Mujer sentada en poceta con manos en el estomago

Hemorroides: un mal común, ¿cómo aliviarlas de forma natural?

Hemorroides: un mal común, ¿cómo aliviarlas de forma natural?

Última actualización: 05-10-2018. Equipo Nutricioni

También conocidas como almorranas, las hemorroides se producen cuando las venas que se encuentran en la zona del ano y del recto se dilatan e inflaman, provocando dolor, comezón e incluso sangrado anal.

El último trayecto del tracto digestivo se compone por el recto, el canal anal y el ano; esta zona al igual que el resto del organismo está vascularizada por venas y arterias conocidas como arterias y venas hemorroidales.

Casi todas las venas del organismo cuentan con válvulas cuya función es procurar el trayecto de la sangre hacia la misma dirección, restringiendo su retorno, incluso cuando dicho trayecto sea en contra de la gravedad como el caso de las piernas, que va hacia arriba.

Si las válvulas dejan de funcionar, las venas enferman y aparecen las várices que son venas tortuosas con la sangre congestionada en ellas.

Las venas hemorroidales no tienen válvulas, por lo que cualquier agente que provoque presión en estas venas puede fácilmente provocar congestión.

Entonces, las hemorroides vienen a ser como várices de las venas hemorroidales. Cuando la sangre es detenida, eleva el riesgo de sufrir trombosis o inflamación de las venas.

Se estima que por cada cinco personas cuatro padecen de esta condición en algunos casos asintomática, pero en otras provocan picazón, sangrado y malestar. Conozca la forma de tratarlas o incluso prevenirlas.

Mujer sentada en poceta con manos en el estomago

Tipos de hemorroides

Existen dos tipos de hemorroides: las internas, son las que se originan en el recto y son superficiales; y las externas, cuando se generan desde el ano hasta el canal anal.

Las hemorroides internas se ubican en el interior del recto; este tipo de hemorroides generalmente no pueden ni verse ni sentirse y rara vez producen molestias.

De manera ocasional el esfuerzo al evacuar, puede hacer que una hemorroide interna salga por la abertura anal, se le conoce como hemorroide sobresaliente o prolapsada y causan dolor e irritación.

Por su parte, las hemorroides externas están ubicadas por debajo de la piel alrededor del ano, por ser superficiales este tipo de hemorroides si se irritan y pueden sangrar y picar.

En los casos más crónicos está la hemorroide trombosada; es cuando se acumula la sangre en una hemorroide externa produciendo un coágulo o trombo, provocando un intenso dolor, inflamación y además se percibe un bulto de consistencia dura cerca del ano.

Síntomas de las hemorroides

De acuerdo al tipo y grado de las hemorroides, estas pueden ser sintomáticas o no.

Las internas son por lo general asintomáticas. Solo por la presencia de sangre en heces  se puede percatar de este tipo de hemorroides.

Las hemorroides internas pueden causar dolor si una hemorroide presenta un trombo, o cuando el esfuerzo al evacuar es tan fuerte que produzca el prolapso de la hemorroide fuera del canal anal.

Este sangrado es leve, apenas pequeñas gotas de sangre viva que se observan alrededor de las heces, o en el papel sanitario al limpiarse.

Las hemorroides externas en cambio, sí son, por lo general, sintomáticas.

Se relacionan con sangrados y dolor al evacuar y al sentarse en el inodoro. Las trombosis en este tipo de hemorroides generan un dolor intenso.

Otro síntoma común en las hemorroides externas son el prurito o picazón, son siempre visibles e incluso palpables.

A pesar de que las hemorroides produzcan sangrado, es importante observar los otros síntomas para asociarlo o no a esta patología y consultar con el médico.

Ya que existen otras enfermedades importantes que pueden provocar hemorragia rectal y el paciente las padezca a la par de las hemorroides; por lo tanto se corre el riesgo de que pasen desapercibidas.

El sangrado anal lo puede provocar también una fisura anal, enfermedad diverticular, infecciones, y hasta cáncer de recto.

Además es importante observar el nivel de sangrado ya que si es muy frecuente, puede provocar anemia.

Factores de riesgo de padecer hemorroides

Esta enfermedad es muy común en la población adulta, en especial en los mayores de 50 años.

Sin embargo, por factores hereditarios, malos hábitos alimenticios, falta de ejercicio o estreñimiento crónico, se puede presentar a edades más tempranas.

Los factores de riesgo pueden ser:

  1. Por estreñimiento.
  2. Esfuerzo excesivo para evacuar.
  3. Obesidad.
  4. Diarrea crónica.
  5. Evitar la defecación aguantando las ganas.
  6. Escaso consumo de fibra en la dieta diaria.
  7. Por práctica de sexo anal.
  8. Durante el embarazo, en especial en las últimas semanas.
  9. La acción de pujar durante el parto natural también puede provocar inflamación.
  10. Por antecedentes de casos de hemorroides en la familia o al envejecer, ya que el esfínter rectal pierde fuerza.
  11. Por abusos de laxantes para controlar el estreñimiento, provocando diarreas.
  12. En casos de cirrosis e hipertensión portal.
  13. Cuando se permanece por largos períodos sentados o de pie, también puede producir inflamación.
  14. En la práctica de levantar pesas.
  15. Por abuso en el consumo de comidas picantes, muy condimentadas o saladas, produce inflamación no solo en la mucosa rectal, sino también en la mucosa intestinal.

Hábitos saludables para la prevención

Existen ciertos hábitos que al adaptarnos a la rutina diaria, permitirán llevar una vida sana, previniendo la formación de hemorroides en recto y ano. Algunos de estos hábitos son:

Evitar el sedentarismo. Si el trabajo incita al sedentarismo incluir rutinas, como levantarse de la silla cada cierto tiempo, para darle movilidad al cuerpo.

Incluir el ejercicio físico al menos media hora, tres veces a la semana, promueve la buena circulación sanguínea.

Usar preferiblemente las escaleras en lugar del ascensor al asistir al trabajo o la universidad y procurar caminar ciertos trechos, son métodos fáciles que garantizan la actividad física diaria.

Llevar una dieta balanceada, rica en fibras, con variedad en frutas (en especial las cítricas), vegetales y alimentos integrales.

Evitar comidas muy cargadas de carbohidratos, harinas, frituras, comidas picantes o muy sazonadas difíciles de digerir; para prevenir el estreñimiento.

Tomar mucha agua durante el día. Entre sus múltiples beneficios este sencillo método garantizará una adecuada circulación sanguínea, además de movilidad intestinal y evacuaciones normales.

En lo posible no consumir alcohol y no fumar; son malos hábitos que no aportan ningún beneficio al organismo.

Mantener un peso adecuado.

Alimentos que alivian los síntomas de las hemorroides

Mantener una dieta adecuada con alimentos que propicien los nutrientes y vitaminas necesarios es posible llevar una vida sana.

En casos de hemorroides estos son los alimentos más recomendados para controlarlas e incluso erradicarlos.

Agua u otros líquidos sanos. Es recomendable beber diariamente al menos ocho vasos de agua o en su defecto bebidas sin azúcar, sin alcohol o cafeína.

Una buena opción es el agua de coco o agua saborizada con limón.

Cuando se consume abundante líquido las heces se ablandan, evitando una incómoda y dolorosa defecación.

La ingesta de agua, fomenta la frecuencia diaria de evacuaciones, además al consumir agua potencia los beneficios de la fibra en la dieta, previniendo el estreñimiento.

Avena rica en nutrientes, debería consumirse a diario.

Este cereal es fuente de fibra soluble, que al ingerirla forma gel con el agua, esto hace que las heces sean más voluminosas, provocando alivio en el intestino y aliviando las hemorroides.

Se puede preparar una jarra de agua con hojuelas de avena y consumir en el día como complemento del agua, para aprovechar sus beneficios sin provocar exceso en el consumo de fibra.

Lechosa, también conocido como papaya, excelente para la buena digestión.

Es una fruta saludable y de grandes beneficios en casos de hemorroides. Los casos de estreñimiento y distensión evidencian mejoría con el consumo de lechosa.

Esta fruta contiene un componente llamado papaína, un estimulante de la digestión.

Es una enzima de proteína digestiva, de ahí sus beneficios en el tratamiento de trastornos digestivos, en especial los que producen estreñimiento.

La manzana es otra fruta rica en fibra, lo que promueve la frecuencia de evacuaciones, evita el endurecimiento de las heces, procurando evacuaciones sin dolor.

Se recomienda su consumo con la piel, ya que de ahí es la mayor fuente de fibra.

Ciruela pasas. A estas pequeñas frutas se le atribuyen diversos beneficios en trastornos intestinales.

Es una alta fuente de fibra que le da volumen a las heces mejorando la evacuación.

Contienen sorbitol un azúcar natural que suaviza las heces al atraer el agua al colon.

Las ciruelas vienen a ser un laxante natural por la concentración dihydrophenylisatin que suaviza las heces.

Estudios científicos han corroborado sus beneficios en cuanto a sus propiedades al mejorar los movimientos intestinales de forma espontánea por su consumo.

Se recomienda un consumo de no más de 100 gramos de ciruelas al día, ya que contiene oxalato de calcio cuyo consumo en exceso produce trastornos renales.

Las bayas son alimentos de gran carga nutritiva. Contienen vitamina C, antocianina, vitamina K y también magnesio.

Además de su alto contenido en fibra, que proporciona beneficios para evitar el estreñimiento que causa las hemorroides.

Sin embargo este no es su único beneficio de las bayas, ya que también contribuyen a reparar los vasos sanguíneos deteriorados, mejorando en general la salud del sistema vascular.

Sin contar su propiedad antiinflamatoria que permite aliviar el dolor que causan las hemorroides.

La remolacha es otro alimento rico en fibra, esencial para prevenir el estreñimiento.

Además, contiene vitamina C que corrige las hemorragias de los vasos; según expertos, la vitamina C ayuda a restringir el flujo sanguíneo.

La remolacha también conocida como betabel es también una fuente de energía y tiene un contenido bajo en grasas saturadas, por lo que es el complemento ideal en la dieta para prevenir el estreñimiento y mejorar de hemorroides.

Frutas Cítricas y frutos secos. Las frutas son fuente de fibras solubles, al unirse al agua forman una masa gelatinosa, por lo que aumenta el nivel de saciedad al consumirlas, de esa manera se evita comer demás.

Las frutas cítricas son ricas en vitamina C, de la cual ya se conocen sus beneficios en especial para el estreñimiento.

Se recomienda el consumo principalmente de naranja, piña, mandarina, fresas y kiwi en casos de estreñimiento.

Los frutos secos contienen más contenido de fibra que en su forma regular, así los albaricoques, las pasas y los dátiles en esta forma contienen más fibra, esenciales para evitar el estreñimiento.

Otras recomendaciones incluyen los granos y productos de granos como el salvado de arroz, cereales, salvado de trigo. Además de verduras con almidón como es el caso del maíz y las papas son fuente de fibra.

Vitaminas y minerales contra las hemorroides

Existen diversas vitaminas y minerales que añadidos a la dieta pueden evitar el molesto y doloroso estreñimiento. Algunas recomendaciones son:

Vitamina C: se recomienda una ingesta entre 1000 a 2000 mg al día de esta vitamina, ya que fortalece los vasos sanguíneos, incluso aquellos que están inflamados, mermando los dolores provocados por las hemorroides, al tonificar y reducir el tamaño de las venas.

Vitamina E: la ingesta recomendada desde estar entre los 400 a 600 UI al día. La vitamina E colabora con la buena estructura de los vasos sanguíneos y también de los tejidos, lo que permite tratar los coágulos que se forman en la parte interna de las hemorroides.

Vitaminas del complejo B: lo recomendable es tomar de 50 a 100mg de este tipo de vitamina por día; estas actúan en varios de los procesos del organismo, incluido la digestión.

Contribuye  al funcionamiento normal del sistema digestivo, permitiendo un mejor movimiento de los intestinos, evitando el estreñimiento.

Provitamina A: se puede consumir hasta 15000 UI al día, salvo las embarazadas que según indicación del médico puede ser de 10000 UI o menos. Esta vitamina fomenta la reparación de los tejidos y también de las membranas mucosales.

Potasio: este mineral ha demostrado beneficios en la sanación de hemorroides sangrantes. Su carencia propicia el estreñimiento, agravando las almorranas.

Calcio: cumple un rol esencial en el proceso de coagulación. Alivia el sangrado rectal asociado a las hemorroides. Previene el cáncer de colon.

Zinc: acelera el proceso de curación y es de gran beneficio al curar heridas. En pacientes con hemorroides, los síntomas van reduciendo conforme se aumenta la ingesta de zinc.

Ilustración de niño jugando futbol en leche liquida

Alimentos no recomendados en casos de hemorroides

Existen algunos alimentos que no son recomendables para pacientes con hemorroides y de hecho su consumo, mantiene y hasta empeora los síntomas propios de esta condición. Entre ellos podemos mencionar:

  • La pimienta, mostaza, pimientos picantes y cualquier otra especia que le dé sabor picante a las comidas.

Este tipo de especias resultan irritantes para el tracto intestinal. También producen pesadez y ardor estomacal e intestinal.

  • La sal en exceso.
  • El consumo en exceso de azúcar, también agrava la condición de hemorroides. En lo posible debe evitarse la ingesta de productos procesados con azúcar.
  • En este mismo orden están los cereales no integrales y productos con base de harinas refinadas.

Cuyo consumo endurece las heces y no contribuye en el tratamiento de las hemorroides

  • Las bebidas estimulantes como alcohol, café, o con cafeína como los refrescos y algunos tés,.

Es preferible no tomarlas o que hacerlo en poca cantidad, ya que son irritantes y aportan ningún beneficio en pacientes con hemorroides.

Tratamientos herbales naturales para las hemorroides

Se ha demostrado que la inflamación de las venas hemorroidales responde muy bien a los tratamientos con hierbas y otras plantas medicinales.

Por lo que se recomienda que se complemente su cuidado con el consumo de algunas de las que se mencionan a continuación:

Alfalfa: contiene vitamina K en sus hojas, que contribuye a disminuir el sangrado.

Aloe Vera: tiene propiedades antiinflamatorias, contiene antraquinonas y antrona, sustancias que tienen propiedades laxantes. Lo que produce suavidad en las heces y mejora los movimientos del intestino.

Castaño de Indias: es una hierba muy recomendada en casos de hemorroides trombosadas. Incluso en las farmacias se venden en pastillas o supositorios.

Grosellero negro: contribuye con la circulación sanguínea, reduce la dilatación, lo que permite prevenir la producción de coágulos.

Hamamelis: tiene propiedades analgésicas, alivia la sensación de picor y mejora la inflamación.

Llantén: tiene características antiinflamatorias, además de su función antihemorrágica, contribuye en la reconstrucción de las venas del ano.

Manzanilla: esta planta y sus flores son muy populares por sus  facultades descongestivas y antiinflamatorias.

Por esto reduce la inflamación anal para las hemorragias pequeñas que se producen, y además contribuye a la buena cicatrización.

Al usarlo en baños de asiento con menta y agua tibia, calma los dolores y proporciona una sensación de suavidad y frescura, calmando el picor y el ardor.

Malva: brinda alivio al dolor y la comezón en el ano, al usarlo en baños de asiento.

Psyllium: esta planta combate de manera eficaz el estreñimiento, por su alto contenido en fibra, evita el endurecimiento de las heces, promoviendo una evacuación sin molestias.

Roble: su corteza tiene propiedades astringentes y calmantes; se usa en combinación con otras hierbas para tratar las hemorroides.

Brusco: planta que es muy utilizada para las várices y para evitar las hemorroides, contribuye con la buena circulación sanguínea, además de sus propiedades vasoconstrictoras y antiinflamatorias.

No debe ser utilizado por pacientes embarazadas o con problemas de hipertensión arterial.

Remedios naturales  para tratar las hemorroides externas

La fitoterapia, así como la medicina natural, se apoyan en tratar y curar enfermedades a través de hierbas, alimentos y plantas cuyas propiedades vienen dando buenos resultados.

Los remedios naturales para tratar las hemorroides alivian mucho más rápido que cualquier medicamento.

Son de larga duración y algunos pueden llegar a curar por completo las hemorroides y están al alcance de las manos.

Baño caliente: uno de los mejores y más fáciles remedios para tratar las hemorroides de manera natural.

Se prepara el baño de tina con agua caliente y algunas hierbas o plantas. Una de las más efectivas es la manzanilla, junto con la menta proporciona un alivio increíble.

El agua caliente eleva la circulación de la sangre en el área afectada, de esta manera se reduce la inflamación en las venas, mejorando las hemorroides.

Té de manzanilla para uso externo: es de gran ayuda en los casos de hemorroides externas.

Se trata de colocar una bolsa de te húmeda, directamente en la zona afectada.

El té contiene taninos, que tienen efecto sedante natural, propiciando sensación de alivio tanto del dolor como del picor.

También existe una infusión que se prepara con manzanilla, agua de rosas y aceite de germen de trigo en agua caliente, para baño de asiento.

Sus propiedades calmantes son eficaces, con solo quince minutos de exposición a los vapores que emane la mezcla.

Bálsamo con base de berenjena: se prepara con el aceite que suelte la berenjena al cocinarla previamente a fuego lento. Cuando esté tibio, se aplica con gasa este aceite en la zona afectada en la noche.

Al día siguiente debe retirarse los restos con un buen aseo de preferencia con una infusión con manzanilla.

Tomate para uso tópico: el tomate debe estar frío, se corta en rodajas y se colocan directamente en la zona que está afectada, durante veinte minutos, su efecto es antiinflamatorio.

Baño de asiento con hierbas: se coloca salvia, castaño de indias y gordolobo en un recipiente, junto con dos tazas de agua hirviendo, se lanza esta mezcla al inodoro y el paciente se sienta de manera que  los vapores actúen desinflamando las venas y propiciando alivio del dolor.

Terapias de frío/calor: en una ponchera de baño colocar medio litro de agua recién hervida, sentarse en el recipiente cuando la temperatura sea tolerable durante veinte minutos.

Retirarse del agua caliente y colocar hielo envuelto en una toalla en la misma zona, alivia significativamente el dolor y relaja la zona.

Almohada tipo dona: si el trabajo exige pasar muchas horas sentado, utiliza una almohada con apariencia de flotador.

Esto evita que se haga presión sobre la zona afectada y de esta forma calma el dolor y la irritación.

Recomendado para mujeres embarazadas que sufren de estreñimiento.

Gel de aloe vera: al cortar la penca de aloe vera o sábila, el cristal gelatinoso se coloca directamente en el ano, aliviando la sensación de dolor y ardor.

Papas en rodajas: debe lavarse bien la papa y pelarla, volver a lavar y cortar en finas rodajas, colocarlas en agua fría unos minutos y aplicar sobre la zona inflamada.

Aceite de oliva o de linaza: ambos tienen propiedades antiinflamatorias; se humedece un algodón con el aceite y se aplica en la zona afectada.

Consumir probióticos: bien sea en forma de suplemento o en alimentos como el yogurt natural y las aceitunas, este nutriente permite restablecer el equilibrio del tránsito intestinal.

Los probióticos hacen que las evacuaciones sean regulares, evitando el esfuerzo, por lo cual previene el estreñimiento y con ello el riesgo de que se produzcan las hemorroides.

En general para prevenir o curar las hemorroides las pautas generales son:

  1. Llevar una dieta rica en fibra, que contenga vitamina C, B, A, E y zinc.
  2. Tomar abundante agua en el día.
  3. Practicar ejercicio que permita mantener un peso adecuado.
  4. No abusar de los laxantes.
  5. Usar ropa interior preferiblemente de algodón.
  6. Usar toallas húmedas en vez de papel sanitario.
  7. No frenar la evacuación, ir al baño cuando el cuerpo lo pida.
  8. Cuando haya sensación de picor o ardor, evitar rascarse porque fomenta la irritación, en su lugar colocarse cataplasmas con las hierbas antes mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *