Importancia y verdades sobre la desintoxicación del cuerpo

Importancia y verdades sobre la desintoxicación del cuerpo

Última actualización: 11-10-2018 por Editor Roselis.

Dicho de manera muy simple, desintoxicar es la eliminación de toxinas del organismo.

¿Pero, qué es exactamente una desintoxicación? En pocas palabras, es un proceso en el cual una persona realiza cambios de estilo de vida para limpiar su cuerpo de tóxicos.

Estos cambios de estilo de vida normalmente implican abstenerse de ciertas cosas dañinas y optimizar los procesos del cuerpo.

Algunos cambios son temporales, como hacer una dieta de limpieza, otros son permanentes.

El cuerpo humano es una entidad fascinante y compleja que está preparado para adaptarse en diversos ambientes y enfrentarse a diferentes peligros; es decir, también a toxinas, representando estas, una de las cargas más nocivas del organismo.

El organismo está acostumbrado a cierta dosis de la toxicidad y el sistema inmunitario, sano en general, suele acabar con las toxinas.

Sin embargo, la humanidad misma ha establecido su problema. Se acabó la época cuando se corría descalzos por praderas verdes respirando aire fresco y puro todo el día.

Las toxinas se pueden asentar en cualquier parte del cuerpo atacando también nuestra psique, que puede empezar a cambiar bruscamente.

El organismo excreta toxinas por orina, sudor, respiración y excrementos, pero estas sustancias nocivas pueden causar una serie de problemas de salud que a menudo se manifiestan sin una relación visible.

Señales de la necesidad de desintoxicación

Como se ha reseñado, en estos tiempos modernos nos hallamos sometidos a las más variadas formas de contaminación: fábricas lanzando desechos tóxicos a la atmósfera, productos cosméticos con exceso de químicos, alimentos cultivados con pesticidas, etcétera.

Lamentablemente nuestro cuerpo asimila y acumula con mucha facilidad sustancias tóxicas, pero la mayoría de las veces no es capaz de eliminarlas de la misma forma.

Vanessa Rodríguez, consejera de salud certificada en Chicago, EEUU, considera que para poder saber si tu cuerpo tiene un sobreabundante número de toxinas, es necesario aprender a escucharlo y así poder lograr equilibrarte.

Existen cuatro señales importantes que podrían indicarte que es necesaria una desintoxicación para tu organismo:

  1. Mal aliento. La halitosis puede indicar el exceso de toxinas, ya sea porque es provocado por bacterias en la boca o bien que el hígado y el colon tienen problemas para eliminarlas.
  2. Sensibilidad a los olores. El hígado podría también presentar problemas si se percibe ser más sensible de lo normal a olores del ambiente. Además este malestar puede provocar también dolores de cabeza o incluso náuseas.
  3. Estreñimiento. El mayor tiempo de contacto de las heces con la mucosa intestinal, estimula el crecimiento bacteriano y la producción de toxinas, facilitando la entrada de estas por medio de la sangre, al resto del organismo. Lo que confirma la hipótesis de la autointoxicación.
  4. Exceso de peso. Existen varias razones para tener sobrepeso, entre ellas el exceso de toxinas que gustan de la grasa, por lo que es más complicado quemarla.

El organismo, un maravilloso limpiatoxinas

A pesar de la toxicidad diaria, hay que entender la capacidad natural que tiene el organismo de limpiarse a sí mismo.

Nuestro cuerpo funciona como una máquina bien coordinada cuando está sana. Tiene gran capacidad natural para desintoxicarse. De hecho, el cuerpo tiene varios sistemas para eliminar residuos como el excretor y el linfático.

El sistema excretor juega el papel más importante en la desintoxicación. El trabajo más obvio de este sistema es la defecación y la micción. Los principales órganos que componen el sistema excretor son la piel, el hígado, los pulmones, el intestino grueso y los riñones.

La piel ayuda en la eliminación por medio de las glándulas sudoríparas como parte del sistema excretor. El trabajo principal del sudor es regular la temperatura del cuerpo, pero es un sistema multifuncional. Cuando el sudor pasa a través de las glándulas sudoríparas, se lleva toxinas.

Las funciones de los otros órganos son igual de importantes. El trabajo del hígado es filtrar y excretar desechos, hormonas, fármacos y otras sustancias extrañas. Los pulmones ayudan a eliminar el dióxido de carbono (el gas residual resultante de la respiración).

El intestino grueso tiene varias funciones importantes. Absorbe el agua y los nutrientes restantes de los alimentos. También convierte los residuos en heces para expulsarlos del cuerpo a través de la defecación. Los riñones filtran la sangre y ayudan a eliminar los desechos del cuerpo por la orina.

El cuerpo entero se basa en este sistema para llevar una vida saludable. El organismo se desintoxica a sí mismo todo el tiempo, todo el día, 24/7. Incluso el cerebro elimina toxinas mientras duerme. Es esencial cuidar de estos órganos y dejarles que hagan su trabajo.

El sistema linfático lo conforman los vasos o capilares linfáticos, ganglios o nódulos linfáticos, amígdalas, adenoides, bazo, timo, apéndice, médula y la sangre (glóbulos blancos), es decir, que pertenece al sistema inmunológico o de defensa contra las enfermedades (policía de nuestro cuerpo).

El 80 por ciento del sistema linfático está distribuido a lo largo de los intestinos, razón por la cual la mayor actividad inmunológica se encuentra localizada en esta zona, de ahí la frase que dice: “dime qué comes y te diré de qué sufres”.

La mejor manera de entender el sistema linfático es verlo como el basurero del cuerpo. El sistema linfático se encarga de llevar lejos todas las toxinas, bacterias, virus y células muertas, por lo que se obstruye con facilidad o se enlentece.

Es importante mantener el funcionamiento del sistema linfático a toda velocidad, ya que logrará que su cuerpo tenga un fuerte sistema inmunológico para combatir enfermedades.

Si acumulamos más toxicidades de las que podemos evacuar a través de nuestros sistemas, existe el riesgo de que los órganos depurativos sufran algún colapso.

La importancia de la desintoxicación

Es imperante reiterar que a diario estamos expuestos a múltiples toxinas que incorporamos al organismo, así como también nosotros mismos generamos cantidades determinadas de sustancias tóxicas.

Hay algunos que no podemos controlar, pero aquellas relacionados con la alimentación sí podemos gestionarlas por la dieta.

Se recomienda un plan de alimentación sobre todo cuando se está consciente de que los hábitos nutricionales no son buenos, cuando caemos en los excesos lo que se da casi siempre en periodos festivos y vacaciones, como navidades o verano, cuando solemos comer más cantidad y de forma menos saludable.

La acumulación de toxinas en el organismo durante demasiado tiempo no sólo genera síntomas o pequeños problemas de salud, sino que puede acabar provocando una enfermedad más seria si se ignora y no hacemos nada para intentar remediarlo.

Por eso es importante desintoxicar nuestro organismo de vez en cuando o hacerlo de forma permanente a través de nuestra alimentación, para prevenir el desarrollo de algunas enfermedades o patologías.

Desintoxicar nuestro cuerpo cada cierto tiempo puede ser una ayuda increíble a la hora no solo de sentirnos mejor, sino también de evitar ciertas dolencias y/o enfermedades, que pueden llegar a producirse cuando nuestro cuerpo no trabaja al ciento por ciento.

Un procedimiento de desintoxicación, por ejemplo, no sólo limpia y depura nuestro cuerpo, ya sea con planes específicos para el colon, el hígado o los riñones, sino que gracias al mayor consumo de frutas y verduras durante las dietas depurativas mejoramos la sustentación y aumentamos las enzimas activas, las cuales nos ayudarán a regenerar las células.

Cómo desintoxicar el organismo

Nuestro sistema digestivo tributa energía e información al resto de los sistemas del cuerpo, es por eso que una alimentación natural y sana puede ayudarnos a eliminar residuos tóxicos y estar saludables. Existen métodos muy básicos para desintoxicar el organismo, entre ellos:

Ayuno con base en líquidos. Es la sustitución de las comidas regulares de un día por agua, jugos de vegetales y frutas e infusiones. Este proceso no solamente ayuda en la eliminación de toxinas, sino también de células muertas, rejuvenece la piel y revitaliza el organismo.

Se recomienda antes consultar a un médico para saber si se está en el momento idóneo de realizar un ayuno y no sufrir complicaciones de salud.

Enriquecimiento y sustitución de la dieta diaria. Este método permite sustituir alimentos poco saludables de la dieta por otros depurativos y energéticos que hacen sentir ligero y vital al organismo.

Lo mejor es que se puede incorporar esta forma de comer a la rutina diaria y mantenerla en el tiempo, de forma tal que siempre se ingieran productos desintoxicadores.

Escoger vegetales y frutas orgánicas. En lugar de la comida rápida y otros alimentos procesados. Los alimentos contaminados con productos transgénicos y pesticidas añaden toxinas dañinas a tu dieta. Se recomiendan los vegetales de hojas verdes, frutas, semillas, productos integrales y carnes blancas, además de tomar mucha agua.

Practicar ejercicio y meditación.  La práctica ayuda a mantener un cuerpo sano. El ejercicio te ayuda a sudar y el sudor ayuda a liberar toxinas a través de la piel.

Los estudios han encontrado trazas de arsénico, cadmio, plomo y mercurio en el sudor. La meditación ayuda a despejar la mente y reducir el estrés. El estrés puede ser tan tóxico para tu salud como los productos químicos.

Purificar el Aire. Respirar aire limpio es otra manera de reducir tu exposición a las toxinas. Aunque no puedes controlar todo el entorno, puedes tener cierto control en tu hogar y áreas de trabajo. Una ventilación adecuada es importante para un hogar sano.

Purifica el cuerpo con agua. Es posiblemente la herramienta más valiosa para desintoxicar el cuerpo. La mayoría de las funciones básicas del cuerpo requieren agua. El cuerpo necesita agua para producir saliva, ayuda con la transpiración y elimina los residuos.

La moda de los jugos "detox"

Lo último en la extensa lista de dietas para perder peso consiste en suprimir las comidas principales por jugos verdes.

Esta es una arraigada moda entre celebrities y bloggers, quienes confían ciegamente en la potencia purificadora, el efecto en la pérdida de peso y limpieza del organismo, como resultado de mezclar verduras y frutas; todo esto conlleva, según ellos, a tener una salud de acero.

Básicamente, el objetivo de este sistema de alimentación consiste en hacer borrón y cuenta nueva, someterse a purgas de desintoxicación extremista.

Esto se traduce en estar durante un período de entre una semana y hasta un mes en base de zumos depurativos que buscan eliminar toxinas acumuladas, aunado a la restricción de alimentos proteicos.

Además de los zumos compuestos por verduras como apio, espinacas y coles, así como semillas de chía, uso de frutas como manzana, coco o piña, recomiendan tomar té verde e infusiones con propiedades diuréticas (diente de león, anís, hinojo) y de igual manera, evitan café, refrescos, alcohol, carnes rojas, azúcar, conservas en sal, entre otros alimentos.

El doctor Manuel Jiménez Ucero, autor de La dieta Slow, declara que “Detox" es una palabra anglosajona que nos invade y sugiere aportar a nuestro cuerpo elementos nutrientes compensadores del entorno tóxico que nos envuelve y agrede en el plantea.

Un cambio de hábitos para introducir alimentos naturales crudos mediante la extracción por presión en frío y a baja velocidad. “Extraen casi el doble de nutrientes que una licuadora normal, sin calentar el zumo al obtenerlo”, explica.

Los zumos que se obtienen de esta forma son densos, muy saciantes y a la vez muy digeribles, según el doctor. Además, aportan una sensación de bienestar que “induce a continuar tomándolos”.

Según el médico, consumir los alimentos crudos es más saludable que hacerlo asados o cocidos, ya que las enzimas, los nutrientes y los minerales vitales, permanecen intactos.

Estos “Slow Juices”, como también se conocen, están en casi todas las cocinas de Estados Unidos y han llegado a España para quedarse. Ya son muchos los bares y restaurantes que a lo largo de la geografía española han incorporado estos preparados con infinidad de sabores.

Muchas personas que se introducen en una dieta detox lo hacen para perder peso, pero también son un perfecto complemento nutricional. “Se pueden usar más o menos calóricos, según cuál sea el objetivo que se desea conseguir”, apunta Jiménez.

Cuidado con los efectos secundarios

Al igual que sucede con cualquier dieta, en el momento en que perdemos el punto de equilibrio y el nivel saludable, nuestro organismo se resiente y existe la posibilidad de que "se queje" manifestando algunos efectos secundarios.

Algunos malestares que pueden reflejarse en el organismo producto de abusos en la desintoxicación, pueden ser dolores de cabeza, cansancio y apatía después de haberse depurado varias veces, náuseas, efecto rebote en el peso o acidez estomacal.

En ocasiones pueden aparecer otros efectos más alarmantes como diarrea. Esto puede suceder si el tipo de dieta depurativa que estamos llevando es demasiado estricta o si es la primera vez que la hacemos, ya que la cantidad de fibra que ingerimos con el régimen desintoxicante aumenta considerablemente.

Otra de las causas de estos posibles efectos secundarios es la restricción de proteínas que conlleva, pues con la limpieza se reduce el consumo de carnes y pescados y se aumenta el de alimentos depurativos como frutas y verduras.

Ahora bien, si pese a seguir las recomendaciones y consejos aparece alguno de los posibles efectos secundarios durante una dieta de desintoxicación, lo primero que debemos hacer es no alarmarnos. En ocasiones es fruto de una falta de costumbre en nuestro organismo, que reacciona como método de defensa.

Estos efectos adversos se pueden reducir con métodos naturales, como por ejemplo el dolor de cabeza que pudiera mitigarse bebiendo más agua o comiendo alguna fruta como la manzana (verde de ser posible).

La acidez estomacal también puede deberse a alguno de los ingredientes que contenga el jugo o el preparado para la limpieza. Para remediarlo podemos tomarnos algún antiácido o bien tomar un protector de estómago antes de tomar ese tipo de zumos en concreto.

No obstante, esta debería ser la última opción, por lo que es preferible que sustituyamos ese batido por otro con los mismos beneficios.

Si  bien es cierto que una dieta “detox” puede ayudar a limpiar nuestro organismo, también deberemos tener cuidado con este tipo de regímenes ya que las dietas depurativas pueden tener riesgos para la salud si no se realizan adecuadamente o bajo supervisión de un especialista.

También es importante consultar a un nutricionista para asegurarnos que lo que necesitamos, ya que hay síntomas como el cansancio el acné, el malestar o la irritación que no están causados necesariamente por un exceso de toxinas o la incapacidad de nuestro cuerpo para depurar correctamente.

Los expertos le echan el ojo a la detoxmanía

De acuerdo con los nutricionistas, en general una 'limpieza' y una 'desintoxicación' es lo mismo.

Implican limitar la ingesta de alimentos sustituyéndola por zumos, evitando tipos de alimentos o bebiendo alguna mezcla de jugos durante varios días. A veces el método se dirige a un órgano específico como el hígado o el colon, y supuestamente nos hace sentir mejor.

Para entender el principio del funcionamiento de estos métodos y averiguar si de verdad tienen las virtudes que proclaman, el portal de noticias Lifehacker ha conversado con varios científicos expertos en nutrición, como el dietista el investigador en nutrición, Kamal Patel.

Hablando de la eficacia de diferentes tipos de "limpiezas" del organismo, Kamal Patel afirma que al principio se notan los resultados deseados, normalmente una pérdida de peso, aparte de que una dieta compuesta exclusivamente de frutas y hortalizas parece muy saludable.

Sin embargo, de acuerdo con el científico, el efecto de este método guarda peligros reales para la salud.

Patel explica que si una persona durante una semana solo consume zumos obviamente perderá peso, pero no porque su cuerpo esté 'depurándose', sino simplemente porque no come.

Durante este periodo el agua se almacena en los músculos con glucógeno. La dieta baja en calorías, por su parte, hace que el cuerpo utilice esas reservas de glucógeno y pierda el peso del agua almacenada, que se recupera una vez se vuelve a una dieta normal.

Otro factor negativo que pudiera tener estos programas es la pérdida de nutrientes vitales como grasa, fibra y proteínas.

El experto explica que después de unos días, el cuerpo empieza a acusar la carencia de proteínas, lo que provoca la rotura de tejidos musculares.

Del mismo modo, la falta de fibra en una dieta tiende a afectar la función del intestino grueso.

Otros investigadores afirman que una 'limpieza' con base en zumos no es más efectiva que lo que el cuerpo puede hacer por propia cuenta. Dicen que el organismo se basta a sí mismo para eliminar toxinas, pues de lo contrario desencadenaría la muerte.

Añaden que la mayoría de estos métodos hacen que el cuerpo absorba más azúcar de fructosa, algo que, como es sabido, no es bueno para la salud. En realidad, lo único que consigue una 'depuración' o una 'limpieza' a base de zumos es que pasemos hambre y privemos a nuestro organismo de nutrientes durante unos días.

No obstante, a aquellos que realmente quieren eliminar de su cuerpo elementos dañinos, los investigadores les dicen que lo que tienen que hacer es cambiar completamente de dieta.

Así, en lugar de pensar en 'depuraciones' lo que deben hacer es consumir diariamente alimentos beneficiosos para el cuerpo, como verduras de hoja verde, legumbres, fruta entera, frutos secos y semillas, lo cual constituiría una limpieza constante.

Vivir semanas tomando solo jugos no es algo que esté al alcance de todos. Mantener un cuerpo fitness pero saludable consiste en descubrir tendencias que realmente ayuden a mejorar tu vida y no de probar todo lo que se vaya poniendo de moda en materia de nutrición.

En lo que sí no hay discusión es que los jugos verdes representan una valiosa alternativa para incluir vegetales en pacientes que no apuestan mucho por el consumo de este tipo de alimentos.

Además, resulta una excelente opción para aumentar la ingesta de vitaminas y minerales. Sin embargo, de lo bueno en exceso también es pernicioso, estos batidos, no pueden suprimir la variedad, calidad, y cantidad de alimentos encontrados en una comida principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *