mujer estresada realizando un grito

¿Es cierto que los piojos salen por estrés?

¿Es cierto que los piojos salen por estrés?

Última actualización: 17-01-2019 por Editor Glismir.

Es verdad que los síntomas del estrés pueden ser tensión muscular, nerviosismo, fatiga, indigestión, sarpullidos, entre otros. Pero ¿es cierto que los piojos salen por estrés? La respuesta a esta pregunta es realmente corta: no.

Los piojos son parásitos que se alimentan de sangre, en este caso, sangre humana y se transmiten de persona a persona por contacto relativamente prolongado. Estudios han demostrado que la única forma de contagio es ésta y el uso de prendas contaminadas.

El estrés no tiene relevancia con la aparición y permanencia del piojo debido a que este parásito no distingue o tiene preferencias. Aunque es cierto que cuando el cabello es fino es más probable que se prolifere, es solo porque puede sujetarse de éste.

En el caso de cabellos grueso, el piojo no puede sujetarse al pelo, se cae y no puede subsistir y multiplicarse. Esto en realidad no es que tengan preferencia inteligente, es sólo cuestión de circunstancias favorables que el piojo no escoge.

Por lo antes dicho, la condición de estrés no favorece ni perjudica un ambiente para este parásito como si fuera que nuestro cuerpo tuviera la capacidad de defenderse de él. Al estar contagiado por la pediculosis o piojos se deben erradicar manualmente y por insecticidas.

En cambio, el estrés sí puede ocasionar escabiosis, erupciones cutáneas, sarpullidos, alopecia y otras enfermedades de la piel. Síntomas como nerviosismo, inseguridad, falta de concentración y mala memoria, también son producidos comúnmente por el estrés.

Estos síntomas, al prolongarse por mucho tiempo pueden ocasionar otras enfermedades con tendencia a agravarse y convertirse en crónicas. La falta del tratamiento adecuado, el desconocimiento y el descuido pueden empeorar la situación.

En respuesta a la pregunta inicial, los piojos no son productos del estrés ni se multiplican por esta condición. Una persona es contagiada por otra persona que estaba contagiada, y así en cadena se propaga la pediculosis.

Los métodos más eficaces de erradicarlos son los mecánicos usados por profesionales y los insecticidas. Se debe investigar bien sobre qué productos se utilizarán, por lo que se recomienda siempre acudir a especialistas, profesionales de la salud.

mujer estresada realizando un grito

Síntomas más comunes producidos por el estrés

Como ya se ha mencionado, los síntomas más comunes que produce el estrés son: nerviosismo, irritabilidad, temor, frustración y ansiedad. El pesimismo, auto hipercrítica, indecisión, mala memoria y alteración del humor también pueden aparecer o acentuarse.

El tener cambios bruscos del apetito, tensión muscular, desánimo, ganas de llorar, fatiga, indigestión, sudoración, manos frías e hiperventilación son señales claras de estrés. Y otros síntomas son el insomnio, sarpullido, erupciones o infecciones en la piel, entre otras.

Estos signos y síntomas son importantes para detectar las señales que nos envía nuestro cuerpo ante situaciones que nos alertan que no estamos controlando la situación. Tomarse literalmente un respiro es muy aconsejable para evitar un estallido o crisis.

Es prudente en estos casos detenerse de cualquier actividad que esté realizando y respirar profundo lentamente, retener el aire unos segundos y luego expulsarlo despacio. Repetir dos o tres veces este ejercicio hasta calmarse, tomar agua despacio también ayuda.

En caso de hiperventilación, se puede tomar un bolsa preferiblemente de plástico y respirar en ella con la finalidad de equilibrar el mecanismo químico. Sucede que ante una situación estresante la persona comienza a hacer respiraciones cortas y rápidas.

Esto ocasiona un desequilibrio químico en la sangre por falta de dióxido de carbono que afecta los proceso cerebrales. Si no se controla a tiempo puede provocar otros síntomas y alteraciones.

Se aconseja la calma y retirarse de la situación que pueda estar activando la hiperventilación, no debe tomarse a la ligera este síntomas.

Es muy importante acudir al médico para saber las causas específicas y los tratamiento y terapias más aconsejables para la persona. Si es el estrés lo que lo ha causado, se debe considerar el crear conciencia de la situación para no exponerse a presiones emocionales.

Cuando nos hallamos muy seguido ante circunstancias que nos provocan estrés en necesario tomar medidas que prevengan ciertas crisis. El hacer un cambio en la alimentación normalmente es recomendable para ayudarnos a permanecer calmados.

Hacer ejercicios aeróbico y anaeróbicos puede ayudar mucho para evitar y aprender a controlar situaciones estresantes. ¿Qué podemos hacer si nuestra vida es muy estresante?

Consejos y sugerencias para evitar y aprender a controlar el estrés

Recuerde que la información que se presenta es principalmente educativa y no sustituye la autoridad médica. Sirve para orientar ante síntomas, enfermedades y problemas que pueden conducir a male mayores.

Por tal motivo, estos son consejos y sugerencias que nos informan y nos alertan, nos preparan y nos permiten evitar consecuencias no deseadas. Comencemos por mencionar qué hacer si me siento estresado muy a menudo.

Lo primero que se aconseja, dependiendo de la situación, es apartarse y buscar un lugar donde relajarse, quizás estirando las manos, los pies y respirando lenta y profundamente. Repetirlo por uno o dos minutos mientras te recitas frases positivas.

Si sentimos que nuestros labios están muy secos, es necesario tomar agua despacio, mojando y procurando mantener por un tiempo húmedos los labios. También ayuda el provocar la salivación voluntaria y traer pensamientos agradables.

Nuestro cerebro funciona con proceso químicos y eléctricos, como en realidad lo hace todo nuestro cuerpo. Nuestros pensamientos y sentimientos determinan en gran medida los procesos químicos que dominaran ante un problema dado.

Ya mencionamos algo cuando hablamos de la hiperventilación, que por falta de dióxido de carbono en la sangre en nuestro cerebro se alteran los químicos que se producen. Esto a su vez produce una serie de eventos que modifican nuestra manera de conducirnos.

Comprendiendo que sucede, podemos tomar medidas más directas para corregir y prevenir repeticiones innecesarias de estas situaciones. Saber que varios sistemas orgánicos sufren, como el sistema digestivo, el metabólico y otros procesos, nos permiten buscar ayuda.

Es recomendable investigar sobre tu problema en particular, tus síntomas, tus circunstancias, éstas pueden ser alimenticias o emocionales. Puede que seamos muy activos y no le dediquemos tiempo a preparar comidas sanas.

O tal vez, estemos mucho tiempo sometidos a presiones laborales que exigen mucha concentración y la toma de decisiones de peso de una empresa. Y en la familia puede suceder algo similar.

En algunas ocasiones se recomienda para ayudar al organismo a reponerse, SupraEnergía te ayuda a recuperarte y refuerza tu sistema inmune.

Una buena alimentación previene y ayuda a controlar el estrés

Por diversas razones, y algunas veces por causa mayor como eventos urgentes, descuidamos nuestra alimentación y ésta se vuelve monótona. Puede que solo nos preocupamos por comer algo para saber que no salimos con el estómago vacío.

Estos descuidos son peligrosos, suelen acumularse y llevarnos a resultados no deseados pero que si eran de esperarse. El llevar una vida muy agitada puede ocasionar otros problemas además de una mala alimentación.

Uno de los primeros sistemas en sufrir es el digestivo y éste está relacionado con todos los demás aparatos tales como el inmune y el nervioso. Así, cuando uno sufre, todos los otros son alterados de una u otra forma.

Desde el sistema digestivo podemos ayudar a los demás procesos y órganos para un funcionamiento estable y adecuado. Una buena alimentación puede contribuir a prevenir y controlar el estrés y sus síntomas.

Las fibras. Son nutrientes claves para mejorar nuestra digestión y las funciones relacionadas. El sistema metabólico depende en gran medida de la alimentación para configurar la cantidad de energía que requieran las células y otros procesos enzimáticos.

Las propiedades de las fibras son muy valiosas para la digestión y los procesos afines, esto se debe a que los nutrientes duran más en el intestino. También ayudan a eliminar los desechos tóxicos o desperdicios restantes.

Los alimentos ricos en fibras también contienen glucosa, proteínas, vitaminas y minerales que necesitamos para funcionar sanamente. Por lo que, al consumirlos, estos nutrientes permanecen más tiempo en el organismo y pueden ser utilizados cuando sean requeridos.

Encontraremos alimentos ricos en fibras solubles y en fibras insolubles, las primeras absorben y retienen agua formando un gel viscoso. Por ser muy fermentada permite la formación de la flora bacteriana aumentando el volumen de desechos.

La fibra insoluble retiene menos agua, pero se inflama quitando el hambre por dar la sensación de llenura. Por ser menos fermentada la flora bacteriana trabaja poco mientras que las fibra limpian como cepillos las paredes intestinales.

Esto lleva a aumentar el cantidad de heces, y como la fibra soluble también reducen sus consistencia facilitando su evacuación.

Alimentos ricos en fibra soluble e insoluble para el estrés

La fibra soluble. La hallamos en legumbres tales como guisantes, soya o soja o tofu, lentejas, garbanzos, habas, carotas negras y rojas y frijoles. En hortalizas como zanahorias, cebollas, brócolis, pepino, puerro, los diversos cols, berenjena y coliflor.

En granos como avena, centeno, cebada, semillas de lino y de linaza, en frutas como aguacates, higos, ciruelas, naranjas, manzanas, peras y plátanos maduros. También hallamos fibra soluble en algunos frutos secos como oregon.

La fibra insoluble. Es más fácil de conseguir pues está presente en variedad de cereales y granos integrales como arroz integral y pasta integral. En la mayoría de los frutos secos como cacahuetes o maníes, almendras, nueces y castañas.

También se pueden conseguir en semillas como sésamo y lino, en legumbres como guisantes, alubias blancas, rojas y negras. Además, en frutas como fresas, plátanos, pera, melocotón y piña.

Algunos alimentos son ricos en ambas fibras, tanto solubles como insolubles, unas tienen fibras insolubles en sus conchas o cáscaras. Deseamos enfatizar el punto de que estos alimentos además de fibra también son ricos en minerales y vitaminas.

Esto nos ayuda a entender por qué se recomiendan las fibras con tanta frecuencia y por qué ayudan en otros procesos metabólicos y diversas funciones relacionadas. También podemos contribuir con estos mecanismos con SupraEnergía que además, aporta energía.

Ya que las fibras solubles logran más objetivos que las insolubles se les debe dar preferencia, y si deseamos consumir alguna otra propiedad pudiéramos buscarlas dentro de éstas.

Podemos evaluar las propiedades de los alimentos que tengamos a nuestro alcance y procurar balancear una dieta que favorezca nuestras necesidades. Se debe tomar en cuenta qué cantidad y tipo de fibra, qué vitaminas posee y cuáles necesitamos.

Qué minerales tienen y cuáles requerimos, qué otras propiedades están presente en estos alimentos y cómo nos benefician. El resultado que logremos nos permitirá llegar a la conclusión de por qué debemos consumir tales alimentos.

Más adelante les colocamos un ejemplo con la ciruela aplicando estas recomendaciones y concluyendo por qué es una fruta importante para contrarrestar los síntomas del estrés.

Vitaminas que nos ayudan a protegernos del estrés y sus síntomas

Existen vitaminas que favorecen a algunas funciones que nos ayudan a protegernos y evitar los síntomas del estrés por lo que hacemos bien en determinar cuáles son.

La vitamina A. Es un nutriente esencial, es soluble en grasa o liposoluble y es un antioxidante formidable, uno de sus beneficios es que evita la degeneración macular. Esta vitamina también conocida como retinol, favorece la visión y en especial la visión nocturna.

Entre sus múltiples propiedades podemos mencionar que ayuda al desarrollo de los dientes, los tejidos blandos, los huesos, las mucosas y la piel. También ayuda a la formación de tejidos nerviosos, protege el aparato respiratorio y evita el envejecimiento prematuro.

Todas estas funciones son importantes para impedir la aparición de los síntomas del estrés.

La vitamina E. Es un poderoso antioxidante y también liposoluble como la vitamina A, ambas se almacenan en el hígado. Esta vitamina contribuye a la formación de los glóbulos rojos y a regular la síntesis de la prostanoides favoreciendo el aparato reproductor.

Esta vitamina mejora el estado de la piel, ayuda a protegerla de los rayos del sol, a evitar su envejecimiento prematuro y el acné y favorece la cicatrización. También ayuda a prevenir enfermedades del corazón y la visión.

La vitamina E es conocida por favorecer y fortalecer el sistema inmunológico, se sacrifica ante la presencia de los radicales libres para que éstos no dañen otras células. Además, induce la proliferación celular facilitando las funciones inmunitarias.

Por todo esto, y de manera similar a la vitamina A, la vitamina E tiene propiedades que nos ayudan a prevenir y corregir daños y síntomas del estrés.

Estos alimentos contienen vitaminas A y E. la papaya, pimiento,brócoli, perejil, acelga, mostaza, espinaca, hojas de nabo, aguacate, huevo, ostras y espárragos.

Es recomendable en muchos casos apoyarnos en los suplementos que favorecen el sistema inmune y mejoran nuestra energía, como SupraEnergía,

Sin embargo, hemos tratado dos vitaminas liposolubles, hay otras vitaminas hidrosolubles que también son de gran beneficio para evitar y protegerse del estrés.

Las vitaminas B y C también son beneficiosas ante el estrés

Las vitaminas del complejo B participan de forma activa en la formación de proteínas que favorecen el sistema inmunológico y el ADN. Participan en el metabolismo de los azúcares y del oxígeno, y favorecen la conducción de los impulsos nerviosos.

Cumplen un papel importante en el mantenimiento del buen estado, cantidad y producción de las células de todo el organismo ayudando a prevenir muchas enfermedades. Es esencial para el óptimo funcionamiento del sistema nervioso y el tracto gastrointestinal.

También facilita la absorción de las proteínas, las grasas y los carbohidratos lo que la hace necesaria para la conversión de estos en energía. Colaboran con la glándula adrenal en la producción de hormonas esteroideas relacionadas con el estrés.

La vitamina C. Favorece la formación de proteínas que son necesarias para la formación de tejidos, vasos sanguíneos, tendones y ligamentos. Esto también contribuye en la sanación y curación de heridas, mantener y reparar cartílagos, huesos y dientes.

Es un antioxidante, es hidrosoluble y el cuerpo no puede producirla ni almacenarla por lo que se hace indispensable consumirla regularmente. En líneas generales, esta vitamina favorece el funcionamiento del sistema inmunológico y el metabolismo de las lipoproteínas.

Estas vitaminas, B y C, solubles en agua demuestran ser de relevante importancia para el buen funcionamiento de todo el organismo. Además, son recomendadas para protegerse de enfermedades comunes como gripes, infecciones y del estrés.

Los alimentos ricos en vitamina B y C juntas, frutas como fresa, papaya, naranja, melón, guayaba y kiwi. Los vegetales verdes como brócoli, espinaca, pimiento, y los coles.

Minerales que nos ayudan a prevenir y contrarrestar el estrés y sus síntomas

El zinc. Es un mineral esencial considerado especial para el sistema nervioso y las funciones cerebrales. El cerebro contiene la mayor concentración de zinc.

El potasio. Ayuda a regular el sistema nervioso, la presión arterial y la cantidad de líquidos en el cuerpo, lo que es de gran beneficio para controlar y evitar el estrés.

El magnesio. Es un mineral fundamental debido a que participa en más de 600 funciones y procesos del organismo y es un ansiolítico natural y previene el estrés.

El hierro. Es un mineral esencial debido a que se encuentra en la sangre que transporta el oxígeno a las células por lo que favoreces todas las funciones del cuerpo. De esta manera el organismo está fuerte para hacer frente a las enfermedades.

El cromo. Colabor en la regulación y metabolización de los azúcares y carbohidratos por estar presente en la insulina. Es considerado un mineral esencial para la salud del organismo, protege del daño celular y funciona como ansiolítico.

La acelga es rica en potasio, magnesio y hierro, la papaya y el pimiento tienen magnesio, y potasio, el kiwi es rica en potasio y magnesio. Otros alimentos como las espinacas contienen potasio, magnesio y hierro.  

El huevo contiene hierro, potasio, magnesio y sobre todo zinc,las almejas y los frutos secos son ricos en zinc, cromo, hierro, magnesio y potasio.

Estos minerales favorecen las funciones del aparato digestivo, el sistema metabólico y nervioso que nos protegen de los síntomas del estrés. Definitivamente son necesario y deben estar presente en nuestra dieta.

¿Cómo determinar cuáles son los alimentos que tú necesitas?

Para determinar cuál alimento en tu caso debes consumir necesitas saber cuáles son tus requerimientos. Si son los mencionados anteriormente por caso de estrés y se presentan síntomas a nivel digestivo e inmunológicos, se puede evaluar de la siguiente manera

Se debe buscar información de las propiedades del alimento seleccionado o recomendado, hallar qué cantidad de fibra tiene, que fibras contiene, vitaminas y minerales y su cantidad. Qué otros beneficios reporta y si corresponden a tus requerimientos.

Por ejemplo, las ciruelas se recomiendan por tener 4.90 gr de fibras solubles por cada 100 gr de la fruta más 4.10 gr de fibra insolubles. Además de tener propiedades laxantes como el sorbitol, también es rica en potasio y tiene también vitamina A y E.

También, el potasio tiene múltiples funciones en el organismo, debido a que mantiene el equilibrio del agua en el cuerpo. Es requerido para la transmisión y generación de impulsos nerviosos y favorece la actividad muscular.

La vitamina A y la vitamina E que son antioxidantes y favorecen los tejidos de las células interna y externamente, y en general ayudan a mantener la buena salud de la piel.

Ahora sumamos la información que hemos analizado sobre las propiedades de ambas fibras, de las vitaminas A y  E y del potasio. Llegamos a la conclusión de que la ciruela es una fruta altamente recomendada para evitar y contrarrestar los síntomas del estrés.

Este ejemplo sirve de modelo para conseguir otros alimentos que pueden ayudar a corregir y evitar ciertos síntomas particulares, sean productos del estrés u otras enfermedades.

Recuerde que automedicarse no es sano, consulte al médico sobre la alimentación más adecuada y siga sus recomendaciones. Pregunte por el suplemento natural SupraEnergía que fortalece el funcionamiento del sistema inmune.

Tener buena salud puede ser su decisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *