Mujer joven mirandose al espejo tocandose la cara con productos para la piel al fondo

Entérate de la importancia de cuidar la piel de todo tu cuerpo

Entérate de la importancia de cuidar la piel de todo tu cuerpo

Última actualización: 02-12-2018 por Editor Ernesto.

De todos los órganos del cuerpo humano, el que nos refleja a primera vista el estado de salud y el estado nutricional es la piel.

En ella se puede apreciar cambios de color y texturas, que son reflejo de los estados de ánimos y las condiciones del organismo.

Los problemas de piel llevan a gran número de personas a consulta dermatológica anualmente, y a pesar de que los médicos no suelen diagnosticarlas como patologías graves, quienes los padecen si podrían considerar que son causa de problemas sociales y emocionales.

Y es que el aspecto de la piel es tan importante como la salud de cualquier otro órgano. La piel, en especial la del rostro es considerada como carta de presentación. Una piel maltratada, envejecida, reseca o con escamas podría resultar desagradable y doloroso emocionalmente.

De allí la importancia de cuidar la piel adecuadamente y en el momento oportuno. La mayoría de los problemas de piel están determinados por factores ambientales, y en algunos casos por estilos de vida poco saludables.

Otros trastornos de piel pueden tener origen hereditario, pero son curables si son tratados de forma satisfactoria.

Los factores que inciden principalmente sobre la salud de la piel son:

  • Contaminación ambiental.
  • Radiación solar.
  • Alimentación deficiente en vitaminas.
  • Tabaquismo.
  • Alcoholismo.
  • Falta de descanso.
  • Deshidratación.

La preocupación por el cuidado de la piel ha incrementado en las últimas décadas, e independientemente del sexo, edad, ocupación, etc, debemos atender las necesidades de nuestra piel.

Cada piel requiere cuidados diferentes en cuanto a limpieza, hidratación y nutrición. Adquirir el hábito matutino y nocturno del cuidado de la piel garantiza la reducción de los problemas de la piel y retarda el envejecimiento prematuro.

Otro aliado en el cuidado de la piel es Osteocar Total, que fortalece la salud desde en interior.

No esperemos que nuestra piel tenga acentuados efectos del ambiente y de la edad para tomar cartas en el asunto. En la prevención está el secreto para ganarle la carrera al envejecimiento, manchas y arrugas.

En este artículo te enseñaremos todo lo que necesitas saber acerca del mejor cuidado para tu piel, sigue leyendo y no te pierdas nuestras recomendaciones.

Las funciones de la piel. Un órgano muy especial

La piel es un órgano muy extenso, que cubre alrededor de dos metros cuadrados en un adulto y puede llegar a pesar 2 kilos y medio. Cumple diversas funciones en el organismo más allá de la estética y de cubrir el esqueleto.

Protección:  Actúa como una barrera física y mecánica para los tejidos, de hecho es la primera barrera con la que cuenta el organismo.

Es una barrera contra agentes patógenos como bacterias, hongos, virus, etc. Y evita la pérdida excesiva de agua del organismo.

Regulación térmica: La piel posee estructuras especializadas como los vasos sanguíneos, glándulas sudoríparas y tejido adiposo que actúan para regular los cambios de temperatura.

Así por ejemplo, el sudor se encarga de eliminar calor y enfriar el cuerpo cuando la temperatura se eleva. Es tan solo un ejemplo de cómo la piel protege al resto de las células de cualquier daño.

Secreción y excreción: Las glándulas sudoríparas trabajan activamente para eliminar los productos de desecho del organismo. La sangre transporta desde todos los órganos los productos de desecho, y parte de ellos se excretan a través del sudor.

El sudor es un mecanismo indispensable para la eliminación de toxinas que causan el envejecimiento celular, además el sudor compensa el trabajo de los riñones.

Absorción: Por tratarse de un tejido permeable a muchas moléculas, la piel actúa como órgano de absorción de nutrientes y/o medicamentos. Así por ejemplo, a través de la piel puede proporcionársele vitaminas a la piel.

Recepción nerviosa: La piel es un órgano sensorial que recibe y transmite información del medio ambiente hacia el cerebro.

La piel mantiene el contacto a través del sentido del tacto con todo lo que rodea al individuo.

Síntesis: Las células especializadas de la piel son capaces de llevar a cabo reacciones químicas de síntesis de moléculas necesarias para el resto del cuerpo.

Ejemplo de esto, es la síntesis de vitamina D, que ocurre solo en presencia de la radiación solar.

Estas son sólo las funciones globales de la piel, si las estudiamos en mayor detalle nos podríamos dar cuenta de que sus funciones son infinitas.

Cuida tu piel según su tipo

Cada piel es diferente y en el mercado existe una infinidad de productos que han sido formulados para cada necesidad.

Uno de los errores que se cometen comúnmente es tratar la piel como una estructura inerte y aplicarle cualquier producto.

Te vamos a mencionar cuales son los tipos de piel y cuáles son sus principales necesidades en cuanto a cuidados cosméticos.

Piel normal: Es la piel que se caracteriza por tener poros finos, con buena irrigación y circulación sanguínea. El color de la piel normal suele ser rosa y con una tonalidad pareja. Clínicamente se conoce como piel eudérmica.

La piel normal requiere de una hidratación balanceada cuidado siempre el pH de los productos. No suele requerir la aplicación de aceites humectantes.

Imagen en primer plano de piel del rostro grasoso

Piel grasa: Debido al exceso de secreción sebácea, este tipo de piel acumula grasa en la superficie, lo que le da ese aspecto brillante. La piel grasa muestra poros dilatados y pueden aparecer espinillas, granos e incluso abscesos sebáceos.

Las pieles grasas requieren de una dedicada higiene para reducir la grasa acumulada, productos que equilibren el pH y tónicos astringentes que retarden la secreción sebácea.

Piel seca: Clásicamente este tipo de piel se observa áspera, descamada, manchada y con líneas de expresión prematuras. Debido a las descamaciones la piel puede notarse enrojecida y producir comezón y ardor.

Estas son las pieles que requieren de hidrataciones profundas. Los tratamientos emolientes y nutritivos son indicados de forma más frecuente que en los otros tipos de piel.

Piel mixta: En este tipo de pieles es donde se conjugan las características de los tres tipos de piel que ya mencionamos.

Es en el rostro donde s diferencia, de manera que en la frente, nariz y barbilla se muestra la piel grasa, y en las mejillas y cuello la piel puede ser normal o seca.

Este tipo de piel requiere de la combinación de productos hidratantes y nutritivos para las zonas normales y/o secas, y productos astringentes para la zona T o zona grasa.

La piel y la alimentación: grandes aliados 

La piel es un órgano cuya nutrición depende no sólo de los productos cosméticos que utilicemos sino también de lo que comamos día a día, así como de la manera en que desintoxiquemos el organismo.

Cada alimento que incluyamos en nuestra dieta influye en cómo nos sentimos y cómo nos vemos externamente. Es por ello que uno de los secretos para que la piel luzca radiante y libre de impurezas, es la forma en la que nos alimentamos.

Las grasas y la piel: Bajo la dermis se ubica una capa de tejido graso o adiposo que es conocido hipodermis. Esta capa cumple entre sus funciones la de protección térmica y mecánica contra golpes.

La composición de esta capa se ve afectada por dietas altas en grasas, ya que la sobreacumulación de adipositos impide la circulación y la oxigenación de la dermis. Como resultado, la piel se observa grasosa, con granos, espinillas, comedones y los poros se abren.

Los azúcares y la piel: Las dietas ricas en alimentos procesados y con alto índice glicémico indicen negativamente sobre el aspecto de la piel. Esto se debe a que el aumento de los niveles de insulina dispara respuestas hormonales que desmejoran la calidad de la piel.

El agua y la piel: La suavidad y la tersura de la piel depende en gran parte de la hidratación que se le dé al cuerpo. Es un hecho que la piel se concentra entre un 10-20% de toda el agua del cuerpo.

La ingesta de agua debe ser adecuada a la actividad física, clima y exposición al sol, para evitar la deshidratación. El daño causado por pérdida de agua puede ser tan grave que pueden perderse parte de las células de la capa córnea.

Los antioxidantes: Definitivamente son uno de los mejores aliados para el cuidado de la piel. Las vitaminas A, C, D y E presentes en Osteocar Total reducen el efecto de los factores de envejecimiento, permitiéndote lucir una piel fabulosa.

Osteocar Total y la piel: Su gama de componentes nutritivos  ayudarán a que tu piel se regenere, aumente la producción de colágeno y se oxigene.

Maneja el envejecimiento de la mejor forma

El pasar de los años, el maltrato que sin darnos cuenta le damos a nuestra piel y los factores ambientales son las causas del envejecimiento de la piel.

Afortunadamente podemos contar con productos cosméticos y Osteocar Total que nos ayudan a combatir  esos signos y recuperar la lozanía.

Veamos a qué nos referimos cuando hablamos de envejecimiento. Vamos a comprender que en cuanto a piel se refiere podemos tener dos tipos de envejecimiento:

Cronológico: Este engloba los cambios fisiológicos, histológicos y clínicos que sufre la piel en función del tiempo.

El envejecimiento cronológico tiene un componente hereditario o genético, por lo que podemos ver diferencias entre los acervos de cada grupo familiar.

Este envejecimiento de caracteriza por la resequedad de la piel, pérdida de la elasticidad, arrugas, piel opaca. En las pieles envejecidas por la edad la síntesis del colágeno disminuye su velocidad, e incluso éste se degrada.

Fotoenvejecimiento: Este básicamente viene dado por la exposición a la radiación UV. El efecto de este envejecimiento ocurre de forma más visible y marcada en las regiones que están expuestas diariamente a la luz solar (rostro, manos, brazos, escote y pies).

El signo más distintivo del fotoenvejecimiento es la resequedad y la aparición de manchas, cuyo color puede variar de acuerdo a todo de piel y raza de la persona.

En las personas blancas estas manchas suelen ser oscuras, mientras que en las personas de pieles oscuras las manchas suelen ser blanquecinas.

Gracias a las innovaciones de la industria cosmética existen diferentes productos como cremas, serum, lociones, fluidos, etc para reducir y combatir los signos de ambos tipos de envejecimiento, los cuales a la larga son comunes, solo diferenciados por las causas.

Conociendo las necesidades de cada piel, la tarea de seleccionar el mejor producto se hace más fácil. Si buscamos un producto anti-edad este debe proporcionarnos atenuación de los signos de envejecimiento, nutrición, firmeza e hidratación.

Los cuidados básicos pero efectivos para una piel envidiable

La piel merece de los mejores cuidados que podamos darle si realmente queremos prevenir su envejecimiento o si queremos recuperar su lozanía y tonicidad.

Una rutina de cuidado diario no tiene que ser complicada, y ni siquiera debe requerir de una gran variedad de productos.

Si ya conocemos nuestro tipo de piel, solo necesitamos hacernos de una loción limpiadora o solución jabonosa adecuada, un tónico, una crema hidratante y un bloqueador solar. Estas son las herramientas básicas para comenzar a mejorar nuestro aspecto.

Limpieza: Es necesario mantener la piel limpia de las impurezas del maquillaje y la contaminación ambiental.

Para iniciar la rutina de cuidados debes comenzar cada mañana lavando la piel con un jabón hipoalergénico que retire el exceso de sebo, pero sin resecar la piel.

Tonificación: De seguida debe aplicarse un tónico bien sea el loción o solución acuosa, para regular el pH de la piel y la producción de grasa.

Hidratación: Por último, la hidratación matutina es esencial para preparar la piel para enfrentar las agresiones que sufrirá durante el día. La hidratación debe hacerse con un producto adecuado para cada tipo de piel.

Bloqueador solar: Por último, la piel debe ser protegida contra ese terrible enemigo, la radiación UV, con un buen producto con un mínimo de 30FPS, para una buena efectividad.

 La práctica de estos cuidados no tiene por qué restringirse a la piel del rostro, recuerda que todo nuestro cuerpo tiene piel, y cada rincón requiere de la misma atención.

Por supuesto, cada parte del cuerpo puede necesitar de productos diferentes, pero la finalidad será siempre brindarle protección a la piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *