Estimulantes del sistema nervioso central: grandes aliados

Estimulantes del sistema nervioso central: grandes aliados

Última actualización: 30-03-2019. Equipo Nutricioni

Ilustración demostrando como funciona el sistema nervioso

El sistema nervioso central está conformado por el cerebro y la médula espinal. Tomando en cuenta, que el primero se encuentra en la cabeza y en esta parte se encuentra 4 de los 5 sentidos.

La segunda, es un cordón largo de color blanquecino en la que se transportan los impulsos nerviosos que le pasan información al cerebro y al resto del organismo.

En el sistema nervioso central (SNC) se llevan a cabo una gran cantidad de actividades que permiten recibir y transmitir información al organismo. Esto se logra a través de los diferentes estímulos que recibe por medio de los sentidos. Las células que lo componen, trabajan en función de mejorar al organismo de enfermedades o accidentes.

Este sistema nervioso se puede ver afectado por diferentes afecciones que llegan hasta él a través del sistema nervioso periférico.

Muchas de las funciones del sistema nerviosos central pueden ser estimuladas a través de algunos sustancias especializadas para lograrlo.

El SNC se encarga de recibir información y estímulos a través de los sentidos del cuerpo, percibe cambios que se generan en el organismo como la temperatura.

Además, analiza toda la información que recibe, la une con la que tiene almacenada en la memoria para así pasar la mejor información. También ayuda a producir los movimientos correctos en respuesta a alguna reacción.

Para estimular las funciones del SNC existen algunos fármacos, vitaminas, minerales, plantas medicinales, complementos alimenticios. También existen ejercicios, una buena alimentación. Todo radica en buscar las mejores alternativas para facilitar y fortalecer el trabajo del mismo.

Algunas de sus afecciones están relacionadas con el consumo de sustancias nocivas o con el mal hábito de vida que lleva la persona.

Es por esto, que se recomienda buscar opciones que ayuden a fortalecer el mismo. Pues en muchos casos, la solución está en las manos de la misma persona.

Estimulantes farmacológicos para el sistema nervioso central

Los estimulantes del SNC trabajan en función de concentrar mucho más las actividades que este cumple, por ejemplo, fortalecer la concentración. La capacidad de reacción antes los estímulos recibidos y muchos otros.

Existen algunos fármacos depresores llamados de esta manera porque tratan de calmar algunas funciones del SNC como por ejemplo calmar la ansiedad.

Entre ellos están los sedantes, los calmantes y algunos medicamentos hipnóticos, en este grupo de medicamentos, están los relajantes musculares.

La finalidad de estos medicamentos es calmar al sistema nervioso central, disminuyen el dolor del organismo y tratan los trastornos del sueño. Además, se encargan de disminuir el estrés, la ansiedad y el pánico.

La presentación de este tipo de estimulantes es en cápsulas, comprimidos o en jarabes, muchas veces, el paciente abusa de su consumo.

Esto ocurre cuando la persona consume dosis más altas de las recomendadas o las ingiere de manera incorrecta.

También se puede abusar de estos medicamentos cuando se consume por recomendación de alguien que no es un especialista. También está quienes los utilizan con la finalidad de sustituir alguna droga a la que se es adicto.

Como se trata de medicamentos que calman las actividades cerebrales y que son utilizados para disminuir el estrés y la depresión, suelen producir un efecto de adormecimiento.

Con su consumo, la persona puede tener baja concentración mental, dolores de cabeza, mareos, confusiones. La respiración es lenta y disminuye la presión arterial.

El abuso frecuente de este tipo de estimulantes, puede bajar el ritmo respiratorio hasta que el aire falte por completo. Esta situación hace que la persona caiga en coma ocasionando gran daño cerebral.

Es importante que se consuma sólo la cantidad y el tiempo que ha recetado el especialista para así evitar posibles adicciones al efecto que produce su consumo.

Micronutrientes para estimular al sistema nervioso central

Los micronutrientes son indispensables en el metabolismo cerebral para fortalecer sus funciones y mejorar la salud cerebral.

El SNC está compuesto por una gran cantidad de células cerebrales que se comunican unas con otras para así poder recibir, analizar y transmitir información.

Los micronutrientes son sustancia que el organismo necesita en pequeñas cantidades para fortalecer sus funciones. Estas sustancias se utilizan con la finalidad de disminuir la aparición de enfermedades cerebrales.

Entre estos micronutrientes, se encuentran las vitaminas del complejo B, siendo estas indispensables en la formación de nervios que transmiten impulsos.

Entre ellas está la vitamina B1, que estimula la formación de nervios y ayuda a estimular funciones neurológicas.

La vitamina B6 es de suma importancia para el metabolismo de aminoácidos que ayudan a los neurotransmisores a transportar la información correcta.

La vitamina B9, también conocida como ácido fólico, en conjunto con el Omega 3, son indispensables para el desarrollo del sistema nervioso central.

Esta es la razón por la que las mujeres embarazadas deben consumir ácido fólico. Por otro lado, la vitamina B12, ayuda con la división celular correcta.

Asimismo, se puede decir que la vitamina B12 ayuda a disminuir las enfermedades relacionadas con la demencia.

El magnesio estimula y regula la excitación en la transmisión de mensajes neuronales.

De esta manera, se garantiza que la información que transmiten los neurotransmisores vaya sin errores.

Al consumir Azúcar en la Sangre, estarás consumiendo un producto con un buen porcentaje de magnesio muy favorable para el SNC.

El mismo efecto del magnesio se cumple con el consumo de calcio, se encarga de que la información que se va a transmitir sea la adecuada. Por otro lado, el zinc, el selenio, la vitamina A, C y E son antioxidantes. Esto significa que se encargan de limpiar las células de toxinas y les proporcionan oxígeno a las mismas.

La naturaleza: una gran alternativa para el SNC

Sin duda alguna, en la naturaleza se encuentra muchas alternativas que estimulan las buenas funciones del sistema nervioso central.

Entre estas opciones se encuentran las plantas nervinas tónicas, son utilizadas para disminuir la ansiedad, el estrés, la depresión y los nervios. Trabajan directamente en nutrir y reforzar los tejidos del SNC.

Por otro lado, están las nervinas relajantes que estimulan la calma en la persona, trabajan en tranquilizar al SNC para que no envíe información que alteren las emociones de la persona.

Mientras que las nervinas estimulantes, trabajan en función de activar las emociones, pone a la persona en alerta a los impulsos que recibe para reaccionar ante ellos.

Entendiendo esto, se puede hacer una lista de plantas que se pueden consumir para estimular al sistema nervioso como por ejemplo la manzanilla. Uno de sus beneficios más conocidos es la de sedante natural.

Por dicha razón, esta planta se utiliza para calmar los estados de ánimos como la ansiedad, el estrés, la ira. La mejor manera de consumirla es en infusiones.

La damiana, es una planta que se utiliza para activar a la persona y proporcionarle energía física y metal.

La verbena es otro planta medicinal que estimula el SNC, su consumo en infusiones ayudan a subir el ánimo y a disminuir la depresión.

Además, ayuda a eliminar toxinas del organismo. Permite la salud del sistema nervioso central. Elimina el estrés y disminuye el insomnio.

Las semillas de la amapola consumida en infusiones, es una gran aliada del sistema nervioso central porque lo fortalece.

Esto ocurre gracias a la gran cantidad de micronutrientes que le aporta como el Omega 3. Además, se trata de una semilla antioxidante que le proporciona oxígeno a las células.

La flor de tilo es sin duda alguna una de las más utilizadas cuando de estimular al SNC se trata, esto se debe a que es un relajante natural.

Se consume en infusiones y esto permite conciliar el sueño acompañado de un buen descanso.

El sistema nervioso central también se alimenta

Los alimentos que consumimos desempeñan un papel importante en la salud del sistema nervioso central. Estos son los que nos proporcionan los nutrientes que el organismo necesita para su buen funcionamiento.

El Omega 3 es un ácido graso indispensable en la formación del sistema nervioso central y estimula la buena comunicación entre las neuronas.

Este micronutriente se puede conseguir en los pescados como la sardina, el atún y la trucha. Otro alimento rico en esta tipo de grasas es el aguacate.

Otras ricas fuentes de Omega 3 son los frutos secos como avellanas, almendras y nueces, que además tiene un alto contenido de vitamina E. Siendo esta un gran antioxidante celular.

Otra manera deliciosa de obtener vitamina E es a través de la gelatina, un alimento que de seguro te recuerda a tu infancia. La vitamina E también se encuentra en Azúcar en la Sangre, un producto con excelentes ingredientes para fortalecer el SNC.

Es importante el consumo de antioxidantes y una manera simple es con la vitamina C que está contenida en las frutas cítricas. Entre ellas se encuentran la piña, las fresas, el kiwi, la naranja, el limón, las moras y la guayaba.

El magnesio y triptófano ayudan a calmar al sistema nervioso central, ambos componentes se encuentran en el chocolate negro.

Las espinacas son ricas en vitamina K, esta, se encarga de facilitar el sueño y aporta energía mejorando el estado de ánimo.

Existen alimentos ricos en vitamina B1 que son indispensables para el mantenimiento del sistema nervioso central. Entre ellos están las carnes magras, la leche y sus derivados, los huevos y los cereales integrales.

El ácido fólico o vitamina B9 son excelentes para estimular las funciones del SNC. Entre los alimentos que contienen esta vitamina están las legumbres, las espinacas, las acelgas, el perejil, la soja y el germen de trigo.

Sustancias que dañan el sistema nervioso central

Colillas de cigarrillos en el cenicero. Fumar es un peligro para la salud. El 31 de mayo de cada año es un día de no fumadores.

Las drogas pueden ser legales como la cafeína, el alcohol y el tabaco o ilegales, de consumo ilícito. Todas trabajan en deterioro del mismo del sistema nervioso central.

La cafeína se utiliza como un estimulante para mantener a la persona en estado de vigilia, es muy utilizada por los estudiantes. Pero sus efectos solo son de manera momentánea, esta droga legal, suele ser adictiva.

Los efectos que produce a corto plazo es la presencia de una fatiga constante. Irritabilidad del estado de ánimo y estrés.

El alcohol es otra de uso legal, sus efectos negativos sobre el sistema nervioso central y el cerebro no va a distinguir entre el tiempo que se lleva consumiéndolo. Pero hay que tomar en cuenta, que su consumo esporádico ocasiona menos efectos negativos.

Se trata de una sustancia que produce adicción, trabaja directamente en la alteración de los neurotransmisores. Afecta a las neuronas que se encargan del pensamiento y estados de ánimos.

Su adicción produce dependencia, comportamientos pocos apropiados, estados de ánimos inestables, irritabilidad y desespero por su consumo.

Otra droga legal es la nicotina, ésta hace un efecto en el cerebro que hace sentir al mismo la necesidad del consumo de la misma. Como toda droga es adictiva, produce ansiedad cuando no es consumida, la persona se siente irritada.

Además, su consumo a medida que pasa el tiempo se vuelve indispensable para quien la consume y aumenta la cantidad a consumir.

Por último, están las drogas ilegales que desde el primer momento en que se consume afecta los neurotransmisores. Impiden la recepción de mensajes correctos e impiden la transmisión de los mismos.

Son las drogas más peligrosas de todas que ya son altamente nocivas y adictivas. Va dañando neuronas de manera progresiva y recuperarlas no es tarea fácil. Esto se debe a que el daño que se produce en ellas es casi irreversible.

Dale la mano al sistema nervioso central y estimula su salud

Azúcar en la Sangre está compuesto de vitamina C y E, ambas son antioxidantes, eliminan las toxinas de las células y ayudan a darle oxígeno a las mismas.

De esta manera, el SNC se fortalece y las neuronas podrán mantener buena comunicación entre ellas.

Por otro lado Azúcar en la Sangre magnesio, este mineral interviene en muchos procesos bioquímicos que se producen en el SNC.

 Trabaja de la mano con el calcio, porque este se encarga de mantener las buenas funciones del SNC. Pero es el magnesio que estimula la buena función del calcio.

Si se trata de una persona que abusa del consumo de nicotina, Azúcar en la Sangre tiene un ingrediente que ayuda a disminuir el deseo del consumo de dicha droga legal. Se trata de la raíz de regaliz. Por lo tanto, estimula la buena salud del sistema nervioso central.

Asimismo, se puede mencionar que Azúcar en la Sangre contiene zinc, un excelente mineral que trabaja en estimular el buen funcionamiento de los neurorreceptores. A su vez, trabaja en los procesos metabólicos de las neuronas.

También tiene extracto de la hoja del plátano, es una excelente antioxidante que ayuda a mejorar la piel pero también estimula la oxigenación de células cerebrales.

Este producto favorece la salud en todos sus ámbitos pero es de gran ayuda cuando de fortalecimientos del SNC se trata porque lo estimula a funcionar correctamente. Permite que los neurotransmisores y neuroreceptores reciban y envíen correctamente la información. Además, ayuda a tener mejores impulsos nerviosos.

Se puede utilizar en tratamientos para mejorar la depresión y estabilizar el estado de ánimos. También funciona como estimulante para aportar energía al organismo eliminando la fatiga.

Estimula el sistema nervioso ya que trabaja en la prevención de la presencia de enfermedades infecciosas. Todos sus beneficios lo convierten en una gran alternativa que estabilizan y proporciona una buena salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *