Sistema digestivo humano en fondo iluminado

Enzimas para mantener sano el intestino

Enzimas para mantener sano el intestino

Última actualización: 19-12-2018. Equipo Nutricioni

El intestino es la región del sistema digestivo que tiene la función de absorber los nutrientes y de procesarlos para luego expulsar lo que el cuerpo no usa.

Se divide en dos secciones: una llamada intestino delgado que se encarga de la absorción de las vitaminas, minerales y otros nutrientes.

Y otra porción, el intestino grueso, que tiene la función de procesar los restos de la digestión para convertirlos en desechos y luego eliminarlos.

Sistema digestivo humano en fondo iluminado

Para que el organismo cumpla con todas sus funciones perfectamente, el intestino debe estar sano, de lo contrario se corre el riesgo de adquirir diversas  enfermedades.

Para mantener saludable el intestino es necesario una dieta rica en vegetales y frutas  que aporten las sustancias y enzimas que lo ayudan en su trabajo de limpieza, y que se puede complementar con Enzi Activ.

En este sentido, las enzimas las crea el propio organismo; éstas son moléculas esenciales, catalizadoras (aceleradoras) de las reacciones químicas, en este caso las digestivas.

Las enzimas son el medio de transporte de los nutrientes, también se encargan de desalojar del intestino grueso los desechos.

De esta manera, las enzimas y las fibras realizan el trabajo de triturar, arrancar y desalojar las diferentes sustancias tóxicas que han quedado después de la digestión.

Las deficiencias tanto de las enzimas como de las fibra ocasionan un colapso en el tránsito intestinal, es decir sin ellas se apelmazan los diferentes desechos en el intestino, provocando estreñimiento.

Además, las enzimas son la fuente de purificación tanto de la sangre, como de los demás órganos como el hígado, páncreas y riñones.

El déficit de enzimas ocasiona enfermedades graves en estos órganos. La manera de reforzar y elevar la cantidad de enzimas es por medio de la alimentación y suplementos enzimáticos.

Una dieta rica en vegetales y frutas frescas y crudas, y complementar con Enzi Activ proporcionan las enzimas  para catalizar de manera eficiente los alimentos.

Intestino delgado: el ‘químico’ del cuerpo

En el  intestino delgado ocurre el 90% del proceso de la  digestión y del ablandamiento de los alimentos. Su función principal es la de asimilar los nutrientes de las comidas que luego pasan al torrente sanguíneo.

De este modo, la digestión implica dos procesos: el primero que comienza con la trituración o masticación de los alimentos en la boca, y el otro que tiende a llamarse ‘digestión química’ porque usa de enzimas y ácidos de  la bilis para la transformación de los alimentos en vitaminas y minerales.

Las enzimas tienen un papel importante dentro de la digestión;  trabajan junto a los ácidos digiriendo los alimentos, para luego ser absorbidos los nutrientes por los tejidos del cuerpo.

De esta manera se recomiendan las frutas y verduras como la papaya, alcachofas, ajo, cebolla y complementar con  Enzi Activ, pues utilizados eficientemente, incrementan las enzimas digestivas.

La ingesta de alimentos altos en carbohidratos y azúcar,  como las pastas y harinas refinadas, provocan daño al intestino delgado ya que impiden que  haga su función de absorción adecuadamente.

El intestino delgado absorbe los micronutrientes que incluyen las vitaminas solubles en grasa como la A,  D, E y K.

De las misma forma, también se encarga, conjuntamente con el estómago, de absorber las vitaminas hidrosolubles (que se disuelven en agua) como la B y C. Un desorden en el intestino puede ocasionar trastornos digestivos como malabsorción.

Para mantener sano el intestino delgado es necesario consumir alimentos ricos en fibras y enzimas que lo ayuden a realizar el trabajo intestinal

Una forma es consumir alimentos crudos, puede ser en licuados, e igualmente puede ser a través de los complementos como  Enzi Activ, ricos en proteasa y otras enzimas importantes para la digestión.

Es necesario tener en cuenta que  los alimentos cocidos matan las fibras y enzimas, por lo que al consumirlos en exceso puede producirse estreñimiento.

Todo llega a su fin

El intestino grueso o colon es la región del sistema digestivo en donde se terminan  de procesar las sustancias que el intestino delgado no pudo y también ayuda a absorber de los alimentos.

Si el colon está saludable, todo el organismo hace sus funciones de manera perfecta. El proceso que se inicia en el intestino delgado se sucede al colon para terminarlo, pasando al colon ascendente.

Una de las funciones del colon es la de absorber el agua que queda después de la digestión, el agua facilita junto a la flora bacteriana la salida de los desechos.

Gran parte de la salud del organismo comienza por el colon. En el colon  conviven microorganismos (flora bacteriana o microbiota intestinal son otros nombres) que permiten al organismo tener un sistema inmunológico sano.

Es, entonces, labor colon, producir anticuerpos que luego combaten las bacterias y los  virus.

La flora bacteriana viven en una relación simbiótica con el organismo y cumple una función de protección frente a las infecciones, como ya se señaló.

El metabolismo bacteriano descompone y fermenta varios tipos de fibra; esta transformación produce ácidos grasos de cadena corta,  nutrientes importantes que son utilizados por las células.

También es responsable de reciclar las sustancias previamente secretadas, como los ácidos biliares, colesterol, y de igual forma se produce sustancias gaseosas producto de comer alimentos pesados o altos en grasas.

Estas sustancias gaseosas secretadas producen molestias como cólicos, gases y flatulencias que se puede evitar eliminando  comidas pesada o ricas en carbohidratos.

Las molestias se pueden contrarrestar con los  complementos como Enzi Activ que contiene más de 19 enzimas digestivas propicias para combatir muchas molestias.

Dieta saludable para mantener el intestino saludable

La alimentación es la clave para mantener sano el colon, ésta debe ser natural, sin aditivos químicos y lo menos procesados posibles.

Así mismo, deben ser altos en fibras y enzimas digestivas que provoquen un proceso digestivo sin molestias. Los cereales integrales con fibra, como arroz y afrecho de trigo, se recomiendan junto a Enzi Activ para favorecer la digestión.

Elevar el consumo de frutas, verduras y vegetales: como el cardo, cebollas, brócolis, acelgas y la papaya, ésta última muy usada para combatir el estreñimiento por su alto contenido de papaína.

En el mismo sentido, consumir  legumbres como las lentejas y los garbanzos; el frijol chino o el azuki,  son legumbres que no producen malestar de gases.

Entre los frutos reconocidos para aportar salud al colon, además,  están las ciruelas, los arándanos, frambuesas, fresas e higos.

Otras verduras como la papa, batata o yuca hacen que el trabajo intestinal fluya con normalidad, por el alto contenido de fibras que poseen.

El pescado es otra fuente alimenticia que no debe faltar para mantener el colon sano, sobre todo el que sea rico en ácidos grasos como el atún, salmón o la caballa.

Por otro lado, consumir alimentos probióticos y prebióticos como el kéfir, yogur o alimentos fermentados a base de malta y de la levadura de cerveza, es indispensable para el adecuado desarrollo y proliferación de la microbiota del intestino.

El aceite de oliva posee propiedades para el tracto digestivo en general, pues contiene ácido oleico que combate la acidez por su efecto alcalino, regenera la flora intestinal, protege al colon del estreñimiento y favorece la absorción intestinal de los nutrientes.

Así mismo se suman los alimentos con alto contenido en omega 3 y 6. Éstos favorecen los procesos de absorción de nutrientes para mantener el sistema inmunológico sano.  

Se debe tener en cuenta que la dieta diaria debe contener altos niveles de fibra, pues  la falta de élla provoca estreñimiento y dolor en la región del abdomen.

Un gran laboratorio biológico

Las enzimas son sustancias químicas que intervienen en el proceso de la digestión acelerándola y mejorándola; el organismo las necesita para que los alimentos puedan ser procesados y  transformados.

Éstas, se clasifican entres grupos: proteasas (tienen la función de romper las proteínas); las carbohidrasas, (se encargan de los hidratos de carbono), y la lipasas (intervienen en el proceso de desintegración de la grasa).

Las proteasa son enzimas que seccionan las proteínas, transformándolas en aminoácidos. Para realizar este proceso, el intestino necesita suficiente agua, de ahí que el requerimiento  diario sea de por lo menos dos litros de agua.

Son amplios los beneficios de las proteasas para la salud del cuerpo, sobre todo para las enfermedades autoinmunes.

Estas enzimas se consiguen en alimentos como la piña, la cual contiene un activo químico llamado bromelina, y de igual manera en los suplementos como  Enzi Activ.

En el proceso digestivo adquieren gran importancia, aunque no se limitan sólo a esa función, también eliminan de las paredes celulares los agentes nocivos.

Por su parte, las carbohidrasas son las enzimas encargadas de romper los glucósidos (azúcares), entre ellas la más relevante es la amilasa intestinal que se encuentra en la región del duodeno.

Por último, está la lipasa que cumple con la función de desintegrar los lípidos, es decir las grasas, para que el organismo los pueda asimilar.

La lipasa ayuda en la regulación de las sustancias químicas, interviene para acelerar el proceso de desintegración y asimilación de los nutrientes.

Otra función importante que cumple es la de ayudar a envolver el colesterol para ser transportado por la sangre.

Infusiones y té que no son cuento

Desde tiempos inmemoriales, las plantas han sustentado la salud del ser humano. Su uso en diferentes presentaciones ha, incluso, despertado la curiosidad y la aversión de muchos hacia aquellos quienes practicaban las artes herbolarias o la medicina natural.

Cuando del intestino se trata, no hay nada mejor que ‘mimarlo’ ayudando en sus funciones con algunas infusiones o tés que aligeren el tránsito intestinal de una forma ‘sabrosa’, incluso.

Para mantener el colon sano lo recomendable es consumir una infusión de limón tibia, por las mañanas. El limón, además, tiene propiedades antioxidantes y contiene altos niveles de vitamina C, esencial para la absorción del calcio.

Hombre tomando te de jengibre con limon para el resfriado

Un  buen té de manzana, estimula el proceso intestinal por su contenido en fibras; tomándolo 3 veces al dia, destruye las toxinas que se eliminan luego por la orina y heces.

La infusión de linaza es una antigua y rica fuentes de ácidos grasos, omega 3 y 6; es un remedio casero para combatir el estreñimiento. Su contenido de fibra, limpia y descongestiona el colon de residuos y sustancias tóxicas.

Por su parte, el té de salvia e hinojo es un desparasitante y desintoxicante que limpia y restablece la salud del intestino.

La infusión de cáscara del nogal regenera la salud de las paredes del intestino delgado y grueso, con propiedades digestivas por su alto contenido en fibras.

Un té exquisito y saludable es el de menta. Regula el tránsito intestinal e interviene en los procesos digestivos cuando los alimentos son altos en grasas y carbohidratos.

En la misma línea, el famoso té de anís estrellado controla los gases y flatulencias, es un poderoso desinflamante, y por su alto contenido en fibra aligera el proceso de defecación.

El té de calabaza es muy propicio, pues ésta contiene fibras solubles e insolubles que necesita el colon para agilizar el proceso del tránsito intestinal. Las fibras arrastran las impurezas alojadas en el colon.

Buenos hábitos para el intestino

Para mantener el intestino sano, ya se ha dicho, es importante una dieta rica en fibras, enzimas, vitaminas como la C y la E, que combaten los radicales libre que se alojan en la región del intestino, y minerales.

Suplementar con Enzi Activ es importante, pues es un mecanismo altamente comprobado para resolver problemas digestivos.

Por otra parte, tomar agua es fundamental, pues el intestino, conjuntamente con todo el organismo, necesita de gran cantidad agua diariamente; así mismo, el intestino grueso necesita de sustancias líquidas para aligerar el proceso de defecación.

Hay que realizar actividades que pongan en movimiento al cuerpo, tales como ejercicios aeróbicos (correr, caminar, nadar, etc.). También se puede practicar algún tipo de baile.

Nutrir el intestinos con vitaminas del grupo B, como B1 y B12, es perentorio. Éstas nutren las células del intestino para realizar satisfactoriamente el proceso de absorción.

De la misma forma, mantener una dieta rica en frutas, mínimo de 2 a 3 porciones diarias,  y de 3 a 4 tazas de vegetales y legumbres diariamente.

Es imprescindible, en la misma línea, el consumo de proteínas de tipo vegetal como frijol, caraotas, lentejas y garbanzos.

Mantener el balance de los microorganismos en la región intestinal, es decir la flora bacteriana. Si hay un desbalance es importante restituir, bien sea por medio de probióticos o suplementos como Enzi Activ que restablecen la flora intestinal.

Así mismo, no se debe olvidar el consumo de las enzimas protectoras del aparato digestivo, ya que ellas intervienen en el proceso de desintegración tanto de las grasas, glúcidos y demás sustancias alimenticias.

Realizar 5 comidas diarias, haciendo la salvedad de que no se pierda el desayuno, pues esta primera comida, nutre después de pasar la noche el organismo  inactivo.

Masticar despacio y evitar los alimentos refinados y con féculas, puede mejorar la digestión, pues disminuye los gases y las dificultades digestivas.

Un factor que beneficiará la salud intestinal es alejar el estrés y la ansiedad, pues éstos  contribuyen al estreñimiento; en este sentido es bueno practicar alguna actividad relajante como el yoga.

Mujeres en posición de relajación, practicando Yoga

Para finalizar visitar al médico si se siente alguna dolencia persistente en la región baja del abdomen, y evitar el consumo de alcohol, drogas, cigarrillos y bebidas con colorantes o gaseosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *