Mujer en su escritorio vestida de traje con la mano en la frente. Cansancio

La falta de energía: sus causas y oportunas recomendaciones

La falta de energía: sus causas y oportunas recomendaciones

Última actualización: 04-01-2019. Equipo Nutricioni

El cansancio, la fatiga y la apatía por falta de energía son cada vez más comunes en la actual sociedad moderna. Pero ¿qué causa este agotamiento en todo el organismo? Analicemos las diferentes causas y algunas recomendaciones oportunas.

La principal causa de estos males, que suelen tener como consecuencia algunas enfermedades, es la falta de glucosa. Es seguida por la anemia por falta de hierro, aunque también existe la falta de energía por falta de hierro sin anemia.

Otras causas comunes de falta de energía son los trastornos del sueño, mal funcionamiento de las glándulas tiroideas, depresión, consumo de sedantes o antidepresivos, insuficiencia cardíaca, diabetes o hipoglucemia y trastornos alimenticios como la anorexia.

Como se puede observar, son muchas las causas, incluso, algunas de las mencionadas tienen variantes que dependen de diferentes factores.

La primera recomendación es que evite el automedicarse, esto puede ser muy peligroso, ya que puede generar un mal mayor.

Si usted está presentando alguno de estos síntomas, ¿qué puede hacer? Mientras hace los planes de ir al médico, vigile su alimentación, procure que sea balanceada y sana. Es decir, evite temporalmente las tan conocidas comidas chatarras, frituras y refrescos.

Sí consulta con amigos y conocidos que hayan tenido síntomas similares, sea precavido, tome medidas pero no asuma que usted tiene exactamente lo mismo que ellos. Realmente, puede ser muy dañino automedicarse pues puede complicar más la situación.

Es importante que se asegure de dormir desde temprano en la noche, evite las actividades que exigen concentración o esfuerzo físico y mental después de las 8:00 pm. Cuando una persona inicia actividades con estas exigencias después de esta hora se le va el sueño.

Al realizar labores así, le enviamos mensajes al cerebro que le indican que vamos a requerir tiempo y energía por lo que vamos a dormir tarde. El cerebro se prepara para producir los químicos que necesita para que usted cumpla con su tarea y se le dificultará dormir.

Aunque estos consejos son prácticos para toda persona, son especialmente oportunos para los que presentan falta de energía.

Mujer en su escritorio vestida de traje con la mano en la frente. Cansancio

Baja de energía por falta de glucosa

Actualmente está muy generalizado que las personas comen muchos carbohidratos los cuales nuestro organismo los convierte en energía o grasa. Sin embargo, aun con una alimentación así, una persona puede presentar baja energía física o mental.

Son varios los factores que pueden influir para que su cuerpo no digiera o no metabolice correctamente estos alimentos. Por ejemplo, no llevar a cabo una correcta masticación conlleva a que los nutrientes no sean bien triturados y procesados.

Esto se debe a que la salivación debe ser suficiente para que sea adecuada, pues cumple el papel principal de preparar lo que comemos para ser luego digeridos por el estómago.

Se necesita una buena masticación para triturar bien los alimentos, y se requiere de suficiente tiempo para que las glándulas salivales segreguen bastante saliva. De esta manera se alcalinizan los nutrientes en la boca y pasan a un medio ácido, el estómago.

Este proceso es el que permite que los jugos gástricos puedan cumplir su rol de destruir los alimentos para su correcta digestión. Este proceso de alcalino pasar a ácido se repite varias veces en su recorrido por el tracto intestinal resultando además, en su metabolización.

Como acabamos de aprender, eso es sólo con la masticación y la salivación, la primera función digestiva comienza en la boca.

Los carbohidratos y distintos azúcares que consumimos al pasar por este proceso sin saltar ni acelerar ninguno obtenemos los niveles de energía que necesitamos. Si esto no ocurre de esta manera se produce falta de energía por baja glucosa en sangre.

También puede suceder que debido a que algunos organismos producen picos muy altos de glucosa, entonces, se activan procesos para bajarlos rápidamente. La persona termina sintiéndose muy débil, sin energía.

Otro factor que también puede incidir en una baja de glucosa es cuando se consumen muchos refrescos, bebidas estimulantes o demasiada proteína animal. Cuando esto sucede, nuestros riñones no pueden eliminarlos y los dejan pasar quedando el cuerpo sin la energía que necesita.

Anemia férrica resulta en energía insuficiente

Es la denominada anemia ferropénica que hasta donde se entiende se debe a que por un mal funcionamiento de los glóbulos rojos no llega suficiente oxígeno a los músculos. Sin embargo, las causas más comunes son por falta de ingesta de hierro en la alimentación.

La falta de absorción de hierro también puede deberse a cuestiones genéticas o por la exterminación de órganos. Otra causa es la falta de vitamina B12 la cual resulta en un bajo conteo de glóbulos rojos debido a que esta vitamina es necesaria para producirlos.

Relacionada con esta enfermedad está la anemia por falta de ácido fólico o vitamina B9 la cual es necesaria para la producción y crecimiento de los glóbulos rojos. Esta vitamina o folato, como también es conocida es almacenada en grandes cantidades en el cuerpo.

Si no la consumimos mediante la alimentación o por medio de suplementos la cantidad de glóbulos rojos bajará gradualmente produciendo la anemia por deficiencia de folato.

Por otra parte, está la anemia hemolítica, la cual consiste en que los glóbulos rojos no duran el tiempo normal de aproximadamente 120 días en el organismo. Al estar destruyéndose rápidamente va produciéndose la anemia.

Esta anemia suele ser causada debido a que la médula ósea, que es la principal encargada de producir los glóbulos rojos no hace los suficientes. Sin embargo, también puede suceder debido a enfermedades autoinmunes que desconocen a estos y los destruyen.

Otras causas pueden ser anomalías genéticas, infecciones continuas o exposición a productos químicos o tóxicos, y consumo de fármacos. Incluso, por transfusiones de sangre de tipo no compatible puede conducir a esta anemia.

También hemorragias agudas, bien sea causadas por úlceras intestinales u otras, consumir excesos de vitamina C puede contribuir a esta anemia. En el caso de consumo de fármacos, éstos pueden producir lesiones a la membrana de los glóbulos rojos.

Si una persona se ve reflejada en una de estas situaciones debe acudir al médico y participarle los detalles de su preocupación. Éste puede recomendar una dieta preventiva y/o algunos suplementos que refuercen el sistema inmune si él lo considera necesario.

Mujer joven sin poder dormir por estar pendiente del telefono

Trastornos del sueño, insomnio, trasnochos o mal dormir

Los trastornos del sueño pueden estar dados por diferentes factores, dependiendo de los síntomas podemos descubrir las causas.

El insomnio o dificultad para conciliar el sueño. Puede ser ocasionado por exceso de trabajo, consumo de fármacos, mala alimentación, otras enfermedades o malos hábitos para dormir.

Por ejemplo, a nivel psicofisiológico, el estar excesivamente preocupado le quita el sueño o lo interrumpe a menudo produciendo insomnio. Problemas emocionales como cambios repentinos de éstos también pueden dificultar la capacidad de dormir.

La tensión arterial no controlada y la edad suelen estar relacionada con el insomnio.

Por otro lado, la hipertensión produce dolor de cabeza, calores o sofocos que impiden u obstaculizan el sueño.

La edad avanzada puede estar relacionada a esta situación, sin embargo, también se da en casos de personas relativamente jóvenes.

Los trasnochos o mal dormir. Pueden ser voluntarios o involuntarios. El hacerse de malos hábitos como acostumbrar a acostarse tarde, dejar actividades que exigen esfuerzo físico y/o mental ya entrada la noche, entran en las causas voluntarias del trasnocho.

Las causas involuntarias pueden ser por padecer de alguna enfermedad con síntomas dolorosos, ruidos nocturnos que dificultan el sueño o consumir medicamentos.

Cuando nuestro cuerpo no tiene el debido descanso las funciones que necesitan del sueño para repararlo no se llevan a cabo correctamente. Esto a la vez resulta en fatiga física y/o mental, cansancio y somnolencia.

El estar conscientes de, sí en nuestro caso nos desvelamos voluntariamente o no, nos permitirá tomar las medidas correctivas tempranas. Es importante evitar los malos hábitos para dormir, como los ya mencionados.

Además, el dormir sentados y ver televisión a altas horas de la noche también afectan negativamente el sueño reparador que tanto necesitamos para despertarnos con energía.

Los suplementos naturales pueden ser de gran ayuda, como Diurherbal, que resulta muy eficaz al incrementar la energía física y mental. Se recomienda consultar al médico si decides comenzar alguna dieta o tomar algún medicamento.

Mal funcionamiento de las glándulas tiroideas

La glándula tiroides se ubica en la parte superior del cuello y pertenece al sistema endocrino, cumple la importante función de controlar la forma en que las células usarán la energía en todo nuestro cuerpo.

De allí la importancia de esta glándula para nuestro bienestar biológico y físico, ya que un mal funcionamiento de ésta puede ocasionarnos trastornos metabólicos y falta de energía.

El hipertiroidismo, o como también se le conoce tiroides hiperactiva, porque la glándula produce muchas hormonas tiroideas. Esto puede deberse a la inflamación de la glándula ocasionando un mal funcionamiento de ésta.

Otras causas frecuentes son la enfermedad de Graves y el consumo de hormonas tiroides.

Los síntomas pueden ser cansancio, problemas para concentrarse, aumento del apetito, temblor en las manos, nerviosismo, ansiedad y sudoración prolongada o repentina. También, otras consecuencias suelen ser problemas para dormir y pérdida de peso.

El hipotiroidismo normalmente se debe a una inflamación de la glándula, o tiroiditis, lo cual genera daño a las células de ésta y su mal funcionamiento. Las causas pueden ser varias, como alguna enfermedad autoinmune o el consumo de algún fármaco.

Otras causas como infecciones respiratorias o virales y anomalías genéticas. Los síntomas más comunes son dolores articulares, estreñimiento, palidez, pereza o cansancio, tristeza o depresión y aumento de peso.

Ante síntomas como éstos, debemos consultar con un médico endocrino. El diagnóstico a tiempo o temprano de una tiroiditis puede prevenir y evitar enfermedades serias.

Un suplemento que se recomiendo para controlar estos síntomas es Diurherbal porque ayuda a mejorar las funciones de nuestro sistema inmunológico y nos da energía.

Vigilar nuestra alimentación asegurándonos de evitar excesos y deficiencias vitamínicas, frituras, comidas callejeras y exposición a químicos o detergentes. Nuestro sistema inmunitario puede descontrolarse y a la vez pueden descontrolar otros órganos.

Otras afecciones que pueden generar falta de energía

Como ya se ha analizado, son varias las causas que pueden debilitarnos tanto física como mentalmente reflejándose en apatía laboral, falta de motivación, bostezos y poca fuerza. Lo que a la vez conlleva a poca resistencia y más agotamiento.

Una alimentación no balanceada puede ocasionar bajos valores de glucosa en sangre lo que resulta en fatiga por falta de energía. Enfermedades como la anorexia y la bulimia pueden ser ocasionadas por efectos psicológicos, presión de grupo u otras patologías.

Una insuficiencia cardíaca se debe a que el corazón no puede bombear suficiente sangre y por consiguiente no llega suficiente oxígeno y glucosa a las células. Ambos son combustibles para el cerebro el cual no los estaría recibiendo en las cantidades adecuadas.

Otras enfermedades como diabetes, hipoglucemia, depresión, dependencia de fármacos antidepresivos o sedantes, son también causantes de la falta de energía.

La diabetes y la hipoglucemia pueden controlarse con una alimentación propia y acondicionada a las circunstancia de cada paciente. Mientras que un diabético necesita comer alimentos que bajen los valores de glucosa, el hipoglucémico necesita subirlos.

A una persona con cuadros constante de hipoglucemia se le recomienda alimentarse con fibras, comidas como pastas y arroz integrales, y ensaladas crudas. Debe evitar los carbohidratos y bebidas azucaradas.

Las comidas muy cocidas y los refrescos son estimulantes de insulina, por lo que al producirse picos altos de glucosa luego se generan bajas repentinas.

El evitar estos alimentos y consumir los antes recomendados permiten que dure más la glucosa en el organismo resultando en mayor rendimiento físico y mental.

Todas estas afecciones pueden ser tratadas a tiempo sin conducir a daños más graves, por lo que se aconseja la consulta con el especialista correspondiente en la brevedad posible.

Desayuno saludable que contiene yogurt, café, panquecas, jugo de naranja, almendras.

Alimentación para prevenir la falta de energía

Nuestro cuerpo nos puede estar enviando señales que se reflejan en cansancio, agotarse muy rápidamente, mucho sueño durante horas del día, como por ejemplo, bostezos. Entonces debemos tomarlas en serio y asumir las medidas que hemos mencionado antes.

La alimentación juega un papel importante para evitar esta afección, debido a que se puede producir por hacer dietas para adelgazar o consumir alimentos muy cocidos. Y comidas que no son preparadas en casa con la debida higiene.

Para garantizar que estamos nutriendo nuestro organismo con lo que necesita podemos comenzar con la comida más importante del día, el desayuno. Muchas personas se hacen del hábito de tener comidas muy ligeras en la primera comida del día.

Esto es un error y un muy mal hábito debido a que es en las mañanas que nuestro organismo va a requerir el mayor esfuerzo. Si nuestro desayuno es un nutritivo y fuerte plato de comida, el resto del día puede que esté libre de ansiedad y debilidad.

Los almuerzos pueden ser como su nombre lo sugiere, una comida intermedia, ni muy fuerte ni muy ligera. Mientras que la cena debe ser la más pobre de todas las comidas, y no deberían incluir carbohidratos.

Creo que estás diciendo, y en la cena, ¿qué como si no es carbohidratos? Bien, lo cierto es que dentro de poco vas a dormir y tu cuerpo no tendrá tiempo de quemar esos azúcares.

El metabolismo de tu cuerpo se dispone a descansar durante la noche y pasará a segundo plano, es decir, trabajará menos porque tiene menos actividad física. Lo que resulta en que los carbohidratos no serán procesados como energía sino como grasa.

En situaciones como éstas se recomienda ayudar a nuestro sistema metabólico con Diurherbal, que además, renueva nuestras fuerzas.

Vamos comprendiendo por qué no es nada inteligente el comer tanto en la noche y tan poca comida en las mañanas ¿Cierto? Pues, una vez que se hacen los hábitos, sean buenos o malos nos parece que será imposible cambiarlos, y la verdad es que será toda una lucha.

Las vitaminas y nuestras energías

Entonces qué comer es una pregunta muy importante a la que necesitamos darle respuesta. Así que comencemos por saber sobre ciertas vitaminas esenciales, para no perder la energía durante el día.

Aclaremos que las vitaminas no son las que nos dan la energía, ellas solo son colaboradoras en los procesos que transforman los nutrientes en energía. Esto lo hacen interviniendo en las funciones químicas y ayudando a las enzimas a crearla.

La vitamina B. Es todo un complejo vitamínico, las cuales todas son beneficiosas para metabolización de los alimentos y la obtención de energía. Intervienen en la producción de glóbulos rojos, así el cuerpo puede usar el hierro y ayuda en los procesos digestivos para digerirlos.

Podemos conseguir las variantes de las vitaminas B en carnes rojas como carne de ternera, res, cerdo, hígado y vísceras como riñón, cerebro y corazón. También en carnes blancas como el pollo, aves de corral y de caza, pescados como sardinas, salmón, atún y caballa.

Los vegetales ricos en las distintas formas de vitamina B son las legumbres como lentejas, cacahuates, frijoles, soya y guisantes. Y en frutos secos y semillas como girasol, sésamo, pistachos, avellanas, nueces y calabaza.

La vitamina C. Es fundamental para el proceso de metabolizar al intervenir en el proceso de la síntesis de la molécula carnitina. Esta transporta las grasas a las mitocondrias para convertirlas en energía, además de fortalecer al sistema inmunológico.

Los alimentos ricos en vitamina C son frutas como kiwi, naranjas, mandarinas, limón, cerezas, guayaba y toronjas. En pimientos, tomates, espinacas y verduras de hojas verdes.

La vitamina D. Tiene 3 poderosas razones para ser indispensable en nuestro organismo, primero, es necesaria para que los huesos puedan absorber el calcio.

Segundo, ayuda a mantener la estabilidad de la tensión arterial. Tercero, participa en la absorción de la insulina en las células.

Esta vitamina la produce nuestro cuerpo de manera natural cuando nos exponemos directamente al sol. Y la encontramos en peces como bagre, salmón, caballa, sardinas y atún.

También está presente en huevos, hígados, ostras y hongos, en frutos secos y cereales.

Minerales y plantas que favorecen y dan energía

Entre los minerales que favorecen la absorción y retención de energía podemos mencionar el magnesio, zinc, hierro y cromo. Se pueden encontrar en alimentos como ostras, calabazas, mariscos, frutos secos, legumbres como soya y lentejas.

El ginseng. Es una planta con maravillosas propiedades que favorecen al sistema inmune y por ser un poderoso antioxidante previene del daño de los radicales libres. Y una de las características más notables es que nos da energía.

El aloe vera o sábila. Es un extraordinario tónico para todo nuestro organismo, además, es curativo y cicatrizante. Posee aminoácidos esenciales, vitamina B y proteínas, por lo que es un reconstituyente natural y poderoso.

La guaraná. Es revitalizante que además mejora la concentración, ayuda a levantar el ánimo en estados pasivos como tristeza o cansancio.

El romero. Es conocido por agregar sabor a las comidas, pero también es una planta medicinal con excelentes propiedades revitalizadoras. Es un fuerte antiinflamatorio, favorece la digestión, la circulación, la respiración y nos provee energía física y mental.

También podemos recuperar la energía de manera natural con Diurherbal.

La naturaleza nos brinda todo lo que necesitamos para disfrutar la vida, debemos ser conscientes hasta qué grado estamos utilizando los recursos a nuestro alcance. Es importante ser equilibrado en cada situación a la que nos enfrentemos.

Podemos mejorar nuestra salud, podemos evitar enfermedades, y también podemos causarlas o empeorarlas. Los profesionales de la salud juegan un papel importante en evitar y controlar las enfermedades, por eso se recomienda acudir a ellos en vez de automedicarnos.

Usted puede recuperar las energías y levantarse con muchas ganas de vencer el mundo y disfrutar de la vida cada mañana, decídalo y hágalo, siga los consejos que ha leído.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *