Manos medicas sosteniendo dos recipientes con sangre

Esté al tanto de cuáles son los tipos de sangre compatibles

Esté al tanto de cuáles son los tipos de sangre compatibles

Última actualización: 31-01-2019. Equipo Nutricioni

Aunque no es una regla y al corazón no le importa tener conocimiento de cuáles son los tipos de sangre compatibles, le puede ser de gran utilidad si está en búsqueda de formar una familia.

La sangre de buenas a primeras pareciera que es igualita en todos los seres humanos, pues cumple la misma función en todos los organismos como lo es oxigenar cada parte de nuestro además de nutrirnos y protegernos.

Sin embargo, la sangre contiene elementos que nos diferencian entre los tipos de sangre de una persona a otra como lo es el factor RH y esto se debe a que nuestro grupo sanguíneo está determinado por el factor genético que hemos heredado de nuestros padres.

El marcador RH es una proteína presente en las células de manera específica en cada persona donde se refleja en la superficie de los glóbulos rojos formando los llamados grupos sanguíneos.

Estos se clasifican según la presencia de esta proteína y que identifican si los glóbulos son de nuestro sistema corporal.

De manera que si esta proteína está presente se determina que el tipo de sangre de la persona es RH positivo y si no es portadora de esta proteína, la persona es de tipo RH negativo.

En los seres humanos, el grupo sanguíneo puede ser A, B, AB y O, formando un total de ocho tipos de sangre. Lo que identifica a qué grupo sanguíneo se pertenece es la existencia o ausencia del antígeno en el glóbulo rojo que viaja en el sistema inmunitario.

Manos medicas sosteniendo dos recipientes con sangre

Grupos de sangre y tipos de sangre no es lo mismo

Como ya se dijo, los grupos de sangre están determinados por tres alelos A, B o 0 que son genes heredados de nuestros padres, es decir, uno de nuestro padre y otro de nuestra madre donde el A y B son los dominantes y el 0 es el recesivo.

En palabras más concretas el tipo de sangre son los alelos A, B y 0 mientras que los grupos es la función que se forma con cada uno de ellos formando así cuatro grupos con ocho posibles tipos de sangre.

Tipos de grupo:

  • Tipo A
  • Tipo B
  • Tipo AB
  • Tipo O

El factor RH. Es un tipo de antígeno adicional en la sangre que hace que hayan características diferentes genéticas como tener los ojos verdes o azules y el cabello liso o rizado.

Tipos de sangre:

  • A negativo solo tiene antígeno tipo A
  • A positivo  es uno de los tipos de sangre más frecuente que tiene antígeno A+ factor RH pero sin antígeno B.
  • B negativo es de antígeno tipo B
  • B positivo posee antígeno B + el factor RH sin antígeno A
  • AB negativo tiene los dos antígenos A y B pero sin factor RH
  • AB positivo posee los tres tipos de antígenos A, B y factor RH
  • O negativo no posee ninguno de los antígenos, ni A, B ni factor RH
  • O positivo en este se ausenta el antígeno A y B pero si se presenta el factor RH

¿Importa la compatibilidad de la sangre?

El tipo de sangre juega un papel importante en el sistema inmunitario, pues este produce proteínas llamadas anticuerpos, que actúan como protectoras contra las células invasoras que entran en el organismo.

De manera que tomando en cuenta tu tipo de sangre el sistema fabrica anticuerpos que atacarán a las células de otros tipos de sangre que entren en el cuerpo.

Esto puede generar síntomas como fiebre, escalofríos, hipotensión e incluso insuficiencia respiratoria y renal.

Ante esta situación, a nivel de los años se han ido estudiando cada tipo de sangre para conocer la recepción que hay entre cada una de ellas. Los resultados han arrojado ciertos grupos de sangre compatibles.

Tipos de sangre compatible

Grupo  es compatible con   resultado

A +        A + B +                   O + A + O – A –

A -         A + AB + A – AB   O – A –

B +        B + AB +                 O + B+ O – B –

B -         B + AB+ B – AB -  O – B –

Riesgo de la incompatibilidad de la sangre

Como se mencionó al inicio, si estás en busca de formar una familia, es importante que tengas presente los efectos secundarios que se han dado en algunos casos por la incompatibilidad de la pareja a la hora de tener hijos.

De todas las combinaciones posibles, el riesgo existe cuando el grupo sanguíneo RH - de la mujer con el RH + del hombre. Si el bebé hereda el RH del padre es cuando pueden surgir complicaciones.

Aunque con esta información no se espera que usted se abrume ni se adelante a los hechos, la idea es tomar ciertas previsiones para evitar sorpresas desagradables.

Cabe destacar que se ha demostrados que por lo general cuando se trata del primer parto de la mujer, la incompatibilidad no afecta al feto pues la madre normalmente no está sensibilizada y la sangre del feto no entra en el sistema circulatorio durante el embarazo.

Sin embargo, durante el parto, la sangre de la madre y del bebé pueden mezclarse dando origen a la producción de anticuerpos que el sistema inmunológico reconoce como sustancias dañinas.

En este siguiente embarazo, los glóbulos rojos del feto pasan al torrente sanguíneo de la madre a través de la placenta, donde la madre ahora sí reconoce el factor RH donde se activarán los anticuerpos y comenzara el ataque a las células.

Las consecuencias del ataque

Si el organismo de madre inicia el ataque se puede llegar a la dilatación y ruptura de los glóbulos rojos del bebé, dando paso a una enfermedad llamada enfermedad hemolítica o enfermedad RH del recién nacido.

Esta enfermedad consiste en la destrucción de los glóbulos rojos del bebé atacados por los anticuerpos de la madre a consecuencia de incompatibilidad o diferencia de tipos de sangre y poniendo en riesgo la vida del feto.

Esta situación varía de una persona a otra y siempre las cosas terminan mal. Pero la condición de gravedad se mantiene someramente, pues al nacer el bebé da las señales de incompatibilidad como crecimiento del hígado y bazo, ictericia y anemia.

Si usamos la anemia como ejemplo de los peligros que corre él bebe, podemos decir que esta patología limita la capacidad de la sangre del bebé, de transportar oxígeno a los órganos y tejidos de este.

Por otra parte, a causa de la destrucción de los glóbulos rojos, el hígado del bebé no puede manipular grandes cantidades de bilirrubina que trae como consecuencia el agrandamiento del hígado y la permanencia de la anemia.

Si la acumulación de bilirrubina continua esta se puede alojar en el cerebro del bebé causando daño cerebral, convulsiones, sordera y hasta la muerte.

Conoce la salud de tu bebé en el embarazo

Si consideras que eres aspirante a esta situación por tu tipo de sangre y el de tu pareja, hay pruebas que pueden lanzar un posible diagnóstico.

  • Una ecografía puede detectar el tamaño de órganos y fluidos del bebé que determinen en qué condiciones viene él bebe.
  • La amniocentesis se utiliza para medir la cantidad de líquido amniótico que determina los trastornos genéticos y defectos de nacimiento.
  • Mediante una muestra de sangre del cordón umbilical, se pueden verificar los anticuerpos, bilirrubina y anemia del feto.

Luego de nacer el bebé, las dudas serán disipadas al realizar una muestra de sangre para revisar los niveles de bilirrubina. Mientras que las muestras de sangre del cordón del bebé mostrarán los datos del tipo de sangre de este y se procede al tratamiento.

A continuación, el médico establecerá el tratamiento específico tomando en cuenta:

  • La edad gestacional del bebé, salud e historia clínica
  • Cuánto afectó la enfermedad al bebé
  • El aguante del bebé ante los efectos de medicamentos, procedimientos y terapias
  • En caso de insuficiencia respiratoria se ayuda al bebé con colocación de oxígeno
  • Se usan métodos en caso de que el médico lo piense necesario

Esto es en lo que tiene que ver el tipo de sangre en los efectos a la hora de procrear, pero ¿es la enfermedad hemolítica la única afección producto del tipo sangre? lamentablemente sí y te explicamos por qué.

Enfermedades escritas en la sangre

Sangre tipo A. Es más propensa a tener los niveles de hormona de estrés, el cortisol más alto en el cuerpo. Por otra parte, tiene un 20% más de probabilidades de desarrollar cáncer de estómago y leucemia.

Esto se debe a que la ya conocida bacteria helicobacter pylori parece activarse en las personas con sangre tipo A y AB aumentando el riesgo de cáncer por la interacción en el sistema inmune.

Este tipo de sangre también está expuesta a infecciones de viruela y malaria. Sin embargo, la buena noticia es que por alguna razón que se desconoce este tipo de sangre no atrae a los mosquitos siendo más bien un repelente.

Sangre tipo B. Las personas con esta sangre tienen 11% más de posibilidades de sufrir enfermedades del corazón ya que las proteínas de esta sangre favorecen la formación de coágulos y que se acumule en las arterias por esta más espesa.

Aunque no hay pruebas científicas que lo corroboren, se dice que este tipo de sangre es más sensible a infecciones intestinales y diarrea.

La diabetes es otra enfermedad que se ha relacionado con este grupo sanguíneo y son más vulnerables a sufrir diabetes tipo 2 seguidas del grupo AB y A.

Así lo dejó ver la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes.

Sangre tipo AB. La memoria también se ve afectada por la sangre tipo AB, puesto que los niveles de deterioro cognitivo son más altos dificultando el aprendizaje y acelerando la pérdida de memoria.

Un estudio publicado por la revista Neurology señaló que las personas del grupo sanguíneo AB podían tener la tendencia a sufrir problemas de memoria, lenguaje y atención.

Además, este los individuos de este grupo sanguíneo deben de poner más empeño en los cuidados de su salud en lo que tiene que ver con colesterol y presión arterial en comparación con el grupo A y B.

Sangre tipo O. La buena noticia de este tipo de sangre es que corre menos riesgos de padecer de cáncer de páncreas o malaria.

Si estás dentro de este grupo, tu corazón está más protegido de manera que si te cuidas tienes menos riesgos de sufrir un infarto que el resto de los grupos sanguíneos.

Pero a los mosquitos sí les gusta esta sangre haciéndote dos veces más propenso a que ellos te amen. Conjuntamente los riesgos de úlceras están latentes, así como padecer de artritis, infertilidad, alergias y enfermedades autoinmunes.

Tu tipo de sangre no es tu signo del zodiaco

Debido a lo ya leído hay quienes creen que el tipo de sangre los define como persona y que por eso están condenadas a sufrir y que solo son portadoras de malas noticias y que su “vibra” no es buena.

Pocos saben la que los grupos sanguíneos o el sistema ABO son producto de la evolución humana y que las letras solo representan la presencia o ausencia de antígenos.

Sin embargo, hay estudios que han demostrado la diferencia entre cada grupo sanguíneo acotando el riesgo de desarrollar enfermedades producto del tipo de sangre que se tiene.

Es decir, que la sangre que circula por nuestras venas de cierta manera nos predispone a sufrir determinados trastornos de salud.

Ahora, ser propensos a una enfermedad no quiere decir que esta aparezca inmediatamente. La idea no es que te alarmes, sino que te enteres de la conveniencia de conocer de antemano la situación para buscarle solución.

Quienes están al tanto de su situación por su tipo de sangre pueden estar más motivados a realizar cambios para reducir el desarrollo de enfermedades. No se puede cambiar la sangre, pero sí el estilo de vida.

Cuanto mejor sea nuestro estilo de vida, más nos cuidaremos. Al alimentarnos bien, descansar lo suficiente y hacer ejercicios entre otras cosas, alejaremos más los riesgos de activar enfermedades.

Mano sosteniendo lazo dorado, simbolo de las personas con cancer

La sangre es vida

Indiferentemente del grupo al que pertenezcas y que esta sea compatible o no, la sangre siempre será sangre y que está siempre será vital para vivir.

Si por tu tipo de sangre eres propenso a alguna enfermedad, recuerda que las medidas tomadas a tiempo pueden reducir drásticamente los riesgos y darte buena calidad de vida.

De tener ya conocimiento de cuál es tu tipo de sangre es más fácil saber cuáles son los puntos débiles y proponerse a cuidarlos.

Si el cáncer es una de las enfermedades que tu tipo de sangre acaricia es de suma importancia tomar medidas a tiempo.

Los malos hábitos deben ser desechados así que si fumas deja de hacerlo, si no haces ejercicios empieza a moverte y si tu alimentación es inadecuada proponte a equilibrarla.

En este último aspecto mencionado como lo es la alimentación es necesario ponerle cuidado ya que una de las maneras de sanar de adentro hacia afuera.

Para el cáncer, la vitamina C es una de las más recomendadas por ataca las células cancerígenas. Busca los alimentos que la contienen como naranjas y perejil y refuérzala con suplementos como Azúcar en la Sangre que posee esta y otras más.

Azúcar en la Sangre está ideado para una de las enfermedades más comunes como la diabetes ayudando a mantener los niveles saludables de azúcar en la sangre.

Azúcar en la Sangre también posee una serie de combinaciones de hierbas, vitaminas y minerales eficaces para combatir las grasas siendo ideal para reducir enfermedades del corazón como lo pueden tener quienes pertenecen al grupo sanguíneo tipo B.

Las vitaminas y minerales son esenciales para el cuerpo humano y Azúcar en la Sangre te suples de ellas, en especial de las que también fortalecen el sistema inmunológico.

Así que sin importar cuál sea tu tipo de sangre y a que grupo sanguíneo pertenezcas siempre habrá una opción para cada una de ellas.

Los buenos hábitos de salud serán claves para cuidar de tu vida: la sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *