estres laboral, empleado administrativo esta cargado de muchas tareas y no puede con todas

Estrés laboral: ¿qué es y cómo tenerlo a raya?

Estrés laboral: ¿qué es y cómo tenerlo a raya?

Última actualización: 23-03-2019. Equipo Nutricioni

¿Te sientes agotado y frustrado? ¿Será por el estrés laboral? Conoce ¿qué es y cómo tenerlo a raya?

El estrés laboral es el causante de muchas afecciones, puede empezar por diversos motivos y todo trabajador está bajo riesgo de experimentarlo. Lo peor de todo es que, ciertamente puede acarrear complicaciones en tu salud.

Sin embargo, aumento de las enfermedades en los trabajadores no es el único problema. También se puede observar faltas al área laboral y reducción del rendimiento en la realización de tareas.

El estrés es sensación de agotamiento tanto físico, como mental y emocional, debido a estar expuesto a sobre exigencias. Llegando a generar alteraciones mentales y físicas.

Es esa impresión de que estás quemado y ya no te quedan fuerzas para seguir llenando los rigurosos requerimientos que se te han impuesto. En otras palabras, es la respuesta física y emocional ante ciertos estímulos que sobrepasan tu capacidad de respuesta.

Por su parte, el estrés laboral, es el resultado de trabajar en ambientes muy exigentes.  Se suscita cuando las demandas laborales son mucho más elevadas que las capacidades del individuo.

Las causas de éste tipo de estrés componen una larga lista que más adelante detallaremos. Este problema de salud integral cada día cobra más víctimas, demandando una mayor atención.

Existen varios tipos de estrés y muchas alternativas para prevenirlo y contrarrestarlo. No es obligante quedarse bajo sus garras dañinas. Ya que cuando por mucho tiempo se está bajo su influencia se puede convertir en complicaciones más graves.

estres laboral, empleado administrativo esta cargado de muchas tareas y no puede con todas

¿En qué consiste el estrés laboral?

Consiste en el desenlace de una serie de sensaciones a razón de vivir altos niveles de exigencias que no están acordes a sus capacidades.

De por sí, el estrés puede ser bueno cuando actúa como un activador de los sentidos, cuando te ayuda a terminar tareas pendientes y a mejorar tu desempeño.  Sin embargo, estar bajo situaciones laborales estresante por mucho tiempo puede acarrear otras complicaciones.

A pesar de que cada individuo reacciona de manera diferente frente a una misma situación, las respuestas frente al estrés laboral se han categorizado de la siguiente manera:

Orgánicas. Las relacionadas a los cambios físicos. Como: sudoración, respiración superflua, musculatura tensa, aceleración del ritmo cardíaco, así como un incremento significativo de la presión sanguínea.

Emocionales. Se experimenta una disminución de la motivación laboral. Es común sentir miedo, rabia, ansiedad.

De conducta. Alto niveles de error en la elaboración de sus funciones, reducción de la productividad, dificultad en el trabajo en equipo. Tabaquismo y consumo de sustancias estupefacientes.

Epistemológicas. Reducción de la atención, percepción, aprendizaje y de la capacidad de solventar conflictos. La negatividad y olvidos también se hacen presentes cuando se tiene estrés laboral.

Otros indicios de estrés laboral son:

Desgaste emocional. Se refleja en fatiga mental y física, merma energética.

Conflictos interpersonales. Maltrato a clientes y compañeros de trabajo, por la irritabilidad e incomodidad en el ambiente de trabajo.

Desmotivación. Falta de estima personal, frustración y reducción de la motivación personal y laboral.

El estrés laboral se puede clasificar según su efecto, ya sea negativo o positivo. Es innegable que todo individuo en algún momento de su vida experimenta estrés.  No toda la influencia del estrés es dañina.

Positivo. Puede ser un motivador para cumplir metas y mejorar el desempeño. Su presencia no compromete la salud.

Negativo. Se presenta cuando el estrés positivo no se reduce, sino que se mantiene por mucho tiempo, generando malestares. cuando el estrés laboral dura más de un mes, llegando a ser crónico.

Fases del estrés en el trabajo

Cuando hablamos de fases nos referimos a las etapas por las que suelen transitar el trabajador estresado. Este proceso de estrés ha sido dividido en tres partes, cada una de ellas no tiene un tiempo exacto de duración.

De aprehensión. Relativo a la respuesta del cuerpo ante la situación o persona que origina el estrés. Se trata de las acciones y emociones reactivas del individuo frente a lo que a su parecer es amenazante y conflictivo.

Esta fase por lo general, se caracteriza por ser de corta duración y donde el cuerpo realiza liberación de adrenalina, razón por la cual se puede llegar a experimentar un aceleramiento de los latidos del corazón.

De resistencia. En este caso, debido a la prolongación del estrés a través del tiempo, el organismo genera signos de resistencia ante el estrés. En miras de controlar la situación el empleado lleva a cabo ciertas actividades que anteriormente no había ejecutado, con la intención de dar fin a la situación conflictiva.

Es justamente la obstinación contra el estrés en sí, la que determinará la duración del mismo.

De colapso. Otra manera en que ha sido categorizada esta etapa es con el nombre de Síndrome de Burnout. Ya en este nivel se experimenta agotamiento en todas las áreas de la vida del individuo. Llegando a repercutir negativamente sobre la percepción propia, motivación, hasta convertirse en depresión.

Esta fase de colapso es la manifestación de una réplica frente al estrés laboral crónico. A este nivel las secuelas no son solo individuales, la organización y compañeros de trabajo pueden verse comprometidos.

Las personas más proclives de padecer estrés laboral son las rígidas, que no han aprendido a manejar las demandas y no saben decir “no”. Quienes están en labores monótonas o no tienen control sobre sus emociones.

¿Qué es lo que produce estrés laboral?

Todos esos aspectos amenazantes y nocivos desde la perspectiva del trabajador, pueden llegar a convertirse en estresantes. A partir de la identificación de dichos aspectos, el organismo genera reacciones de índole psicológicas y fisiológicas.

Los detonantes del estrés laboral más conocidos son: las instalaciones e infraestructura del ambiente de trabajo. Cuando la vida laboral y familiar son disonantes, las tecnologías y talantes de la organización, también pueden ser estresantes.

Las personas muy empatías a las necesidades ajenas, perfeccionistas y obsesivas son más propensas a estar bajo las garras del estrés laboral.

Las raíces del árbol llamado estrés laboral, son:

  • Conflictos interpersonales.
  • Falta de motivación laboral y personal.
  • Salario deficiente en relación a las necesidades económicas o a los títulos profesionales alcanzados por el trabajador.
  • Exigencias elevadas del empleador.
  • Ambiente laboral con consecuentes riesgos.
  • Horarios laborales con muchas horas extras.
  • Exceso de trabajo, así como de exigencia personal.
  • El acoso laboral, es un aspecto súper estresante, sobre todo se prolonga el tiempo de exposición.

Otros factores condicionantes y estresantes, la edad del trabajador, haber padecido de estrés o ansiedad anteriormente, el género y las responsabilidades externas.

Cabe destacar que lo que causa estrés en unas personas no lo hace en otras. Las situaciones laborales, ambientales e interpersonales pueden provocar reacciones diferentes en cada quien.

Hay individuos que están suficientemente motivados que no necesitan motivación externa. Del mismo modo, cada persona tiene un grado diferente de habilidad para manejar el estrés.

El contraste existente entre el estrés común y el laboral se fundamenta solamente en el lugar de origen de cada uno.

Secuelas del estrés laboral

El estrés que se produce en el área de trabajo puede ocasionar serias secuelas. A esas señales hay que prestarle la atención debida, con el fin de evitar mayores complicaciones.

Cognitivas. Lapsus mental, falta de asertividad en la ejecución de las tareas, disminución de la concentración.

Físicas. Insomnio, nerviosismo, presión arterial alta, dolores de cabeza, diabetes, afecciones tiroideas, algún tipo de alergia dérmica, problemas respiratorios.

Otras complicaciones físicas son: la obesidad, úlceras, dolores musculares y desorden menstrual en las féminas.

Emocionales. Irritabilidad, crisis de pánico, ansiedad, depresión, rabia.

Otro tipo de efectos el estrés laboral, pero esta vez también afectan la organización. Son: reducción de la producción y de la calidad de trabajo, ausentismo, cambios constantes de los empleados.

En relación al tiempo, su desperdicio puede llegar a surgir cuando en la organización se vive en estrés. Debido a la deserción y rotación de mano de obra, se de tomar lapsos de tiempo para nueva captación de personal y readaptación del mismo.

El desorden laboral también se hace evidente tras el estrés laboral.

El síndrome Burnout también aparece a causa el continuo estrés laboral. Este síndrome se caracteriza por desgaste mental y físico del trabajador, hasta ser crónico. Muy común en las áreas laborales que se precisa atender a otros, como en la salud, en las ventas y de educación.

Existen otros síntomas que puede manifestarse cuando se está bajo demasiada presión laboral. Algunos de ellos son: estreñimiento, mandíbula rígida, problemas sexuales, dolores en el cuello.

A este respecto, las enfermedades más comunes son:

Síndrome de fatiga crónica. Haciendo que baje su productividad considerablemente. Este síndrome consiste en exceso de agotamiento, pereza, fiebre, cefaleas, y desmotivación.

Debilidad ocular. Acompañada de enrojecimiento y ardor en los ojos, sobre todo por estar largos lapsos de tiempo usando computadora y leyendo documentos. También puede experimentarse dolor de cabeza y síndrome de ojo seco.

Dolor de espalda. El dolor acapara los hombros, cintura, cuello. Se observa en las personas que pasan muchas horas sentadas.

Problemas gástricos. Debido a la irritación por el estrés, los jugos gástricos tienden a activarse. Provocando malestares estomacales.

Haciendo los ajustes para prevenir el estrés laboral

Consiste en realizar los cambios necesarios para mejorar el ambiente de trabajo, tanto grupal como personal.

Mejor manejo del tiempo. Es usual que el estrés laboral se deba a una deficiente o nula planificación del tiempo, dejando acumular las labores. Entonces, cuando se acerca el momento límite para presentar las asignaciones el trabajador se llena de ansiedad, fatiga y frustración.

  • Ordenar clara y efectivamente las prioridades.
  • Realizar corto tiempo de descanso, para estirar el cuerpo, descansar la vista y relajar la mente.
  • Cumplir con los horarios de comida, y comer bien.
  • Equilibrar el tiempo de trabajo, con el familiar y el de entretenimiento.
  • Limitar el tiempo laboral hasta 10 horas.
  • Dormir al menos 7 horas diarias.
  • Todas las semanas, toma por lo menos un día para descansar.
  • Disfruta de vacaciones anualmente.
  • Si es preciso, consulta con un terapeuta sobre tus problemas.
  • Aprende a gestionar las situaciones y personas estresantes, recuerda que el cambio puede empezar por ti.
  • Ejercitarse continuamente, cuidando el buen estado físico y el peso corporal. Es bien sabido que el practicar por lo menos 30 minutos de algún ejercicio ayuda a liberar las toxinas y las hormonas relacionadas al estrés. Además de distraer la mente en temas diferentes al laboral.

Evalúe su actitud. Si fuere necesario realice los cambios de sus respuestas ante el estrés.

Cuando los ajustes pueden venir de la organización laboral. La empresa también puede acomodarse para evitar el estrés de sus empleados, para ellos es vital que estar pendiente de la integridad física y emocional de ellos.

Para prevenir el estrés lo indicado es ser flexible, considerar las alternativas que te lleve a tener una vida más sana y tranquila.

Igualmente se puede echar mano de técnicas de relajación como la musicoterapia, aromaterapia, respiración consciente y profunda. Además, puedes aplicarte de vez en cuando masajes relajantes.

Los suplementos nutricionales como ayudantes para tener a raya el estrés

Una buena alimentación acompañada de las vitaminas y minerales que el organismo necesita es esencial a la hora de contar con salud física y emocional.

A través de la ingesta de fórmulas patentadas que contribuya a una buena irrigación sanguínea en el organismo, especialmente en el cerebro. Permite contar con una mejor memoria y concentración. Con MetaMente se puede lograr.

Con MetaMente se colabora en el manejo efectivo de la ansiedad y la depresión, además de reparar las células del cuerpo.

La ginkgo biloba es excelente para tener a raya el estrés. Esta maravillosa planta es diurética, vasodilatadora y antioxidante. Sus hojas son utilizadas para mejorar afecciones de la piel y circulatorios. Del mismo modo, es útil para mejorar las inflamaciones reumáticas.

Con ginkgo biloba se alivian las molestias en las piernas por problemas de circulación; así como las cefaleas por el mismo motivo. Esta planta puede colaborar con una mejora significativa de la concentración.

También está vinculada al combate de la depresión, cuando uno de los causantes más relevantes es el envejecimiento.

Vincopetine, mejora el flujo sanguíneo en el cerebro, llegando a estimular la oxigenación en él.  Es antiinflamatorio cerebral y excelente para tener una buena memoria. Tanto Vincopetine con ginkgo biloba están presentes en MetaMente.

La glutamina es un aminoácido que se almacena en los músculos del cuerpo, ella puede llegar a ser garante el buen funcionamiento del organismo. Su producción tiende a disminuir con el pasar de los años y con la exposición a situaciones extremas de estrés, por lo que es necesario suplir con la ingesta de MetaMente

La glutamina ayuda a la recuperación muscular, úlcera péptica e irritabilidad. Asimismo, atenúa la ansiedad, depresión e insomnio.

Técnicas de manejo del estrés

El estrés es un monstruo que ha atacado a cada persona por lo menos una vez en la vida.

Por su parte, el estrés laboral muy seguido se hace presente en las instituciones públicas o privadas, con la intención de conseguir víctimas a las que esclavizar.

Ciertamente el estrés laboral se puede prevenir con acciones específicas como la relajación, respiración profunda, la flexibilidad. Dormir y alimentarse bien, contar común ambiente físico y mental agradable también son factores a tener presentes para evitar el estrés en los ambientes de trabajo.

Identificar. Tener claro qué personas o situaciones te activan la ansiedad, es de suma importancia para, posteriormente, determinar cómo actuar.

Fortalecer las relaciones. Al sentirse valorado, apoyado, así como parte importante de un grupo te ayuda a sentirte más cómodo en tu trabajo. La condición del clima donde laboras puede fortalecer o debilitar el estrés.

Organizar. Tanto el sitio de trabajo como su tiempo. Esto facilitará la realización de las tareas, el cumplimiento de las fechas estipuladas.  Tener un lugar para cada cosa y cada cosa en su lugar es importante.

Comisione. Además de descargarte de tareas, les brindará a otros la oportunidad de crecer y aprender.  Al delegar preste atención en escoger la persona idónea para la tarea a desarrollar. Igualmente debes dar las instrucciones de forma clara y entendible y no dejar nada al azar.

Sea asertivo. La asertividad te ayudará a evitar malentendidos, prevenir asignaciones inconclusas o deficientes.  Otro beneficio de ser asertivo es que es un factor elemental para conservar buenas relaciones interpersonales.

Respire. Aprenda a respirar de forma diafragmática, realice respiraciones conscientes cada vez que lo necesite. Puede acompañar la respiración con visualizaciones agradables. Con esta práctica se puede conseguir controlar efectivamente la ansiedad e irritabilidad; además de incitar una buena oxigenación cerebral.

Feedback. Practique la retroalimentación entre los compañeros de trabajo. En la actualidad existe otro tipo de feedback, se trata de prestar atención a las señales que envía el propio cuerpo.

No olvides ser positivo. El estrés puede ser manejado y controlado, está en tus manos la solución.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *