear la sangre utilizando como medio el sistema circulatorio y cuenta con un grupo celular que llegan a formar un sincitio funcional.

Los sincitios hacen posible la contracción del tejido cardiaco de forma sincronizada, hay 2 tipos de sincitios funcionales los ventrículos y las aurículas.

Formas de los tejidos musculares y sus diferentes funciones

La forma que manifiesta el tejido muscular tiene que ver mucho con la acción que esté desempeñando, aquí podemos observar los siguientes:

Circulares: son músculos que adoptan una forma circular y están presente en numerosos órganos, cumpliendo la función de cerrar y abrir ductos.

Anchos y planos: cumplen la tarea de proteger los órganos que se ubican en su interior, están localizados en la zona abdominal.

Fusiformes: destacan por ser alargados, de textura gruesa en el centro y delgado en las zonas extremas. Destacamos al músculo bíceps braquial.

Orbiculares: son muy parecidos a los músculos fusiformes en ciertos aspectos, aunque estos presenta orificios en su centro.

Cumplen la función de abrir o cerrar otras partes del cuerpo, como ejemplo tenemos el músculo del párpado oblicuar.

Forma de abanico: haremos mención a los ubicados en los temporales de la zona mandibular y los pectorales.

De acuerdo con su forma, los músculos pueden desempeñar una función específica. Por ejemplo, los tríceps ejercen una función contraria a los bíceps.

Los músculos pueden llegar a ser antagonista y agonista, cada acción es adversa la una de la otra.

Los músculos agonistas se contraen para así desarrollar la fortaleza necesaria que origina una acción motora.

Los músculos antagonistas a través de la contracción generan un resultado contrario al de los músculos agonistas.

Un ejemplo de la acción de ambos músculos es cuando se flexiona el codo, aquí el tríceps braquial actúa como antagonista.

Pero cuando se extiende el codo, el bíceps hace el papel de antagonista y el tríceps se convierte en agonista ya que se contrae.

La acción motora se manifiesta cuando los músculos sinergistas se llegan a contraer.

Hay músculos que se encargan de mantener fijados ciertas articulaciones, con el propósito de llevar a cabo otra acción.

El deltoides es un ejemplo de músculo fijador, que mantiene fijo nuestro hombro cuando el codo se está flexionando.

Músculos esqueléticos y su grado de importancia

Entre los diferentes músculos presente en el cuerpo, mencionaremos los siguientes de acuerdo a su acción:

Movimientos del ojo: detrás de estas acciones se encuentran un grupo muscular, que le dan la movilidad del ojo en todas las direcciones.

Aquí tenemos el músculo oblicuo superior del ojo, el músculo recto interno, el músculo recto superior, el músculo recto externo, el músculo recto inferior.

El músculo elevador del párpado y el músculo oblicuo inferior del ojo. Cada uno de ellos son los responsables de la movilidad ocular.

Expresión de la cara: los músculos responsables de la movilidad en esta área son los músculos orbiculares buccinador, de los labios y de los párpados.

Movilidad del cuello: aquí podemos destacar el trapecio, el esternocleidomastoideo que mantiene a la clavícula insertada y la apófisis mastoides.

Masticación: resaltamos las funciones del temporal y del masetero que están fijados a la mandíbula.

Movimientos del antebrazo: ya mencionamos la participación del tríceps y el bíceps braquial que desempeñan funciones adversas el uno del otro.

Movimientos del hombro: destaca porque tiene en su galería diferentes tipos de movimientos como la abducción, flexión, aducción, extensión y rotación interna y externa.

Otros músculos intervienen como el pectoral mayor, el dorsal ancho, el deltoides y los que dan la rotación redonda mayor, infra, supraespinoso y subescapular.

Respiración: destacaremos músculos como los intercostales y el diafragma.

Movilidad de los dedos de las manos: los dedos tienen músculos extensores y flexores, músculo flexor común superficial y profundo de los dedos de la mano.

Columna vertebral: para que nuestra espalda se mantenga erecta deben intervenir músculos tales como el espinoso, longuísimo y el iliocostal.

Abdomen: aquí hay presencia de muchos músculos, los más destacados tenemos el músculo oblicuo externo e interno del abdomen y el músculo recto abdominal.

Enfermedades que afectan el aparato muscular

Existen ciertas afecciones que se manifiestan en el aparato muscular, dificultando su funcionalidad o la pérdida de la masa.

Por lo general, esto pasa por una alteración en los genes que obstaculiza la producción de las proteínas, algo necesario para el desarrollo y solidez de los músculos.

Las lesiones y los dolores articulares son un padecimiento que afecta el libre desenvolvimiento Articagos nos ofrece una salida ante semejante mal.

Estas complicaciones musculares suelen aparecer durante la juventud y son más frecuentes en los hombres, aunque los síntomas difieren tienen como resultado la incapacidad.

La distrofia muscular es una causa que muchas personas pierden la facultad de caminar y se le hace difícil respirar y tragar, lo peor es que no posee cura.

Entre las enfermedades que afectan la libre función de nuestros músculos, están las siguientes:

Dermatomiositis: es una afección que presenta deficiencia en la actividad muscular, además de manifestar una erupción en la piel.

Este mal puede aparecer tanto en adultos como en niños, afectando con mayor gravedad a las mujeres.

Esta erupción puede presentar una coloración roja o morada y puede ser vista en los nudillos, la cara, la espalda, los párpados, el pecho, las rodillas y los codos.

La dermatomiositis manifiesta una deficiencia muscular en los muslos, las caderas, en la parte superior de los brazos, el cuello y los hombros.

Parálisis cerebral: este mal manifiesta daños en el cerebro, causando la inmovilidad de las funciones motoras.

Este problema se puede presentar durante el desarrollo del bebé en el útero de la madre, sin embargo existen casos de que se ha observado mejoría después del nacimiento.

La parálisis cerebral afecta diferentes áreas del sistema muscular como la coordinación, el desarrollo del cuerpo, los reflejos, el ajuste y el tono muscular.

Estas son algunas enfermedades que alteran, afectan y dificultan las funciones del sistema muscular.

Reseña final acerca del sistema muscular

Los músculos son una parte importante para que nuestro cuerpo pueda desempeñar los movimientos, cada una de sus funciones están condicionadas a su forma.

En nuestro cuerpo existen 3 tipos de músculos como el esquelético, el liso y el cardiaco, beneficiando al funcionamiento de nuestro organismo.

Articagos sirve como un buen suplemento ya que nos aporta las vitaminas A, B1, B2, B3, B6, B12 que garantiza el buen funcionamiento de nuestro sistema osteoarticular.

Entre los músculos están los que podremos movilizar a nuestra voluntad, los que funcionan de forma automática y los que mantienen fijo ciertas extremidades y órganos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *