Mujer atlética en la pista, lista para correr, tiene calambre en las pantorrillas y toca la pierna lastimada durante el entrenamiento.

Espasmo muscular: causas y tratamientos

Espasmo muscular: causas y tratamientos

Última actualización: 19-12-2018. Equipo Nutricioni

Chica con dolor en el pie, se lleva las manos a los pies, espasmos musculares, foto en blanco y negro

Cuando un músculo o grupo de músculos de nuestro cuerpo se endurecen o abultan provocando un dolor tan intenso que nos obliga a suspender cualquiera actividad que estemos realizando, estamos en la presencia de un espasmo muscular. Para comprender por qué ocurren los espasmos musculares, debemos conocer qué son los músculos y su estructura.

Los músculos son órganos formados por tejidos y fibras que son capaces de contraerse y relajarse y así generar movimiento en nuestro cuerpo.

Una de las funciones de los músculos es generar movimientos, pero cuando por algún motivo estas se ven alteradas ocurren los espasmos musculares.

Se entiende que un espasmo muscular es cuando el músculo se contrae, se pone duro, por segundos y luego se relaja, esto puede repetir posteriormente.

El tiempo de contracción en el músculo dura más de lo normal, por eso es muy dolorosa, allí es cuando se presentan los espasmos conocidos coloquialmente como calambres.

Los músculos afectados se ponen duros y tensos, a la vista se aprecia un bulto que es sensible al tacto.

Los espasmos musculares pueden presentarse comúnmente cuando sobrecargamos nuestros músculos con actividades físicas intensas o presentamos alguna lesión.

También hay casos donde la causa de los espasmos musculares están vinculados a alguna enfermedad.

Ciertas enfermedades pueden alterar los nervios que recorren los músculos produciendo espasmos dolorosos.

La mayoría de las veces estos espasmos mejoran con el reposo físico, realizando ciertas técnicas para prevenir y evitar las contracciones musculares.

Alfa Músculo te protegerá contra los desagradables espasmos musculares gracias a sus ingredientes naturales que mantienen tus músculos fuertes y sanos.

Biceps, Triceps - movimiento de los músculos de los brazos y las manos. Fondo blanco.

Causas de los espasmos musculares

Una de las causas más comunes de los espasmos musculares es la sobrecarga de los músculos, o bien una lesión de estos.

También son frecuentes cuando se realiza ejercicios sin tomar la cantidad de agua necesaria para mantenerte hidratado.

Cuando nuestro organismo está presentando una baja en los minerales necesarios para mantener nuestros músculos saludables.

Los nervios son una de las causas de los espasmos, ya que cuando se encuentran irritados pueden producir este tipo de molestias.

Los espasmos en las piernas a nivel de las batatas (pantorrillas) son más frecuentes en deportes como el fútbol, natación, ciclismo, entre otros.

El estrés puede ser una de las causas de los calambres que se presentan en el cuello o columna cervical.

Hay enfermedades que pueden favorecer los espasmos musculares como:

Arterioesclerosis de las extremidades. Las arterias que llevan la sangre a las piernas no funcionan correctamente, lo que te hace más propenso a sufrir de espasmos musculares.

Estenosis lumbar. Esta es una enfermedad que aprieta los nervios de la columna dorsal, causando dolor y molestia en la zona lumbar, además de espasmos musculares.

Distrofia muscular. Es un grupo de enfermedades que afecta a los músculos, debilitándose y disminuyendo la masa muscular.

Miositis. Enfermedad autoinmune que causa hinchazón en los músculos, dificultando así su movimiento.

Medidas preventivas para los espasmos musculares

personas cargando peso, dos cargadores positivos manejando sacos con algo pesado en el interior.

  • Debemos evitar cambios de temperatura, tener mucho calor o frío afecta nuestros músculos.
  • Controlar el estrés es un factor importante para evitar los espasmos musculares.
  • Evitar usar ropa apretada que interfiera en la circulación de la sangre.
  • Prevenir las infecciones urinarias, ya que eso puede ser causante de espasmos en la vejiga.
  • La menstruación, es una de las principales causas de los espasmos en las mujeres, se recomienda tomar medidas preventivas.
  • Evitar mantener posiciones incómodas por mucho tiempo.
  • Evitar lesiones en la piel y músculos que pueden llevar a espasmos musculares.
  • Evitar realizar actividades físicas mayores a la que nuestro organismo puede soportar.
  • Debemos descansar suficiente para recuperar las energías perdidas.
  • Visitar a un especialista fisioterapeuta que te enseñará a realizar los estiramientos adecuados para relajar tus músculos.
  • Mantenerse activo realizando rutinas de ejercicios de acorde a tus posibilidades.
  • Realizar calentamiento antes de cada actividad física.
  • Realizar ejercicios suaves como una caminata antes de ir a dormir.
  • Mantenerse hidratado.
  • Mantener los niveles de vitaminas y minerales necesarios para cuidar tus músculos.
  • Llevar una alimentación nutritiva y balanceada que nos proporcione la cantidad de minerales necesarios para nuestro organismo.

Para prevenir los espasmos musculares solo tienes que tomar Alfa Músculo que protege tus músculos fortaleciéndolos naturalmente.

brazo musculoso de hombre fitness, Nutrición deportiva y un estilo de vida saludable. Un hombre sostiene un frasco de pastillas.

Tratamiento natural para prevenir los espasmos musculares

No siempre se necesita tratamiento para los espasmos musculares, pero si queremos un resultado más rápido y efectivo estos remedios te serán de gran ayuda.

Calor y frío. Los médico recomiendan que para relajar los músculos podemos realizar una terapia de calor y frío.

El calor relaja los músculos que se encuentran tensionados mientras que el frío alivia la inflamación.  

Coloca compresas frías alternándose con las calientes en el músculo afectado o si prefieres usa las bolsas comerciales para estas terapias.  

Cúrcuma y té de jengibre. Estos dos medicamentos naturales tienen grandes propiedades antiinflamatorias que te pueden ayudar a relajar los músculos y aliviar los efectos secundarios tras un episodio de espasmo muscular.

Puedes consumirlos en forma de té, endulzado con miel si es necesario y consume una taza dos veces al día.  

Baño de sal de Epsom. Este remedio natural nos proporciona magnesio, mineral necesario para la salud de los músculos.

Solo tienes que agregar sal de Epsom en la bañera y tomar un baño relajante dura unos 20 minutos o más si es necesario.

También puedes remojar solo la parte donde se encuentra el músculo afectado con el agua de sal de Epsom.  

Aceite de oliva. Es un remedio natural recomendado para disminuir la inflamación, su acción se asemeja  a la de una aspirina.

Es recomendado especialmente el aceite de oliva extra virgen ya que se considera el más puro y con mayores beneficios para la salud.

Se puede aplicar directamente sobre el músculo afectado realizando un suave masaje las veces que sea necesario.

También lo podemos consumir en las comidas, sin colocar otro tipo de grasa y así conseguir un alimento saludable.   

Hojas de diente de león. Esta planta contiene vitamina A y C que son primordiales para restaurar el tejido muscular, además colabora con el hígado en la eliminación de toxinas.

Se puede consumir en infusión o simplemente preparar una ensalada con las hojas de diente de león.

Si vas a tomar una infusión de diente de león te recomendamos endulzar con miel ya que es un poco amargo.

Baño de bicarbonato. Al igual que la sal de Epsom puedes agregar bicarbonato al agua de la bañera o simplemente remojar la parte afectada hasta sentir alivio.

También puedes empapar un paño o compresa y aplicarla en el músculo adolorido y veras los resultados al instante.

Todos estos tratamientos son muy buenos pero mejor es tomar Alfa Músculo que te proporciona lo que necesitas en un solo producto, cuidando y fortaleciendo tus músculos.

Tipos de espasmos musculares

Los espasmos se pueden presentar en varias zonas de nuestro cuerpo, y puede ser por diferentes causas.

Espasmo en la cervical. Estos pueden ser causados principalmente por hernia discal o artritis, también por que las vértebras de la cervical se estrechan y presionan los nervios.

Espasmos en la espalda. En esta zona es muy común que se presenten este tipo de molestias y puede ser causa de una distensión o esguince.

Casi siempre las lesiones que se presenta en la parte baja de la espalda son por el uso incorrecto al realizar un esfuerzo físico.

Los espasmos causados en esta zona frecuentemente son consecuencia de una lumbalgia mecánica o aguda.

Espasmo muscular en los hombros. Este tipo de espasmos es causado generalmente por el estrés que tensa los músculos provocando dolor.

Espasmo muscular en los brazos. Los músculos de los brazos también se ven afectados por los espasmos musculares, debido a movimientos anormales o durar mucho tiempo en una posición incómoda.

Espasmo muscular en las piernas. Este es otro de los más frecuente, afecta de gran manera a personas deportistas.

Una causa de este tipo de espasmo puede ser la tensión muscular causada por el bajo nivel de potasio.  

El abuso en las actividades físicas, una mala alimentación y poca hidratación, suelen ser la causa de este tipo de espasmo.  

Ilustración de los alimentos que ayudan a ganar masa muscular

Alimentos recomendados para evitar los espasmos

Esta afección que ocurre frecuentemente la podemos superar ingiriendo los alimentos que nos proporcionen la cantidad de minerales necesarios y con una buena hidratación.

Agua. Sin agua nuestros músculos no pueden mantenerse sano por eso es recomendable mantenerse hidratado.

Yogurt. Es una buena forma de proporcionarle a nuestro organismo el calcio que necesita para la salud de nuestros músculos.

Frutos secos. Son alimentos ricos en minerales y vitaminas por eso son esenciales para prevenir los espasmos musculares.

Plátano. Es el alimento principal a la hora de prevenir los espasmos musculares gracias a su alto contenido en potasio y magnesio.

Se usa frecuentemente como un restaurador de las fibras musculares puedes comerla de muchas formas.

Avena. Alimento altamente recomendado para una alimentación balanceada rica en vitaminas y minerales.

Dátiles. Es un alimento muy común entre los deportistas ya que es una fuente natural de potasio y azúcar lo que lo hace excelente para llenarnos de energía.

Aguacate. Rico alimento que nos aporta grasa saludable, y una gran fuente de vitamina E necesaria para recuperar los músculos.

Aceite de oliva virgen extra. Al igual que el aguacate es una gran fuente de vitamina E, nos ayuda a mantener sana la fibra muscular.

Ejercicios para mejorar los espasmos

Mujer joven realizando ejercicios para la espalda y gluteos

La zona donde se presentan más comúnmente los espasmos es la espalda y las piernas, aquí tienes unos ejercicios que te ayudarán a mejorar rápidamente.  

Espasmos en las pantorrillas:

  • Párate frente a la pared un poco alejada.
  • Coloca los antebrazos apoyándolos en la pared, mantén la espalda recta.
  • Los talones bien pegados al piso.
  • Estira las rodillas y mantente así por unos minutos.

Espasmos en los pies:

  • Siéntate en el piso.
  • Con la ayuda de las manos flexiona los dedos donde tienes el espasmo.
  • Mantén la flexión hasta donde más puedas sin lastimarte.

Espasmos parte trasera del muslo:

  • Acuéstate en el piso y estira las piernas.
  • Junta tus pies y flexionalos.
  • Dobla la espalda hasta que tu pecho toque las piernas
  • Mantente así hasta que sientas que el músculo se estiró.

Espasmos en el muslo:

  • Sostente con la pared.
  • Agarra tu tobillo por la parte de atrás y llévalo hacia arriba.
  • Trata de tocar las nalgas con los pies.
  • Mantén la posición hasta que el músculo se estire.

Espasmos en la mano:

  • Coloca la mano sobre la pared.
  • Empuja fuerte contra la pared.
  • Mantente hasta conseguir alivio.

 Espasmos en la espalda:

  • Levanta tus brazos arriba de la cabeza.
  • Entrelaza las manos y estira lo más que puedas.
  • Repite este movimiento varias veces.
  • Trata de mantener la posición por unos minutos cada vez que la repitas.  

pesas rusas levantadas por mujer fitness, culturista femenina en la rutina de kettlebells de ropa deportiva sobre fondo blanco Atleta joven en forma y fuerte con cuerpo musculoso ejercicio crossfit

Vitaminas necesarias para fortalecer nuestros músculos

Para fortalecer los músculos necesitamos mantener los niveles de vitaminas y minerales que necesita nuestro cuerpo.

Mantener sanos tus músculos disminuye las posibilidades tendrás de tener un espasmo muscular.

Calcio.  El calcio es tan importante para los músculos como para los huesos, interviene en el buen funcionamiento muscular.

Se necesita mantener una cantidad adecuada para la contracción -relajación  correcta de los músculos.

Los lácteos son la mayor fuente de calcio por eso son una parte importante de nuestra dieta, al igual que frutos secos, repollos y semillas entre otros.

Vitamina D. Además de fortalecer huesos y dientes esta vitamina es necesaria para obtener mayor energía y fortaleza física.

Mantener los niveles adecuados de esta vitamina en nuestro organismo nos protege contra el envejecimiento prematuro de los músculos.

Vitamina C. Es una gran vitamina con poderoso componente antioxidante y fácil de obtener ya que la encontramos en gran variedad de frutas y verduras.  

Esta vitamina mejora las condiciones de nuestros músculos, favorece su regeneración y evita el estrés.

Potasio. Es un mineral de gran ayuda para la salud de nuestros músculos, una baja concentración de potasio no permite que funcionen correctamente.

Es fundamental para disminuir las posibilidades de presentar un espasmo muscular, además que evita la debilidad muscular.

Magnesio. Este es un mineral que tiene una gran importancia para la salud de los músculos, interviene en el sistema nervioso y en la distensión de los músculos.

Con Alfa Músculo tendrás todas las vitaminas y minerales necesarias para mantener sanos tus músculos y alejar efectivamente los episodios de espasmos.

La baja concentración de este mineral en nuestro organismo, es causante de los molestos espasmos o calambres musculares.

Como vemos además de mantener una alimentación adecuada y una buena hidratación también es importante, mantener los niveles adecuados de vitaminas y minerales.

Al realizar todos estos cuidados podrás mantener tus músculos fuertes y sanos y así evitarás en gran manera la aparición de los molestos espasmos.

Come sano y rico, toma mucha, mucha agua, realiza ejercicios periódicamente, y  vive feliz y tranquilo.

Comments 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *