Fisiopatología de la diabetes mellitus tipo 2

Fisiopatología de la diabetes mellitus tipo 2

Última actualización: 25-05-2019. Equipo Nutricioni

La diabetes mellitus tipo 2 es una enfermedad metabólica caracterizada por la hiperglucemia (alto nivel de azúcar en la sangre), como resultado de defectos o alteración en la secreción de la  insulina, resistencia a la misma o ambas.

Representa alrededor del 90% de los casos de diabetes diagnosticados por lo que conocer los factores fisiopatológicos que la producen nos ayudará a tener un mejor control de la enfermedad e inclusive prevenirla.

En la diabetes mellitus tipo 2 el páncreas si produce insulina, sin embargo las células no reaccionan correctamente ante la presencia de esta hormona lo que se conoce como Resistencia a la insulina, en consecuencia las células absorben menos glucosa y esta se acumula en la sangre.

Las causas más comunes y determinantes que generan este tipo de diabetes son:

  • La obesidad o el sobrepeso, debido a que las células se hacen más resistente a la insulina mientras más tejido graso tengas.
  • Inactividad física o sedentarismo ya que se ingieren más calorías de las que se consumen.
  • Presion arterial alta.
  • Niveles de colesterol en la sangre por encima de los valores normales.
  • Alimentación inapropiada.
  • Predisposición genética o antecedentes familiares.
  • El síndrome metabólico que se caracteriza por la presencia de factores de riesgo cardiovascular.

Generalmente solía producirse en adultos mayores con edades comprendidas entre 50-55 años, sin embargo actualmente es cada vez más frecuente el diagnóstico en niños y adolescentes.

Factores fisiopatológicos de la diabetes mellitus tipo 2

La fisiopatología de la diabetes mellitus tipo 2 involucra un deterioro progresivo de los islotes pancreáticos (células β pancreáticas) encargadas de la secreción de la insulina en respuesta al incremento de la glucemia.

En este contexto las células son incapaces de responder adecuadamente a los niveles normales de insulina lo que se conoce como insulinoresistencia o resistencia a la insulina.

La resistencia a la insulina se produce en los músculos, el hígado y el tejido adiposo principalmente.

Normalmente en el hígado la insulina suprime la liberación de glucosa, pero cuando existe resistencia a la insulina el hígado libera inapropiadamente glucosa en la sangre produciendo hiperglucemia.

Esto puede variar de un individuo a otro, algunos casos pueden presentar resistencia a la insulina y defecto menor en la secreción de la insulina, mientras que otros pueden presentar una falta de secreción de la insulina y ligera resistencia a la insulina.

La obesidad la cual está estrechamente relacionada con el desarrollo de la diabetes tipo 2 se produce por la alta ingesta de alimentos ricos en contenido energético que no es aprovechado a causa de baja actividad metabólica o sedentarismo.

Esto ocasiona que en el páncreas genere una hiperactividad por la concentración alta y constante de glucosa en la sangre, con una secreción de insulina elevada.

Otros factores fisiopatológicos de la diabetes mellitus tipo 2 están asociados a la retención de agua y sal en los riñones y una regulación inadecuada del metabolismo por el sistema nervioso central.

También por la resistencia y falta de incretina  (hormonas que se producen en el intestino y segregan insulina) y el aumento de la degradación de lípidos dentro de las células que forman el tejido adiposo.

Es importante destacar que una persona que presente resistencia a la insulina no necesariamente podría padecer de diabetes mellitus tipo 2, para poder ser diagnosticada también debe existir una disfunción de la secreción de insulina por los islotes pancreáticos.

La diabetes mellitus tipo 2 no tiene cura, pero es una enfermedad que se puede controlar al conocer y neutralizar los factores fisiopatológicos que la producen.

Síntomas de la diabetes mellitus tipo 2

Este tipo de diabetes en su fase inicial no produce síntomas y suele ser diagnosticada tras la realización de una prueba de sangre rutinaria.

Sin embargo,  suelen presentarse los siguientes síntomas cuando la glucosa no llegue en cantidades suficientes a las células de los distintos tejidos y comience a acumularse en la sangre:

  • Sensación de cansancio o fatiga.
  • Poca visión.
  • Necesidad de orinar frecuentemente.
  • Infecciones frecuentes.
  • Heridas o llagas que tardan en sanar.
  • Aumento del apetito.
  • Sed constante.
  • Zonas de la piel de las axilas y cuellos oscurecidas.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Dolor de pies y manos.
  • En la mujer menstruaciones irregulares.
  • En los hombres problemas de ereccion.

Factores de riesgo de la diabetes mellitus tipo 2

Los factores que pueden aumentar el riesgo a padecer diabetes mellitus tipo 2 son:

  • Personas mayores de 45 años.
  • Sedentarismo.
  • Antecedentes familiares de diabetes mellitus.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Antecedentes de hipertensión.
  • Diabetes mellitus gestacional o parto de un bebé con peso mayor a 4 kg.
  • Alteración de la regulación de la glucosa.
  • Presencia de grandes cantidades de quistes en los ovarios (Síndrome de ovarios poliquísticos).
  • Antecedentes de enfermedad cardiovascular.
  • Niveles de colesterol menor de 35 mg/dl y triglicéridos mayores de 250 mg/dl.
  • Raza o grupo étnico hispana,afroamericana, indioamericana y asioticoamericana.

Ilustración con cuadro de colores del control de diabetes

Complicaciones de la diabetes mellitus tipo 2

La diabetes mellitus tipo 2 puede afectar diferentes parte del organismo como el corazón, los ojos, los vasos sanguíneos, los riñones y los nervios. Algunas de las complicaciones potenciales de este tipo de diabetes incluyen:

Nefropatía o daño renal: en algunos casos la diabetes puede causar insuficiencia renal la cual puede llegar a requerir diálisis o trasplante de riñón.

Enfermedades cardiovasculares: este tipo de diabetes potencia el desarrollo de la arteriosclerosis es decir estrechamiento de los vasos sanguíneos, aumentando significativamente el riesgo de enfermedad cardíaca, accidente cerebrovascular y presión arterial alta.

Neuropatía: el exceso de azúcar en la sangre puede ocasionar ardor, dolor, entumecimiento y hormigueo en los dedos de los pies o las manos, llegando incluso con el tiempo a llegar a perder la sensibilidad en las extremidades afectadas.

Daño en los ojos (retinopatía): siendo una de las complicaciones más frecuentes de la diabetes, la cual aumenta el riesgo de enfermedades oculares como cataratas y glaucoma.

También puede dañar los vasos sanguíneos de la retina lo que puede llevar a pérdida total de la vista.

Pie diabético: se produce a consecuencia de la neuropatía diabética en conjunto con los problemas de riego sanguíneo.

Esto  favorece la aparición de lesiones en la piel que no cicatrizan apareciendo infecciones que causan grangena produciendo un daño grave que podría requerir la amputación del dedo del pie, el pie o la pierna.

Enfermedades de la piel: la diabetes aumenta el riesgo a presentar problemas en la piel. Se pueden presentar con frecuencia infecciones producidas por hongos o/y bacterianas.

Deterioros de la audición: los niveles altos de azúcar en la sangre conlleva a problemas en la audición con frecuencia.

Enfermedad de Alzheimer: Aunque aún no se conoce la causa padecer de diabetes mellitus tipo 2 aumenta el riesgo de sufrir de Alzheimer. Mientras menos te controles los niveles de azúcar en la sangre mayor riesgo tendrás de padecer esta enfermedad.

Apnea del sueño: la apnea del sueño suele presentarse en pacientes con diabetes mellitus tipo 2.

Disfunción eréctil: la diabetes mellitus tipo 2 puede provocar en los hombres este trastorno, sin embargo con el tratamiento adecuado se puede revertir.

Tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2

El tratamiento para el control de la diabetes mellitus tipo 2 se centra en mejorar o  cambiar el estilo de vida, reducir los factores de riesgo y mantener la glucemia en los rangos normales. Para ello  debemos:

Mantener un peso adecuado: controlando las porciones y comiendo alimentos saludables como, frutas, verduras, alimentos ricos en fibra, alimentos con menos calorías y grasas saturadas.

Es recomendable un menor consumo de carbohidratos, en especial los dulces.

Realizar actividad física con regularidad: realizar ejercicios con frecuencia ayuda a reducir el nivel de azúcar en la sangre.

Se recomienda realizar actividades como caminar, bailar, nadar, montar bicicleta, hacer pesa, entre otros por lo menos de  30 a 60 minutos por lo menos 3 veces al día.

Chequear regularmente la concentración de azúcar en la sangre: llevar un control de los niveles de azúcar en la sangre es la única forma de asegurarte que los niveles de glucemia se encuentran dentro de los niveles normales. Consultar al médico según tu plan de tratamiento con qué frecuencia debes realizar los chequeos.

Tomar medicamentos que ayuden a la insulina funcionar de forma correcta en el cuerpo o inyectarse insulina: algunas personas pueden llegar a controlar los niveles de azúcar en la sangre con una dieta saludable y ejercicios. Sin embargo, otras necesitan medicamentos o tratamientos con insulina.

Estos medicamentos deben ser recetados por el médico, los medicamentos comúnmente utilizados son:

  • Metformina (Glucophage, glumetza, otros), actúan disminuyendo la producción de glucosa en el hígado y aumentando la sensibilidad del cuerpo a la insulina.
  • Sulfonilureas (Diabeta, Glynase, Glucotrol,Amaryl), ayudan al cuerpo a secrear insulina.
  • Meglitinidas (Pradin, Starlix), estimulan al páncreas para secretar insulina.
  • Hipoglicemiantes orales (Tiazolidinadionas: Avandias, Actos), mejoran  la sensibilidad de los tejidos blancos del cuerpo a la insulina.
  • Inhibidores de la DPP-4 ( Januvia, Onglyza, Tradjenta), ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre.
  • (Invokana, Farxiga, Jardiance), permiten que los riñones no reabsorban azúcar en la sangre.
  • Insulina, algunas personas necesitan recibir tratamiento con insulina, estas generalmente son inyectadas.

Realizar periódicamente chequeos con el médico especialista: la mejor manera de controlar y tratar la diabetes mellitus tipo 2 es el chequeo periódico con el médico con el fin de evitar el avance de la enfermedad.

¿Cómo  saber si tengo diabetes mellitus tipo 2?

Para un paciente diabético la principal medida que deben tomar es adoptar un estilo de vida saludable que incluya una dieta equilibrada y ejercicio físico regularmente, acompañado de un buen control diario de sus niveles de glucosa.

La diabetes es una enfermedad grave que repercute de manera negativa en el funcionamiento de nuestro organismo, sin embargo puedes llevar una vida normal y evitar complicaciones siempre y cuando lleves a cabo las siguientes recomendaciones:

Controla tu glucemia: es importante que controles diariamente en casa los niveles de glucosa en la sangre, siguiendo las instrucciones dadas por el médico.

Toma los medicamentos indicados por el médico: tomas los medicamentos respetando las indicaciones del médico, esto es conjunto con una dieta saludable.

No fumes: el tabaco es sin duda uno de los factores que mayor complicaciones te puede provocar.

El tabaco favorece los mecanismos por los cuales los altos niveles de azúcar  alteran el normal transporte sanguíneo, provocando complicaciones como:

  • Enfermedad cardiaca.
  • Accidente cardiovascular.
  • Enfermedad renal.
  • Enfermedad ocular.
  • Lesión en los nervios.
  • Disminución del flujo sanguíneo en las piernas y los pies.
  • La muerte.

Evita el alcohol: el consumo de alcohol en un paciente diabético está totalmente contraindicado que ya puede desencadenar una hipoglucemia (disminución de la glucosa en la sangre por debajo de los niveles normales) y provocar la muerte.

También suele aumentar los niveles de triglicéridos potenciando así el riesgo cardiovascular.

Cuida tu boca: la diabetes suele aumentar las probabilidades de contraer infecciones en las encías y sufrir procesos inflamatorios en la boca como gingivitis y periodontitis.

Mantener la higiene bucal y hacer revisiones periódicas con el dentista te ayudará a evitar complicaciones.

Cuida tus pies: los niveles altos de azúcar en la sangre suelen provocar mala circulación y menor sensibilidad en los pies lo que puede facilitar la aparición de úlceras y la infección de las mismas.

Si las heridas no son curadas correctamente puedes llegar incluso a perder la sensibilidad en los pies.

Para evitar estas complicaciones es recomendable:

  • Lavar diariamente los pies con agua tibia y jabón neutro, secarlo con suavidad.
  • Revisar si presentas callosidad, ampollas, llagas, enrojecimiento o hinchazón.
  • Llevar siempre las uñas cortadas y rectas.
  • En caso de observar gallas, ampollas, úlceras y callosidad consultar inmediatamente al médico.
  • No permanecer descalzos y usar calzado que no provoque ninguna rozadura.

Controla tu riesgo cardiovascular: es importante mantener la presión arterial en valores que no sobrepasen los 140/90 y los niveles de colesterol y triglicéridos adecuado para evitar complicaciones cardiacas y vasculares. Para ello realiza actividad física, lleva una dieta saludable e ingiere los medicamentos recetados por el médico.

Cuida tu dieta: la alimentación es un pilar fundamental para mantener un control glicémico. Debes evitar el consumo de alimentos ricos en azúcares. Consume alimentos ricos en fibra, frutas y verduras.

Mantén fuerte tu sistema inmunológico: los diabéticos son más propensos de contraer ciertas enfermedades por lo que es importante mantener lo más fuerte posible las defensas o sistema inmunológico.

Para ellos es recomendable  colocarse ciertas vacunas para evitar complicaciones entre ellas están la inmunización contra la gripe, contra la neumonía, contra la hepatitis B, contra el tétanos entre otras.

Controla el estrés: el sentirte estresado puede llegar a provocar que descuides tus cuidados diarios para la diabetes.

Es importante que sepas controlar el estrés del día a día, priorizando tus tareas, aprendiendo técnicas de relajación, descansando y teniendo una actitud positiva. Controlar adecuadamente la diabetes no impedirá que lleves una vida normal y saludable.

cubos formando la palabra diabetes, Diabetes letras mayúsculas en crucigrama y azúcar pila en una cuchara

¿Qué beneficios aporta la biotina para el control de la diabetes mellitus tipo 2?

Las personas que padecen diabetes deben llevar un control adecuado para mantener los niveles de azúcar en la sangre en los valores adecuados y evitar de esta manera complicaciones o daños irreversibles en el organismo a largo plazo.

Consumir biotina (vitamina B7) es una de las formas de regular los niveles de azúcar en la sangre.

La biotina pertenece al complejo vitamínico B, específicamente B7 y tiene múltiples beneficios sobre la utilización de la glucosa y la efectividad de la insulina en personas que padecen de diabetes mellitus tipo 2.

Entre los beneficios destacan los siguientes:

  • Interviene en la formación de la hemoglobina
  • Interviene en los procesos celulares a  nivel genético.
  • Interviene en el proceso de obtención de energía a través de la glucosa.
  • Ayuda a prevenir la neuropatía diabética.
  • Controla y mantiene los niveles de azúcar en la sangre.

Esta vitamina además de encontrarse en alimentos como el huevo, el hígado, el pollo, cereales y productos lácteos, también podemos encontrarla en suplementos vitamínicos que contengan biotina. Tal es el caso de Anti Canas.

Anti Canas está compuesto por una serie de nutrientes entre los cuales destaca la biotina (vitamina B7), la cual estudios recientes han demostrado que es capaz de mejorar el metabolismo y la sensibilidad a la insulina.

Anti Canas contribuye a la disminución de los niveles de azúcar en la sangre por lo que es ampliamente recomendada para el control de la diabetes.

Consumir por lo menos dos tabletas al día en conjunto con las comidas de Anti Canas, no solo te ayudará a regular los niveles de azúcar en la sangre, sino que además te ayudará a mantener un cabello y uñas sanas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *