Hombre joven con dolor de estomago. (zona roja)

Estructura y funcionamiento del estómago en el cuerpo humano

Estructura y funcionamiento del estómago en el cuerpo humano

Última actualización: 10-01-2019 por Editora Sara.

El  estómago es el órgano más grande del aparato digestivo, es necesario para la digestión de los alimentos. Tiene forma de un saco y por su flexibilidad puede aumentar o disminuir su tamaño  de acuerdo a la cantidad de alimento que reciba.

Este órgano está ubicado en la zona superior del abdomen, del cual una parte queda oculta por las costillas y recibe el nombre de Triángulo de Traube, y una parte descubierta la cual se denomina Triángulo de Labbé.

El estómago posee  dos aberturas, la cardias que es por donde entran los alimentos y a su vez  se comunica con el esófago y la otra es la de salida que los conduce a los intestinos, llamada píloro.

Formando la parte superior de la llamada “curvatura mayor” del estómago se encuentra el fondo gástrico, que se  sitúa a la izquierda del cardias.

Entre las funciones del estómago se mencionan:

  • Digestión de los alimentos: en el estómago se libera la proteasas, sustancia que permite digerir las proteínas, además del ácido clorhídrico o jugo gástrico y enzimas que ayudan a asimilar los hidratos de carbono, las proteínas y las grasas de los alimentos.

      Luego estas sustancias permiten a que los alimentos ingeridos se conviertan en una especie          de papilla  llamada quimo.

  • Absorción de nutrientes y vitaminas:  el estómago se encarga de absorber sustancias como aminoácidos, agua, ácido acetilsalicílico, vitamina B12, la cual es fundamental para la formación de glóbulos rojos y el funcionamiento del sistema nervioso.

Hombre joven de barba sonriendo mientras se toca el estomago, producto de una buena digestión

Mantener un estómago en buenas condiciones es importante ya que a través de él se controlan muchas funciones.

Consumiendo alimentos y suplementos adecuados que permitan desintoxicar el organismo, nuestro estado de ánimo mejorará e incluso nuestra piel se verá más sana y hasta  se evitará aumentar de peso.

Enfermedades más comunes que atacan al estómago

Las  enfermedades que atacan el estómago pueden ser  producidas por consumir alimentos que no son lavados correctamente antes de su preparación y  que pueden contener bacterias o parásitos, e incluso por ingerir agua no potable.

En otros casos pueden originarse a raíz del consumo de medicamentos para el tratamiento de un padecimiento.

Entre las enfermedades estomacales más comunes se pueden mencionar:

  • Celiaquía: las personas que la padecen no pueden consumir alimentos que contengan gluten  como el trigo, cebada o centeno, porque puede causar daño a las vellosidades intestinales. Es una enfermedad donde el sistema inmunológico ataca a los organismos.

Los síntomas más comunes son dolor abdominal, diarrea, vómito, anemia, fatiga, pérdida ósea etc; es una enfermedad crónica, por la mala absorción del gluten; la cual si no es tratada a tiempo puede traer serias consecuencias.

  • Dispepsia: cuando se presenta dolor en la parte superior del estómago, náusea, inflamación, acidez o  eructos se puede estar en presencia de esta enfermedad estomacal.

Estos síntomas se presentan generalmente luego de ingerir alimentos en grandes cantidades y muy condimentados, así como por la ingesta de café, alcohol o por medicación, que lastiman la mucosa gástrica. También puede ser generada por estrés, ansiedad o depresión.

  • Estreñimiento: cuando ir al baño se hace una tarea muy difícil y dolorosa de seguro se trata de una persona que sufre de estreñimiento lo que le impide desechar las toxinas del organismo.
  • Enfermedad de Reflujo Gastroesofágico: este ocurre cuando no puede retenerse ácido del estómago y este se devuelve al esófago.

Entre los principales síntomas se encuentran la acidez estomacal, la cual causa ardor desde el estómago hasta la garganta, eructos, náuseas e incluso pérdida de peso.

El uso de BioBacflor que contiene prebióticos, ayudará en gran medida a mantener nuestro estómago sano y desintoxicado y libre de síntomas molestos.

Enfermedades estomacales que sufren los pequeños de la casa

Los pequeños de la casa suelen tocar objetos sucios y luego llevar las manos sin lavar a la boca; lo mismo ocurre cuando acarician las mascotas y esto puede dar paso a que contraigan ciertas enfermedades estomacales.

Estas son causadas principalmente por bacterias y parásitos y estas afecciones pueden  pasar a ser peligrosas volviéndose incómodas.

Entre las infecciones estomacales más comunes en los niños están:

  • Rotavirus: suele manifestarse por medio de vómito, fiebre y diarrea abundante, especialmente en niños entre los primeros 2 años. Es una infección estomacal contagiosa la cual se transmite vía oral o fecal, donde la deshidratación es lo más alarmante.

      Aunque  existe vacuna contra el rotavirus es importante prevenirlo, manteniendo la higiene            en el hogar y prestando mucha atención a los niños que suelen llevarse objetos a la boca.

  • Enterovirus: la infección por enterovirus es frecuente a cualquier edad, y es típico que ocurran en primavera a principios del verano y otoño. Se transmite de persona a persona a través de la saliva y secreciones respiratorias, las heces o por objetos que el niño manipule.

      Entre los síntomas más comunes de esta enfermedad se encuentran dolor de estómago,                vómito, diarrea, fiebre alta, faringitis e incluso sarpullido.

Niño pequeño acostado en una cama con un termometro bajo el brazo

  • Apendicitis: se presenta como un dolor de estómago constante en la parte central del abdomen que se desplaza hacia abajo y después hacia el lado derecho.
  • Intolerancia a la lactosa: entre los síntomas está la diarrea o estreñimiento, aumento de flatulencia, dolor abdominal o cólico; suelen sufrirla los niños  cuando el organismo no puede descomponer la lactosa contenida en los productos lácteos.
  • Cuando el organismo no produce la cantidad suficiente de lactasa; enzima necesaria para digerir los productos lácteos, estos se quedan adheridos en el revestimiento del intestino, causando inflamación en el estómago, gases, acumulación de toxinas y de grasas.

Plantas naturales contra los dolores del estómago

  • Manzanilla: esta planta es bien conocida por muchas de sus bondades en la medicina natural.

      Su uso para aliviar dolores estomacales se basa en que  protege y repara las paredes                        estomacales las cuales se irritan por la gastritis u otros trastornos; además favorece la                      digestión y controla los gases.

  • Ulmaria: es excelente para prevenir úlceras estomacales, además funciona como un antiácido natural.
  • Angélica: se recomienda en el tratamiento de problemas digestivos, alivia el dolor de estómago y funciona como tónico estomacal para mejorar la digestión.
  • Tomillo: es una planta medicinal para evitar los problemas gástricos, favoreciendo la digestión al eliminar los gases estomacales.
  • Orégano: entre sus virtudes está el ser un buen aliado  para reponer el aparato digestivo y la actividad intestinal, ya que elimina la formación de gases, disminuye la inflamación y los cólicos.
  • Melisa: es capaz de reducir el dolor de estómago, la inflamación, retortijones, la indigestión, los vómitos y la flatulencia. Combate las digestiones pesadas, la diarrea y la inflamación gástrica o gastritis.

      Además se le atribuye un efecto de estimulación de producción biliar, es buena para el hígado        y prevenir los cálculos en la vesícula.

  • Albahaca: desinflama el aparato digestivo, elimina los gases y calambres estomacales.
  • Salicaria: es una buena opción cuando se padece una gastroenteritis,  es rica en flavonoides y mucílagos lo que le confiere un alto poder astringente y antidiarreico.
  • Aloe vera: es excelente para las personas que sufren de  úlcera en el estómago, ya que esta permite aliviar los dolores que se producen así como curarla. Por su contenido  de vitamina B ayuda a contrarrestar los síntomas de gastritis.

      También elimina las bacterias que puedan generar alguna infección estomacal y mejora la              digestión ya que el aloe vera posee fibra, lo que permite regular el tránsito intestinal.

Prebióticos aliados de nuestro organismo

Los prebióticos favorecen el desarrollo  de bacterias que impiden el crecimiento de microorganismos patógenos, portadores de enfermedades estomacales, y tienen  efectos positivos para el colon.

Se diferencian de los probióticos en  que estos  son  microorganismos vivos, utilizados como suplemento en la dieta, beneficiando así la flora intestinal.

Los probióticos son microorganismos vivos que estimulan el sistema digestivo, previniendo las infecciones gastrointestinales.

Los lactobacillus son uno de los más utilizados especialmente para la conservación de alimentos por medio del proceso de fermentación, como en el caso de producción de yogur.  

Los simbióticos, son la combinación de productos que contienen tanto probióticos como prebióticos.

Entre los prebióticos cuyo uso y beneficios ya han sido comprobados, están:

  • Fructanos (FOS): comúnmente llamados fructo-oligosacáridos, son polímeros de fructosa, los cuales se  pueden encontrarse en la naturaleza entre ello,  la inulina, levana, neoseries de inulina entre otros.
  • Isomalto-oligosacáridos: se obtienen del almidón procedente de algunos tubérculos y cereales  como el miso de arroz.
  • Galactooligosacáridos (GOS): procedentes de la leche mediante tratamientos, así como la  lactulosa, la cual se obtiene por tratamiento térmico de la lactosa.

El uso de los GOS es muy variado, actualmente se ha incorporado en alimentos para lactantes ya que contribuye  con el desarrollo de la flora intestinal. También se usa en la fermentación del pan, mejorando así su sabor y textura.

Estudios realizados sugieren que el uso de prebióticos suprime el crecimiento de células cancerígenas, especialmente en la prevención del cáncer de colon y recto.

El prebiótico más utilizado es  la inulina, la cual puede aparecer de forma natural en algunos alimentos, o ser agregada en alimentos procesados y constituye uno de los ingredientes de BioBacflor.

¿Que son los fructooligosacáridos y en que nos benefician?

Los fructooligosacáridos (FOS) son un tipo de fibra soluble que se encuentran, naturalmente y en pequeñas cantidades, en vegetales como la alcachofa, el espárrago y el plátano entre otros.

El organismo no es capaz de asimilar por sí solo estos compuestos y son bacterias del intestino grueso, como las del género Bifidum, las que utilizan los FOS como sustrato energético. De allí  lo beneficioso de los fructooligosacáridos para el buen funcionamiento del sistema digestivo e inmunológico.

Son también denominados prebióticos por la capacidad de estos compuestos para modificar la composición de la microflora del colon, entre sus beneficios están:

  • Impedir el desarrollo de bacterias patógenas como la Escherichia coli portadora de la enfermedad del cólera, la Shigella o la Salmonella.
  • Estimular la función inmunológica y contribuir a reducir los gases al equilibrar la flora intestinal, lo que es una buena alternativa para combatir el estreñimiento.
  • La fibra contenida en estos compuestos produce un medio ácido en el colon lo que impide el desarrollo de células cancerígenas.
  • El consumo de FOS produce un mayor aprovechamiento de los minerales como el calcio y el magnesio, necesarios para nuestro organismo.

Debido a estos beneficios de los FOS, la industria alimenticia en los últimos años ha puesto los ojos en la obtención de alimentos enriquecidos con fructooligosacáridos, como alimentos infantiles y  suplementos naturales como BioBacflor.

La industria farmacéutica los utiliza en  fórmulas para mejorar la digestión,  incluso, en complementos dietéticos diseñados para perder peso.

Alimentos prebióticos que pueden formar  parte de tu dieta

Los prebióticos son utilizados como complemento en la  industria alimentaria para la fabricación de cereales, galletas, productos lácteos, o en la medicina natural como en BioBacflor entre cuyos ingredientes se encuentra la inulina, prebiótico que proviene de la fructosa.

En la naturaleza existen alimentos que contienen prebióticos de forma natural y que se pueden incluir en la dieta diaria, como por ejemplo:

Ajo: es uno de los alimentos con mayores porcentajes de inulina, entre 9 y 16 por ciento, por lo que consumir ajo permite estimular los ácidos gástricos, los alimentos se digieren y absorben de forma adecuada, ayuda al hígado y al páncreas a optimizar sus funciones.

El ajo es rico en vitaminas A ,B y C muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas, además su poder antibiótico fortalece el sistema inmunitario, permite curar infecciones leves y la cicatrización de las heridas.

Foto completa en primer plano de cambures (banana)

Puerros: contienen una  proporción de inulina de entre el 3 y el 10 por ciento.

Diente de león:  con una proporción de inulina alta, entre un  12 y 15 por ciento; se puede utilizar en ensaladas, ya que contiene gran cantidad de fibra, lo que permite elevar el número de bacterias beneficiosas en el intestino, así como mejorar el sistema inmunológico.

También es conocido por sus propiedades antioxidantes, prevención contra el cáncer y por su capacidad para reducir el colesterol.

Cambures: contienen solo un 0,5 por ciento de inulina, pero pueden estimular las bacterias intestinales saludables, si se incluyen en la dieta de forma regular.

Tubérculos: las papas y batatas poseen rafinosa y estaquiosa, sustancias que forman parte  de los prebióticos.

Inulina como obtenerla  y cuáles son sus beneficios

La inulina es un polisacárido de cadenas de fructosa; es un  hidrato de carbono de reserva energética con estructura y funciones similares a la de la fibra soluble, lo que la distingue de otros, como el almidón, que carece de esta peculiar estructura.

La inulina fue aislada y purificada como sustancia a comienzos de siglo XIX, a partir de la especie Inula helenium o helenio.+

La gran mayoría de las plantas que contienen inulina, no la almacenan en las hojas sino en la raíz, bulbo, tubérculo o rizoma. Esta es una de las razones por la que muchas plantas no pueden considerarse aptas para su aprovechamiento industrial como fuente de fructanos.

La inulina favorece el crecimiento de los microorganismos vivos de la bacteria intestinal, es considerada nutricionalmente como fibra.

La inulina llega al colon, donde las bacterias son capaces de descomponerla y convertirla en sustrato para su crecimiento y desarrollo, lo que  beneficiará al organismo. Entre las propiedades y beneficios de la inulina se mencionan:

  • Mejora la absorción intestinal de algunos minerales como el calcio, el magnesio y el fósforo  lo que contribuye a contrarrestar las osteoporosis.
  • Es excelente para controlar los niveles del colesterol malo e inhibir la acumulación de triglicéridos en el hígado. Actúa en la prevención de arteriosclerosis, enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.
  • El mayor uso que se le ha atribuido a la inulina hoy día, es como sustituto del azúcar y grasa en productos lácteos, por lo que es uno de los agregados más comunes en helados, queso bajo en grasa, y otros alimentos destinados al grupo de consumidores que buscan bajar o mantener el peso.

BioBacflor, que contiene inulina, ayuda a estabilizar los niveles de insulina y la glucosa en la sangre, algo que le confiere un importante papel en el control y la prevención de la diabetes

Algunas plantas de donde se extrae la inulina

Achicoria: el extracto de raíz de achicoria es reconocido por poseer inulina. Esta raíz contiene aproximadamente un 17 por ciento de inulina.

La achicoria es una de las plantas más comúnmente utilizada para extraer inulina, pero a través de los últimos años se ha logrado mediante investigaciones, encontrar otras fuentes naturales como el agave y el yacón.

Entre sus beneficios está el mantenimiento de la microbiota intestinal, modulación de dicha microbiota, regularizar la evacuación y el control de peso. Además incrementa la absorción de calcio y la densidad mineral ósea y controla los niveles de azúcar y colesterol.

Agave: la inulina obtenida del  agave es un prebiótico que trae consigo excelentes beneficios especialmente para la salud, ayudando a aliviar o prevenir las enfermedades estomacales.

Yacón: es un tubérculo cuya planta es nativa de los Andes; es similar a una batata recubierta por una piel áspera y gruesa, posee un elevado contenido de inulina, fructooligosacáridos y agua.

Sus características principales son  que es alto en la fibra, vitaminas A,B y C, y minerales esenciales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo.

Los fructooligosacáridos y la inulina contenidos en el yacón sirven de sustrato para las bacterias intestinales por lo que previene el estreñimiento, mejora la absorción de minerales y acelera el metabolismo.

Este tubérculo también aumenta la fertilidad masculina. Debido al ácido clorogénico contenido en su extracto mejora la producción de espermatozoides al prevenir la degradación de la testosterona, lo que le permite ser usado como tratamiento para la infertilidad.

Estructura y funcionamiento del estómago en el cuerpo humano

Última actualización: 10-01-2019 por Editora Sara.

Insertar texto aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *