Hombre consolando a una mujer triste deprimida que necesita ayuda en una cafetería.

Estrategias de afrontamiento del estrés: opciones para relajarte

Estrategias de afrontamiento del estrés: opciones para relajarte

Última actualización: 13-06-2019. Equipo Nutricioni

Lamentablemente, el mundo en que vivimos gira permanentemente originando la aparición de estrés laboral, físico y emocional.

No cabe la menor duda de que se trata de un trastorno que compromete negativamente nuestro rendimiento mental.

Por este motivo, debemos estar dispuestos a ser sometidos a una exhaustiva evaluación que contribuya a la selección de estrategias de afrontamiento acordes a la situación.

Establecido el diagnóstico, se necesita utilizar algunas estrategias vinculadas al alivio de la fatiga psicológica y física.

En este sentido, es de gran importancia considerar la aplicación de la terapia cognitivo conductual con miras a disminuir la intensidad de los síntomas de estrés.

De igual modo, es necesario hacer actividad  física y mantener la mente ocupada en actividades recreativas que ayuden a mejorar la autoestima y la salud cardiovascular.

Es relevante enfocarse en conseguir una alimentación balanceada capaz de satisfacer las necesidades corporales básicas.

Igualmente, es necesario incluir alimentos ricos en vitamina C con miras a disminuir el efecto negativo del cansancio y los radicales libres.

Recuerda apartar de tu dieta los alimentos capaces de generar intolerancia al gluten, ya que en algunas ocasiones incrementan la intensidad del agotamiento y la tensión.

Al mismo tiempo, apóyate en la medicina herbolaria y utiliza infusiones relajantes a base de plantas que te ayudarán a aumentar tus niveles de energía.

Desde luego, en caso de apreciar bajas en tu ánimo durante tiempo prolongado acude cuanto antes a evaluación médica.

Sin temor a equivocaciones, las implicaciones de la fatiga crónica comprometen cada uno de los aspectos de nuestras vidas, generando profunda incomodidad.

Evita que el malestar supere tus expectativas, asume las riendas de tus reacciones y disfruta de maravillosos y favorables días.

Decide adecuadamente y alcanza la vida provechosa que necesitas para mantenerte próspero, feliz y activo por el resto de tu existencia.

¡No lo dudes ni un instante más! Añade energía a tus días. ¡Lo vales!

El mundo corre sin parar

Usualmente, las ocupaciones diarias y las relaciones interpersonales son actividades de alto gasto energético.

Hacer frente a cada uno de estos aspectos forma parte de nuestra cotidianidad, lo cual produce importante agotamiento físico y mental.

Frecuentemente, el cansancio que deriva del estrés laboral se mantiene por tiempo prolongado a pesar de haber dedicado largo tiempo al descanso.

Pero, ¿por qué dejamos de presentar sueño reparador? Este lamentable acontecimiento puede deberse a distintos factores.

Es importante establecer diferencias entre el agotamiento que aparece normalmente luego de ejecutar alguna actividad a estar fatigado de modo permanente.

Esta última situación hace referencia a la persistencia de debilidad, la cual afecta negativamente en el rendimiento diario.

El estrés y la fatiga producen alteración de la facilidad para concentrarse, repercutiendo negativamente en la memoria, conllevando al incremento del ausentismo laboral.

Este hecho se eleva con la privación del sueño o por dormir de forma inadecuada como consecuencia de diferentes causas.

Por un lado, el estrés y la depresión dificultan la conciliación del sueño, lo cual genera sobrecargas que afectan el adecuado funcionamiento.

Algunas averiguaciones científicas refieren que el agotamiento forma parte el síndrome de fatiga crónica, una enfermedad relacionada con el estrés.

De este modo, ocurre intolerancia a la luz y a los sonidos, además de resultar comprometidos el sistema neurológico, endocrino, cardiovascular e inmunológico.

Igualmente pueden surgir tensión cervical, dolor de cabeza, afecciones musculares y esqueléticas, malestar gripal y desorientación.

Investigaciones modernas aportan al estrés un fundamento orgánico que se proyecta más allá de la esfera psiquiátrica y neurológica.

Compromete a 0,5% de la población, en su mayoría del género femenino. En ellas, las manifestaciones clínicas son de intensidad variable.

En las mujeres, suele acompañarse de fibromialgia, colon irritable, depresión y tendencias suicidas.

Por este motivo, debes tratar el estrés tempranamente, abordando las causas  vinculadas a su aparición.  

Afróntalas de forma positiva y logra la felicidad que necesitas. ¡No lo dudes ni un momento más!

¡No puedo más! ¿Qué me sucede?

Hombre consolando a una mujer triste deprimida que necesita ayuda en una cafetería.

Tal y como lo refieren diferentes averiguaciones científicas el estrés sostenido conlleva a la aparición de fatiga crónica.

Algunos sostienen que dicho trastorno está vinculado a la aparición de estrés emocional y oxidativo, los cuales repercuten en el rendimiento diario.

De modo que los eventos oxidativos, el incremento del óxido nítrico y los peroxinitritos que causan estrés.

El contacto de agentes perjudiciales como pesticidas y organofosforados también se relaciona con cansancio y estrés crónico.

Además de ello, el estrés puede hacernos más susceptibles de enfermar y contraer patologías infecciosas causantes de cansancio permanente.

Poco tiempo después del surgimiento de dichas investigaciones se relacionó al hongo Candida albicans a la aparición de agotamiento permanente.

Pese a ello, no se han establecido claras evidencias acerca de la relación existente entre agentes infecciosos y el síndrome de cansancio crónico.

La falta de sueño por defecto en la cantidad de horas o por restricciones en su calidad produce disminución del aprovechamiento de la energía.

Con su descenso se enlentece la agilidad para emitir respuestas y la posibilidad de reaccionar positivamente frente a distintas situaciones.

El estrés provocado por este hecho incrementa la percepción de que los acontecimientos  superan nuestra capacidad para responder correctamente.

De esta manera, el estrés emocional y físico se retroalimentan provocando un círculo vicioso permanente.

Más allá de las razones de su aparición, el estrés laboral compromete nuestra capacidad para llevar a cabo cada una de nuestras actividades.

Por ello, es necesario considerar las causas detonantes con la meta de trabajar a profundidad en cada una de ellas.

Lo más relevante es poner en práctica recursos indispensables para enfrentar con destreza el afán propio que cada día trae consigo.

No dudes en iniciar el proceso de lograr un provechoso estilo de vida que te ayude a alcanzar cada una de tus metas sin padecer en el intento.

¡No esperes ni un momento más! El momento de conseguirlo ha llegado. ¡Aprovéchalo!

Cuando el estrés alcanza el ambiente laboral

Sin duda alguna, el estrés afecta cada una de las áreas de nuestras vidas incluyendo nuestro rendimiento laboral.

El desgaste ocupacional ha sido profundamente estudiado, recibiendo el nombre de síndrome del trabajador quemado o Burnout.

Esta variedad de trastorno cursa con la aparición de colapso mental y debilidad generalizada.

Acostumbra aparecer entre los 34 a los 45 años de edad, momento en que suele hacerse efectivo el deseo de formar familia y dedicarse a la crianza de los hijos.

Este síndrome fue descrito inicialmente en la década de los sesenta, cuando trabajadores de salud y maestros mostraron signos de fatiga.

En este tipo de oficios, el desgastante trato con el público produce sobrecarga de trabajo, sobrevaloración del fracaso e incremento de las responsabilidades.

En este orden de ideas, suelen incrementarse los niveles de preocupación, lo cual afecta negativamente el rendimiento general.

Con la aparición de este molesto síntoma surge cansancio fácil, somnolencia, irritabilidad, insomnio y alteración de la capacidad para concentrarse.

La personalidad de cada uno juega un papel elemental en la aparición de fatiga por cuanto compromete a aquellos que asumen altos niveles de compromiso.

De igual manera, personas con problemas para enfrentar situaciones estresantes pueden verse altamente afectados.

En este caso, resulta fundamental hacer uso de una habilidad llamada resiliencia, la cual determina una visión optimista de las circunstancias y menor tiempo de recuperación.

No obstante, la carencia de esta cualidad conlleva a agotamiento y produce secuelas a corto, mediano y largo plazo.

En cuanto a la duración, la presencia de fatiga y el estrés es variable en función de los recursos necesarios para enfrentarles.

Es normal que tengamos días tristes; el conflicto aparece cuando los síntomas se prolongan en el tiempo.

Haz uso de las estrategias que necesitas para estar operativo. En este sentido, la terapéutica resulta esencial para manejar los síntomas que afectan nuestro desempeño.

¿Cómo saber si estoy estresado?

Tal y como se ha descrito previamente, el estrés se relaciona con el síndrome de fatiga crónica, una patología de intensidad variable.

Dicho trastorno se caracteriza por la percepción de malestar general persistente semejante al padecido durante el resfriado común.

La persistencia de molestias conduce a una sensación de disconfort que limita la interacción normal con el entorno social.

De igual modo, el estrés puede provocar insomnio, pesadillas, dolor de cabeza, sudoración profusa, vértigos e intolerancia a los sonidos fuertes.

No conforme con ello, pueden aparecer diarrea, rinitis crónica, colon irritable, taquicardia, problemas para digerir las grasas e incapacidad para mantenerse en pie.

Desde el punto de vista mental, pueden surgir disminución de la concentración, déficit de atención y problemas para practicar habilidades matemáticas.

De hecho, se reporta reducción del coeficiente intelectual con respecto al presentado previo a la enfermedad.

En cuanto al estado de ánimo, pueden aparecer depresión, angustia, desánimo e incomprensión, los cuales pueden surgir de modo intempestivo por varias semanas.

Usualmente, los pacientes acuden a muchos médicos sin conseguir alivio de las limitaciones.

La tendencia es que surjan nuevos episodios de mayor intensidad en el transcurso de muchos años, lo cual retrasa el diagnóstico.

Cuanto más tiempo transcurre entre los síntomas y el tratamiento más prolongado es el intervalo de recuperación.

El pronóstico es mucho más favorable para las personas jóvenes, mientras que es más tardío para los individuos mayores.

La respuesta a estas reacciones radica en realizar una detallada historia clínica y una detallada evaluación que ayude a descartar otros motivos de estrés.

Debe considerarse la posibilidad de sufrir anemia, hipotiroidismo y diabetes. Para ello es necesario realizar estudios de laboratorio que incluyan perfil tiroideo.

De igual manera, se recomienda realizar despistajes de intolerancia al gluten y de patologías infecciosas que puedan explicar el cuadro clínico.

Efectos colaterales del estrés

Hombre Estresado

De acuerdo a lo descrito previamente, el estrés es una reacción natural de defensa en la cual se activan mecanismos de protección necesarios para vivir.

Es una respuesta fisiológica frente a eventos percibidos como riesgosos ante los cuales nuestro organismo reacciona con mayor o menor intensidad.

La interpretación de dichos eventos es ocasionada por las experiencias vividas por el individuo.

Ante este acontecimiento, el sistema nervioso activa respuestas de huida y lucha de duración variable.

A largo plazo, se produce deterioro del sistema inmunológico y cardiovascular, por lo cual es necesario retomar la tranquilidad lo antes posible.

De acuerdo a los segmentos previos, el estrés es una reacción que, sostenida en el tiempo, adquiere un tinte negativo a nivel físico y mental.

Este tipo de reacciones se conocen como distrés y se caracterizan por la aparición de fatiga, ansiedad e irritabilidad.

El distrés incide en actividades básicas como dormir y comer, lo cual genera menor tiempo de descanso y aumento de las demandas energéticas.

Debido a su creciente presentación, la Organización Mundial de la Salud considera el distrés un trastorno epidémico.

Sin duda tales niveles restringen e influyen negativamente en la aparición de fatiga laboral.

Cada año incrementan los esfuerzos económicos orientados a investigaciones laborales, incluyendo el ausentismo vinculado al estrés.

Sus apreciaciones han determinado que al menos 80% de los trabajadores han padecido fatiga laboral, lo cual restringe el pleno cumplimiento de sus funciones.

De hecho se considera que para 2.020 el estrés sea considerado un detonante de eventos cardíacos, depresivos, cerebrales y traumáticos.

Así que no permitas que el estrés afecte tu vida. Expande tus horizontes y vive feliz cada día. ¡Lo vales!

Cuida toda tu anatomía ¡Lo vales!

Lamentablemente, los eventos estresantes a los cuales nos exponemos a diario ejercen un efecto negativo en nuestras vidas.

Como consecuencia de las lamentables secuelas ocasionadas por este hecho es frecuente observar complicaciones que nos apartan de nuestra mejor versión.

En este sentido, la aparición de fatiga y la caída del cabello representan un terrible problema que resulta de la presencia de estrés sostenido.

Afortunadamente, Anti Canas ha sido diseñado con el fin de permitirnos alcanzar el bienestar que siempre hemos soñado.

Anti Canas es el recurso que debes incorporar a tu vida para rendir plenamente cada día de tu existencia a pesar de las circunstancias.

Anti Canas dispone de vitamina B6, un micronutriente que contrarresta el daño endotelial, aportando a nuestra piel y cabello valiosos beneficios.

De igual manera, es una favorecedora opción que ayuda a controlar los niveles de insulina y glucosa, previniendo la aparición del síndrome metabólico.

Tal y como lo refiere The American Journal Nutrition, la vitamina B6 contribuye a la metabolización de proteínas y la obtención de energía que nuestro cuerpo requiere.

En paralelo, este fabuloso producto posee ácido fólico, un nutriente fundamental para el adecuado funcionamiento fisiológico.

Esta vitamina resulta esencial para mediar la formación de los glóbulos rojos y el rendimiento neurológico.

Consumir este nutriente es de gran ayuda para facilitar la reparación capilar, brindando fuerza y vitalidad a tu cabellera.

Además de esto, facilita el crecimiento de folículos pilosos como resultado de mayor provisión de oxígeno hacia el cuero cabelludo.

Del mismo modo, participa en el metabolismo de las proteínas, los carbohidratos y las grasas requeridas para afrontar la pérdida del cabello.

El ácido fólico brinda brillo y volumen a tu cabello, mejorando la completa absorción de productos estéticos.

Por otro lado, la biotina es un poderoso elemento para facilitar el crecimiento de las uñas y el control de la caspa.

De la misma forma, incluye zinc, tirosina, extracto de cola de caballo, ácido pantoténico y  esteroles vegetales.

Por todo ello y más, prueba Anti Canas y vive en completa abundancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *