Flora bacteriana contra las enfermedades del sistema digestivo

Flora bacteriana contra las enfermedades del sistema digestivo

Última actualización: 11-10-2018. Equipo Nutricioni

El sistema digestivo es amplio y complejo, involucra todos los órganos que van desde la boca hasta el ano, además del páncreas, hígado y vesícula.

Todas las alteraciones en el funcionamiento de cualquiera de sus órganos constituyen las llamadas enfermedades del sistema digestivo.

Algunas señales que alertan de posibles enfermedades del sistema digestivo están ligadas a molestias a nivel intestinal.

Ilustración de la anatomía del cuerpo humano y de los organos digestivos

La mayoría de las enfermedades del sistema digestivo están relacionadas a la ingesta de alimentos contaminados con bacterias.  

La falta de cuidado en la limpieza de los alimentos, pudiese ocasionar contagio de enfermedades.

Las más comunes son la gastroenteritis, difteria, entre otras, que afectan el sistema digestivo alterando la flora bacteriana.

La flora bacteriana es una población de bacterias buenas que contribuyen con el funcionamiento intestinal.

En el sistema digestivo humano existen más de 400 tipos de bacterias buenas que constituyen la flora intestinal o bacteriana.

Algunos alimentos y suplementos como SúperBio poseen levaduras y bacterias que sirven de sustento para la flora bacteriana y se les denomina probióticos.

La flora bacteriana contribuye a la absorción de algunas vitaminas como la B2, B6, B12 y la vitamina K.

Puede funcionar también como protectora en el desarrollo de diversos tipos de alergias, así como a activar al sistema inmune.

Flora bacteriana barrera defensiva

La flora bacteriana, es una población de diversos microorganismos o bacterias que pueden convivir en el cuerpo humano sin causar enfermedades.

Ilustración de un cuerpo humano defendiendose de bacterias

La flora bacteriana está ubicada en el tracto gastrointestinal, pero también habita en la piel, las vías respiratorias, la vagina y el oído.

Al tener niveles óptimos de flora bacteriana, se obtienen múltiples beneficios para la salud. Genera el aumento del buen funcionamiento del sistema inmunológico.  

Haciendo con ello que se tenga una mayor protección ante posibles contagios de enfermedades.

También puede mejorar considerablemente la capacidad digestiva, aumentando la absorción de nutrientes de los alimentos.

Entre otros beneficios se tiene que  disminuye la intolerancia a la lactosa, alivia la incidencia de episodios de diarreas o estreñimientos.

Emplear suplementos probióticos puede colaborar con el cuidado y mantenimiento de la flora bacteriana.

Mantener la flora bacteriana contribuye a la prevención de enfermedades, favoreciendo con ello la salud en general.

Además de los alimentos, también existen suplementos como el SúperBio que contribuyen a lograr el equilibrio de la flora bacteriana necesaria para la buena digestión.

Importancia de la buena digestión

El sistema digestivo comprende el grupo de órganos que se encargan del procesamiento de los alimentos, entre los cuales están el esófago, estómago, páncreas, hígado, intestinos y vesícula.

Todos ellos se encargan de la absorción de los nutrientes mediante la transformación de las bebidas y comidas, realizando así lo que se llama digestión.

Para realizar el proceso de transformación de los alimentos el sistema digestivo humano cuenta con un conjunto amplio de bacterias “buenas” denominadas flora bacteriana. Se  encarga, entre otras cosas, de favorecer la absorción de los nutrientes.

Cuando la flora bacteriana se ve afectada, se presentan una serie de dolencias digestivas. Pueden presentarse dolores de cabeza, cansancio excesivo, entre otras molestias.

La buena digestión es la base de una excelente salud, por cuanto a través de ésta el cuerpo obtiene los nutrientes que le aportan energía. De igual manera, ayuda a que se eliminen las toxinas garantizando su adecuado funcionamiento.

El consumo de abundante fibra y de suplementos como SúperBio le permite mejorar el proceso digestivo.

Además, contribuye al cuidado del colón y en consecuencia a la buena salud en general.

Entre los alimentos de alto nivel de aporte de fibra están la avena, cebada, manzana, níspero, plátano maduro, arroz integral, entre otros.

Sistema digestivo enfermedades que lo afectan

Existen diversas enfermedades que pueden afectar el sistema digestivo, son variadas en cuanto a su nivel de intensidad y las complicaciones que generan.

Hay desde las leves como gastritis o acidez, hemorroides, gases o flatulencias, colon irritable, obesidad, etc.

Y existen otras de mayor complejidad que pueden poner en riesgo la vida de forma rápida como la apendicitis.

Es importante tener en cuenta las alertas relacionadas con molestias del sistema digestivo de larga duración, que pudiesen tratarse de situaciones de tumores.

Las enfermedades del sistema digestivo pueden variar de acuerdo al órgano que se encuentre afectado.  

En el caso del estómago: puede presentarse gastritis, intolerancia a la lactosa, úlcera péptica, hernia de hiato, o el más grave, cáncer de estómago. Y las relacionadas con la bilis, como el cáncer biliar, cálculos biliares, colecistitis y colangitis.

A nivel del esófago: enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), esofagitis, estenosis (o estrechamiento) y acalasia.  

En cuanto a las ligadas al hígado: cáncer de hígado, hepatitis A, hepatitis B, hepatitis C, cirrosis, enfermedad de Wilson, insuficiencia hepática, coma hepático, hepatitis alcohólica y autoinmunitaria.

Enfermedades que pueden estar relacionadas con afecciones del recto o ano: se encuentran fisura anal, hemorroides, proctitis, prolapso rectal, cáncer colorrectal, pólipos en el colon, síndrome del colon irritable.

Algunas que afectan al páncreas: cáncer de páncreas, pancreatitis y pseudoquiste pancreático.

Por otro lado las de mayor frecuencia son las que están relacionadas a los intestinos:  por infecciones ocasionadas por parásitos, úlcera duodenal, hernia inguinal, duodenitis, incontinencia fecal.

Además de diverticulosis, diverticulitis, gases, síndrome del intestino irritable, infecciones (cólera, gastroenteritis, rotavirus, salmonella, escherichia coli, adenovirus, etc.).

También hay que mencionar celiaquía, enfermedad de crohn, colitis síndrome del intestino corto, obstrucción intestinal, entre otras diversas enfermedades.

Entre los síntomas que alertan de posibles enfermedades del sistema digestivo están el sangrado, la distensión o hinchazón estomacal, estreñimiento o dificultades para evacuar.

Por otro lado, se puede presentar diarrea, acidez gástrica o sensación de ardor estomacal, sensación de náuseas y vómitos.

El dolor a nivel abdominal puede tener variedad de puntos de origen, aunque no siempre está asociado por un problema de salud.

Vitaminas para proteger el sistema digestivo

Cuchara de madera con suplementos y vitaminas. Al fondo, frutas

Las vitaminas son nutrientes necesarios para favorecer la salud, sin embargo, el cuerpo no es capaz de producirlas, por lo tanto se requiere ingerirlas a través de los alimentos que las contienen. También se puede conseguir vitaminas y minerales en suplementos vitamínicos.

La vitamina A (Retinol) es liposoluble, es decir, se disuelve en la grasa. Entre los beneficios que aporte a la salud está que mantiene sanas las mucosas del aparato digestivo y respiratorio.

Además que fortalece las defensas para luchar contra las enfermedades. Se puede conseguir en verduras como la espinaca y zanahorias. Además en frutas, huevos, mantequilla, hígado, calostro y leche materna.

Tomar vitamina E que también es liposoluble, aporta antioxidantes y ayuda a la formación de glóbulos rojos. Se puede obtener al consumir frutos secos (nueces), legumbres, verduras de hoja verde, cereales, yemas de huevo y aceites vegetales.

Mantener niveles de vitamina D, la cual se produce de manera natural a través de la exposición solar y ayuda al aprovechamiento del calcio en los huesos. Se consigue en el aceite de hígado de pescado y en la grasa de la leche.

En caso de prevención de enfermedades del sistema digestivo se puede recurrir a la vitamina C. Es de tipo hidrosoluble, es decir, se puede disolver en agua.

Mantiene en buen estado los vasos sanguíneos y evita las hemorragias. Mejora la absorción del hierro y tiene poder antioxidante que previene las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Está presente en la mayoría de las frutas y verduras frescas.

Es importante consumirla lo antes posible cuando el jugo está recién elaborado, porque la vitamina C se pierde con el calor. Preferiblemente en las frutas y verduras crudas, en caso de requerir cocción, que sea poco tiempo.

Otra vitamina que se considera una protectora de la salud en general es el complejo B, que interviene en múltiples procesos metabólicos del cuerpo.

A este grupo pertenecen la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina, piridoxina (B6), biotina, folato y cobalamina (B12).

Cuando hay pocos niveles de riboflavina (B2), puede asociarse a la presencia de enfermedades en las vías biliares. La vitamina B2 se puede encontrar en el hígado y riñones, leche, queso, huevos y verduras con hojas.

En cuanto a la niacina (B3), su bajo nivel en el organismo se asocia a casos de diarrea. Se obtiene de los siguientes alimentos: hígado, carne magra de cerdo, salmón, aves de corral y carne roja.

La piridoxina (B6), se encuentra en  leche de vaca y cereales; productos integrales.

También es recomendable el consumo de ácido fólico (B9), debido a que participa en la reproducción celular y ayuda a la formación de glóbulos rojos.

Este se encuentra en alimentos como los cereales, vegetales verdes, frutas, legumbres y vísceras de animales.

Aliados de la salud del sistema digestivo

Existen alimentos que contribuyen al proceso digestivo. Están los ácidos como el limón, naranja, manzana y ciruelas pasas, que se pueden tomar en jugos en las mañanas.

Consumir un poco de aceite de oliva en ayunas, ayuda al funcionamiento intestinal.  

Incorporar a las comidas diarias frutos secos, así como cereales integrales por cuanto aportan gran contenido de fibras.

Además existen alimentos que contienen enzimas que favorecen la recuperación y proliferación de la flora bacteriana.

Entre los alimentos favorecedores están el yogurt, queso y leche de cabra, y chocolate oscuro. Así como otros alimentos encurtidos en los cuales se han utilizado procesos de fermentación para su elaboración.

Mantener una alimentación rica en frutas frescas, verduras, hortalizas, así como suplementos como SúperBio, proporcionan condiciones para el cuidado y mantenimiento de la buena salud del sistema digestivo.

Mujer joven realizando venda de hortalizas

Alternativas naturales para las molestias digestivas

Recurrir a las plantas como opción para el tratamiento de los síntomas de trastornos del sistema digestivo, es una práctica que ha pasado de generación en generación.

La buena alimentación, hábitos de higiene, el ejercicio, alimentos y suplementos probióticos, contribuyen a la proliferación y cuidado de la flora bacteriana.

Además hay remedios caseros que pueden favorecer su restitución si se ha visto afectada por alguna enfermedad del sistema digestivo.

El uso de antibióticos genera la eliminación de todo tipo de bacterias, incluso las buenas, como lo son las de la flora intestinal.

El té de menta contribuye a la reconstitución de la flora bacteriana, además es antidepresivo natural, ya que disminuye la ansiedad.

Otra alternativa empleada es el tónico a base de remolacha. También se recomienda el anís, manzanilla y otras hierbas que ayudan a desinflamar y a eliminar los gases.

Los plátanos poseen potasio y magnesio, ayudan a la desinflamación de los intestinos y colabora con el equilibrio de la flora intestinal.

El brócoli y las coles pueden contribuir a restaurar la flora intestinal porque aportan fibra, que ayudan a eliminar las bacterias dañinas intestinales.

Para el caso de gastritis o acidez estomacal se recomienda el consumo del zumo de papas, de zanahorias o repollo con agua para aliviar las molestias.

Tomar manzanilla, así como licuado de cristal de sábila, favorece la cicatrización.

Para la sensación de inflamación del estómago el consumo de bebidas con hinojo, anís o menta.

Comer frutas y verduras ricas en fibra tales como la papaya o lechosa, mango entre otras, que ayudan a la digestión, evitando la aparición de hemorroides

Hábitos para la buena digestión y el cuidado del sistema digestivo

La buena alimentación contribuye a mantener una adecuada digestión, sin embargo este factor no es el único que se debe tener en cuenta. A continuación te mencionaremos otros a ser tomados en cuenta:

  • Para lograr un óptimo proceso digestivo se debe consumir los alimentos masticando bien cada bocado.
  • Vigilar la cantidad y tipos de comidas que se ingieren, así como comer en un ambiente tranquilo, sin prisas, ni distracciones.
  • Otras consideraciones a tener en cuenta, es evitar el exceso de líquidos al momento de comer.
  • Mantener una buena postura mientras se ingieren los alimentos favorece su ingesta.  
  • Así como seleccionar comidas bajas en grasas, en condimentos, así como evitar aquellas que tengan mucho picante, facilitará el proceso digestivo.
  • De igual manera, se deben tener buenos hábitos para la salud en general que también contribuirán para mantener una buena digestión.
  • Hacer ejercicios con frecuencia, actividades recreativas, la práctica de meditación o yoga.
  • Evitar la ingesta de bebidas alcohólicas, refrescos con gas, el cigarrillo, tabaco y otros agentes nocivos para la salud.
  • Respetar los horarios para las comidas evitando comer a pocos momentos antes de ir a dormir facilitará la digestión.  
  • Puede evitarse inconvenientes por problemas digestivos si se come en pequeñas cantidades, al menos cinco veces al día.
  • Comer siguiendo el mismo horario todo el tiempo.
  • Tener buenas hábitos de higiene favorece a la salud en forma general, siendo necesarios para evitar las enfermedades en el sistema digestivo.
  • Es importante mantener los dientes sanos, realizando un cepillado adecuado luego de las comidas.
  • Usar hilo dental para retirar cualquier resto de alimentos entre los dientes.
  • Usar pasta de dientes con flúor, favorecerá el mantenimiento del esmalte dental.
  • Lavarse las manos antes de comer.
  • Limpiar con mucho cuidado las verduras y legumbres al preparar las ensaladas, evitará la posible contaminación de bacterias.
  • Es importante mantener bien refrigerados los alimentos, evitando con ello posibles intoxicaciones.

Por último recuerda que la prevención, es garantía para una buena salud. Procura practicar hábitos sanos como ejercicios u otras actividades recreativas para favorecer el buen funcionamiento de tu organismo.

Así como mantener una alimentación rica en frutas frescas, verduras, hortalizas, y el consumo de suplementos alimenticios como SúperBio, los cuales proporcionarán el cuidado necesario para mantener una buena salud del sistema digestivo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *