Estrés oxidativo y envejecimiento celular. Radicales libres

Estrés oxidativo: daño considerable para nuestro organismo

Estrés oxidativo: daño considerable para nuestro organismo

Última actualización: 03-06-2019. Equipo Nutricioni

El estrés oxidativo se encuentra asociado a las enfermedades crónicas, que abarcan desde las cardiovasculares hasta el cáncer, al igual que con los procesos de envejecimiento.

Su definición exacta es la de un procedimiento de daño celular que depende de los radicales libres.

Células con núcleo sobre fondo científico. Ilustración 3d

Generalmente, estos radicales son pequeños átomos o moléculas con gran capacidad reactiva, los cuales son consecuencia (en la mayoría de los casos) del oxígeno.

Aunque sea algo primordial para la vida, tiene un punto en contra: impulsa la formación de los mismos por medio de ciertas reacciones.

Este tipo de radicales reaccionan de forma negativa, dañando las moléculas que se encuentren a su alrededor, causando efectos negativos como, por ejemplo, la muerte celular. Por esta razón, los radicales libres deben ser neutralizados lo más pronto posible para evitar estos efectos.

Dicho de una forma más específica: cuanto los antioxidantes no se dan abasto para combatir los radicales libres y tienen una gran presencia en la célula, ocurre el proceso conocido como estrés oxidativo.

Este se distingue porque aumenta la actividad oxidativa en el interior de la célula, lo que lleva a una modificación estructural y funcional de ella que impulsa rápidamente su envejecimiento, incrementando la posibilidad de muerte celular o apoptosis.

Por suerte, evitar que el estrés oxidativo dañe su organismo es algo que no está fuera de su alcance.

En los tiempos que corren hay una amplia disponibilidad de métodos antiedad, así como energizantes y a modo preventivo para combatirlo.

Puede continuar conociendo más a continuación.

¿Cuáles son las causas y síntomas de este tipo de estrés?

La abundancia de radicales libres en el organismo que propician el estrés oxidativo, puede aparecer por diversos factores como:

Nutrición deficiente que conlleve a poseer bajos valores de antioxidantes.

Práctica frecuente de ejercicio físico de alta intensidad: cuando la actividad física es vigorosa, descontrola el consumo de oxígeno pudiendo superar hasta por 15 veces al valor de reposo. Esto causa este tipo de estrés, derivando en la generación de radicales libres.

Las defensas antioxidantes presentes en el organismo se bastan por sí solas y son las indicadas para evitar un daño sustancial en los tejidos.

No obstante, no existe un tope ilimitado de estas sustancias, por lo que una sobreproducción de radicales libres por causa del ejercicio continuado o una baja brusca en el valor de las defensas antioxidantes, ocasionan los daños conocidos que terminan en estrés oxidativo.

Las células producen radicales libres de forma permanente, la desunión entre electrones y moléculas es un proceso constante y natural.

Las consecuencias negativas que propician los radicales libres en los distintos tejidos son porque estos reaccionan químicamente con el ADN, carbohidratos, lípidos y proteínas.

Los elementos medioambientales ocasionan estrés oxidativo, como el consumo excesivo de alcohol, contaminación ambiental, exposición a sustancias dañinas, tabaquismo activo y pasivo y abusar en la toma de sol.

El estrés oxidativo ralentiza la actividad de las mitocondrias, lo que deriva en la disminución de nuestra energía para funcionar, porque el organismo la utiliza para intentar subsanar el daño. Así, pierde su capacidad de respuesta.

Cuando un organismo presenta estrés oxidativo, se observa lo siguiente:

Afectación del sistema cardiovascular con aumento de la presión arterial, posible insuficiencia cardíaca, lo que trae como consecuencia la debilidad muscular y la disminución de la resistencia para hacer ejercicio.

En el ámbito osteoarticular, aparece el dolor articular, inflamación y rigidez.

Envejecimiento temprano: la piel pierde su aspecto brillante, ocasionando arrugas y manchas. Aumentan las probabilidades de enfermedades asociadas al envejecimiento.

En el sistema nervioso central, sucede un daño cerebral que altera la memoria y produce inestabilidad.

SupraEnergía le ofrece vitamina C, muy aconsejada para disminuir los efectos negativos de este estrés.

¿Cuáles son las consecuencias que deja el estrés oxidativo?

Más del 15% del aire que inhalamos al respirar es oxígeno, el cual es indispensable para nuestra vida y el funcionamiento sin dificultades de la totalidad y cada una de las células del organismo, a donde éste llega por la sangre al irse desde los pulmones al torrente sanguíneo.

Una pequeña porción de oxígeno se convierte en una especia reactiva que se distingue por llevar a cabo la actividad oxidativa, esto sucede en la misma célula. Esta es la definición exacta de los radicales libres y la del proceso de oxidación que impulsan.

De cierto modo, su existencia es esencial para la coordinación del organismo y, una vez que terminan su tarea son destruidos por las sustancias antioxidantes, recobrando así el equilibrio.

No obstante, si estas sustancias no se dan abasto en el combate contra los radicales libres, los mismos multiplican su presencia en la célula, dando lugar al estrés oxidativo.

Esta situación negativa trae consecuencias graves como el daño en los tejidos, dejando la puerta abierta a la ocurrencia de distintas patologías graves, donde se encuentra el tan temido cáncer.

Como ya fue mencionado, la piel envejece rápidamente y sucede una variedad de problemas a nivel neurológico, aparte de numerosos padecimientos involucrados con el envejecimiento.

El estrés oxidativo condiciona el metabolismo celular cuando oxida los ácidos nucleicos, los azúcares, lípidos y proteínas que se encargan de su funcionamiento normal, conllevando a una quiebra o la mutación del ADN.

La única forma de aminorar la acción perjudicial de los radicales libres, es consumiendo la cantidad requerida de antioxidantes, denominación que reciben las distintas enzimas, minerales y vitaminas que se sintetizan en el organismo a partir de ciertos alimentos, y su función es la de prevenir el daño celular.

Usted puede obtener los antioxidantes necesarios si agrega SupraEnergía a su alimentación diaria. Este producto le ofrece vitamina B6, antioxidante que puede ayudar a protegerle contra el estrés oxidativo, a la par de tratar otras complicaciones como el envejecimiento cognitivo.

De igual modo, SupraEnergía trae consigo BioPerine, que ayuda a mantener a salvo a las células de este tipo de estrés.

Obtención de antioxidantes por medio de la alimentación

Como fue mencionado anteriormente, un plan alimenticio deficiente en antioxidantes es la causa principal del estrés oxidativo. Entre otros factores que conllevan a él, se encuentran también los efectos de ciertas medicinas.

Todos los factores ya conocidos implementan la diseminación de los radicales libres y, por ende, el estrés oxidativo.

Arándanos y frambuesas frescos en un cubo blanco en fondo de madera.

Aunque muchas investigaciones epidemiológicas importantes han revelado el vínculo entre el estrés oxidativo y una variedad de padecimientos, también hay otras que han demostrado la disminución de la incidencia de estas enfermedades por medio del aporte de antioxidantes a través de la alimentación o suplementación nutricional.

En resumidas cuentas, la alimentación es el punto de partida en la atención y prevención del estrés oxidativo.

Por ejemplo, los cereales integrales, frutos rojos, legumbres, verduras y vino (una copa al día) son solo una parte de los alimentos con abundante contenido de antioxidantes.

Por esta razón, es necesario obtener antioxidantes de forma natural, para así robustecer su sistema inmunológico. De esta manera, usted podrá enfrentarse sin problemas al daño oxidativo causado por los radicales libres.

Los productos como SupraEnergía, le caen de maravilla en este propósito porque este complemento es aliado para el fortalecimiento de su sistema inmune.

Uno de los componentes que le aporta esta bondad, es la raíz de Ashwagandha.

La función principal de los antioxidantes es proteger a las enzimas y proteínas de la oxidación causada por los radicales libres, conservando así la integridad de la capa celular.

Asimismo, incrementan la telomerasa, que es la enzima encargada de regenerar los telómeros, los cuales son los escudos de nuestro ADN.

Se pueden establecer como antioxidantes depuradores aquellos que captan y desintegran los radicales libres, como es el caso de las vitaminas A, C, y E, el glutatión y los polifenoles, igual que las enzimas que obstruyen la producción de radicales libres, como la catalasa y el superóxido dismutasa.

La gran parte de los antioxidantes se encuentra en alimentos de origen vegetal como el maqui, fruta rica en polifenoles, así como las frutas del bosque, hortalizas, té verde y vino tinto. Sus frutos se usan siempre cocidos, frescos, secos, etc.

Otros nutrientes que protegen contra el estrés oxidativo

Cofactores enzimáticos: este término se refiere a minerales como el cobre, hierro, manganeso, selenio y zinc. Los mismos se encuentran en los frutos secos, semillas y vegetales de hoja verde oscura.

Aquellos planes de alimentación donde hay abundante presencia de antioxidantes, lo alejan de ciertas variantes de cáncer, del desarrollo de padecimientos cardíacos coronarios, derrames y molestias relacionadas con la vejez.

Flavonoles: son los que tienen cantidades más óptimas de antioxidantes. Se encuentran en el grupo de los polifenoles, haciendo que alimentos como el cacao posean características antioxidantes al traer consigo a estos polifenoles.

Por cierto, el cacao es uno de los alimentos más ricos en esta sustancia.

Selenio: este mineral tiene presencia en el suelo, conocido por sus tareas esenciales como lo son el funcionamiento normal de los sistemas inmunológico y reproductivo, así como en el empleo del yodo a través de la tiroides.

Los suministros más óptimos del mismo son las carnes rojas, germen de trigo, huevos, mariscos, nueces de Brasil y pescado.

Vitamina A: ésta, al igual que los carotenos presentes en frutas y verduras amarillas, anaranjadas, rojas o verde oscuro como los pimientos, orejones, zanahorias, etc. son muy importantes para mantenerse a salvo de este tipo de estrés.

Vitamina C: esta vitamina es un antioxidante fácil de encontrar en muchos alimentos, sobre todo las bayas, los cítricos y los vegetales de hojas verdes.

Su función más relevante es la de llevar a cabo procesos como la cicatrización, funcionamiento y estructura normal de los tejidos corporales, así como la conformación de colágeno. Por otra parte, es pieza fundamental en la absorción del hierro.

Para obtenerla, consuma alimentos como el brócoli, las coles de Bruselas, fresas, grosella negra, kiwi, melón, entre otras. Las fresas constituyen una cantidad extra de esta vitamina en su plan de alimentación.

Vitamina E: esta vitamina es de característica antioxidante liposoluble, particularmente indicada para resguardar al organismo de aquellas reacciones oxidativas que inmiscuyan a la grasa.

Para beneficiarse de ella, puede obtenerla mediante el consumo de aceite de oliva extra virgen, aceites vegetales, frutos secos (siempre y cuando no tengan sal), nueces y semillas.

Consejos para mantenerse alejado de esta situación negativa

Elabore un plan de alimentación basado en antioxidantes: recuerde que éstos tienen la capacidad de depurar a su organismo de los restos negativos, gracias a su potente acción.

La primera recomendación es ingerir muchas frutas y verduras contentivas de vitaminas C y E, al igual que alimentos que le aporten selenio, como el pescado graso o las semillas de girasol.

No deje de lado a la vitamina A, puede tomar como referencia los alimentos desglosados en el tópico anterior. De igual forma, considere la incorporación de verduras abundantes en taninos como las espinacas y té verde, cuya infusión cuenta con un alto índice de los mismos.

Una bebida que goza de poder antioxidante es el vino, pero los efectos perjudiciales del alcohol contrarrestarían los beneficios.

Aléjese del tabaco: las sustancias nocivas del cigarrillo o el tabaco incrementan de forma considerable la producción de los radicales libres, acelerando el daño oxidativo en las células.

Tenga en cuenta que el cigarrillo y el tabaco son elementos de riesgo para múltiples enfermedades, por lo que no es de extrañarse que una de las variantes de cáncer más agresivas que existen sea la de pulmón.

Las sustancias tóxicas tienden a acumularse, por lo que los perjuicios que ocasionan son mayores.

No abuse de los rayos solares: el sol ayuda a segregar vitamina D, pero esto no significa que debamos abusar de él.

Cuando pasamos mucho tiempo expuestos al sol, dañamos nuestra piel en tal medida que en las capas más profundas comienza la producción descontrolada de los radicales libres. Lo mejor es utilizar protección solar, si su tiempo en el exterior va a ser prolongado por más de 20 minutos.

Una técnica que ayuda a controlar el estrés oxidativo

Un estilo de vida saludable es el primer factor para poder mantenerse alejado del estrés oxidativo, aunque a veces esto es difícil para muchas personas debido a sus ocupaciones diarias.

Esto no quiere decir que descuidemos nuestro estado de salud, pues siempre hay una solución para este tipo de problemas. Una de ellas es el consumo de SupraEnergía, suplemento natural contentivo de 60 cápsulas, que conserva el buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

Es sabido que cuando estas glándulas no funcionan correctamente, el sistema inmunológico se debilita y aparecen situaciones adversas como el estrés, lo que debilita a quien lo padece. El SupraEnergía es un gran auxilio contra este problema, ya que nivela el estrés y le brinda energía.

SupraEnergía contiene Panax Ginseng, que fortalece su sistema inmunológico ayudándole así a prevenir cualquier tipo de enfermedades, entre las que se encuentra este tipo de estrés. Asimismo, actúa favorablemente en la debilidad y las dificultades de la memoria.

Otro componente de SupraEnergía es la raíz de regaliz, cuyo consumo le ofrece la bondad de obstaculizar parte del daño causado por los radicales libres.

¡Por estas razones, comience pronto a cuidarse!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *