Fortalece tu salud física y mental durante la premenopausia

Fortalece tu salud física y mental durante la premenopausia

Última actualización: 05-02-2019. Equipo Nutricioni

El ser humano al igual que todos los seres vivos cumple un ciclo de desarrollo que inicia en la concepción y consecuente nacimiento, la maduración, la vejez y la muerte.

La reproducción es una de las características que identifica a los humanos. Este proceso se cumple desde la menarquía hasta que con la premenopausia se termina.

El cuerpo atraviesa procesos de cambio en las diferentes etapas de la vida, la niñez, la adolescencia, la adultez y la vejez. Los músculos y huesos crecen, los órganos internos van cumpliendo sus funciones de manera permanente, y la mente va incrementando su archivo de información.

La mente humana construye conceptos que se refuerzan en las costumbres y pensamientos colectivos.

La menopausia se ha visto tradicionalmente como un momento de caída, es el inicio de la devaluación de la femineidad. Para la mayoría representa la llegada de muchos malestares físicos que culminan con la llegada de la vejez, lo que a su vez representa la cercanía a la muerte.

Estas creencias son absolutamente falsas, cada uno de los procesos orgánicos que van sucediendo implican afecciones físicas temporales. Sin embargo, el dramatismo que envuelve el proceso de la pre menopausia es infundado.

El amor de pareja, el sexo, la fidelidad y la belleza dependen de otras circunstancias físicas, mentales y sociales no del inicio y término de la menstruación.

Es oportuno señalar que la naturaleza nos ofrece una serie de plantas que aportan al organismo sustancias y compuestos. Estos alivian los malestares físicos y las incomodidades mentales que aparecen al momento de iniciarse la menopausia.

Estos preparados se conocen popularmente como hormonas naturales debido a que cumplen funciones similares a las hormonas del cuerpo que disminuyen con la menopausia.

El sistema endocrino

El sistema endocrino trabaja de manera conjunta con el sistema nervioso para regular el funcionamiento del cuerpo humano. El sistema endocrino está formado por una serie de órganos llamados glándulas que producen sustancias llamadas hormonas.

Las hormonas son transportadas a través de las vías sanguíneas. La conexión entre el sistema nervioso y el sistema endocrino es sencilla de explicar.

El cerebro o la médula espinal indica a cada glándula en qué momento y qué cantidad de hormona debe producir. O viceversa, la cantidad de hormona producida por una glándula le indica al sistema nervioso que debe reaccionar de forma determinada.

La glándula pituitaria es también conocida como hipófisis se encuentra en la base del cráneo debajo del encéfalo. Es considerada la glándula líder ya que se encarga de controlar el funcionamiento del resto de las glándulas y la secreción de sus respectivas hormonas.

La tiroides está ubicada en el cuello, por delante de la tráquea y debajo del cartílago tiroides. Esta glándula produce la tiroxina. Tiene la responsabilidad de regular la cantidad de yodo que hay en el organismo.

También participa en el crecimiento ya que está relacionada con la asimilación de carbohidratos y proteínas durante la digestión.

El páncreas y el hígado son glándulas de suma importancia ya que trabajan en conjunto con el aparato digestivo y el circulatorio. Esto para lograr la asimilación de los nutrientes que contienen los alimentos que comemos.

Sin ellos sería imposible obtener todas las sustancias que hacen posible la vida de cada individuo. Ambas glándulas se encuentran en el abdomen alrededor del estómago.

Las glándulas suprarrenales, como lo indica su nombre, están situadas sobre los riñones y entre muchas hormonas que produce secreta la adrenalina. Esta sustancia envía información al sistema nervioso en casos de tensión, estrés, urgencia y emociones intensas.

Los ovarios y los testículos son glándulas sexuales cuya responsabilidad es secretar los estrógenos y los andrógenos para caracterizar las diferencias entre masculinos y femeninos.

El paso de la niñez a la pubertad representa el instante en el que los rasgos diferenciales entre hombre y mujer se hacen más evidentes y se inicia el período de capacidad reproductiva.

Esta etapa comienza con la maduración de las células. Producidas en los ovarios y testículos, es decir, los óvulos y los espermatozoides.

El aparato reproductivo femenino

El aparato reproductivo que forma parte de los individuos de sexo masculino y femenino, es el conjunto de órganos responsables de llevar a cabo la fecundación, gestación y nacimiento de un nuevo individuo de la especie humana.

En ambos sexos los órganos que forman el aparato reproductor se encuentran debajo del abdomen en la zona pélvica. Evidentemente ambos tienen conductos que los conectan con el exterior del cuerpo.

Las funciones que debe cumplir el aparato reproductor femenino se pueden resumir en el siguiente listado:

  • Producir los óvulos que son las células reproductivas.
  • Favorecer y lograr la fecundación.
  • Proteger y mantener la célula fecundada.
  • Expulsar al nuevo ser fuera del cuerpo de la mujer.

En cada una de estas funciones participan los órganos internos y externos del aparato reproductor femenino. En cuanto a los que se encuentran en el interior del cuerpo se distinguen la vagina, las trompas de Falopio, el útero y los ovarios.

La vagina es un tubo de tejido muscular que conecta el exterior con el interior, es elástica y se conecta al útero.

El útero es un órgano hueco en el que se produce la fecundación y la gestación del nuevo ser, tiene tres capas, endometrio, músculos lisos y tejido elástico.

En la parte superior del útero, situadas a ambos lados se encuentran las trompas de Falopio que se encargan de llevar los óvulos hasta allí. En el extremo contrario, las trompas se conectan con los ovarios que son los responsables de producir los óvulos y las hormonas sexuales.

En cuanto a los órganos externos del aparato reproductor femenino, entre las piernas se encuentra la vulva encargada de proteger la vagina. La vulva, a su vez, está compuesta por pliegues de piel muy sensible conocidos como el monte de Venus, los labios mayores y enormes, el clítoris y el himen.

Existen dos orificios en la vulva, uno que conduce a la vagina y otro, posterior, que es el meato urinario, que lleva la orina desde la uretra hasta el exterior.

La higiene y el cuidado del aparato reproductor es muy importante ya que es muy sensible a infecciones bacterianas de origen interno o venidas del medio ambiente.

Los especialistas que atienden y revisan el correcto funcionamiento del aparato reproductor femenino se llaman ginecólogos. Es vital realizar una visita anual al ginecólogo de confianza.

Las hormonas sexuales femeninas

El sistema endocrino cumple la función de secretar, a través de sus glándulas, hormonas. Las hormonas son sustancias solubles que se producen en cantidades pequeñas. En el caso de las hormonas sexuales de la mujer, existen dos, el estrógeno y la progesterona.

Las hormonas sexuales femeninas comienzan a secretar desde que están siendo gestadas en el útero de sus madres. Durante la infancia su nivel aún es bajo y cuando llega la adolescencia aumenta su producción. Ambas son responsables de que sea posible la fecundación, la gestación y el parto.

En cuanto al lugar donde se producen las hormonas sexuales femeninas, los estrógenos nacen en los ovarios. Los estrógenos cumplen la función de madurar el aparato reproductivo femenino hasta que está listo para gestar.

Sin embargo, estas hormonas también se encargan de dotar de flexibilidad de los capilares, aumentar la resistencia de los huesos y prevenir las afecciones respiratorias.

Los senos crecen gracias a la acción de esta hormona al igual que el cabello y las uñas.

En cuanto la progesterona se forma en los folículos ováricos que se rompen durante el ciclo mensual.

Su función principal es controlar durante el ciclo menstrual las condiciones del endometrio.

Durante la gestación el embrión se nutre gracias a la progesterona. Cuando él bebe nace produce la leche para la lactancia. Otras funciones que cumplen estas hormonas sexuales está la de incrementar la excreción de sodio y cloro.

La menstruación

El ciclo menstrual es el proceso que se repite cada mes y prepara al cuerpo de la mujer para el embarazo. Cuando no se lleva a cabo la fecundación del óvulo entonces es momento para que ocurra la menstruación. Esta es la expulsión por la vagina de la sangre y el tejido del útero que se formó para albergar al embrión.

Este ciclo orgánico es controlado por el estrógeno y la progesterona. Todo comienza con la producción de los óvulos dentro de los ovarios.

Una vez que están maduros, las células sexuales femeninas se desplazan por las trompas de Falopio, llegan al útero y allí se engrosan las paredes internas de este órgano. A la espera de que un espermatozoide lo fecunde.

Si esto no sucede durante la ovulación entonces por la vagina se desechan todos los componentes del grueso revestimiento del útero. Allí se descomponen nuevamente.

Si el óvulo y el espermatozoide se fecundan y forman el embrión este, crecerá durante nueve meses dentro del cuerpo de la mujer. Esta capa de nutrientes y compuestos químicos mantendrá sano al feto.

Este período de gestación transcurre sin la menstruación. Cuando el bebé nace y el organismo recupera su estado original la menstruación reaparece.

La menstruación se inicia entre los doce y los catorce años de edad. Esta edad puede variar dependiendo de factores genéricos y ambientales.

Sin embargo, al llegar a los dieciséis años y no haber tenido su primera menstruación se sugiere asistir al ginecólogo para verificar que todo esté funcionando correctamente.

El proceso de la menstruación no perdura hasta la muerte ya que cerca de los cuarenta y cinco años las hormonas sexuales femeninas disminuyen su cantidad en el cuerpo. Los óvulos dejan de producirse hasta que llega la menopausia que de forma paulatina elimina la capacidad reproductiva de la mujer.

La premenopausia

El prefijo “pre” al preceder a una palabra significa alrededor de, previo a. En el caso de la premenopausia se define como el período que precede a la menopausia. Se trata de un tiempo de transición entre la total capacidad reproductiva y la pérdida de ella.

El momento en que se inicia la menopausia no está determinada ya que puede comenzar entre los 40 y los 50 años. Es por esto que muchas mujeres viven la premenopausia antes de los cuarenta.

La premenopausia tiene una duración aproximada entre ocho y doce meses. Una vez culminada la premenopausia la menstruación desaparece y el cuerpo de la mujer deja de producir óvulos de manera permanente.

Cuando los siguientes síntomas comienzan a aparecer es importante acudir al especialista. Esto con la finalidad de que atienda tus inquietudes y pueda sugerir tratamientos que mejoran tu condición física y por ende tu salud mental:

  • Irregularidad en los ciclos menstruales, puede ser de mayor o menor duración. Además de que la abundancia puede variar.
  • Los sofocos se definen como la sensación de aumento de temperatura corporal sin variación de la temperatura ambiental. Su duración, intensidad y frecuencia son variables.
  • El insomnio aparece acompañado de sudoraciones nocturnas e incomodidad corporal.
  • Las alteraciones de los estados de ánimo son comunes e incluyen aumento de la irritabilidad y depresión como condiciones extremas. Es normal que se alteren las relaciones interpersonales ya que la inseguridad y los temores abordan a la mujer.
  • La falta de lubricación de los tejidos vaginales disminuye la elasticidad necesaria para que durante las relaciones sexuales la dama no sienta molestias ni dolor.
  • Aumenta el riesgo de infecciones vaginales además de que se puede presentar incontinencia urinaria temporal debido a la pérdida del tono muscular en los tejidos del aparato urinario.
  • Al bajar los niveles de estrógenos los huesos detienen su regeneración y aumenta el riesgo de sufrir de osteoporosis.
  • Los niveles de colesterol “malo” o de baja densidad aumentan.

Efectos psicológicos de la premenopausia

La premenopausia se caracteriza por la disminución paulatina de producción de estrógenos y progesterona lo cual afecta la salud mental de la mujer. Los estrógenos afectan el funcionamiento del sistema nervioso central haciendo menor la eficacia de los neurotransmisores.

De forma simultánea, las alteraciones en las secreciones de hormonas sexuales femeninas, bajan los niveles de serotonina. Esta es una sustancia encargada de equilibrar el estado de ánimo, el sueño, el apetito y el deseo sexual entre otros aspectos del funcionamiento cerebral.

A continuación, vamos a mencionar los efectos emocionales y psicológicos de la llegada de la premenopausia:

  1. Cambios emocionales repentinos y sin motivo aparente. La sensación de rechazo social aparece acompañada de una depresión leve que puede incrementar según las condiciones personales.
  2. La hipersensibilidad emocional hace que la persona se irrite fácilmente, se sienta ofendida y presionada por situaciones que antes consideraba normales.
  3. La cercanía de la menopausia produce en la mujer una tristeza profunda que tiende a la depresión. La causa de esta afección emocional es que la persona evidencia el término de la etapa adulta y la llegada de la vejez. Se abre una posible sensación de soledad y minusvalía.
  4. Debido a todos los cambios mentales las habilidades cognitivas se afectan, la memoria y la concentración fallan.
  5. Las horas de sueño durante la noche se ven afectadas por los sudores y por ende aumenta la irritabilidad porque el sistema nervioso no descansa y va sufriendo progresivamente de estrés.
  6. Como consecuencia de los síntomas físicos el deseo sexual desaparece y por ende ocasiona problemas entre las parejas.
  7. Como consecuencia de todos los síntomas anteriores la autoestima baja trayendo dificultades en el trabajo, los estudios y las relaciones interpersonales.

Remedios naturales para aliviar el malestar de la premenopausia

Cada civilización ha establecido algunos tratamientos naturales para revertir los efectos de la premenopausia. Desde compresas frías hasta emplastos tibios, infusiones naturales y combinaciones de frutas o vegetales son usadas para mejorar la salud mental y física durante este período.

Los jugos naturales son un ejemplo de estas bebidas que buscan aliviar los malestares. Esto se debe a las frutas contienen gran cantidad de vitaminas y minerales además de fibras que mejoran la digestión intestinal. Las semillas de chía ayudan en la limpieza del organismo.

Se sugiere ponerlas en remojo para después consumir el agua gelatinosa que se produce. La desinflamación del vientre y la liberación de gases intestinales mejora el malestar que se produce en el útero.

El ajo puede incluirse como un condimento o añadirlo en el aceite para que todas las comidas emulsionadas reciban parte de sus beneficios.

Es un alimento que ayuda a depurar el organismo. Además de su alto valor nutritivo, el ajo reduce los efectos de los bajos niveles de estrógeno en el organismo.

Las legumbres se incluyen en la dieta durante el proceso de la premenopausia ya que aportan proteína vegetal con abundante fibra. Por lo que mejora la función intestinal y la asimilación de grasas. Las legumbres son ricas en estrógenos de origen vegetal lo cual ayuda al equilibrio hormonal del organismo de la mujer.

En cuanto al malestar psicológico que produce la premenopausia el ginseng es usado en todo el mundo para normalizar la tensión arterial. Atenuando los síntomas de depresión y tristeza. Por lo general se toma en sus presentaciones farmacéuticas en cápsulas o en infusiones.

Las Flores de Bach son extractos florales que favorecen los procesos orgánicos y emocionales.

En el caso de la premenopausia, el nogal y la madreselva son útiles para afrontar los cambios, la rosa silvestre aporta vitalidad. La genciana acaba con el desánimo propio de las bajas hormonales en las mujeres.

Suplementos naturales para fortalecer la salud durante la premenopausia

Son reconocidos por especialistas y población general que el período de la premenopausia altera la estabilidad emocional y metabólica del cuerpo femenino. La medicina tradicional de las antiguas civilizaciones ha aportado información relevante para que la industria farmacéutica.

Esto ha sucedido en colaboración con médicos de diferentes especialidades que sintetizan productos naturales que reducen los síntomas de esta etapa.

Estos suplementos, como Apoyo de las Mujeres, incluyen especies vegetales ya procesadas en extracto sólido o líquido que se ha tomado de sus raíces, hojas, frutos y tallos.

Tomando en cuenta el resultado de amplias investigaciones y pruebas de campo, los componentes se combinan en cantidades precisas para lograr efectos positivos en lo relacionado con la premenopausia.

El cohosh negro es uno de los ingredientes que contienen los suplementos naturales como Apoyo de las Mujeres.

Se trata de una hierba rica en fitoestrógenos y esto la hace útil cuando se trata de suplir las fallas de estrógeno natural. Ayuda a aliviar los sudores nocturnos, la ansiedad, el vértigo, la depresión, la irritabilidad y la sensación de calentura.

En el continente asiático, desde tiempos remotos el dong quai se utiliza como planta medicinal y se incluye en complementos naturales como Apoyo de las Mujeres.

Esta maravillosa planta cultivada en Japón, China y Corea ofrece en sus raíces ácido linoleico, fitoesteroles y cumarinas, sustancias que actúan como reguladores hormonales.

En las fórmulas de los productos naturales similares a Apoyo de las Mujeres el cardo santo o cardo bendito originario de Portugal, aporta grandes cantidades de flavonoides. Estos disminuyen los efectos del envejecimiento celular, sirven como antiinflamatorio y antibiótico natural.

Los productos naturales, como Apoyo de las Mujeres, que se utilizan con la finalidad de reducir el efecto de la premenopausia suelen agregar plantas de reconocido renombre como la soya. Así como también el regaliz, el trébol rojo y la salvia que es llamada la planta de la mujer, debido a los beneficios que ofrece ante los malestares propios de la vida sexual femenina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *