Hombre se sostiene en la barriga mientras se tapa la cara, mostrando sintomas de dolor

Estreñimiento: Síntomas que nadie quiere tener

Estreñimiento: Síntomas que nadie quiere tener

Última actualización: 17-01-2019. Equipo Nutricioni

Son diversas las causas por las cuales una persona puede padecer de estreñimiento. Generalmente van desde malos hábitos alimenticios hasta las llamadas causas fisiológicas. Sus síntomas también son variados y suelen ser producto de esa pluralidad de causas.

Mujer sentada en una poceta tomandose la barriga

La principal causa generalmente suele ser, en lo relativo a asuntos alimenticios, la ausencia de fibra en la dieta diaria que consume la persona afectada.

De igual forma, aquellos individuos que no beben agua con regularidad, o que no acostumbran al cuerpo a ir al baño cuando se tienen ganas de defecar, también tienden a padecer de este mal.

Sin embargo, hay otras razones de más peso como el caso de las personas diabéticas y aquellas que presentan enfermedades de las tiroides.

En ambos casos, el estreñimiento, más que una causa, termina convirtiéndose en un síntoma producto de los padecimientos mencionados, ya que las características de estas anomalías, termina alterando por completo todo el sistema digestivo.

También pueden sufrir de estreñimiento aquellas personas que consumen medicamentos que se utilizan para tratar el dolor, la depresión y algunas enfermedades del corazón.

En lo que respecta a las causas fisiológicas, éstas se clasifican de la siguiente forma:

  • Hipomotilidad intestinal: Este fenómeno ocurre cuando los músculos del intestino no poseen la fuerza suficiente para realizar las contracciones requeridas para la expulsión de las heces.

  • Hipermotilidad intestinal: En este caso, se producen espasmos o contracciones involuntarias en una parte del intestino, trayendo como consecuencia la retención de las heces e impidiendo su correcta evacuación.

  • Problemas rectales: Es la causa que genera que los músculos del recto no produzcan el reflejo necesario y suficiente para una defecación normal. También ocurre cuando hay lesiones locales que producen un fuerte dolor.

  • Debilidad de los músculos de la pared abdominal: Esta debilidad impide que haya la presión suficiente para la evacuación normal.

  • Obstrucción mecánica del colon o el recto: Esto ocurre cuando hay lesiones intrínsecas o extrínsecas en el intestino grueso o en el ano.

Pasan los días y no se puede defecar

Lo primero que debe resaltarse es que una persona sana, generalmente, debe ir al baño a evacuar entre dos o tres veces al día, casi siempre después de cada comida.

Muchas el veces el ritmo de vida actual, impide que mucha gente pueda evacuar en las condiciones mencionadas; en algunos casos la evacuación puede ser incluso de una sola vez al día, lo cual no significa, a priori, que la persona padezca de estreñimiento.

Del mismo modo, cuando se realiza algún viaje o se inicia una dieta nueva, la persona puede variar su frecuencia de evacuación, lo que se conoce como temporadas de estreñimiento.

Pero en este caso, al ser algo temporal, no se considera como una anomalía grave. Se trata de un estreñimiento ocasional producto de los cambios de hábito, lo cual, al retomar la rutina habitual, debería desaparecer por completo.

Ahora bien, si las deposiciones ocurren menos de tres veces a la semana, si se presenta una dificultad severa para ir al baño, heces duras, dolor al defecar o presencia de gases, ya estos escenarios son síntomas inequívocos de estreñimiento.

Otro de los síntomas comunes, asociados al estreñimiento, es la presencia de incomodidad o hinchazón abdominal, así como también la necesidad de maniobras manuales para facilitar la expulsión de la materia fecal.

Existen también casos específicos como el de adultos mayores o personas de la tercera edad, quienes son muy propensos a sufrir de estreñimiento, debido a su estilo de vida sedentario y poca movilidad, lo cual termina dificultándole su proceso normal de evacuación.

La presencia de heces duras o grumosas, durante un periodo de tiempo prolongado, también es otro síntoma del estreñimiento.

¿Cuáles son los tipos de estreñimiento?

Como bien se mencionó con anterioridad, el estreñimiento más que una enfermedad es un síntoma con muchas causas y manera de manifestarse.

Precisamente, por no considerarse una enfermedad, y menos grave o incurable, muchas veces no se le da la debida importancia, respecto al daño que puede ocasionar al organismo si no es tratado a tiempo y eficazmente.

Según diversos estudios, hasta un 30% de la población mundial puede llegar a padecerlo, siendo más frecuente en mujeres que en hombres.

Existen dos tipos de estreñimiento que son los más conocidos y los que afectan generalmente a la mayoría de la población:

  • Estreñimiento ocasional: Su frecuencia es esporádica y generalmente ocurre cuando se interrumpen los hábitos diarios de vida de forma pasajera o a corto plazo. Suele suceder al realizar un cambio de dieta, vacaciones, estrés, falta de ejercicio físico entre otros.

Normalmente no se recomienda asistir a un médico o especialista. Basta con adecuar la dieta, realizar ejercicios físicos y consumir algún laxante automedicado. Se le suele llamar, también, estreñimiento agudo.

  • Estreñimiento crónico: Es aquel que se produce durante largos períodos de tiempo. En estos casos, sí se recomienda asistencia médica, ya que los síntomas pueden persistir durante al menos 3 meses, pudiendo extenderse por más tiempo.

Tiene su origen en patologías digestivas, enfermedades específicas y tránsitos intestinales lentos o nulos.

  • Estreñimiento idiopático: Por idiopático se entiende de origen desconocido, por lo que su tratamiento es poco determinado, siendo su eficacia poco efectiva.

  • Estreñimiento orgánico: Se genera como consecuencia de alguna enfermedad gastrointestinal, tales como obstrucciones, tumores o hernias.

Niña con rostro de dolor se toca la barriga

Vale la pena mencionar igualmente, el caso del estreñimiento infantil, el cual aunque no es tan frecuente como en adultos, de igual forma se ha presentado en muchos niños producto de distintas circunstancias.

Por lo general, el estreñimiento infantil puede ser de origen idiopático o funcional, es decir, no hay una causa específica que puede ocasionarlo, sino un conjunto de factores que pueden ser psicológicos, hereditarios y educacionales.

Siempre es recomendable que los bebés consuman líquido, tengan un régimen alimenticio adecuado, e irlos acostumbrando desde pequeño a hacer sus necesidades, para que lo perciban como algo habitual y rutinario.

Si no se trata, se complica

Para combatir el estreñimiento e incluso para evitar que éste llegue a convertirse en crónico y se transforme en un problema mayor para el paciente, lo ideal es mantener una dieta rica en fibras, tener un horario establecido para las comidas, hacer ejercicios y, en líneas generales, mantener un estilo de vida saludable.

Sin embargo, cuando las modificaciones en la dieta y en el estilo de vida no son suficientes para impedir el estreñimiento, una de las opciones principales es optar por tratamientos farmacológicos.

Dentro de estos fármacos, los laxantes son los más recomendados por su rápido efecto. Entre los laxantes más comunes se pueden citar:

  • Laxantes que aumentan el volumen fecal: Estos laxantes, una vez aumentado el volumen fecal, estimulan de forma indirecta los movimientos intestinales. Dentro de este grupo se encuentran los laxantes formadores de masa y los osmóticos.

Los formadores de masa consisten en suplementos de fibra, siendo recomendable acompañarlos siempre de una ingesta abundante de agua.

La fibra absorbe el agua y modifica favorablemente la consistencia de las heces. El efecto no es inmediato, puede demorar algunas semanas para lograr su cometido.

Los laxantes osmóticos tienen la capacidad de extraer y retener el agua en el intestino, aumentando de esta forma el volumen de las heces. Entre los más comunes están el macrogol y la lactulosa.

  • Laxantes estimulantes: Propician la estimulación directa de los movimientos intestinales, induciendo la actividad motora del colon. Los más conocidos son el bisacodilo, la cáscara sagrada y los senósidos.

  • Laxantes emolientes: Son aquellos que producen una emulsión de heces con grasas y agua. Se pueden citar entre los más frecuentes el aceite de parafina o la glicerina.

A pesar de la utilidad de los laxantes como un mecanismo efectivo contra el estreñimiento, vale destacar que en algunos casos utilizarlos en exceso puede causar algunos efectos no deseados en el organismo tales como distensión abdominal y flatulencia.

De igual forma, también se recomienda el uso de enemas para el combate del estreñimiento. Los enemas sirven para evitar el impacto fecal, una vez que la persona pase varios días consecutivos sin poder defecar.

Si nada de lo anterior surte efecto, se recomienda probar el Equilibrio Acai, su variada composición, entre ellos la fruta acai,  lo convierte en un laxante natural extraordinario.

Naturalmente siempre hay un remedio

Muchas veces el estreñimiento puede ser tratado con el consumo de productos naturales o caseros, sin necesidad de recurrir a fármacos.

A fin de cuentas, en siglos anteriores, cuando la medicina no había alcanzado los niveles actuales, a muchos de los abuelos y tatarabuelos no les quedaba otra opción que tratarlo con remedios naturales.

Por esta razón, muchas frutas, hierbas y otros alimentos pueden hacer la función de laxantes, siempre y cuando el estreñimiento no se convierta en crónico y tenga que recurrirse a consulta médica o a un tratamiento más delicado.

Entre los alimentos más recomendados para su tratamiento, es necesario mencionar:

  • Ciruela: Se le conoce popularmente como el ‘remedio de las abuelas’, ya que desde hace muchísimo tiempo era usado para tales fines. Hoy en día todavía sigue vigente su efectividad.

Son ricas en antioxidantes, vitamina A, potasio, hierro, fibra dietética y sorbitol, todas ellas efectivas gracias a su efecto laxante y por favorecer, adecuadamente, el funcionamiento del aparato digestivo.

  • La sábila o aloe vera: Al tomarla diariamente como un jugo, su efecto laxante ayuda a evacuar el intestino de manera natural. Uno de sus componentes principales, la aloína, es la responsable de combatir el estreñimiento.

  • El tomate: Ya sea cocinado o crudo, en salsas o ensaladas, dado su alto contenido de fibras constituye un suave laxante que ayuda a regular la función intestinal, reduciendo el riesgo de contraer enfermedades gastrointestinales.

Adicionalmente, aumenta el volumen y el contenido de agua de las heces, facilitando el proceso de evacuación de la persona afectada.

  • La zanahoria: Es ideal su consumo, ya que favorece la digestión, estimulando la producción de jugos gástricos, con lo cual se alivia el estreñimiento.

  • La manzana: Su alto contenido de pectina, una sustancia que promueve el correcto funcionamiento de los intestinos, adicional a que es rica en fibra, permite el ablandamiento de las heces y su posterior expulsión.

Su consumo es recomendable no solamente para las personas con estreñimiento, sino en líneas generales, debe ser incluida en cualquier dieta saludable para evitar problemas vinculados al proceso digestivo.

  • Avena: Ideal para el estreñimiento, gracias a su alto contenido de carbohidratos, vitaminas, minerales y fibra. De igual forma, su ayuda es muy valiosa para la digestión. Lo ideal es consumirla en el desayuno.

Muchas personas suelen ingerirla en ayuna combinada con agua, lo cual produce un efecto muy positivo cuando se tiene varios días sin lograr defecar.

Mejor evitarlo a tiempo antes de padecerlo

Una vez conocidas las causas, síntomas y las consecuencias que genera el estreñimiento, más allá de las recomendaciones tanto caseras como científicas para su efectivo combate, no cabe duda que sale mucho mejor evitar su padecimiento que luego afrontar todas sus consecuencias.

Para ello, sólo basta seguir unos simples consejos, teniendo como norte una vida sana y unos hábitos adecuados que en esencia saldrán mucho más económicos que costear un tratamiento médico o padecer esa sensación desagradable de no poder defecar.

He aquí algunos consejos sencillos para evitar este malestar:

  • Hacer ejercicios regularmente, evitando a toda costa el sedentarismo. No se necesita ser un atleta, basta con un simple paseo diario para mantener el cuerpo en actividad.

  • Beber por lo menos dos litros de agua diarios.

  • Ir al baño cuando sea necesario y no aguantar las ganas dejándolo para después. Debe tomarse en cuenta que ese “después” puede ser el comienzo del estreñimiento.

  • Consumir una dieta rica en fibras, no abusar de las denominadas comidas procesadas tales como pasteles, pan blanco, salchicha, pizza o papas fritas, entre otros.

  • Si la persona es adicta a las harinas y no puede suspender su consumo, es preferible que estas harinas, pastas, panes y galletas sean integrales.

  • En los casos relativos al estreñimiento infantil, más allá de las recomendaciones citadas, es necesario que los padres estén pendientes del proceso de evacuación de sus hijos, si notan alguna anomalía deben acudir inmediatamente al pediatra del niño, a fin de evaluar su situación.

  • Mantener un horario establecido para las comidas, ya que muchas veces el comer a destiempo no sólo genera desórdenes en el sistema digestivo, sino que puede llegar a convertirse en uno de los motivos causantes del estreñimiento.
  • Consumir frecuentemente el Equilibrio Acai, por todos los beneficios que logra aportar al proceso digestivo en general, gracias a sus valiosos componentes.

Hay que recordar siempre que cuando se llega a defecar menos de tres veces por semana, está latente el riesgo de padecer de estreñimiento. Equilibrio Acai regula de manera casi natural el tránsito intestinal.

El estreñimiento no debe  tomarse a la ligera, siempre será mejor prevenirlo que luego padecerlo y lamentarse.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Estreñimiento: Síntomas que nadie quiere tener

Última actualización: 17-01-2019. Equipo Nutricioni

Insertar texto aquí.