La definición de trastorno es un tema complejo

La definición de trastorno es un tema complejo

Última actualización: 09-02-2019 por Editora Sara.

Una definición de trastorno es la alteración o cambios de un estado normal de salud, puede ser originada por una enfermedad o no. Donde más se le reconoce y con más frecuencia se habla es en el área mental.

El término trastorno es utilizado para indicar estados anormales de salud, principalmente relacionados con desequilibrios bioquímicos del cuerpo. Estos pueden generar cambios físicos importantes alterando la composición y funcionamiento del organismo o de una parte de este.

Los trastornos mentales se refieren pues a la capacidad que tiene el individuo para relacionarse con el entorno. Por lo tanto un trastorno físico o mental no es algo estático, ya que existen diferentes elementos involucrados en el proceso.

Por supuesto cuando hablamos de trastorno se puede llegar a pensar que la persona está perdiendo la razón, pero esto no es así. Por supuesto que a las primeras señales de algún tipo de cambios es necesario tomar medidas para corregir la situación.

La idea es entender que cualquier acción que se lleva a cabo para el beneficio de la calidad de vida es un tiempo muy valioso. Por lo que ante cualquier anomalía  en tu cuerpo es necesario consultar a un especialista.

Por otra parte los trastornos no solo son mentales, existen alteraciones frecuentes en el organismo; es por ello que debes estar alerta a las señales que el cuerpo envía.

Anteriormente la psicología se afincó en lo que se consideraba normal o anormal en los individuos, sin embargo estos términos están quedando en desuso.

En la actualidad se usan términos referidos al comportamiento adaptativo o desadaptativo, también se refieren a las conductas sanas o tóxicas.

Esto tiene la finalidad de eliminar las odiosas y dañinas etiquetas, que se han usado  y todavía se usan y son altamente perjudiciales.

Clasificación de los trastornos, ¿Como diferenciarlos?

Los trastornos o alteraciones se pueden clasificar en mentales y físicos, en ambos casos los síntomas pueden ser identificables fácilmente.

Estos pueden ser mentales o físicos, también pueden ser agudos o transitorios, los trastornos agudos se extienden por un periodo de tiempo. Los transitorios son episodios de corta duración y que se corrigen de manera rápida y sencilla.

En el caso de los agudos pueden inclusive limitar el movimiento y la actividad de una persona, provocando consecuencias negativas y afectar el desarrollo normal de una persona.

Entre los trastornos mentales se encuentran:

  • Trastornos de ansiedad: estos se manifiestan en trastornos de pánico; estrés post-traumático, trastornos obsesivo-compulsivo, miedos y fobias crónicas.
  • Trastorno bipolar y del estado de ánimo.
  • Trastornos de alimentación.
  • Trastornos de personalidad.
  • Trastornos psicóticos entre ellos la esquizofrenia.

Los trastornos físicos se caracterizan por tener un tiempo de duración específico; cuando este tiempo se extiende ya se determina como enfermedad.

Entre los trastornos físicos más frecuentes se encuentran:

  • Las contracturas musculares, las afectaciones de la espalda, cuello y extremidades.
  • Los problemas en la circulación de la sangre, aumento de la tensión arterial, cambios importantes en el funcionamiento de órganos como hígado, riñones y estómago.

En ambos casos las causas u origen de los trastornos deben ser determinadas de manera adecuada, esta es la forma de encontrar el tratamiento correspondiente.

Es frecuente que una persona padezca durante su vida trastorno de estrés, de ansiedad, depresión, o tristeza sin razón aparente. Esto puede considerarse algo normal, durante nuestra existencia podemos perder a personas importantes para nosotros, experimentar momentos de emoción dolorosa o amenazas de pérdidas.

SupraEnergía es un suplemento útil para contrarrestar los efectos negativos de los trastornos, gracias a que fortalece al sistema inmune.

Causas más comunes del padecimiento conocido como trastorno

Los trastornos mentales y físicos al estar determinados por alteraciones producidas en el desarrollo normal de los procesos de una persona, pueden ocasionar afectaciones importantes en la salud.

No existe una sola causa de los trastornos, múltiples factores pueden precipitar el riesgo de padecerlos entre ellos:

  • La predisposición genética o historia familiar.
  • El factor biológico como el funcionamiento inadecuado de las acciones químicas del cerebro.
  • Lesiones traumáticas cerebrales o en otras áreas del organismo.
  • La exposición a químicos durante el periodo de gestación, o el abuso de alguna droga dañina.
  • El consumo de alcohol o tabaco.
  • La forma en cómo se experimenta la vida, es decir si existe algún tipo de estrés crónico o el padecimiento de algún tipo de abuso.
  • Padecer alguna enfermedad grave como el cáncer.
  • Sentirse solo, aislado o tener pocos amigos.
  • Realizar actividades que no sean del agrado de la persona, como algún tipo de trabajo o actividad física.
  • Una causa bastante frecuente es la adicción a las tecnologías., estas se han demostrado que causan afectaciones

Los trastornos no son exclusivos de un grupo distintivo por edad o sexo, inclusive los niños son susceptibles a padecer trastornos de algún tipo.

En la actualidad es muy común las afecciones como la ansiedad; la depresión y el estrés, estas tienen un impacto negativo en la vida de las personas.

Es un hecho comprobado que a nivel mundial es una de las primeras causas de incidencia en enfermedades graves desde temprana edad.

El estrés crónico lamentablemente es una enfermedad frecuente actualmente, inclusive en edades tempranas y ya que tiene consecuencias físicas y mentales y produce incapacidades como la laboral.

Cuando se padece es necesario ayudar al cuerpo con un suplemento como SupraEnergía; que mejora la producción de hormonas y beneficia el funcionamiento adecuado de las glándulas suprarrenales.

Los trastornos mentales más importantes a tomar en cuenta

Existen gran variedad de trastornos mentales, cada uno tiene sus características particulares que los diferencian entre sí. Sin embargo estos tienen un punto de partida en común: que es un desequilibrio químico causada en el cerebro.

Lo que sigue es una descripción de las patologías mentales, es importante que no te autodiagnostiques.

  • Los trastornos mentales más comunes son en el área del neurodesarrollo, se manifiestan en los primeros años de vida, se vinculan primordialmente con el proceso de maduración y desarrollo cognitivo del individuo. Dentro de estos se ubican el déficit de atención y los trastornos que tienen que ver con la comunicación y el aprendizaje.
  • El trastorno bipolar es una enfermedad que se determina por el cambio de emociones, esto produce un importante desgaste emocional. Una persona puede pasar de estar inmensamente eufórica, con un alto nivel de energía, a una situación de tristeza. También podría llamarse emoción equivocada, ya que lo que se siente no se ajusta a la realidad.

Mujer representa Bipolaridad

  • Los trastornos depresivos: son los que más se padecen en el mundo, se distinguen por la presencia de una emoción de tristeza constante. Además viene acompañada por inapetencia, desánimo y una reducción de energía importante.
  • Trastorno de ansiedad: es una preocupación o angustia por el futuro, esto produce inestabilidad por lo que pueda suceder. Sin embargo se caracteriza porque cuando se padece se desestabiliza la persona e inclusive se paraliza.
  • Trastornos del estrés: se refiere a acciones o movimientos sin ningún orden o sin ningún control de la persona que lo siente. Esto hace que el individuo pueda inclusive perder el control de su cuerpo, generando afecciones físicas importantes como dolores de cabeza, dificultades en el sistema digestivo, etc.

Los trastornos físicos más frecuentes

Los trastornos físicos se deben atacar de inmediato ya que estos debido a los dolores que se padecen pueden generar incapacidad de movimiento en las personas.

Los trastornos físicos más frecuentes son:

  • Los trastornos somáticos: cuando se siente un dolor o alguna parte del cuerpo se ve afectada pero su causa no es física. Su origen es psicológico por la presión del trabajo, o familiar o alguna preocupación importante.
  • Los trastornos alimenticios: como la bulimia o la anorexia  que son desequilibrios en la forma de alimentarnos, su origen es psicológico pero tienen consecuencias físicas. Existe una distorsión importante en la forma en como se observa la propia imagen corporal. Por lo que se trata de cambiar por cualquier medio posible aunque este no sea nada saludable..
  • Los trastornos estomacales: son frecuentes en la población que no se alimenta de forma adecuada, generando la expulsión de los pocos nutrientes que se puedan ingerir.
  • Los trastornos de sueño: son muy frecuentes en la sociedad actual, pueden tener un origen mental o físico. Los más comunes son el insomnio, cuando no se concilia el sueño correctamente, o la hipersomnia cuando se duerme más horas de las normales pero  no se logra descansar.
  • Trastorno de funcionamiento sexual: aunque para muchas personas es un tema tabú es bastante frecuente. Su origen puede ser psicológico ya que el estrés puede precipitar algunas afecciones relacionadas. O algo físico. Como la mala alimentación, el uso inadecuado de aparatos electrónicos, agresiones que le hacemos al cuerpo o problemas físicos concretos
  • Trastornos musculares: son lesiones en diferentes músculos del cuerpo, uno de los sistemas más afectados es el que se ubica en la espalda. Esto debido a la cantidad de ejercicio o presión que realizamos a diario y la espalda es la que recibe la mayor cantidad de ese esfuerzo.

¿A qué debes estar alerta para saber si tienes un trastorno?

Al leer lo anteriormente expuesto puedes haberte identificado con alguno de estos trastornos.,

Sin embargo para que un trastorno se vuelva algo de lo que ocuparte debe tener una duración en el tiempo.

En el caso de los trastornos físicos como las contracturas musculares es necesario conocer el origen de esta. Por ejemplo si tienes una vida sedentaria y decides empezar alguna actividad física, es natural que los músculos del cuerpo se resientan o empiezan a doler.

Al no tener una actividad física de importancia y de pronto cambiar la rutina los músculos deben adaptarse a esta nueva información.

Otra forma que estas lesiones aparezcan es el mal uso del cuerpo, cuando levantamos peso o hacemos alguna actividad como la limpieza de la casa, muy poco tomamos en cuenta las posturas que adoptamos.

Esto genera que al colocar mal nuestro cuerpo o no hacer los movimientos correctos nuestra espalda y el cuerpo en general se ve afectado.

Si por ejemplo trabajas demasiado tiempo sentado, la región lumbar de la espalda se puede ver perjudicada, por lo que se recomienda levantarse de la silla cada cierto tiempo y estirar las piernas.

Cuando los trastornos son psicológicos deben tratarse adecuadamente, ya que estos afectan al cuerpo en cierta medida.

Seguramente cuando los leíste habrás pensado que en alguna ocasión te reíste en un momento que debías o llorar o viceversa. Podrías inclusive pensar entonces ¡estoy loco!; pero esto no es así.

Por lo general podemos estar en control de nuestras emociones, pero existen momentos donde esto no es así. Es la forma en que nuestro cuerpo y nuestra mente se defienden de situaciones que pueden causarnos confusión o no logramos entender.

Como corregir y prevenir los trastornos físicos y mentales

Existen herramientas que puedes aplicar desde la comodidad de tu hogar para que los trastornos no te afecten de manera negativa y menos se extiendan en el tiempo.

Para ello es necesario llevar a cabo acciones que son sencillas y que a veces ignoramos o damos por sentado.

  • El primer paso es el descanso, se recomienda un descanso de 7 a 8 horas diarias como mínimo, esto según la necesidad de tu cuerpo.
  • No es el mismo descanso el de un niño pequeño a la de un adulto con alto rendimiento en una actividad física.
  • Establece un horario y cúmplelo siempre que se pueda, de esta manera tu cuerpo se acostumbrará a descansar y lograra recuperarse adecuadamente.
  • Puedes tomar un baño relajante 30 minutos antes de irte a dormir, de esta manera tus músculos se distorsionan y conciliamos el sueño más rápidamente.
  • Evita realizar trabajos en el área designada para descansar, si trabajas desde casa establece un horario para este fin. Así veras como tu producción aumentará y podrás disfrutar de actividades recreativas y relajantes.
  • Reduce el uso de aparatos electrónicos a la hora del descanso, los televisores, tablets, celulares etc.,  son elementos distractores del descanso.
  • El consumo de SupraEnergía contribuye a mejorar los niveles de energía y reduce la fatiga crónica, disminuyendo la hipersomnia.
  • La hidratación y el ejercicio son necesarios para que el cuerpo se adapte a las exigencias de la vida diaria.
  • Se debe consumir por lo menos 8 vasos de agua al día, según tu actividad física, mientras más actividad realices mayor será la necesidad de hidratación.
  • El ejercicio físico no debe ser algo complejo comienza por levantarte y caminar por lo menos 30 minutos de caminata o trote a paso moderado.
  • Organiza actividades como ir a la playa al parque o ir a una montaña, el aire libre permitirá a tu cerebro oxigenarse  adecuadamente.

La alimentación tiene mucho que ver en la prevención

En ocasiones habrás escuchado “Somos lo que comemos” o “una dieta sana previene enfermedades”, pero ¿Qué quiere decir una dieta sana?, será que debo eliminar todos los dulces y las comidas que me gustan.

Cuando se dice palabra dieta se relaciona con la eliminación de cierto tipo de alimentos, o ingerir alimentos que no nos agradan.

Sin embargo los datos a continuación te ayudarán a eliminar unos cuantos mitos:

  • ¿El chocolate es enemigo de la salud? Pero si cuando estoy triste y como chocolate me siento mejor ¿Por qué? El chocolate no es el enemigo, la cantidad si.

Cuando estamos deprimidos nos comemos cuánto helado, chocolate o dulce nos pasa por enfrente, y aunque en el momento nos sentimos un poco mejor la realidad es que estamos agrediendo al cuerpo.

Lo que debes hacer es levantarte y realizar actividades que distraigan tu mente cómo leer,  ejercicios o compartir con amigos.

  • Para evitar la ansiedad de comer entre comidas, puedes reemplazar las típicas meriendas por un poco de frutos secos, como el maní, las avellanas o nueces. Solo con una pequeña cantidad aportas energía y fibra a tu cuerpo.

Imagen de vista superior de frutos secos

  • Los carbohidratos no son los malos de toda la película, solo debes consumir los que sean de absorción lenta como el arroz, la avena y los cereales. Además estos deben solo ocupar una tercera parte de tu plato, y de preferencia consumir en las horas del día.
  • Aumenta la ingesta de alimentos como frutas y verduras frescas, además de las vitaminas que te aportan, lograras sentir una sensación de llenura y evitaras la necesidad de comer entre comidas.
  • Ingiere complementos como SupraEnergía que reduce el estrés y te ayuda a reponer energía de forma rápida y eficiente.

Estas son acciones sencillas y fáciles de llevar a cabo, que te ayudarán a prevenir trastornos del tipo que sean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *