Hombre muestra las glándulas suprarrenales encima del riñon

Es posible tratar naturalmente la disfunción renal

Es posible tratar naturalmente la disfunción renal

Última actualización: 14-11-2018 por Editor Pedro.

La disfunción renal, también llamada insuficiencia renal, es el término médico que refiere a la incapacidad de los riñones de funcionar de manera correcta. Ésta puede traer serias consecuencias para la salud, por lo que es de suma importancia tomar las medidas para prevenirla o para tratarla de la mejor manera.

Médicos y especialistas utilizan diversos métodos y exámenes para diagnosticar la disfunción o insuficiencia renal. Los más utilizados son los de sangre y orina, en los que se verifican niveles de creatinina y albúmina, respectivamente.

Una cantidad alterada de estos elementos señalan la calidad de filtración de los riñones.

También existen las ecografías o prueba de imágenes, que permiten verificar tamaño y forma de nuestros riñones observando posibles aspectos inusuales.

Pero si la insuficiencia o disfunción renal está comprobada, y lo que se quiere es determinar el grado de lesión en los riñones o la causa de esta enfermedad, se recurre a una biopsia.  

Los tratamientos para mejorar la calidad de vida en personas con esta afección pueden variar de acuerdo a la causa que lo haya provocado o la gravedad del daño. En casos graves se recurre a diálisis o al trasplante, estos son tratamientos altamente costosos e invasivos.

Pero cuando la disfunción o insuficiencia renal está comenzando un tratamiento a base de productos naturales genera excelentes resultados.

El uso de los grandes recursos que nos aporta la Naturaleza como vitaminas y minerales está al alcance de nuestras manos en los alimentos que consumimos diariamente.

Además tenemos la disponibilidad de complementos a base de productos naturales como el UriProtek, que nos facilitan en una sola toma todo lo que requiere nuestro cuerpo.

Así que, vamos a aprender un poco sobre la disfunción renal, y como le resta salud a nuestro cuerpo.

Hombre muestra las glándulas suprarrenales encima del riñon

 ¿Por qué se altera el funcionamiento de los riñones?

Nuestro organismo es tan perfecto que tiene un órgano especializado para cada actividad que realiza. Los riñones cuando están sanos cumplen varias funciones vitales.

  • Los riñones están diseñados especialmente para filtrar y remover  los desechos de la sangre, principalmente la urea, el amoniaco y el ácido úrico. Estas sustancias luego serán liberados a través de la orina, manteniendo de esta manera a nuestro organismo libre de impurezas y  controlando la acidez del mismo.
  • Muchos órganos del cuerpo generan hormonas, que regulan alguna actividad determinada. Nuestros riñones producen hormonas que mantienen a los huesos fuertes, y otras que estimulan la producción de glóbulos rojos.
  • Ayudan a controlar la presión arterial. Los riñones son capaces de regular las elevaciones o disminuciones de potasio en sangre, afectando las funciones del corazón. Cuando se requiere liberan la hormona renina, que eleva la presión arterial.
  • Se encargan de reabsorber el agua. Al regular el volumen plasmático y los niveles de electrolitos, controlan la concentración de orina y otros líquidos del cuerpo, ahorrando agua y evitando la deshidratación.

Los riñones son realmente importantes, y cualquier traumatismo o mal hábito puede hacer que dejen de trabajar con normalidad. Se inicia entonces un proceso de disfunción o insuficiencia renal, que declina en otra serie de enfermedades.

Las actividades que realizamos a diario van afectando su funcionamiento. Conocer estos hábitos y eliminarlos poco a poco de nuestra rutina diaria, nos ayudará a proteger nuestros riñones.

Comenzaremos nombrando la ingesta de bebidas carbonatadas, también llamadas refrescos. Estas impiden la limpieza del organismo, causando arenilla y cálculos renales.

Es por eso que debemos favorecer el consumo de agua (alrededor de 2 litros por día). Además de permitir la eliminación de residuos, impedirá apariciones de daños renales y de infecciones urinarias.

También debemos saber que llevar una dieta equilibrada es importante, consumir en cantidades excesivas carne, pescado y huevos, puede hacer que trabajen de más nuestros riñones.

Los alimentos con proteínas o con mucho potasio deben tener poca presencia en nuestra mesa. De igual manera, es aconsejable reducir la sal en las comidas, porque tiende a subir la presión arterial.

Otras actividades que siempre han estado contraindicadas en cualquier enfermedad y contribuyen a desarrollar disfunción o insuficiencia renal, son el fumar, el consumo de alcohol y el sedentarismo. Evitarlas es la mejor manera de prevenir daños renales, así como realizarse exámenes médicos de manera oportuna.

Síntomas de disfunción o insuficiencia renal

Dar por sentado nuestra salud y no procurar su mantenimiento puede traer consigo lesiones y mal funcionamiento de órganos. Así, nuestros riñones pueden ser unos de los más afectados, generando enfermedades como la disfunción o insuficiencia renal.

Los malestares y síntomas solo son visibles de manera notoria cuando la enfermedad se encuentra en estado avanzado, por lo que los especialistas la llaman “enfermedad silente”. De tal manera, que identificar los síntomas primarios de la Insuficiencia Renal es importante, y te los detallamos a continuación:

Nuestra orina es secretada por lo riñones, por lo tanto son la fuente principal de información al tratarse de ellos. Cuando se producen cambios en el color, olor o la cantidad nos indica que debemos realizar un chequeo. También es un síntoma querer orinar y no poder hacerlo u orinar con sangre.

Este último síntoma es grave y genera dolor de espalda o al orinar, indicando que las vías de los riñones a la vejiga están afectadas por cálculos o arenilla, o que existe una posible infección.

Cuando existe disfunción o insuficiencia renal, los riñones no pueden depurar nuestro organismo de los desechos presentes en la sangre. Comienza entonces una acumulación de toxinas en el cuerpo que generan malestar general como:

  • Náuseas y/o vómitos.
  • Cambios de sabor y aliento por el aumento de urea en la sangre.
  • Escalofríos o frío permanente en ambientes cálidos, así como fiebre y
  • Erupciones o comezón en la piel.

Con riñones disfuncionales no se producen normalmente las hormonas que intervienen en la creación de glóbulos rojos en la sangre, lo que significa escaso o poco oxígeno que generan mareos y problemas de concentración.

Si los riñones no filtran bien, se produce hinchazón y retención de líquidos, y por lo tanto se eleva la presión arterial.

La disfunción o insuficiencia renal se puede tornar una enfermedad crónica

Cuando hemos dejado avanzar en nuestro cuerpo las infecciones o primeros malestares de la disfunción renal, nuestros riñones se resienten siendo incapaces de fabricar orina o la fabrican de baja calidad. Es decir, comienza un deterioro irreversible de los riñones denominada también insuficiencia renal crónica o uremia, por el aumento de la urea de sangre.

La disfunción o insuficiencia renal crónica no permite una correcta eliminación de desechos, acumulándose en sangre. Dando origen a un conjunto de síntomas que los especialistas suelen llamar síndrome urémico, estos son:

  • Temblores involuntarios.
  • Letargia, acompañada de convulsiones y deterioro cognitivo.
  • Sabor amargo y metálico en la boca.
  • Pericarditis: inflamación del pericardio (capa que cubre el corazón).
  • Náuseas y vómitos.
  • Hipotermia e hipotensión.
  • Síndrome purpúrico: decoloraciones de color rojo o púrpura en la piel que no desaparecen cuando son presionadas.
  • Hiperreflexia: aumento o exaltación de los reflejos mecánicos.

Como se puede ver, la mayoría de los síntomas son muy similares a los de la disfunción o insuficiencia renal en su comienzo, pero conforme va pasando el tiempo se agudiza afectando órganos de gran importancia como el corazón.

Evidentemente no atender o controlar a tiempo la disfunción renal, genera un daño crónico en los riñones. También tienden a agudizar el daño, el sufrir de disfunción renal junto con otras patologías, como la diabetes, la hipertensión arterial, entre otros.

La deshidratación, el aumento de producción de urea en el hígado, una ruptura vesical, son también coadyuvantes en que la insuficiencia renal empeore.

Lamentablemente, una vez que el riñón deja de cumplir sus funciones, y se entra en un estado crónico de disfunción renal solo hay dos tratamientos posibles: diálisis y trasplante.

Lo anterior, solo nos invita a recurrir de manera oportuna a un cuidado a tiempo de nuestro cuerpo. Consumir alimentos naturales, beber abundantes líquidos, aportar a nuestro organismo vitaminas y minerales para su optimo funcionamiento nos evitarán malestares mayores.

¿Cómo se ven afectados nuestros músculos y esqueletos?

Cada órgano refleja sus dolores y alteraciones en otros, así los riñones al sufrir de disfunción o insuficiencia afectan a nuestros músculos y articulaciones. Si observamos con detenimiento, se comportan como baterías que se agotan. Ven mermada su energía por múltiples factores, entre los que destacan el estrés, la falta de descanso, la mala alimentación y una perspectiva negativa de la vida.

Los malestares que afectan a los riñones se reflejan en automático en nuestra espalda:

  • Inflamación e irritación de vértebras dorsales, lo que significa aumento de dolor y contractura lumbar.
  • Lumbalgias cronificadas, se desgastan de manera temprana la articulación de la cadera y se presenta una rigidez singular en la pelvis.
  • Los dolores por proceso artríticos se incrementan, debido a la formación de microcristales por exceso de ácido úrico, empeorando con presencia de varices.
  • La disfunción o insuficiencia renal, lleva a tomar con el tiempo una postura encorvada.  Lo que resulta inadecuado y doloroso, además de verse la persona estéticamente disminuida.
  • Al trabajar insuficientemente los riñones, se retienen líquidos en el cuerpo y puede llegar a aparecer síndrome del túnel carpiano.
  • Cuando las glándulas suprarrenales están afectadas, se reflejan dolores en los glúteos y crestas ilíacas, o lo que es igual el ala superior de la pelvis.

Muchas terapias se recomiendan para aliviar estos malestares, entre los que destacan los masajes y estiramientos, pero es bueno recordar que aparte de realizar ejercicios con frecuencia, podemos consumir productos naturales que mejoren el funcionamiento renal. Y así evitar complicaciones como las aquí descritas.

Método natural de combatir la disfunción o insuficiencia renal

Las opciones médicas a una disfunción renal grave, van desde tratamiento con diálisis a un trasplante renal, lo que  acarrea enormes gastos económicos y estrés que altera la calidad de vida y mantiene a la persona en una espiral de enfermedad.

Una corrección a tiempo en la alimentación y consumo de vitaminas y minerales, sea a través de los alimentos o por medio de complementos vitamínicos, como UriProtek,  puede ayudarle a prevenir esta patología, o llevar una vida activa y plena si ya lo padece.

En el caso de disfunción o insuficiencia renal, lo más aconsejable es una alimentación con privilegio hacia las frutas, verduras, cereales, frutos secos y semillas. O el consumo de complementos como el UriProtek, que aportan lo que nuestro organismo requiere de manera equilibrada.

Como se mencionado anteriormente, reducir la cantidad de proteína animal es determinante y si la sustituimos por proteína vegetal, como cereales, legumbres, frutos secos y semillas es aún mejor.  

Por supuesto, reducir o eliminar el consumo de sal,  ayudará a nuestros riñones a mantener el equilibrio en los líquidos que necesita nuestro cuerpo.

Los lácteos y lo cereales con gluten como el trigo, pueden consumirse pero en cantidades bajas.

Como vemos hasta ahora, mientras más natural y menos intervenido estén los alimentos, obtendremos grandes resultados. Por lo tanto, los alimentos industriales con aditivos alimentarios, procesados, transformados, transgénicos, entre otros, simplemente están contraindicados.

Mujer ordenando vegetales en bolsa de tela especial para verduras

Suplementos naturales recomendados

Existen alternativas naturales cuando nuestro estilo de vida está colmado de múltiples actividades, y buscamos una manera segura de aportar a nuestro organismo lo necesario para evitar una disfunción o insuficiencia renal. O si ya comenzamos a resentir los síntomas, una forma de contrarrestar los efectos, brindando salud a nuestros riñones, vejiga y tracto urinario.

Seguramente podrás escoger entre una gran variedad de productos en el mercado, pero con UriProtek tienes la plena seguridad de consumir un formulado a base de productos naturales.

Este suplemento no solo protege a nuestros riñones, vejiga y tracto urinario, sino que contiene elementos especialmente recomendados para estimular la función renal, además de prevenir la formación de cálculos.

Con una serie de extractos como el abedul, astrágalo, polvo de hoja de ortiga, hierba de cola de caballo, entre otros, UriProtek desintoxica el organismo y favorece el sistema renal, incorporando más de 20 plantas medicinales con propiedades diuréticas y depurativas.  

Ahora bien, si prefieres consumir los beneficios directamente de las hierbas que te ofrece la naturaleza, te detallamos a continuación las propiedades específicas de algunas de ellas relacionadas con el tratamiento de la disfunción o insuficiencia renal:

Arándano: El consumo regular de su jugo es sumamente útil en la prevención y tratamiento de infecciones de las vías urinarias, evita la inflamación de la vejiga, previene cistitis, problemas de los riñones, próstata y uretra.

Abedul: Tiene muchísimos beneficios. Facilita la eliminación de cálculos en los riñones, estimula la producción de orina y previene las infecciones urinarias.

Buchu: Posee un alto poder diurético. Efectivo para las dolencias de las vías urinarias, cistitis o uretritis, profilaxis y prostatitis.

Goldenrod: También llamada vara de oro, es un excelente antiinflamatorio de las vías urinarias, favorece la producción de orina, efectivo en el tratamiento de los cálculos renales.

Cola de caballo: Fácil de encontrar y cultivar, posee múltiples propiedades,  entre ellas la diurética lo que ayuda en la retención de líquidos y algunos problemas genitourinarios: cálculos renales, infecciones urinarias, cistitis, uretritis, inflamaciones de la vejiga o próstata.

Baya de enebro: es un antimicrobiano eficaz.

Raíz de grava: Útil en el alivio de las dolencias del tracto urinario y las infecciones de la vejiga. Se suele utilizar en procesos dolorosos de la micción, posiblemente gracias a sus propiedades calmantes, astringentes en las membranas mucosas de las vías urinarias.

Uva ursi: Es utilizado como un diurético, astringente, y antiséptico del tracto urinario.

Ortiga: Favorece la producción de orina y por ende al adecuado funcionamiento renal.

Té de Java: Favorece la producción de orina.

Como hemos visto, todos estamos expuestos a sufrir de disfunción o insuficiencia renal, pero asimismo es un problema que se puede tratar adecuadamente con solo incorporar los grandes beneficios de las plantas o productos a base de elementos naturales a nuestra rutina diaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *