adultos mayores dormidos comodamente y felices, expresion fisica de amor y ternura, cama blanca , cabeza llena de canas

¿Es posible el placer sexual del adulto mayor?

¿Es posible el placer sexual del adulto mayor?

Última actualización: 30-01-2019 por Editor Pedro.

Envejecer no significa el fin de la vida sexual. El adulto mayor puede disfrutar muy bien y placenteramente su sexualidad.

Adulto mayor es un término que identifica al grupo de personas cuya edad biológica es de 60 años o más.

Esta etapa del ciclo vital se caracteriza por un decaimiento de las estructuras físicas, cognitivas, emocionales, sexuales y sociales desarrolladas en las etapas previas.

Los cambios producto del decaimiento, muchas veces no son bien recibidos por ser una señal de envejecimiento; sobre todo por la población masculina.

En el caso del hombre adulto mayor, el agobio del estigma cultural le hace tener mayor resistencia a la aceptación y adaptación de los cambios propios de la edad.

Según la sociedad moderna, lo que define la virilidad de un hombre es su nivel de actividad sexual. Por lo que, el declive sexual que ocurre a este edad resulta inaceptable.

Bajo este esquema social, muchos hombres adultos mayores se pueden percibir a sí mismos como inútiles e incapaces de satisfacerse ellos y de satisfacer a su entorno en general.

La manera más efectiva de abordarlos es siendo honesto consigo mismo y con su pareja (si la tiene). Entender que la sexualidad no se limita a las relaciones sexuales.

La sexualidad involucra también la identidad, el género, el placer, la reproducción, entre otros. Se expresa a través de lo que pensamos, hacemos y somos.

En este sentido, es imposible pensar u ordenar una vida sin sexualidad, independientemente de la edad.

Además de los cambios propios de la edad; la presencia de hijos y nietos que aminoran la intimidad y el proceso de jubilación pueden atenuar las funciones sexuales.

Por otro lado, se encuentran las enfermedades que pueden padecer, los miedos y preocupaciones propias de la edad que también cobran mayor atención. Todo ello da paso a la ansiedad que conlleva a la merma del placer sexual.

La buena noticia es que estos factores no marcan el final de la sexualidad del adulto mayor y pueden llevarse de manera saludable y placentera acorde a sus posibilidades.

El placer sexual sí es posible para el adulto mayor.

adultos mayores dormidos comodamente y felices, expresion fisica de amor y ternura, cama blanca , cabeza llena de canas

¿Qué cambios sexuales ocurren en esta etapa?

El cuerpo cambia mientras avanzamos en edad y con ello la salud sexual sin que esto implique el final de la vida sexual. Estos cambios simplemente requieren adaptación.

Conocer y comprender lo que sucede con su cuerpo es de vital importancia para un abordaje saludable.

Preparación para el acto. En el hombre adulto mayor se incrementa el tiempo de excitación para obtener erección y requiere un estímulo directo que lo prepare para el acto sexual.

Puede requerir hasta diez minutos para lograr una erección. Esto ocurre puesto que los niveles de testosterona disminuyen considerablemente.

Mientras que en la juventud sólo era necesaria una mínima insinuación para estar listo, en esta etapa vital requiere caricias directas en sus genitales.

Rigidez (del pene). Disminuye la rigidez del pene. Ocurre que la dureza es suficiente para penetrar aunque no tanto como ellos lo esperan. Después del orgasmo puede perder la erección más rápidamente o tardar en tener otra.

Que la erección no sea como el hombre espera, le genera la sensación de que no se encuentra en buenas condiciones, lo que hace que el deseo sexual disminuya.

Evidentemente el declive de la función y del deseo sexual ocurre, no por incapacidad para penetrar, sino más bien por el miedo a “fracasar”. De allí que las ganas “se van”.

Eyaculación y orgasmo. El hombre adulto mayor no tendrá la misma fuerza impulsiva del semen. Puede sentir que el semen es expulsado por goteo o hacia un lado. Esto debido al aumento del tamaño de la próstata.

La cantidad del fluido seminal también disminuye y se hace menos viscoso. Desaparece la urgencia de eyacular y se tiene mayor control de esta; lo que resulta favorable puesto que puede durar más en el acto.

En el orgasmo las contracciones son más lentas y con menos vigor y después de éste requerirá mayor tiempo para iniciar un nuevo encuentro sexual.

Afortunadamente puede resultar fácil la adaptación a tales cambios con Extralib Hombre como complemento natural aliado.

Desde aumentar los niveles de testosterona favoreciendo la libido, hasta fortalecer las erecciones, mejorar la calidad del semen y aportar vigor para una pronta recuperación.

Cambios psicológicos: ¿cómo afectan la sexualidad?

La mayoría de los factores que inciden a nivel psicológico sobre la sexualidad en el adulto mayor se vinculan a prejuicios o estereotipos socioculturales del entorno.

La sexualidad del adulto mayor ha sido algunas veces anulada: “el sexo es para los jóvenes”, otras veces etiquetada: “para el viejo verde”, estereotipada: “con los jóvenes si provoca”.

Nuestra sociedad sobresalta la idea de lo joven, bello y vigoroso, siendo incapaz de vislumbrar la belleza y alegría de la edad madura.

Por otra parte, hablar de sexualidad en la vejez sigue siendo un tabú por lo que el adulto mayor, además de no estar educado, se siente presionado y culpable por hacer “algo malo”.

La vergüenza es un factor muy común que conlleva al desarrollo de ansiedad, sentimientos de culpabilidad que indiscutiblemente inhiben el deseo y el disfrute.

En el caso donde el adulto mayor viudo o divorciado que convive con los hijos y/o nietos existe la posibilidad de rechazo de la nueva pareja y se dificulta la intimidad.

Un factor trascendental es la confianza en sí mismo.  Pensar que por no sentirse igual que antes las cosas no se harán bien, también suscita ansiedad, miedo e inseguridad.

Con tal estado emocional ¿qué ganas tendrá de disfrutar sexualmente con su pareja?

La Avena Sativa contenida en Extralib Hombre es una planta reconstituyente del sistema nervioso por lo que reduce la ansiedad y el estrés.

Es importante aclarar que la condición física puede exigir ciertos cambios pero no marcar un término definitivo. Una de las presiones psicológicas, para ambos sexos, es el temor a que la relación sexual agrave cierta condición de salud o viceversa.

La falta de pareja sexual puede ser un factor estresante. El interés de iniciar relaciones de pareja puede verse saboteado por el temor a “no responder” como se espera.

Sin duda alguna, con la mente se puede bloquear muchas capacidades que funcionan perfectamente bien.

Las creencias y actitudes personales que tenemos frente a nuestra sexualidad son de suma importancia.

Sólo los adultos mayores que tienen una apreciación positiva de su cuerpo y de su pareja logran mantener relaciones sexuales satisfactorias.

Retrato de hermosa pareja de ancianos en el gimnasio

Las disfunciones: ¿Por qué mi cuerpo no responde igual?

Entendamos las disfunciones sexuales como el conjunto de trastornos que se derivan de condiciones psicológicas o fisiológicas y obstaculizan el disfrute satisfactorio de la relación sexual.

Entre las disfunciones más comunes en el hombre adulto mayor se encuentran:

  1. La impotencia sexual o disfunción eréctil, caracterizada por la imposibilidad de conseguir o mantener la erección del pene.

Se denomina total o primaria cuando la erección es nula; y parcial cuando hay erección pero no es suficiente para realizar el coito.

Las causas más frecuentes de este trastorno son las deficiencias hormonales, lesiones en el pene o testículos, daños a nivel de la médula espinal, condiciones de tipo vascular.

Enfermedades como la hipertensión arterial, la diabetes mellitus, arteriosclerosis, entre otras también pueden provocarla. Del mismo modo factores como la ansiedad o preocupaciones extremas la pueden ocasionar.

  1. Deseo sexual inhibido. Si bien es cierto que personas mayores deciden no continuar una vida sexual activa otras, por factores mayormente psicológicos llegan a inhibir su deseo.

Situaciones como los cambios de apariencia física, el tener erecciones menos rígidas y el miedo a “fracasar” le hacen privarse de su propia libertad sexual.

  1. La eyaculación retardada o falta de eyaculación. También es muy frecuente en esta etapa vital la tardanza para eyacular o la imposibilidad para hacerlo.
  2. Coito doloroso. Condición que no tiene que ver con falta de excitación. A pesar de que en el hombre adulto mayor sano su deseo y capacidad sexual se mantienen, la poca lubricación natural puede hacer que el coito sea doloroso.

Plantas como la macuna pruriens, el ñame silvestre, panax ginseng, Guaraná, rhodiola rosea aumentan la libido y la testosterona y mejoran el flujo sanguíneo para una mayor erección.

Así mismo, aumentan el vigor sexual y la resistencia. Todas ellas se concentran en Extralib Hombre ampliamente diseñado para contrarrestar estos trastornos.

Es importante la consulta al médico para cada caso que se presente y en lo posible la orientación psicológica para sobrellevar la situación.

Cabe señalar que además de los cambios físicos, el factor psicológico es uno de los más influyentes en la aparición de estos trastornos.

¿Cómo puedo sobreponerme a los cambios?

La mejor manera de abordar los cambios es siendo honesto consigo mismo, con su pareja y con su médico.

Algunas cosas que puede hacer usted mismo para lograr y mantener una vida sexual sana son las siguientes:

  • No desaproveche los avances médicos para tales circunstancias. Para ello será necesario sincerarse y platicar con su doctor acerca de los síntomas que le aquejan.

Es así como después de una evaluación de rutina, el doctor podrá ayudarle indicando algún tratamiento para la disfunción eréctil, disminución de la libido o cualquier otro caso.

Extralib Hombre es uno de esos avances que pueden complementar muy bien su tratamiento rutinario. Su fórmula combinada con vitaminas, minerales, extractos de plantas y aminoácidos aporta efectos estimulantes muy favorables.

También es importante que esté al tanto de los posibles síntomas que pudieran desprenderse de los tratamientos indicados.

  • Aproveche esta oportunidad para fortalecer la confianza con su pareja. Hable con ella acerca de los cambios físicos que experimenta y de cómo se siente al respecto.

De inicio puede resultar algo incómodo pero es importante que haya sintonía en la comunicación. Hable incluso, de lo que espera y lo que usted quiere de las experiencias sexuales que comparten.

Hablar de ello hará que la relación entre ambos no sea únicamente de satisfacción genital.

  • Atrévase a experimentar y adaptar su rutina a sus nuevas condiciones. Es posible percibirlo como una oportunidad para renovar su vida sexual.

Tome más tiempo en las caricias previas para favorecer la excitación, quizá hasta pueda explorar áreas que antes no había explorado. Sea creativo e intente con nuevas posiciones. Propóngase encontrar otras maneras de tener intimidad.

Disfrute plenamente de la compañía de su pareja. Recuerde que el sexo no se limita a los genitales y a la penetración para que sea placentero.

  • Mantenga un estilo de vida saludable y en forma, esto es: comer sano y balanceado, hacer ejercicios, mantener un cuidado médico preventivo. Esto le ayudará a prevenir enfermedades y mantener el vigor.
  • Comprenda que el adulto mayor no está exento de contraer enfermedades de transmisión sexual (ETS). Use condón y practique siempre el sexo seguro.

Mitos y estereotipos que derribar

Existen muchos mitos, tabúes y estereotipos sobre la sexualidad del adulto mayor que dificultan la visión y expresión de ideas positivas sobre la misma.

Dichos cuentos e invenciones populares desvirtúan la sexualidad del adulto mayor.

  • El hombre a esta edad se vuelve un “Viejo Verde”.  Una Expresión “chistosa” con la que se condena esta dimensión personal. Esta etiqueta obliga al hombre a inhibir su deseo por miedo a la burla, al escándalo o al “qué dirán”. En ocasiones puede desencadenar, incluso, sentimientos de culpa.
  • La expulsión del esperma acelera el envejecimiento. Se ha podido comprobar que la emisión del esperma no produce ningún tipo de efecto fisiológico ni sobre el aspecto ni sobre el funcionamiento de los hombres.
  • Llegada la vejez se esfuma el interés por el sexo. Una creencia totalmente falsa. Es cierto que el vigor y la frecuencia disminuyen pero el deseo no desaparece.

La actividad sexual puede mantenerse estable y satisfactoria y, alargarla dependerá únicamente de la salud física y psicológica, y del hecho de tener una pareja sexualmente activa.

  • La única forma de satisfacción sexual es el coito que termina con el orgasmo. El coito forma parte del sexo, pero no necesariamente es el centro. Se pueden encontrar muchos medios de satisfacer la necesidad sexual. Tocar y ser tocado, abrazar y ser abrazado puede satisfacer al adulto mayor.

Por otro lado, que el orgasmo como meta y centro del acto no determina la satisfacción de los involucrados. La sexualidad es deleitable con o sin orgasmo.

  • El adulto mayor es tan débil físicamente que la actividad sexual podría dañar su salud. En otras palabras “si eres viejo, estás acabado” y una actividad como esta te puede provocar la muerte.

Otros mitos y falsas creencias que se divulgan por generaciones son estas:

  • Lo ideal es una sexualidad fogosa y apasionada
  • Los ancianos se interesan por otras personas para no estar solos
  • Los mayores que sufren enfermedades dejan de tener actividad sexual
  • Los ancianos no tienen necesidades, deseos ni intereses
  • El anciano no puede atraer a nadie por el hecho de ser anciano

El sexo, un acto saludable de amor que trasciende la edad

La relación sexual es un acto saludable de amor que debe ser visto con toda normalidad; es una parte significativa de la salud emocional y física.

Es a través de la actividad sexual que se establece una mayor intimidad y cercanía con la pareja. Ésta permite expresar sentimientos hacia ella o él.

Dos personas que se aman son capaces de echar abajo cualquier barrera física o genital que pueda existir. La meta es conectar emocionalmente y explorar el cuerpo, la mente y el corazón de la otra persona.

Besar suave y apasionadamente los labios es un acto de intimidad hermoso que no se debe descuidar por una u otra edad. Dar besos lentos o rápidos también ayuda a mantener viva la pasión y resultan muy estimulantes.

Según investigaciones sobre el tema, el sexo con la pareja es un acto de amor en el que se producen neurotransmisores cerebrales, que ayudan a renovar y profundizar la relación.

La sexualidad es un derecho fundamental de cada individuo por lo que debe vivirse con libertad. Además, beneficia significativamente nuestra salud general.

La práctica de actividad sexual favorece la secreción de endorfinas, hormonas que nos brindan la sensación de bienestar y confianza en nosotros mismos.

Estudios científicos también han mostrado que tener relaciones sexuales dos veces a la semana (mínimo) reduce el riesgo de infartos.

Asimismo, se ha comprobado que al provocar mayor flujo de oxígeno y nutrientes la piel se rejuvenece.

Al beneficiar nuestra salud general y reducir el estrés, el sexo nos permite sentirnos bien con nosotros mismos, lo que es elemental para las relaciones sanas y amorosas.

No se puede pasar por alto que las relaciones amorosas se fundamentan en el cariño, los juegos eróticos, los detalles y muestras de deseo y atracción mutua.

En ello también tiene gran relevancia la comprensión de los cambios asociados a la madurez (para ambos).

Es menester comenzar a dar un enfoque sano y una correcta orientación al adulto mayor y a la sociedad en general.

Sólo así será posible derribar los prejuicios y disfrutar de una vida sexual plena sin temores.

Datos y estadísticas relevantes

El apio es un alimento rico en androstenona y androstenol, sustancias que aumentan la excitación y estimulan al cuerpo a enviar olores atractivos para el sexo opuesto.

El cacao contiene metilxantinas (incrementa la sensibilidad corporal) y feniletilamina, (que estimula el ánimo sexual).

El deseo sexual tiene su origen en dos áreas del cerebro: la amígdala cerebral y áreas de la corteza. La alteración de alguna de estas puede inhibir la conducta sexual o activarla.

Más del 85% de los adultos mayores de 60 años disfruta plenamente de su actividad sexual.

El 95% de las personas de 50 y 60 años de edad son activas sexualmente.

El 85% de las personas de 60 y 70 años de edad son activas sexualmente.

Aproximadamente el 70% de los adultos mayores de 70 años son sexualmente activos.

Se ha comprobado que la diabetes incide en un 65% sobre la disfunción sexual.

Complementar la dieta con suplementos nutricionales como Extralib Hombre ha dado resultados extraordinarios en favor de mejorar la salud sexual masculina.  

Se estima que al menos 240 calorías se consumen durante el acto sexual.

Entre el 80 y 90% de los casos de impotencia sexual tiene orígenes psicológicos.

Casi el 100% de los trastornos de disfunción eréctil tiene solución.

Muchas veces la religiosidad del adulto mayor se vuelve un obstáculo para el desarrollo libre de su sexualidad.

Hay mujeres postmenopáusicas que pueden llegar a tener múltiples orgasmos por la serenidad que les causa la no reproducción.

La cultura machista de nuestra población ha priorizado el orgasmo masculino dejando a la mujer en un rol inactivo que inhibe su realización sexual a plenitud.

A mayor actividad sexual mayor probabilidad de alargar la vida sexual en la tercera edad.

La calidad de las relaciones previas también son determinantes en la manera en cómo se vive y se disfruta la sexualidad en la vejez.

Sólo una de cada diez personas vive y se adapta saludablemente a los cambios dados en la tercera edad.

Algunos autores plantean que la tercera edad es “la edad del erotismo”, la edad donde el único fin es dar y recibir amor y placer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *