enfermedad respiratoria, Ilustración 3D de la infección por polen, virus o influenza

Enfermedades respiratorias: qué son y cómo tratarlas

Enfermedades respiratorias: qué son y cómo tratarlas

Última actualización: 05-03-2019. Equipo Nutricioni

El aparato respiratorio es uno de los sistemas responsables de funciones vitales en el organismo. A través de él obtenemos la oxigenación necesaria para nuestro cuerpo.

Sin embargo, también es uno de los sistemas más expuestos a contraer enfermedades y padecer afecciones de diversos tipos. Lo cual hace que su funcionamiento se vea obstaculizado causando serias consecuencias para la cotidianidad.

enfermedad respiratoria, Ilustración 3D de la infección por polen, virus o influenza

En la actualidad, es común que las personas padezcan cada cierto tiempo algún tipo de afección respiratoria, bien sea por causas ambientales, sociales, u otras. En general, la mayoría de las personas tendrán en algún momento de sus vidas algún tipo de alergia en las vías respiratorias.

La gripe es otra de las enfermedades más comunes que ataca a millones de personas en todo el mundo. El asma y distintos tipos de infecciones también son riesgos a los cuales está expuesto nuestro sistema respiratorio.

Ahora es justo preguntarnos, ¿sabemos cómo se producen y cuáles son las distintas causas de estas y otras enfermedades respiratorias? Y más aún, ¿conocemos cómo prevenirlas o cómo tratarlas en caso de afectarnos? ¿tenemos en casa los conocimientos necesarios para tratar con las personas afectadas por alguna enfermedad de este tipo?

Conocer de cerca los síntomas que pudieran alertarnos sobre una posible enfermedad respiratoria nos ayudará a actuar de manera rápida y segura.

Deberemos diferenciar un resfriado común de la gripe, un ataque de asma esporádico del asma crónica, las alergias estacionales de otras, etc. Diferenciar los síntomas y acudir al especialista cuando no se tenga certeza siempre será una opción.

En especial hay que evitar las complicaciones asociadas a las distintas enfermedades respiratorias que podrían poner en riesgo la vida de la persona afectada y la de su entorno.

En la actualidad, existen hábitos como el tabaquismo activo y pasivo que son de las principales causas de problemas respiratorios. La excesiva contaminación de ciudades es otra de las causas de alergias y otras afecciones en nuestras vías respiratorias.

Existen distintos tipos de virus y bacterias que se desarrollan enfermando al mismo tiempo nuestro sistema respiratorio.

Nuestro aparato respiratorio

El sistema respiratorio consta del conjunto de órganos encargadas del proceso de intercambio de gases entre el organismo vivo y el medio ambiente.

En especial se encarga del proceso de ventilación de acuerdo al cual con cierta periodicidad entra una masa de oxígeno al cuerpo y es expulsada una masa de dióxido de carbono del mismo.

Revisemos los distintos órganos de nuestro aparato respiratorio:

  • Primero tenemos las fosas nasales, que son las cavidades ubicadas en la nariz que permiten la salida y entrada de aire. En ellas los cornetes permite calentar, humedecer y filtrar el aire que entra.
  • La faringe, que es un tubo situado en el cuello que conecta las fosas nasales con el esófago y la laringe.
  • La laringe es el conducto que conecta la faringe con los pulmones y la tráquea. En ella encontramos las cuerdas vocales, que producen la voz al ser atravesadas por el aire. La glotis y la epiglotis (esta última evita que al deglutir la comida se vaya al sistema respiratorio).
  • La tráquea, es otro conducto que permite el paso de aire entre la laringe y los bronquios.
  • Los pulmones, que son dos estructuras internas encargadas de intercambiar el aire con la sangre. En él se originan desde la tráquea los bronquios, ramificados en bronquiolos y finalmente en alvéolos. Una red de conductos que culminan en el intercambio gaseoso con la sangre.
  • Músculos intercostales, ubicados entre las costillas, que contribuyen en el movimiento del tórax durante la respiración.
  • El diafragma, un músculo ubicado entre las cavidades torácica y abdominal. Su movimiento de contracción y relajación permite la inspiración y expiración de aire respectivamente.
  • Finalmente tenemos la pleura, una membrana que recubre ambos pulmones. Entre su dos capas se forma la cavidad pleural.

Todos estos órganos constituyen una sistema complejo que permite obtener la masa de oxígeno necesaria para el funcionamiento celular de todo el cuerpo.

A su vez, elimina los desechos de la función de oxigenación de las células mediante la expulsión de dióxido de carbono. Se trata de un sistema con un delicado equilibrio.

Tipos de enfermedades respiratorias

Todo el sistema brevemente descrito puede ser afectado en su totalidad o alguna de sus partes dando origen a lo que se conoce como enfermedades respiratorias.

Unas más comunes que otras, en general provocan distintos trastornos en el funcionamiento de la función vital de la respiración, por lo que debemos conocer sus tipos.

Entre las enfermedades del sistema respiratorio tenemos el asma, la apnea del sueño, la bronquitis, la neumonía, la EPOC, el enfisema y las alergias.

El asma es una de las enfermedades más comunes. Según la OMC se calcula que unas 235 millones de personas la padecen. Se caracteriza por ataques de dificultad respiratoria acompañada de ahogos, tos y silbidos al respirar.

El ataque es provocado por la disminución de la masa de aire que entra a los pulmones debido a la inflamación del recubrimiento de los bronquios.

La apnea del sueño es una patología respiratoria caracterizada por parálisis o paradas del movimiento respiratorio durante la noche, en especial en la fase de sueño REM.

La parada respiratoria es ocasionada por un bloqueo de la faringe que impide el paso de aire desde las fosas nasales hacia la laringe y de allí a los pulmones.

Es común que las personas que la padezcan ronquen y tengan somnolencia durante el día, incluso fatiga crónica.

La bronquitis es una inflamación de los bronquios causada por una bacteria, hongo o virus, lo que dificulta la entrada de aire hacia los pulmones así como la eliminación de mucosidades.

Para la prevención y combate de este tipo de enfermedades te recomiendo el consumo de BioCestrés, un potente suplemento compuesto de vitaminas B, C y minerales como el magnesio y el calcio.

Esta potente combinación te permitirá combatir las enfermedades más comunes que pueden atacar las vías respiratorias, incluyendo las distintas infecciones.

La neumonía es otra patología causada por una tipo de infección, pero que ataca a los alvéolos llenándolos de pus y líquido. Debido a ello, la respiración se limita considerablemente y la hace dolorosa. Son característicos síntomas como el dolor torácico acompañado de fiebre y dolor al respirar.

oxigenacion en fibrosis pulmonar, Hermana y niña mayores en el hospital respirando con una máscara de oxígeno

Otras enfermedades

La enfermedad obstructiva pulmonar crónica (EPOC) es un término para agrupar un conjunto de afecciones de las vías respiratorias que dificultan su normal funcionamiento al reducir el flujo de aire.

Según la OMC cada 10 segundos muere una persona por EPOC, muchas sin diagnosticar.

Ella se manifiesta como falta de aire, expectoración abundante y tos crónica siempre presente. La enfermedad tiene una progresión que la hace prácticamente incurable, aunque pueda disminuirse sus efectos degenerativos.

El enfisema es una tipo de enfermedad que entra en la categoría amplia de EPOC. Ella conlleva la inflamación de los alvéolos y la destrucción de sus paredes. Es una enfermedad que no tiene cura, pues va degenerando progresivamente los alvéolos sin que ellos puedan regenerarse por sí mismos.

Las alergias son otras enfermedades que atacan el sistema respiratorio. Ellos acusan una reacción excesiva desfavorable del organismo que buscar defenderse de algún agente extraño. Pero al hacerlo, también se daña a sí mismo.

Es común en las personas con alergia la irritación de las fosas nasales, la garganta, etc. Existen tipos de asmas desencadenadas por alergias.

También hay muchas otras enfermedades, como la gripe, el resfriado común, o la sinusitis.

Uno de los productos más recomendados para el tratamiento de estas enfermedades es el complejo de vitaminas y minerales BioCestrés.

La excelente combinación de vitaminas C, B1, B2, B6 y B12, así de minerales como el magneiso, el calcio, resultan en una poderosa herramienta para tu sistema inmune. Entre los que obtendrás está el combate de gripes, resfriados y distintas infecciones que afectan el aparato respiratorio.

Es común que confundamos la gripe con el resfriado común. La gripe es producto del virus de la influenza que afecta pulmones, garganta y nariz.

Ella puede provocar alguno de estos síntomas: producción de flema en los pulmones, goteo nasal, dolor corporal, fiebre, tos, dolor de cabeza, escalofríos y mareos

Por su parte, el resfriado es producto de otros virus como el rinovirus o el adenovirus. Se trata de una de las afecciones más comunes. El resfriado produce estornudos frecuente, lagrimeo, goteo y obstrucción nasal, y en algunos casos fiebre.

Más enfermedades

¿Son estas todas las enfermedades que pueden afectar nuestro sistema respiratorio? En modo alguno. También tenemos enfermedades como la rinofaringitis, la pleuritis, laringitis, o traqueítis.

La sinusitis, mencionada en el apartado anterior, es una afección que consiste en la inflamación de los senos paranasales a causa de un virus, bacteria u hongo.

También puede ser causada por algún alérgeno. Normalmente los senos paranasales permiten la entrada de aire, pero con la sinusitis la respiración se torna molesta y dificultosa.

La rinofaringitis es causada por una bacteria que afecta las faringe y las cavidades nasales. Es más común en los niños y ocasiona tos, dolores en la garganta, fiebre y estornudos.

La plueritis es la inflamación del pleura, muchas veces ocasionado por una neumonía muy fuerte. Existen dos tipos de pleuritis, la seca y la húmeda.

En el primer caso es común el dolor torácico, dolor permanente en hombres y zonas adyacentes, fiebre, inapetencia, tos y hasta disnea. En la segunda a parte de dichos síntomas, también se presenta una coloración azulada.

La laringitis es, como lo indica su nombre, una inflamación inusual de las laringe, lo que ocasiona ronquera, pérdida de voz. También se pueden inflamar los ganglios alrededor del cuello.

La traquítis, por su parte, es una inflamación de la traquea, lo que ocasiona tos, dolor asociado a la tos y producción de esputo.

Este tipo de enfermedades también pueden ser prevenidas y combatidas efectivamente. Para ello el consumo de BioCestrés es altamente porque tiene un complejo de vitaminas, como la C y del grupo B, así como minerales y otros elementos de extractos naturales que tiene beneficios para todo tu organismo.

Entre ello aumentará tus defensas y te ayudará contra las infecciones de las vías respiratorias.

Existen otras enfermedades que pueden afectar nuestro aparato respiratorio. Como hemos visto, muchas de ellas tienen síntomas comunes, confundiéndose unas con otras a primera vista. Existen causas comunes, aunque no siempre iguales, así como causas específicas.

Revisemos algunas de estas causas y cómo podemos tratar algunas de estas enfermedades de manera certera una vez contemos con un diagnóstico seguro.

Causas comunes

Existen algunos factores de riesgos comunes para el grueso de las enfermedades respiratorias. Uno de ellos es el tabaquismo.

Este hábito actualmente extendido por el mundo es una de las principales causas de enfermedades respiratorias y varios tipos de infecciones. También es la principal causante de cáncer de pulmón.

La obesidad ha resultado ser otro factor de riesgo importante. Estudios han demostrado que el grueso de las personas con alguna enfermedad respiratoria también sufren de obesidad.

Esta relación no es casual pues el exceso de acumulación de lípidos va relacionado con trastornos tanto en el sistema circulatorio como en el sistema respiratorio.

Los agentes alérgenos como el polen, los ácaros del polvo, algunos hongos y alimentos, son causas comunes de inflamación en alguna de las zonas de las vías respiratorias. En muchas ocasiones están a la base de afecciones respiratorias.

El estrés y la baja en las defensas del organismo ha resultado ser otro factor importante. En especial esta combinación expone nuestro organismo mayores niveles de vulnerabilidad ante infecciones, bien sea a causa de virus o bacterias que pudiesen penetrar en nuestro organismo.

La insuficiencia cardíaca también es una enfermedad del corazón relacionada con afecciones del sistema nervioso. Al haber mayor presión en las arterias localizadas cerca de los pulmones, puede ocasionar derrames de líquido hacia alguna zona del pulmón, como los alvéolos. Esto puede causar edemas pulmonares o derrames pleurales.

Ciertas enfermedades gástricas pueden ocasionar irritación e inflamación de zonas del aparato respiratorio, en especial las localizadas en la garganta y la nariz.

También es común que las mismas enfermedades respiratorias evolucionen hacia otras relacionadas.

Así una gripe mal curada podría degenerar en neumonía, y esta a su vez, en bronquitis. Frecuentemente la bronquitis aguda desencadena un enfisema y viceversa.

Las alergias si no son tratadas a tiempo y son agudas también podrían conllevar infecciones más graves de alguna zona del sistema respiratorio.

La abrumadora contaminación atmosférica en la actualidad también es una de las causas comunes que más provoca algún tipo de infección respiratoria. En especial la polución de las grandes ciudades es una zona propicia para contagiarse.

Tratamiento casero de algunas afecciones

Comúnmente la mayoría de las infecciones respiratorias son tratadas con antibióticos, bien sea de amplio espectro o de acción localizada. Sin embargo, también existen numerosos tratamientos naturales que pueden ser útiles, en especial cuando no nos encontramos ante una infección demasiado avanzada.

Entre ellos la dieta es fundamental. Una dieta con un alto contenido de vitamina C ayudará a contrarrestar procesos virales de influenza o resfriado con gran efectividad.

Si a ello lo acompañamos una dieta con variedad de vegetales verdes tendremos un sistema inmune potente y resguardado contra infecciones de todo tipo.

Así frutas como la naranja, la mandarina, la guayaba y el mango, junto con vegetales como la acelga, la espinaca, el chimbombó, y los espárragos son excelentes alimentos para contrarrestar estas afecciones.

También podemos acompaña una dieta balanceada con suplementos naturales ricos en vitaminas y minerales.

Por eso te quiero recomendar BioCestrés, cuyo concentrado de vitaminas del grupo B así como de vitamina C, constituyen un aporte para luchar contra las distintas infecciones del aparato respiratorio.

Por eso su consumo será del todo beneficioso para prevenir este tipo de enfermedades en cualquier momento de tu vida.

Una de las bondades de la naturaleza para el combate de inflamación, irritación e infecciones a nivel de la garganta es la miel. Ella es antiséptica y antibacteriana, además de calmar el ardor y la inflamación por su textura y propiedades.

Como broncodilatador podemos optar por vapores de cebolla morada. La inhalación de estos vapores son una alternativa para expulsar la flema, descongestionar, eliminar gérmenes y aliviar el dolor.

En el caso de mucosidad e irritación en las fosas nasales, los lavados de agua tibia con bicarbonato y sal impiden una infección en los senos paranasales.

Algunas enfermedades como el asma o el enfisema no tienen cura, aunque mediante métodos clínicos se ha logrado disminuir sus efectos. En especial se debe tener cuidado con los hábitos que pudiesen estar actuando como desencadenantes, como por el ejemplo, el tabaquismo activo o pasivo. También se debe poner alerta si estamos viviendo procesos alérgicos y cuales son los alérgenos desencadenantes.

Tratamientos clínicos

Cuando existe una afección que se desarrollan durante más días de los debido, y con efectos que empeoran sobre la persona, lo recomendable es asistir al especialista para hacer una evaluación. El examen completo de las personas nos puede indicar que tipo de afección padece y a qué nivel se encuentra el desarrollo de la misma.

Clínicamente existen distintos procedimientos para las afecciones respiratorias de acuerdo al grado de avance y de la zona donde se ubiquen.

niña atancando enfermedad respiratoria con inhalador, Niña pequeña y triste con inhalador sentada en un sofá

En el caso del asma, si bien no existe cura definitiva como se mencionó, sí se pueden hacer tratamientos de inmunoterapia. Esta se realiza con vacunas que permiten el desarrollo de resistencia ante alérgenos y ayudan a disminuir la presencia de las crisis.

La mayoría de las infecciones desde el punto de vista clínico se tratan con antibióticos, broncodilatadores, y corticoides inhalados.

Estos varían de acuerdo con el tipo de infección, si es causada por bacteria, virus u hongo, al dimensión y la zona de la misma. Igualmente su periodicidad dependerá de estos factores, así de la edad y la capacidad inmunológica de la persona.

En momentos de casos crónicos de bronquitis o edema, existe la posibilidad de filtrar el pulmón afectado para extraer el exceso de líquido y drenar el mismo.

Los mecanismos para detectar las distintas enfermedades van desde la auscultación hasta las radiofrafías especializadas. A partir de estos se podrá determinar la gravedad y el avance de la enfermedad.

Los exámenes de sangre son un complemento para verificar el estado completo de salud de las personas afectadas, como sus valores básicos del sistema inmune.

Hábitos de prevención

El cambio de hábitos continúa siendo una de las mejores armas de prevención y de combate ante las afecciones respiratorias. En el caso de los procesos alérgicos, siempre se podrá tomar previsiones ante los alérgenos, evitarlos y contrarrestar sus efectos cuando debamos estar expuestos.

En el caso de factores como la obesidad y el tabaquismo el cambio es fundamental. La obesidad ha resultado ser un factor de riesgo importante.

Las dietas para eliminar el exceso de lípidos deberán estar enfocadas en contrarrestar los efectos secundarios de la obesidad.

El ejercicio diario como el caminar es una ayuda importante tanto para contrarrestar la obesidad como para fortalecer el sistema respiratorio general. Esto le dará fortaleza para enfrentar posibles infecciones.

El tabaquismo es quizá una de las principales causas de distintas enfermedades respiratorias y EPOC. Existen distintas terapias para dejar el tabaco, tanto individuales como grupales. Siempre se podrá acudir a ellas cuando se requiera.

Mantener los lugares de la casa con la humedad necesaria mediante el uso de humidificador, por ejemplo, es una medida recomendable para evitar irritación y malestar en las vías respiratorias.

La costumbre de respirar brisa marina y caminar a la orilla de la playa de manera frecuente ha demostrado ser un hábito muy saludable para nuestro sistema respiratorio en su conjunto.

Otra práctica importante es aprender técnicas respiratorias como las desarrolladas por el yoga, ejercicios que sanan el mismo aparato respiratorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *