Yoga Adho Mukha Svanasana, Mujer latina joven practicando meditación dentro

Iniciarse en el yoga es muy fácil y aporta muchos beneficios

Iniciarse en el yoga es muy fácil y aporta muchos beneficios

Última actualización: 03-06-2019. Equipo Nutricioni

Actualmente, el yoga ha ganado mucha fama entre las personas que llevan un estilo de vida saludable. Por esto, no es de sorprenderse el hecho de que cada día, más gente tenga disposición a utilizar la esterilla y abordar el tren del yoga.

posiciones de yoga, Mujer haciendo yoga conjunto de posiciones en blanco

Si usted está entre ese grupo de personas, entonces le agradará saber que las bondades del yoga se extienden mucho más allá del control del peso y la disminución de las posibilidades de sufrir alguna enfermedad.

En los tiempos de modernidad que actualmente corren, muy llenos de estrés y presión, es un consuelo que exista una actividad que le puede ayudar a relajar su mente, a la par de brindarle un entrenamiento total del cuerpo.

Seguro usted se pregunta ¿es difícil comenzar una rutina de yoga? La respuesta es ¡en lo absoluto! En este artículo, aprenderá cómo convertirse en un “yogui” en poco tiempo.

Antes de comenzar con sus clases de yoga, debe saber que el éxito de esta actividad no está en la calidad que posea su esterilla, o el estilo de ropa que vista.

Sin importar si tiene matrícula para tomar las clases bajo la tutoría de un experto profesor de yoga, o las siga desde su casa mediante un tutorial de Yoga en DVD o internet, es primordial tener en cuenta que la llave para que una sesión sea eficiente, se encuentra en la forma de pensar.

Los instructores sugerirán liberar su mente de todas sus preocupaciones, tales como su cena de la noche, los papeles que dejó en su oficina o la lista de las compras que aún le toca completar.

Una vez que se sienta en su esterilla, su único pendiente debe ser la forma en como realizará las posturas, solamente.

Si está decidido a comenzar con el yoga, el primer consejo es consultar con su médico acerca de esta intención, con más interés en caso de que exista algún tipo de dolencia concreta o patología, para que así no corra ningún tipo de riesgo y prevenga lesiones.

Usted puede sentir los beneficios del yoga en su salud, ¿qué espera para practicar?

El aprendizaje se conforma por una curva que debe transitar

Con cada actividad nueva que haga, necesitará un poco de paciencia y de tiempo para amoldarse a las clases. Para los que apenas empiezan en el yoga, el tiempo medio de esta curva de aprendizaje es de aproximadamente cuatro semanas, y esto depende de la frecuencia con la que practique.

Es normal que al cuerpo le sea difícil adaptarse a las nuevas posiciones. No obstante, el malestar debe ser solamente temporal, mientras siga con la práctica y ejecute correctamente las instrucciones.

Sin importar el tipo de yoga que escoja, bien sea Ananda, Bikram, Hatha, o inclusive yoga de la silla, lo primordial es que una vez que empiece con esta disciplina se comprometa a hacerla, y a hacerla bien.

Las posiciones han sido diseñadas para incrementar la flexibilidad del cuerpo, y a la vez estirar y fortalecer los músculos. Si lo torna un hábito constante, en poco tiempo podrá hacer ejercicios y posturas sin esfuerzo.

De acuerdo con la cantidad de tiempo que emplee practicando yoga, mientras más a menudo lo haga, los beneficios podrá obtenerlos antes de lo estimado.

Cuando alguien se siente perdido en clase de yoga, puede deberse a dos razones: lenguaje y posturas. Al hablar del lenguaje yogui, no abordo específicamente las denominaciones de las asanas en su idioma.

A veces, los expertos o instructores de yoga dicen las cosas en su idioma nativo y usted no comprende nada.

Como consecuencia de esto, se siente perdido y no sabe qué hacer. Si esta situación se le hace familiar, ¡le invito a continuar leyendo!

¿Usted es de los que comienzan con muchas ganas su primera semana de yoga, pero en la segunda ya ha guardado la esterilla en su clóset?

Si está identificado con esta afirmación, no se sienta mal porque a todos nos ha pasado alguna vez. Bien lo dice esta conocida frase “Los comienzos nunca son fáciles”.

Conviértalo en una prioridad, pero sea indulgente: establezca su práctica de yoga como una parte importante de su día, asegurándose que la hará o al menos intentará, pues ya ha hecho un “acuerdo” consigo mismo que no quiere omitir.

Frases comunes de los expertos en yoga

Existen algunas frases que son habituales, pronunciadas por los profesores de yoga y que, en los primeros días, no son entendidas por los alumnos. Son las siguientes:

Encuentra tu centro: el centro es la confianza en usted mismo, su lugar seguro en el que se siente bien sencillamente siendo usted mismo.

Hazte presente: cuando se le señala que se haga presente, trate de despejar su mente de pensamientos y preocupaciones, y céntrese en lo que está haciendo ahora, en ese justo momento.

Define tu propósito: el significado de esta frase es muy concreto, se refiere a elegir una intención u objetivo de esa sesión y enfocarse en lograrlo. Un ejemplo puede ser trabajar en su flexibilidad, intentar una nueva posición o controlar bien su respiración.

Alargue su columna: este es un acoplamiento sutil que implica la relajación de sus hombros, empujándolos un poco hasta abajo, e imaginando como si su columna vertebral estuviese creciendo como un árbol.

Siéntese alto: del mismo modo de “alargar la columna vertebral”, sentarse alto supone bajar los hombros e imaginar que alguien le está llevando hacia arriba suavemente mediante la cabeza, para que se siente un poco más alto.

Para hacer más fácil la realización de estas posturas, tenemos Articagos. Su fórmula ayuda a proteger las articulaciones y cartílagos, favoreciendo una práctica cómoda, sin contratiempos y muchos beneficios.

Con estas pequeñas explicaciones, le resultará más fácil cumplir con las indicaciones de su instructor. ¡Tenga siempre buen ánimo y le deseo la mejor de las prácticas!

Claves para hacer yoga con entusiasmo y nunca más dejarlo

Lo primero que debe tener siempre en cuenta, es que debe ser realista: por mucho que le encante el yoga, van a existir días que sencillamente no va a poder practicar. ¿Cree que muchas personas tienen la capacidad de dedicarle 90 minutos todos los días de la semana?

Muchas personas desean enormemente poder disponer de este tiempo, pero en la mayoría de las veces usted debe ubicarse, no es un yogui de la India. Tiene un trabajo y tal vez una familia por la que debe responder, más un tiempo limitado.

Para los más arriesgados y tal vez solitarios, existe la alternativa de dejarlo todo para viajar a la India a convertirse en un yogui experto.

Lo recomendable es especificar unas expectativas reales. Por ejemplo, 2 a 3 veces en la semana por 30 minutos es un muy buen comienzo.

Si le es posible practicar por más tiempo ¡genial! En caso contrario, al menos ha logrado sacar su esterilla alguna vez de la semana y eso es lo que de verdad importa.

Sea consciente de por qué lo hace, definir la razón de realizarlo es uno de los primeros pasos para que su práctica de yoga sea constante. No puede pretender realizar yoga tres veces en la semana, si ni siquiera tiene conocimiento de por qué lo hace.

Parece algo tan obvio que muchas veces lo damos por entendido, y no nos detenemos a pensar el por qué hacemos algo. ¿Cuántas veces ha perdido el entusiasmo de alguna actividad o proyecto al poco tiempo de comenzar?

Lo cierto es que, muchas de esas veces, ha podido ocurrir por algo tan sencillo como que no tenía claro su propósito, ni los motivos por los que lo hacía.

Escriba en un papel por qué realiza yoga, que beneficios ofrece y cómo se siente una vez que finaliza. Léalo cada vez que sienta dudas de si vale la pena continuar con la práctica.

Mucha gente lleva un pequeño registro donde anotan las veces que han practicado yoga y sus sensaciones. Nadie se burlará ni lo robará para descubrir sus secretos sobre el yoga.

Bondades de esta práctica para su bienestar físico y mental

La razón principal para hacer yoga, debe ser buscada en las bondades o beneficios que brinda para la salud física y mental. ¿Le agradaría conocerlos? Aquí se los explico:

Optimiza su flexibilidad: en una sesión de yoga se deben hacer varias posiciones, denominadas asanas. La flexibilidad es un elemento clave para la realización correcta de estos asanas.

Piense sobre cualquier músculo de su cuerpo, lo más infalible es que posee un asana para estirarlo o flexionarlo, y al realizar yoga con disciplina, usted verá cómo empieza a beneficiar su elasticidad.

Impulsa la concentración: algunos estudiantes depositan su confianza en las pastillas cuando están en época de exámenes, y hay quienes escogen apostar por el yoga. Es que esta práctica ancestral tiene entre sus principales cualidades el incremento de la claridad mental.

Esta es una bondad importante a la hora de concentrarse.

Contribuye en la pérdida de peso: aunque muchas personas no piensan en el yoga como actividad adelgazante, pero otro de sus beneficios es que le puede ayudar a perder peso. ¿Cómo? La primera razón es que el yoga le hace tener más conciencia de su cuerpo y de que debe cuidarlo.

Esa afirmación le encamina a una alimentación más sana y, adicionalmente, algunas posiciones mejoran su tránsito intestinal.

Mejora su descanso: hay posiciones del yoga que contribuyen a un mejor sueño.

Por ejemplo, existe la postura Balasana, considerada como la postura del descanso por excelencia, o la que se denomina como posición del muerto “Savasana”, que se utiliza para suprimir las preocupaciones del día.

Por esto, se recomienda practicar yoga a las personas que padecen trastornos del sueño.

Acrecienta su paz interior: ese es el objetivo de muchas personas que comienzan a realizar yoga, ya que mejora el control emocional, facilitando conseguir un estado de armonía y bienestar.

Mejora la forma de respirar: Aunque parezca raro, casi todas las personas respiramos mal (por la boca en vez de por la nariz). Una de las primeras enseñanzas a los principiantes en yoga es respirar correctamente.

Son varios los beneficios de una respiración correcta, empezando por un mejor tránsito de oxígeno.

¿Quiere más razones para hacer yoga? Aquí se las explico

Mujer adulta realizando postura de yoga encima de alfombra

Vence el estrés: si desea terminar con sus preocupaciones, tiene varias escogencias: puede acudir a un centro donde realicen masajes especializados o puede empezar a realizar yoga.

Hacer unos minutos de yoga antes de ir a dormir es una excelente manera de prescindir de la tensión acumulada en el día.

Esta aseveración ya ha sido observada, por ejemplo, en las personas cuidadoras de los enfermos de Alzheimer, una de las poblaciones con mayor posibilidad de incurrir en estrés crónico.

Corrige su postura: aparte de la flexibilidad, los asanas nos ofrecen una mejor postura. Tan es así, que el yoga se ha transformado en un tratamiento eficaz para el dolor de espalda crónico por causa de una postura incorrecta.

Favorece la vida sexual: distintos estudios han demostrado que el yoga puede incrementar el deseo y la satisfacción sexual tanto en los hombres como en las mujeres. El motivo radica en la mayor afluencia de sangre a la sección genital.

Cambia para bien su genética: es una de las bondades más sorprendentes del yoga. En concordancia con varios estudios sostenidos en pruebas de ADN, la práctica del yoga y otros métodos de meditación, transforma la expresión de nuestros genes.

Estos cambios son positivos, como el incremento en la producción de insulina o el retraso del envejecimiento celular.

Un ejemplo genial de los productos para impulsar una mejor práctica es Articagos. Uno de sus componentes, la yuca, es empleada para la protección de los huesos, gracias a la vitamina K presente en ella.

La alimentación también juega un papel importante en esta práctica

Si realiza yoga, le beneficiará mucho adoptar una alimentación vegetariana, porque la carne sobrecarga los órganos depurativos.

El mismo no solo brinda un sistema para gozar de calma y lucidez mental, también profundiza en la alimentación y las consecuencias beneficiosas que pueden ejercer en su mente.

Esta disciplina opta por la alimentación vegetariana por motivos espirituales, morales y de salud, ya que se encuentra en armonía con el principio espiritual de “no violencia y respeto a la vida (ahimsa)”.  

En este tipo de alimentación, es conveniente complementar con Articagos. El metilsulfonilmetano de su fórmula, es muy aconsejado para cubrir deficiencias y requerimientos de los nutrientes que colaboran en el combate contra la inflamación y oxidación de los huesos y estructuras articulares.

La carne ofrece al cuerpo más proteínas de las que requiere y puede sobrecargar sus órganos con eliminación, pues metabolizarla para conseguir energía en vez de proteínas origina residuos de nitrógeno.

Las cantidades excesivas de ácido úrico y otras sustancias se quedan en las articulaciones, mermando la flexibilidad y la movilidad.

Adicionalmente, el consumo de carne involucra un derroche de recursos. En el yoga, cada criatura es un ser viviente, con corazón y emociones, que puede respirar y sentir.

De acuerdo con el hinduismo, la energía tiene 3 gunas o características con las que convive en total armonía, esto es explicado detalladamente por algunos instructores.

La teoría de las 3 gunas puede adaptarse a la cocina y a las personas, reafirmando la idea de que todo se encuentra interrelacionado.

Alimentación estimulante (rajásica): es la estimulante de la acción en el exterior y del goce sensual, beneficiando el estímulo en el sistema nervioso. Su consumo tiende a generar alegría y pasión, pero puede impulsar los altibajos en el ánimo.

En la alimentación rajásica están los alimentos demasiado sazonados como todos los ácidos, amargos, picantes, salados, etc., ajo, azúcar blanca, bebidas de cola, el café, la cebolla, el chocolate y el té.

Alimentación pura (sátvica): nutre al organismo aportándole equilibrio, paz y tranquilidad.

Su digestión no es pesada, genera pocas toxinas y propicia una mente en calma. Los alimentos especialmente sátvicos son los cereales integrales, frutas, frutos secos, legumbres, semillas germinadas y verduras frescas.

Consejos útiles para los principiantes

Escoja un estilo lento de yoga, como el Hatha, Iyengar o Yin, deje las dinámicas Ashtanga y Vinyasa al igual que el Bikram Yoga para más adelante, cuando tenga suficiente confianza y experiencia.

Cuando obtenga su ropa para practicar yoga por primera vez, adquiera tejidos que asimilen la transpiración. Le aconsejo las camisas con sujetador cruzado en la espalda, pues ofrecen un sostén idóneo y muestran poco el escote.

En cuanto a los pantalones, éstos deben estirarse y amoldarse para mantener su forma luego de los estiramientos y las estocadas. Elija la longitud más cómoda.

Lleve una toalla: para limpiar su frente y sus manos, también para amortiguar las caderas y las rodillas.

Invierta en una buena esterilla para yoga: debe ser firme y fuerte, ni demasiado delgada ni muy gruesa, y obviamente agradable a su tacto.

Quítese las joyas y reloj antes de la clase, pueden interferir al realizar las posturas.

Apague su móvil durante la clase.

Si no se siente bien cuando un extraño empuja, toca o tira de usted, hágaselo saber.

Emplee accesorios para yoga si no es lo adecuadamente flexible para llevar a cabo ciertas asanas.

Hidrátese antes, durante (si es necesario) y después de la práctica.

Una configuración común de las esterillas es el instructor en la sección perpendicular de la sala a los alumnos, y ellos con sus esterillas paralelas entre sí y ligeramente escalonadas.

Asegúrese de colocar su esterilla de tal manera que exista suficiente espacio, tanto adelante como detrás de ella.

Abordando el contexto alimenticio, las bebidas alcohólicas, la carne de animales criados en cautiverio y sacrificados hace días, las carnes grasas, las conservas de calidad pobre, los quesos curados (específicamente los que son azules) y las setas forman parte de la alimentación tamásica.

Este tipo de alimentación ocasiona un adormecimiento, desmotivación e inercia, conllevando a una pérdida de energía o prana, con la que la mente pierde claridad y el cuerpo envejece antes de lo deseable.

En este grupo, están los alimentos muy cocidos, muy fritos, poco frescos, rancios y recalentados varias veces. No son adecuados para la práctica de yoga.

¿Está listo para comenzar? ¿En qué lugar hará su primera clase?

¿Se va de compras con sus amigos y no es capaz de hacer yoga con ellos? ¡Propóngales que practiquen juntos!

Una de las mejores maneras de tener constancia es implicar a un amigo, mejorará su relación y estarán más conectados.

Si eligió al amigo indicado, imagine que un día no le apetece tanto practicar, él se asegurará de que realice yoga. Preguntará ¿En tu casa o en la mía?

Cocine con amor y coma con calma: la alimentación ideal del yoga está conformada por alimentos sátvicos, la forma de preparar un plato y comerlo cuenta.

Un plato de tipo sátvico consumido deprisa actúa como rajásica (excitante), si es muy copiosa resulta tamásico, ocasionando somnolencia y aletargando la mente. El amor o el esmero de parte del cocinero también hacen lo suyo.

Por lo tanto, el yoga considera que la actitud y la forma con que nos alimentamos repercuten en la conciencia y el cuerpo.

Combine alimentos: el cuerpo humano no es solamente músculos y órganos coordinados por los sentidos y un sistema nervioso ordenado, se forma por un conjunto de canales cuya energía es aportada por los alimentos que se consumen.

Agregue a su alimentación suplementos como Articagos, conseguirá la combinación necesaria para optimizar su cuerpo y contar con los recursos fisiológicos indispensables para rendir y aprovechar al máximo las posturas del yoga.

Así, los alimentos rajásicos, sátvicos y tamásicos son recursos que debe saber armonizar y utilizar.

Es asunto de equilibrio, ya que cada persona debe amoldar la alimentación de acuerdo a sus requerimientos y momento vital.

Recursos naturales para disfrutar al máximo sus prácticas

Como usted pudo observar a lo largo de este artículo, la práctica de yoga no tiene por qué ser algo difícil para usted. Al contrario, si usted toma la decisión de hacerlo, las ganancias serán muchas para su bienestar y salud en general.

Para esto, debe contar con un marco esquelético firme, al igual que unas articulaciones, cartílago y ligamentos óptimos, de modo que no sufra ningún tipo de inconvenientes en sus sesiones por el descuido en la atención de los mismos.

Como complemento a una alimentación saludable destinada para tal fin, ha llegado Articagos, el cual es una fórmula natural destinada a la conservación saludable de estas partes tan importantes de su cuerpo.

Posee una variedad de ingredientes donde el principal es la alfalfa, hierba con abundante contenido de minerales para el resguardo de los huesos.

Asimismo, Articagos contiene sulfato de condroitina, aliado importante en la producción de colágeno. De esta manera, usted podrá robustecer sus articulaciones y ligamentos.

Un ingrediente importante presente en Articagos es el cartílago de tiburón. Éste aporta múltiples beneficios, donde resalta su acción positiva en la atención de las distintas dificultades que puedan presentar las articulaciones.

Asimismo, Articagos contiene mejillón verde, el cual gracias a su elevada cantidad de ácido hialurónico, favorece la lubricación de las articulaciones y resguarda al cartílago de sufrir algún desgaste.

Esto se debe a que el mejillón verde es el punto de partida del líquido sinovial, encargado de desempeñar esta función protectora.

No podía obviar la mención de la vitamina C, que actúa como antiinflamatoria, atenuando la presión que hace doler las articulaciones. Además, tiene una propiedad curativa para muchas situaciones.

Para finalizar, este complemento natural contiene boro, que es un mineral esencial para la densidad de los huesos.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *