Ilustración de la anatomía humana mostrando los tejidos musculares

Hablemos del cuerpo humano y sus tejidos

Hablemos del cuerpo humano y sus tejidos

Última actualización: 05-11-2018. Equipo Nutricioni

La unidad biológica más pequeña es la célula. Existen distintas variedades de células que cumplen una diversidad de funciones.

Cuando dos o más células iguales se encuentran juntas, cumpliendo una misma función se denomina a este grupo celular como tejido.

Por otro lado, en el caso de dos o más tejidos se agrupan para la formación de una estructura que responde a una característica específica y con una función determinada, se denomina a esa estructura órgano.

El grupo de órganos que se relacionan en virtud de sus funciones vitales para el funcionamiento total del organismo humano constituye un sistema.

Se puede decir, que un tejido es un cúmulo o grupo de células que se encuentran organizadas con el fin de llevar a cabo una función específica.

Sin embargo, hay una manera más específica para describir lo que constituye un cuerpo, y explicando que estamos compuestos de varios tipos diferentes de tejido del cuerpo humano.

El tejido del cuerpo humano, es otra manera de describir cómo nuestras células se agrupan juntos en una manera altamente organizada, de acuerdo con la estructura y la función específica.

Estas agrupaciones de células forman tejidos, que luego forman órganos y varias partes del cuerpo.

Se puede observar claramente en el caso de los músculos del cuerpo. Muscular es uno de los cuatro tipos de tejido del cuerpo humano.

Acá te explicaremos los tipos de tejidos y diferentes aspectos relacionados con el mismo. Cabe destacar, que para mejorar todo estado de salud, en tus tejidos puedes consumir el Articagos.

Anatomía del músculo de la rodilla, del tendón y del cartílago

Tipos de tejidos musculares

Como se mencionó anteriormente, estos diferentes tipos de tejidos están hechos de un tipo particular de células que trabajan juntas.

En primer tenemos el tejido muscular: El tejido muscular de nuestro cuerpo se compone de las células excitables que son de largo y fibroso.

Estas células están listas para la contracción, o la activación de la tensión en los músculos, por lo que es posible que nos movemos las partes del cuerpo.

Están en líneas paralelas y se encuentran agrupados, lo que hace el tejido muscular muy fuerte.

Ahora hablaremos del tejido epitelial: El tejido epiteletial se compone de células epiteliales, que son muy diferentes de las células musculares que acabamos de hablar.

Estas células pueden ser plana, en forma de paralelepípedo, o columnar. A ellos se une firmemente juntos, haciendo una sola lámina continua o apiladas.

El tejido epitelial también se puede encontrar que recubre algunas cavidades internas y órganos.

En cuanto al tejido conectivo: Como su nombre indica, el tejido conjuntivo constituye una red conectiva dentro de nuestro cuerpo.

La celebración de nuestras partes del cuerpo en conjunto y el apoyo son las principales tareas de este tejido.

El tejido conectivo se llena en los espacios dentro de nuestro cuerpo con una matriz hecha de fibras dentro de una sustancia líquida, sólida o gelatinosa.

Por último, pero no menos importante el tejido nervioso: El tejido nervioso se encuentra dentro del sistema nervioso, y se compone de células especializadas únicas.

Al igual que los circuitos eléctricos, el sistema nervioso transmite señales de los nervios de la médula espinal y el cerebro.

Estas células conocidas como neuronas conducen estos impulsos, por lo que es posible que nosotros utilizamos nuestros sentidos.

Los tejidos son parte importante de nuestro cuerpo, ya que con ellos le damos funcionamiento a nuestros órganos, todos se interrelacionan entre sí, por lo que debemos cuidarlo con el Articagos.

Ilustración de la anatomía humana mostrando los tejidos musculares

Membranas de los tejidos del cuerpo humano

Una membrana de tejido es una capa delgada o lámina de células que cubre el exterior del cuerpo, y los órganos.

Estas membranas conducen al exterior del cuerpo, y el revestimiento de las cavidades articulares móviles. Tenemos la membrana del tejido conectivo, membrana epitelial, y membrana serosa.

Membranas de tejido conectivo: La membrana de tejido conectivo se forma exclusivamente a partir de tejido conectivo.

Estas membranas encapsulan órganos, tales como los riñones, y la línea de nuestras articulaciones móviles.

Una membrana sinovial es un tipo de membrana de tejido conectivo que recubre la cavidad de una articulación móvil libremente.

Este fluido sinovial intercambia fácilmente el agua y los nutrientes con la sangre, al igual que todos los fluidos corporales.

Membranas epiteliales: La membrana epitelial se compone de epitelio unida a una capa de tejido conectivo, como en el caso de la piel.

La membrana mucosa es también un compuesto de los tejidos conectivos y epiteliales.

A veces llamados mucosas, estas membranas epiteliales se alinean en las cavidades corporales y pasajes huecos que se abren al ambiente externo, e incluyen los sistemas digestivo, respiratorio, excretor, y tractos reproductivos.

Las mucosas, producida por las glándulas exocrinas epiteliales, cubre la capa epitelial.

La membrana serosa: Una membrana serosa es una membrana epitelial compuesta de epitelio del mesodermo derivado llamado el mesotelio que se apoya en el tejido conectivo.

Son esencialmente bolsas membranosas, con mesotelio que recubre el interior y el tejido conectivo en el exterior.

El líquido seroso secretado por las células del mesotelio escamosas delgada, lubrica la membrana y reduce la abrasión y la fricción entre los órganos.

Las membranas serosas se identifican de acuerdo con su ubicación. Tres membranas serosas se alinean en la cavidad torácica; los dos pleura que cubre los pulmones y el pericardio que cubre el corazón.

La membrana serosa es la cavidad abdominal que cubre los órganos abdominales, y forman dobles hojas que suspenden muchos de los órganos digestivos.

Significados de aspectos relevantes con los tejidos

Colágeno: El colágeno o colágena, es la que forma parte de huesos, piel, tendones y cartílagos, es la proteína más abundante en los vertebrados.

Cuando las largas fibrillas de colágeno se desnaturalizan por calor, las cadenas se acortan y se convierten en gelatina. Las fuertes fibras compuestas por colágena son capaces de resistir las distensiones.

Elastina: La elastina es una proteína fibrosa que, en los animales superiores, constituye un elemento básico estructural del tejido conjuntivo elástico de los ligamentos, de la piel, de los cartílagos, y de las paredes arteriales, principalmente.

Desde un punto de vista bioquímico, está constituida por cadenas polipeptídicas ordenadas en paralelo alrededor de un eje.

Dichas cadenas se unen por medio de enlaces covalentes formando una lámina bidimensional a modo de red. Las fibras de elastina se alargan pasivamente si se estiran y se encogen cuando se les libera.

Fibras reticulares: Las fibras de este tercer tipo no son lo suficientemente notables como para advertirlas con la tinción común, incluso en extensiones de tejido conectivo.

Representan fibrillas colágenas que están dispuestas como estrechos manojos recubiertos con glucoproteínas y, proteoglicano que contiene polisacáridos.

Grasas blancas: Las grasas blancas comprenden entre el 10 % y el 20% del peso corporal total en los hombres adultos y entre el 15 % y el 25%, en las mujeres adultas.

Como resultado de esta movilización, el contenido calórico del lípido almacenado en la grasa blanca puede convertirse en energía para las células de otras partes del cuerpo.

Grasas pardas: La característica más significativa de este segundo tipo de tejido adiposo consiste en que es termógeno y puede generar calor corporal.

Las células de grasa parda son más pequeñas que las de grasa blanca aunque sus mitocondrias son más grandes y numerosas.

Esta relativa abundancia de mitocondrias en la grasa parda está claramente relacionada con su función como tejido  generador de calor.

Ilustración del buen funcionamiento de los cartilagos con los huesos

Más y más términos necesarios para aprender

Plasma: El plasma es un líquido transparente, ligeramente amarillo, que contiene numerosas sustancias en solución o suspensión.

El plasma es rico en iones de sodio y cloro, y contiene también potasio, calcio, magnesio, fosfato, bicarbonato y muchos otros iones, glucosa, aminoácidos, etc.

Eritrocitos: Los eritrocitos están limitados por una membrana plasmática y su contenido corresponde principalmente a una proteína única, la hemoglobina.

Leucocitos: Los leucocitos son los que pertenecen al menos a cinco categorías distintas, distinguibles por su tamaño, la forma de su núcleo y sus inclusiones citoplasmáticas.

Linfocitos: Los linfocitos son el segundo tipo de leucocitos más numeroso constituyendo el 20% al 30% del total de los leucocitos.

Como otros leucocitos, se encuentran también en los tejidos extravasculares pero son notables por formarse en grandes cantidades fuera de la médula ósea, así como en ella.

Tendones: Los tendones están formados de haces paralelos de fibras colágenas en aposición estrecha.

Algunos tendones están envueltos por vainas en sitios que de otra forma rozarían contra huesos u otras superficies.

Ligamentos: Los ligamentos también están formados de haces paralelos de fibras intercelulares en aposición estrecha, con hileras intercaladas de núcleos de fibrocitos comprimidos.

Cartílago: El cartílago es un tejido conectivo relativamente sólido, que soporta peso pero carece de la resistencia del hueso.

Tejido óseo: El tejido óseo representa la parte más importante del esqueleto. Desde el punto de vista tecnológico es único en cuanto a compendiar gran dureza y fortaleza con el mínimo peso posible.

Al igual que el cartílago, el tejido óseo forma parte especializada del tejido conectivo denso.

Además, el esqueleto tiene funciones importantes de protección al rodear con una coraza al cerebro y la médula espinal, y parte de los órganos del tórax y el abdomen.

Otros significados de nuestro cuerpo

Matriz ósea: La matriz ósea intercelular está compuesta por una matriz orgánica y sales inorgánicas.

Los componentes inorgánicos del tejido óseo representan en el adulto aproximadamente el 75% del peso seco, y están compuestos por depósitos de fosfato de calcio cristalino.

Se cree que los cristales están distribuidos regularmente, en relación estrecha con las fibras de colágeno.

Las neuronas: Una neurona es la célula nerviosa con todas sus prolongaciones. Aunque existen varios tipos de neuronas en el sistema nervioso correspondientes a los distintos requisitos funcionales, ciertos rasgos son comunes.

Así, todas las neuronas tienen un cuerpo celular o soma, compuesto por el núcleo rodeado de una cantidad variable de citoplasma.

Neuroglia: es el tejido nervioso no se compone únicamente de neuronas, sino también de un número aún mayor de células de sostén no neuronales, denominadas neuroglia, cuya cantidad es diez o más veces mayor que las neuronas.

Líquido cefalorraquídeo: El líquido cefalorraquídeo es un líquido claro e incoloro que recubre completamente el sistema nervioso central, por lo que lo protege de los golpes.

Todos los niveles de nuestro cuerpo lo debemos mantener en un excelente estado de salud con el Articagos.

La piel es una membrana epitelial también llamada la membrana cutánea. Y esta debe mantener saludable, y se hace muy fácil mantenerla así con el Articagos.

Esta es una membrana epitelial escamoso estratificado descansando en la parte superior del tejido conectivo.

Normalmente, escuchamos estos términos y nos interesamos en saber de ellos cuando tenemos algún estado de salud mal, que afecta algún órgano directo.

Sin embargo, es importante aprender estas terminologías en forma general para así tener conocimiento previo de cualquier aspecto a tratar.

Puntos resaltantes y repaso general

Los seres humanos y otros organismos multicelulares complejos tienen sistemas de órganos que trabajan en conjunto, para realizar los procesos que nos mantienen vivos.

El cuerpo tiene niveles de organización que se construyen unos sobre otros. Las células constituyen tejidos, los tejidos constituyen órganos y los órganos constituyen sistemas de órganos.

La función de un sistema de órganos depende de la actividad integrada de sus órganos. Así como en el caso de los órganos del sistema digestivo que cooperan para procesar alimentos.

La supervivencia del organismo depende de la actividad integrada de todos los sistemas de órganos, con frecuencia coordinada por los sistemas endocrino y nervioso.

El sistema nervioso y el sistema endocrino controlan muchas funciones del cuerpo. Estos dos sistemas regulatorios utilizan mensajeros químicos, que modifican la función de los otros sistemas de órganos, y coordinan la actividad en diversos lugares del cuerpo.

En el sistema endocrino, los mensajeros químicos son hormonas que se liberan a la sangre.

En el sistema nervioso, los mensajeros químicos son neurotransmisores que se envían directamente de una célula a otra a través de un pequeño intersticio.

El sistema endocrino generalmente coordina procesos en una escala de tiempo más lenta que el sistema nervioso, donde los mensajes se entregan directamente a la célula blanca.

En algunos casos, como la respuesta de huida ante una amenaza aguda, los sistemas nervioso y endocrino trabajan juntos para producir una respuesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *