hombre mayor chequeando su corazon, Consulta en Cardiología

Estos son los principales problemas cardíacos

Estos son los principales problemas cardíacos

Última actualización: 17-02-2019. Equipo Nutricioni

El corazón es un músculo encargado de impulsar la sangre a todo nuestro cuerpo. Es básicamente el motor que permite que todo lo que nos compone pueda funcionar correctamente.

Del corazón salen las arterias encargados de transportar sangre cargada de nutrientes y oxígeno para nuestro cuerpo.

Los problemas cardíacos pueden hacer que la calidad y el funcionamiento del corazón disminuya.

Es totalmente posible que una persona pueda llegar a padecer problemas cardiacos si suele llevar un muy mal estilo de vida.

Los problemas cardíacos son muy diversos pero la causa más común es el estrechamiento de las arterias coronarias; los vasos sanguíneos encargados de suministrar sangre al corazón. Esta enfermedad es conocida como “enfermedad de las arterias coronarias”. Es la causa más importante en personas que sufren de infartos y puede desarrollarse lentamente con el tiempo.

Por otra parte, algunos problemas cardíacos pueden ocurrir en las válvulas del corazón a causa de una insuficiencia cardiaca.

La mejor manera de saber si se está próxima a padecer una enfermedad cardiaca es mediante un diagnóstico.

Las pruebas que se necesitan para el diagnóstico de una enfermedad cardiaca siempre dependen de los síntomas y algunos análisis previamente realizado como un análisis de sangre y una radiografia del torax..

El electrocardiograma, el cateterismo cardíaco, la resonancia magnética y la tomografía, son solo algunos procedimientos a tomar en cuenta para detectar algún tipo de problemas en el corazón.

Si existe una sospecha de padecer alguna enfermedad cardiaca o el riesgo de sufrirla es preocupante puedes pedir una consulta a un medico especialista (cardiologo).

Algunos problemas cardiacos se pueden detectar sin una consulta médica, pero es solo en algunos casos. Como por ejemplo, si un niño nace con algún defecto cardíaco grave, este podría ser detectado poco tiempo antes de su nacimiento.  

hombre mayor chequeando su corazon, Consulta en Cardiología

¿Cómo prepararse para una consulta?

Algunas cosas que puedes hacer antes de asistir a una consulta es mantenerse preparado para ella. Esto podría ayudar a detectar con mayor rapidez el problema.

Anota los síntomas que presentes, incluyendo los que creas que no tienen nada que ver con el problema cardiaco.

Toma nota sobre tu información personal más relevante, como antecedentes familiares con enfermedades cardiacas, diabetes, presión arterial, accidente cerebrovascular, etc.

Realiza una lista de los medicamentos que hayas estado consumiendo, incluyendo la toma de suplementos.

Pregunta sobre las restricciones previas a la consulta, cualquier cosa que debas o no debas hacer con anticipación, como restringir la dieta alimenticia o ir en ayuna por si se requiere de un análisis de colesterol.

Por último, escribe alguna pregunta para hacerle al médico. Es muy posible que el haga una serie de preguntas respecto a los síntomas y antecedentes familiares.

Signos de advertencia

Aunque no es posible realizarse un autodiagnóstico sin una consulta previa. El cuerpo humano puede ser muy capaz de emitir ciertas señales de que las cosas no andan bien.

Una enfermedad cardiaca frecuentemente se desarrolla con el tiempo. Es posible que el organismo emita diversas señales o síntomas mucho antes de tener problemas cardíacos graves.

Sin embargo, también es bastante probable de que los signos de advertencia no sean tan obvios. En algunos casos casi no se detectan síntomas o quizás son un tanto distintos a otros casos.

En cualquiera de los casos, los signos que podrían ser una señal de advertencia bastante obvia pueden ser:

Dificultad para respirar: es un signo típico de insuficiencia cardiaca. Cuando el corazón no es capaz de impulsar la sangre de manera correcta, la sangre se devuelva a través de las venas que van de los pulmones al corazón.

Esto puede generar dificultad para respirar durante la realización de una actividad, mientras se está de reposo e incluso mientras se duerme (boca arriba).

Dolor de pecho: este es un sintoma muy comun de una infinidad de problemas que no tienen nada que ver con el corazón. Sin embargo, puede ser un síntoma de insuficiencia cardiaca o un ataque cardiaco.

El dolor de pecho puede ocurrir cuando el corazón no recibe el suficiente ingreso de sangre u oxígeno. No obstante, la intensidad, la cantidad y el tipo de dolor de pecho puede variar de persona a persona y casi nunca es indicativo de que tan grave es el problema.   

Estrechamiento de vasos sanguíneos: este síntoma puede significar un riesgo muy alto de sufrir algún problema cardiaco, como un ataque al corazón.

Una obstrucción o estrechamiento de los vasos sanguíneos puede ocurrir cuando el colesterol u otra sustancia grasosa como la placa, logra acumularse en las arterias dificultando el flujo de sangre.

Tos o sibilancia: este podría ser un síntoma de que el fluido se está acumulando en los pulmones.

Fatiga: en definitiva, el cansancio puede ser un síntoma de diversas causas. Sin embargo, tambien podria ser sintoma de un problema cardiaco.

Ritmo cardiaco rápido o irregular: generalmente es un síntoma común de problemas cardiacos como la arritmia. Es posible sentir cuando el corazón está muy acelerado o las palpitaciones son irregulares.

corazon afectado, ilustración - ataque al corazón

¿Cómo se diagnostica un problema cardíaco?

Existen diversas formas y pruebas para diagnosticar un problema cardíaco. Cada prueba a realizar siempre dependerá de lo que el medica especialista piense que se tiene.

Independientemente de cual sea el problema cardíaco que se tiene, el cardiólogo muy probablemente realice una exploración física y realice algunas preguntas respecto a tu historial clínico y la de familiares cercanos.

El análisis de sangre y una radiografía del tórax es muy posible que se tengan en cuenta desde la primera consulta. Además de ello, pueden realizarse otro tipo de pruebas como:

Electrocardiograma: es una prueba en la que se registra la actividad eléctrica del corazón que produce por cada latido cardiaco.

Una muestra puede ayudarle al médico a detectar irregularidades en el ritmo cardiaco y su estructura.

También existe la posibilidad de que estudios como un ecocardiograma en reposo sea realizado, así como un electrocardiograma de esfuerzo durante la realización de una actividad.

Ecocardiograma: se trata de una prueba no invasiva. Consiste en la realización de una ecografía en el tórax, para estudiar a imágenes detalladas la estructura y funcionamiento del corazón.

Cateterismo cardiaco: consiste en la inserción de un tubo corto en una vena o arteria de la ingle o en el brazo. Luego, se procede a ser insertado un tubo más largo, de forma hueca y flexible llamado “guía de catéter”.

Con ayuda de imágenes radiográficas en el monitor, el médico comienza a pasar la guia del catéter a través de las arterias hasta llegar al corazón.

Este procedimiento ayuda a medir las presiones en las cavidades cardiacas además, detectar anomalías en el  corazón, los vasos sanguíneos y las válvulas.

Tomografía computarizada del corazón: consiste en posicionar al paciente en una camilla y dirigirlo a una máquina con un tubo de rayos X girando alrededor del cuerpo para tomar imágenes del corazón y del pecho. Con este procedimiento, a menudo pueden detectarse diversos problemas cardiacos.

Resonancia magnética del corazón: es un procedimiento bastante parecido al anterior, con la diferencia de que la persona es sometido a un campo magnético capaz de producir imágenes para evaluar el paciente.

Tratamientos

El tratamiento indicado en cuanto el padecimiento de una enfermedad cardiaca puede variar según sea el tipo de afección. Por ejemplo en el caso de padecer una infección cardíaca, lo más probable es que el tratamiento más adecuado sea la administración de un antibiótico.

Medicamentos: según sea el tipo de problema cardíaco que se padezca. El médico puede recetar algun medicamento para tomar control sobre la enfermedad.

Por ejemplo, en el caso de pacientes con insuficiencia cardiaca pueden recetarse de uno o más medicamentos, dependiendo de la gravedad y los síntomas presentes.

En este caso, algunos medicamentos podrían ser: diuréticos, betabloqueadores, inotrópicos, digoxina, inhibidores de ECA, etc.

Cirugía u otros procedimientos médicos: cuando los medicamentos no son suficientes para atacar el problema cardíaco presente. Es necesario realizar una intervención médica.

Desde luego el tipo de procedimiento médica a realizar siempre dependerá del tipo de enfermedad cardiaca y el grado de daño en que se encuentra el corazón.

Cambios en el estilo de vida: es totalmente necesario para la recuperación de la salud y la efectividad de los medicamentos, así como la efectividad de los distintos procedimientos médicos que se hayan realizado.

Una dieta equilibrada y la realización de ejercicio físico son solo algunos de los hábitos que necesitan ser añadidos en el dia a dia para mejorar la salud cardiaca y en general.

Desde luego, si el médico lo concede. También puedes añadir algún suplemento alimenticio dentro del plan alimenticio como Frambuesa Anticrón.

Frambuesa Anticrón puede ayudar a combatir las enfermedades del corazón y reducir la presión arterial y colesterol.

Controles médicos continuos: si se trata de una enfermedad cardiaca crónica o recurrente es muy recomendable realizarse controles médicos esporádicamente. Esto puede ayudar a verificar que todo esté en orden y que se esté controlando la enfermedad cardiaca de manera adecuada.

Las estrategias de afrontamiento aunque no forman parte del tratamiento abarcan gran importancia.

Saber cómo lidiar con una enfermedad cardiaca puede ayudar a confrontarla de mejor manera.

Entrar a grupos de apoyo y a sesiones de rehabilitación cardiaca son solo unos ejemplos de estrategias de afrontamiento que puedan ayudar.

Enfermedades cardiacas más comunes

Sin duda alguna las enfermedades cardiacas es un tema del que hay que preocuparse.

Existe un gran factor de riesgo alrededor de este que cualquier persona en el mundo puede llegar a sufrir de esta enfermedad aun si no cuenta con algún antecedente familiar.

Tanto es el caso que las enfermedades cardiacas se han llegado a convertir como una de los principales motivos de muerte por enfermedad a nivel mundial.

Algunas enfermedades o problemas cardíacos más comunes pueden ser:

Insuficiencia cardiaca: es una afección crónica muy común en el que el corazón deja de bombear sangre de manera adecuada.

Algunos síntomas incluyen dificultad para respirar, fatiga, hinchazón en las piernas y ritmo cardíaco acelerado.

Arritmia: es un trastorno que afecta el ritmo cardiaco causando que el corazón pueda latir demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o de manera irregular.

En algunos casos, la arritmia no puede hacer ningún daño. En otros casos, puede llegar a ser un peligro inmediato para la salud.

Ataque cardíaco: también conocido como infarto, es ocurrido cuando el paso del flujo sanguíneo queda obstruido haciendo que el corazón sufra por la falta de oxígeno y las células cardíacas mueren.

El tratamiento puede incluir cambios en el estilo de vida, medicamentos, rehabilitación cardiaca, etc.

Angina: es un tipo de molestar en el pecho, producto del oxígeno insuficiente que recibe el corazón gracias a la acumulacion de grasa (colesterol) o placa en las arterias coronarias.

El dolor puede ir acompañado de otros síntomas como fatiga, dolor de espalda, brazo o cuello y debilidad.

Cardiopatía congénita: es uno de los defectos de nacimiento más comunes. Se trata de una anormalidad del corazón en el que se presenta problemas de estructura y funcionamiento producido durante el periodo embrionario.

Las causas más comunes por el que se puede desarrollar esta enfermedad es debido a factores genéticos, infecciones, estado nutricional de la madre y factores ambientales.

Algunos síntomas incluyen frecuencia cardiaca anormal, inflamación de los tejidos corporales, dificultad para respirar, tono azulado en la piel y dificultad para alimentarse y desarrollarse con normalidad.

Ilustración 3D del corazón humano, fondo azul.

Estilo de vida: una forma de prevenir problemas cardíacos

Aunque ciertas enfermedades cardíacas, como los defectos cardíacos desde el nacimiento, no pueden prevenirse. Existen otras enfermedades cardiacas que en definitiva si se pueden llegar a prevenir.

Realizar cambios en el estilo de vida es la mejor manera de prevenir un gran grupo de enfermedades que posiblemente se está en riesgo de padecer si no se hace nada para evitarlo.

Realmente no es necesario sentir los primeros síntomas de que las cosas andan mal en el organismo para así tomar cartas en el asunto.

Actuar a tiempo no solo te hará sentir bien también tu cuerpo te lo sabrá agradecer.

Una de las acciones a tomar en cuenta es mejorar la dieta alimenticia o cambiarla por una más equilibrada y rica en nutrientes.

Los mejores alimentos que pueden ayudar a recuperar o mantener la salud del corazón son mayormente los alimentos de origen vegetal. Entre ellos: las nueces, el brócoli, las fresas, el curry, el té verde, el aceite de oliva y las legumbres.

Añadir alimentos de origen animal en cantidades adecuadas a nuestro plan alimenticio también puede contribuir a la salud del corazón.

Un ejemplo es el salmón, entre sus grandes beneficios ayuda a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos, así como incrementar la fluidez de la sangre al liberar y mejorar la elasticidad de las paredes arteriales.

Añadir suplementos alimenticios también es una buena forma de mejorar tu alimentación, pero solo si es necesario.

Un suplemento como  Frambuesa Anticrón podria ayudar en caso de padecer una enfermedad cardiaca. Incluso si requieres reducir los niveles de colesterol y disminuir la presión arterial.

Además de ello, Frambuesa Anticrón también tiene una buena capacidad para quemar grasa.

Aunque el ejercicio físico resulte tedioso para muchas personas, es una muy buena manera de mejorar tu estilo de vida y disminuir el riesgo de padecer enfermedades cardiacas.

Realizar ejercicio físico durante 30 minutos al día puede traer incontables beneficios para la salud. Entre ellos reducir la sensación de fatiga, regular la presión arterial, ayuda a mantener un peso equilibrado al quemar el exceso de grasa, aumenta el autoestima y disminuye la presión y el estrés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *