Escucha tu estómago: previene la hinchazón y los gases

Escucha tu estómago: previene la hinchazón y los gases

Última actualización: 10-10-2018. Equipo Nutricioni

Nuestro estómago puede sufrir gravemente si no se observan los principios de una alimentación correcta, se originan los gases, gastritis, dispepsias y otras molestias, por el uso como alimento de sustancias tóxicas o irritantes y también por el hábito de deglutir los alimentos sin masticarlos debidamente.

El estómago es un órgano en forma de bolsa, de paredes musculares delgadas y está situado en la parte superior al lado izquierdo del abdomen. Queda entre el esófago y el intestino delgado.

A medida que los organismos vivos aumentan la complejidad de su estructura, sus necesidades nutritivas se incrementan, también sus respectivos aparatos y órganos digestivos evolucionan y se modifican en función de la especialización fisiológica a la que se destinan.

Cuando un alimento entra en el cuerpo y no es digerido, se empieza a descomponer esto hace que se creen gases y se produzca una hinchazón.

Una inflamación en el estómago o en el área del abdomen suele ser realmente molesto y estresante para las personas, porque su apariencia puede dar a pensar que está obesa, cosa que no es cierta.

Nuestro estómago nos habla

El estómago es uno de los órganos que manifiesta con más claridad cuando algo no va bien con su salud, pero es muy importante prestarle atención a sus alertas.

Entre las enfermedades más frecuentes que afectan al estómago cabe citar la gastritis, inflamación de la mucosa estomacal la cual es originada por múltiples causas, entre ellas una deficiente masticación, el abuso del alcohol o de sustancias picantes o irritantes.

También están enfermedades como la acidez, que consiste en una excesiva producción de ácido clorhídrico, y la úlcera gástrica, en la que como consecuencia del debilitamiento previo de la mucosa, esta queda expuesta a la acción del ácido clorhídrico.

Las mujeres suelen padecer de inflamación abdominal en su ciclo menstrual y esto es totalmente normal aunque un poco incómodo, también cuando está en el periodo de embarazo.

Personas que sufren de estreñimiento por escasez de fibra, agua u otras cosas también se ven afectadas por estos síntomas de hinchazón.

En su mayoría las personas no controlamos el consumo y el contenido de los alimentos, cuidar este aspecto de nuestra vida es tan importante.

Muchos cometen el error comúnmente de comer más de lo que acostumbran, para luego sufrir de trastornos los cuales suelen ser problemas que pueden extenderse por mucho tiempo.

Descuidar la calidad y la cantidad de los alimentos que consumimos está haciendo que la mortalidad por enfermedades relacionadas a este tema aumente cada vez más.

Algunas causas de la hinchazón del estómago

El no comer saludable o llevar una dieta desbalanceada, con muchas frituras, harinas refinadas, comidas procesadas, etcétera, hará que se altere el sistema gastrointestinal y eso produce la inflamación aparte de la obesidad.

La deshidratación o falta de agua es una de las razones principales por la que las personas no digieren bien los alimentos y producen gases, tienen acidez y el estómago hinchado.

De igual forma hay alimentos sanos que pueden hacer que el estómago se inflame ya sea por intolerancia a los mismos, y se detalla porque el abdomen se inflama, se llena de gases, retiene líquido, hay dolor de cabeza, entre otros problemas.

Entonces es muy importante que la dieta se varíe, alternando comidas, que no se repitan todos los días las mismas proteínas o carbohidratos.

Hay casos en los que los que las personas desconocen que sufren algún tipo de intolerancia o alergias (al gluten y la lactosa entre las más comunes), y su cuerpo reacciona cuando consumen alimentos que los contienen; estas situaciones deben ser evaluadas por el médico especialista, quien determinará una dieta especial.

Los lácteos son alimentos que inflaman bastante, también son altos en azúcar y esto logra que se suba la insulina, entonces si nos encontramos con este inconveniente es recomendable limitar o regular su consumo.

Además, existe la posibilidad de que no sea el alimento en sí lo que produzca gases e inflamación, sino la combinación de los mismos.

El consumo excesivo de sal también produce hinchazón, conduce a la obesidad, es desfavorable para los riñones y puede hacer que el cuerpo retenga líquidos. Mayormente las comidas que compramos ya hechas vienen con un exceso de sal.

El pasar mucho tiempo sin comer, o prolongar los ayunos, también es un factor que provoca la inflamación, ya que los jugos gástricos empiezan a actuar y esto puede causar gases en la persona, e incluso gastritis o úlceras.

¿Qué alimentos producen gases?

Cuando los gases se acumulan inflaman el abdomen y causan molestias, incluso pueden llegar a provocar un dolor punzante y deben expulsarse a través de eructos o flatulencias.

Entre los alimentos que producen gases, aunque sean ricos en vitaminas y minerales, están: el brócoli, coliflor, coles de bruselas. Tienden a dar más gases a pesar de ser naturales y antioxidantes.

Las leguminosas como las lentejas, judías, garbanzos y guisantes, son muy proclives a generar gases.

Los caramelos “light” pueden producir gases y molestias gastrointestinales ya que son endulzadas con polialcoholes.

Los refrescos o bebidas carbonatadas producen gases. Las bebidas alcohólicas y los alimentos fritos o con alto contenido en grasa también.

La fibra soluble, proveniente de cereales procesados ​​y ricos en fibra y bocadillos, también puede aumentar la hinchazón.

Debemos saber que aunque una fibra soluble llamada inulina se considera saludable, también se ha encontrado que aumenta la hinchazón y el gas. Cebollas, ajo, trigo, bananas y algunas otras frutas y también verduras contienen inulina.

Otras causas o trastornos gástricos inflamatorios

La inflamación del estómago afecta más a menudo la túnica mucosa y se caracteriza por grados de irritación, erosión o ambas.

Entre las enfermedades inflamatorias se encuentran las siguientes:

- La gastritis: es la inflamación de la mucosa gástrica. Refleja una ruptura en la interacción entre los agentes nocivos y los mecanismos de defensa de la mucosa.

La gastritis se clasifica en aguda y crónica, las mismas no se relacionan entre sí y sólo tienen en común algún grado de daño a la mucosa gástrica y un infiltrado inflamatorio variable.

La gastritis aguda erosiva o hemorrágica: hablando técnicamente, acá existe una infiltración de la lámina propia por células inflamatorias que con frecuencia se acompañan de erosiones superficiales que pueden ser difusas o localizadas.

Las úlceras de estrés representan una lesión erosiva aguda del estómago y tienen lugar en muchos procesos médicos o quirúrgicos graves, presentando el sangrado como complicación.

Los síntomas, cuando los hay, son: dispepsia, dolor en el epigastrio, náuseas y vómitos por irritación.

La gastritis crónica: se caracteriza principalmente por los cambios inflamatorios crónicos en la mucosa y atrofia.

La gastritis crónica de acuerdo con la gravedad del proceso se puede clasificar en superficial, atrófica o atrofia gástrica.

Los cambios degenerativos culminan típicamente en atrofia de muchas células funcionales de la túnica mucosa.

Por último, este trastorno da por resultado disminución o ausencia de la producción de ácido clorhídrico que conduce a anemia perniciosa en la cual hay incapacidad para la maduración de los glóbulos rojos.

Gastroenteritis: es la inflamación de revestimiento de los intestinos, es de etiología bacteriana, viral, parasitaria o tóxica.

Las causas virales de la gastroenteritis son los virus Norwalk; las epidemias de diarrea vírica en bebés, niños y adultos suelen propagarse por medio del agua, alimentos contaminados o por la vía fecal-oral.

Las infecciones por este virus se presentan anualmente y causan alrededor de un 40 por ciento de los brotes de gastroenteritis en niños y adultos.

Úlceras pépticas: cuando las secreciones ácidas producen degeneración y necrosis de la mucosa gastrointestinal, se dice que existe úlcera péptica.

Son iniciadas por secreciones que se generan dentro del estómago; as úlceras pueden ocurrir en cualquier parte del tubo digestivo: por lo menos 98 por ciento de ellas se localizan en el estómago o en la primera porción del duodeno.

Las úlceras pépticas son causa frecuente de morbilidad, aunque es raro que produzcan la muerte, una cuarta parte de los hombres así como una sexta parte de las mujeres desarrolla esta úlcera.

Las personas enfermas con úlceras pépticas pueden presentar diversidad de síntomas como: gases o flatulencias, náuseas, anorexia, eructos ácidos y molestias epigástricas.

Las úlceras pépticas tienen complicaciones como hemorragias, perforación y la obstrucción

Úlceras gástricas: generalmente las personas con úlceras gástricas tienen concentraciones normales o bajas de secreción de ácidos y pepsina, que quizá se relacionan con gastritis crónicas.

Hay múltiples factores involucrados en el establecimiento de la úlcera gástrica los cuales son: isquemia, secreciones inadecuadas de moco, la administración de aspirina, el tabaquismo, factores genéticos, infecciones por bacterias, emociones, etc.

Factores que perjudican el estómago

- Una masticación imperfecta, se debe masticar bien y lentamente la comida, ya que la digestión comienza en la masticación y se digiere mejor la alimentación.

- Comer alimentos muy difíciles de digerir, lo cual varía con las condiciones digestivas de cada uno.

- Mala combinación de los alimentos.

- Comer rápidamente alimentos fríos o demasiado calientes.

- El uso de sustancias estimulantes o irritantes como el picante y otros.

- El beber gran cantidad de líquidos junto con las comidas.

- Comer en exceso en una sola comida no es recomendable ya que el cuerpo no puede digerir bien los alimentos y esto causa gases.

- Hasta los esfuerzos físicos o mentales así como emociones muy cerca de las comidas perjudican la salud.

Algunas recomendaciones

Para  prevenir la hinchazón y gases estomacales, presentaremos unos consejos que le serán de mucha utilidad, ellos son:

- Para una alimentación diaria y que sea balanceada hay que incorporar frutas y vegetales frescos que no causen gases e inflamación estomacal.

- Consumir más potasio ayuda a reducir la hinchazón, se encuentra en varios alimentos, el cambur o banana es alto en potasio y también tiene gran propiedad diurética. En las papas o patatas también se encuentra una alta cantidad de potasio.

- Sabemos que el agua es esencial para todos los procesos que debe realizar el organismo, hay que beber al menos ocho vasos de agua diariamente para ayudar a regular el movimiento intestinal y limpiar el cuerpo de toxinas.

- Aparte de ser el ejercicio físico excelente para quemar y eliminar el exceso de grasa, es beneficioso para alentar una actividad intestinal más frecuente.

- También reducir el consumo de estimulantes como café y chocolate, previene estas complicaciones.

- El aumentar su ingesta de vitaminas del complejo B y magnesio y calcio es excelente para la salud.

- Es bueno ir consumiendo alimentos ricos en antioxidantes además de que te permiten desintoxicar el cuerpo y ayudar a eliminar toxinas del organismo, también ayudan a reducir la inflamación estomacal, las manzanas y el apio se encuentran entre ellos.

- Es importante recordar a lo largo de la vida nos encontramos en dificultades que nos causan estrés pero practicando ejercicios de respiración profunda o aprendiendo a meditar podemos controlarlo.

- Algunos nutricionistas también recomiendan que se puede tener un libro de anotaciones o un diario donde se controlen qué alimentos le causan hinchazón.

- Beber infusiones de manzanilla o también llamada camomila, que gracias a la variedad de propiedades medicinales  ayuda a desinflamar el estómago, ya que el buen efecto en la mucosa digestiva se debe a que relaja el músculo intestinal y desinflama los tejidos gastrointestinales.

De esta forma se evitan las flatulencias y las probabilidades de tener una mala digestión por cualquier comida.

- El jengibre también es una planta muy eficaz para tratar la indigestión y también ideal para eliminar un problema de gases o flatulencias, tomarlo como un té o colocarlo en ciertas comidas en recomendable.

- El reducir el consumo de alimentos procesados, comidas congeladas o comidas chatarras es necesario aparte de que este tipo de comida conlleva a la obesidad y consumiendo estos alimentos se ingiere una gran cantidad de sodio.

Es indispensable estar al pendiente de lo que comemos para que nuestro cuerpo no sufra malestares que a la larga puede resultar un problema difícil de resolver.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *