Mujer joven con fiebre, recostada en sofá mirando el termómetro

Enfermedad bacteriana: una afección a evitar

Enfermedad bacteriana: una afección a evitar

Última actualización: 22-04-2019. Equipo Nutricioni

Se entiende por enfermedad bacteriana aquella que es causada por una infección de bacterias.

La mayoría de las enfermedades bacterianas, si se diagnostican  y tratan a tiempo, pueden ser controladas y curadas mediante el uso de antibióticos.

Colonias de bacterias lactobacillus. Mujer con guante azul que sostiene una placa de Petri que contiene bacterias lactobacilos grampositivas cultivadas.

Los síntomas que son comunes a la mayoría de las enfermedades infecciosas son:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Fatiga.
  • Dolores musculares.
  • Tos.

Las personas son más proclives a contraer enfermedades bacterianas cuando su sistema inmune está debilitado por alguna razón.

Quienes entrenan intensamente sufren de estrés oxidativo que disminuye sus defensas ante las infecciones. Por ello es conveniente que conozcan la manera de protegerse de ellas.

Sin embargo, no toda enfermedad infecciosa es de origen bacteriano. Tambíen  puede ser causada por virus, hongos o parásitos.

Los medicamentos empleados para combatir las infecciones por virus, hongos o parásitos son específicos y diferentes a los antibióticos.

Los antibióticos son los medicamentos indicados para el tratamiento de las infecciones bacterianas. Pero no cualquier antibiótico, ya que depende de la bacteria causante de la enfermedad.

¿Qué son las bacterias?

Las bacterias son organismos vivos microscópicos, generalmente unicelulares, que se pueden encontrar en todas partes, incluso en los ambientes más inhóspitos.

Las bacterias son microorganismos de una milésima parte de un milímetro (0,001 mm)  compuesto por una sola célula. Las bacterias se replican o dividen a sí mismas, dando lugar a nuevas bacterias.

Las bacterias son parte de nuestro cuerpo, viven en la piel, en el sistema digestivo, en la boca, garganta y en los intestinos.

Se ha calculado que en el cuerpo de un humano sano, sin ningún síntoma de enfermedad,  habitan aproximadamente 50 millones de millones de bacterias, esto aproximadamente 1,3 veces el número de células que conforman nuestro organismo.

Se sabe que muchas de las bacterias que habitan en el organismo juegan un rol importante en el fortalecimiento de las defensas del organismo y en la absorción de nutrientes.

Por supuesto existen bacterias perjudiciales para el organismo y que son causantes de muchas enfermedades como infecciones en los oídos, garganta y vías urinarias.

Las bacterias pueden ser dañinas y peligrosas si son las causantes de enfermedades infecciosas.

Pero también hay bacterias buenas o beneficiosas, como las que viven en normalmente en el tracto digestivo que participan en la digestión de los alimentos y en la defensa contra otras bacterias patógenas.

Las bacterias también pueden tener beneficios, como las que producen el proceso de fermentación para la elaboración del vino. O las que crecen en la leche para producir quesos y yogures. Las bacterias son útiles también para la degradación de los desechos orgánicos.

Entre las bacterias que causan infecciones mortales destacan:

  • Escherichia Coli.
  • Mycobacterium Tuberculosis.
  • Streptococcus Pneumoniae.
  • Treponema Pallidum.
  • Staphylococcus Aureus.
  • Clostridium Tetani.
  • Salmonella.
  • Yersinia pestis.

Hay muchas más.

En microbiología, se llaman bacterias gramnegativas aquellas que no se tiñen de violeta por la tinción de Gram, y lo hacen de un color rosado tenue: de ahí el nombre de "Gram-negativas". La otras que sí se tiñen de violeta son las “Gram-positivas”.

Las Gram-negativas tienen doble membrana celular. Las positivas no cuentan con una membrana externa. Las negativas tienen membrana externa que forma un saco rígido alrededor de la bacteria.

La penicilina, el primer antibiótico descubierto, mata a las Gram positivas pero no a las negativas.

Bacterias infecciosas y sus enfermedades: Escherichia coli y Salmonella

La Escherichia coli pertenece a la familia de bacilos Gram-Negativos. Esta bacteria reside en forma natural en en el tracto intestinal sin causar daño alguno.

Mientras se mantiene en el intestino tiene una función positiva ya que evita la colonización de otras bacterias patógenas que si pudieran causar daño. Sin embargo hay algunas cepas de E. coli que causan infección intestinal.

Los problema infecciosos con la Escherichia coli se presentan cuando esta bacteria llega a otros órganos o tejidos que no forman parte de su hábitat natural.

Como puede ocurrir con algunas cirugías o accidentes, en las que la Escherichia coli puede salir del intestino y ocasionar infecciones muy peligrosas al colonizar y crecer en otros tejidos.

Por ejemplo,  la Escherichia coli puede causar infecciones severas en el estómago  y en los riñones.

Entre las enfermedades provocadas por la Escherichia coli podemos nombrar:

  • gastroenteritis
  • cistitis
  • septicemia
  • mastitis
  • neumonía
  • peritonitis
  • síndrome hemolítico-urémico

La Salmonella está clasificada como bacteria Gram-Negativa.

La Salmonella es la causante de producir infecciones gastrointestinales severas y salmonelosis.

Las salmonellas patógenas se ingieren en alimentos contaminados y son resistentes a los ácidos gástricos. Por eso, la salmonellas  pueden llegar al intestino delgado y allí producir toxinas que causan una reacción inflamatoria.

Las toxinas producidas por la salmonella en el intestino puede ocasionar diarreas, úlceras y destrucción de la mucosa.

La salmonella es capaz de atravesar el intestino y pasar al torrente sanguíneo donde pueden diseminarse hasta otros órganos y causar infecciones.

Streptococcus, Haemophilus influenzae y Mycobacterium Tuberculosis

Hay muchas cepas de Streptococcus, algunas viven en nuestro organismo y son inocuas. Pero hay cepas que causan peligrosas enfermedades.

La Streptococcus pyogenes, conocida también como estreptococos beta-hemolítico del grupo A (GAS), es causante de un amplio rango de enfermedades, que van desde cuadros leves como faringitis, amigdalitis, impétigo y escarlatina, hasta infecciones invasivas graves, como meningitis y fascitis.

La faringitis bacteriana por Streptococcus pyogenes no es grave si se le da el tratamiento adecuado, pero en caso contrario puede conducir a secuelas graves, como la fiebre reumática.

Otras infecciones causadas por el estreptococo incluyen el impétigo (infección de la piel en niños pequeños). Hay una cepa conocida como la bacteria carnívora, ya que ocasiona una rápida destrucción de la piel y el músculo, por lo que puede llegar a ser fatal.

La Haemophilus influenzae, originalmente conocida como la bacteria de la gripe, pero a partir del año 1933 se descubrió que también era responsable de enfermedades como la meningitis, la epiglotitis, la neumonía, la osteomielitis y la sepsis.

Normalmente esta familia de bacterias suele vivir en el cuerpo humano sin causar problemas. Pero cuando existe una reducción en la respuesta del sistema inmune, esta puede propagarse en el cuerpo y causar  las mencionadas enfermedades.

La Haemophilus influenzae afecta especialmente las vías respiratorias y suele ser la principal causa de infecciones respiratorias en niños y ancianos en las poblaciones más pobres.

Mycobacterium Tuberculosis es la bacteria responsable de la tuberculosis.  La infección por esta bacteria causa fiebre, cansancio, falta de apetito, pérdida de peso, depresión, sudor nocturno y disnea en casos avanzados.

Ocasiona también tos y expectoración purulenta. Un informe de la Organización Mundial de la Salud en 2011 reportó 8.7 millones de personas que enfermaron de tuberculosis y 1.4 millones que murieron.

Bacterias peligrosas que nos acechan continuamente

Neisseria

Se encuentra de forma natural en la boca y el tracto genital femenino. Sin embargo, hay dos especies dentro de esta familia de bacterias que puede causar enfermedades muy graves.

La Neisseria gonorrhoeae es la bacteria que ocasiona la infección sexual por gonorrea. Esta enfermedad, de no ser tratada a tiempo, puede conducir a condiciones más graves como la artritis gonocócica y la enfermedad inflamatoria pélvica.

Por otra parte, la meningitis de Neisseria es el agente que ocasiona la meningitis meningocócica. Esta enfermedad que se produce en el líquido cefalorraquídeo y en las meninges deja graves secuelas y es potencialmente mortal.

Spirilla

La Spirilla también es un bacilo Gram-Negativo y se transmite a través de alimentos como las aves de corral poco cocidas, los mariscos y el agua potable no tratada. Es la responsable de la diarrea bacteriana en niños y ciertos tipos de úlcera gástrica.

Helicobacter Pylori

Es una bacteria capaz de enquistarse bajo la mucosa gástrica(el revestimiento del estómago) de los seres humanos. Es la causante de la úlcera gástrica. Incluso existen evidencias de que también propicia el desarrollo del cáncer de estómago.

Vibrios

Los vibrios son bacterias abundantes en medios acuáticos y ambientes marinos. Se pueden encontrar en algunos peces, calamares y otras especies marinas.

La Vibrio cholerae es la responsable del cólera, una enfermedad infecciosa conocida por la velocidad con la que puede conducir a la muerte por deshidratación. El cólera ocurre por la ingesta de pescado contaminado crudo o en ceviche. La cocción es capaz de eliminar el Vibrio.

Espiroquetas

Las espiroquetas son parte de la familia de los bacilos Gram-Negativos y pueden vivir libremente o dentro del tracto gastrointestinal de algunos animales.

Sin embargo, algunas cepas de esta bacteria son responsables de enfermedades como la sífilis, que se transmite por vía sexual y la enfermedad de Lyme, que se transmite por la picadura de la garrapata.

Shigella

La Shigella es una bacteria Gram-Negativa causante de la disentería. Al igual que la Salmonella, la Shigella se transmite a través del consumo de alimentos contaminados o del contacto persona a persona.

Es resistente a  los ácidos estomacales, así logra llegar hasta el intestino delgado, donde se reproduce. Las infecciones por Shigella reporta muchas muertes a nivel mundial.

Se propaga por el contacto con la materia fecal, situación que se presenta frecuentemente en las relaciones sexuales anales, causando infecciones en la uretra.

La propagación también ocurre a través de agua o alimentos contaminados con materia fecal.

Las enfermedades bacterianas más peligrosas (I)

La lista no pretende ser completa, ya que son muchísimas la enfermedades bacterianas.

El orden tampoco está dado en grado de peligrosidad. Todas ellas pueden causar severas complicaciones, incluyendo la muerte.

1 – Lepra

2 – Meningitis

3 – Tuberculosis

4 – Cólera

5 – Neumonía

6 – Tos ferina

7 – Difteria

8 – Tétanos

9 – Botulismo

10 – Leptospirosis

Lepra

Causada por la bacteria Mycobacterium leprae que afecta especialmente la piel y los nervios periféricos.

Se contagia de persona a persona por contacto directo y prolongado, según estadísticas el 80% de la población tiene defensas propias contra la lepra y sólo la mitad de los enfermos no tratados causan contagio.

Los síntomas de la lepra pueden demorar hasta 20 años en manifestarse y son: lesiones cutáneas que no sanan después de algún tiempo y debilidad muscular con alteraciones de la sensibilidad en las extremidades.

La mejor manera de evitar el contagio de la lepra es el diagnóstico y tratamiento temprano de la persona infectada. El tratamiento es ambulatorio, incluye el uso de antibióticos y antiinflamatorios.

La vacuna contra la lepra fue inventada por el médico venezolano Jacinto Convit en la década de los ochenta, durante el período democrático de la República de Venezuela.

Esta vacuna es indispensable para personal médico y familiares que tienen trato directo con el enfermo, ya que es una enfermedad muy contagiosa.

Meningitis

La meningitis es una infección de las meninges, membrana que recubre el cerebro y la médula espinal. Es causada por la bacteria Neisseria, pero hay una variante de origen viral.

Es una enfermedad contagiosa, que puede afectar el funcionamiento cerebral de quien la padece.

La meningitis provoca fiebre alta, náuseas, vómitos, rigidez de los músculos del cuello, cambios en el estado mental y dolor de cabeza intenso.

En caso de que se identifique la presencia de una meningitis causada por bacterias, se prescriben antibióticos específicos contra la bacteria Neisseria.

Existe la vacuna contra la meningitis, la cual es recomendable aplicar desde temprana edad.

Las enfermedades bacterianas más peligrosas (II)

Tuberculosis

Es  una enfermedad bacteriana, potencialmente mortal, causada por Mycobacterium tuberculosis.

La bacteria ataca principalmente los pulmones, pero puede propagarse a otras partes del cuerpo.

Se transmite por el aire contaminado de Mycobacterium tuberculosis, por una persona con tuberculosis pulmonar cuando tose, estornuda o habla.

Los síntomas de la tuberculosis son: tos severa, fiebre, pérdida de peso, debilidad, fatiga y esputos con sangre.

bronquitis-tos, retrato de una mujer rubia europea joven y poco saludable que tose mucho, sufre de tos, tiene dolor en el pecho / enferma La mujer desesperada tiene gripe / resfriado, enfermedad, concepto de bronquitis / ataque de tos

Cólera

Enfermedad infecciosa originada por la bacteria Vibrio cholerae que se multiplica en el intestino, causando vómitos y diarrea con la consecuente pérdida de agua y sales minerales que pueden ocasionar deshidratación y riesgo de muerte.

Esta enfermedad se adquiere a través de alimentos y agua contaminados.

No es una enfermedad contagiosa y prevenible con las medidas higiénicas apropiadas como: Hervir el agua y los alimentos, lavarse las manos, canalizar las aguas negras entre otras.

El cólera es totalmente curable si se sustituyen oportunamente los líquidos y sales perdidas, mediante la aplicación de sueros. Los casos graves requieren reposición de líquidos por vía intravenosa.

Los antibióticos ayudan a acortar el curso de la enfermedad y la intensidad de la misma.

5 – Neumonía

La neumonía bacteriana es causada por la bacteria Streptococcus pneumoniae y es una de las enfermedades respiratorias más comunes. Hay una variante de la neumonía producida por virus.

Se adquiere principalmente por la propagación hacia los pulmones, de las bacterias que se alojan en la nariz, los senos paranasales o la boca.

Los síntomas de la neumonía pueden ser: dificultad para respirar, escalofríos, fiebre y sudoración, dolor en el pecho y tos seca o con flema.

Para el tratamiento se recomienda reposo, antibióticos y medicamentos para aliviar los síntomas. Existe la vacuna para la neumonía.

Las enfermedades bacterianas más peligrosas (III)

6 – Tos ferina

Es una enfermedad causada por la bacteria Bordetella pertussis. Se desarrolla en los pulmones y bronquios. Puede afectar a niños y adultos.

La enfermedad se propaga a través del aire, de una persona a otra cuando una persona contagiada estornuda o tose. Sus síntomas se asemejan a los de un resfriado común, seguido de una tos fuerte.

Los episodios de tos pueden llevar al vómito o a una breve pérdida del conocimiento.

Por eso debe sospecharse de tos ferina cuando se presenta vómito con tos.

Se trata con antitusígenos y antibióticos. La vacuna contra la tos ferina (vacuna triple) se aplica en bebés y niños. Es una vacuna combinada que inmuniza contra tres enfermedades: la difteria, el tétanos y la tos ferina.

7 – Difteria

Es una enfermedad grave causada por la bacteria Corynebacterium diphtheriae. Por fortuna es tratable con antibióticos.

Los síntomas comienzan gradualmente con dolor de garganta, fiebre, debilidad y ganglios inflamados en el cuello. Se propaga por el aire, puede contraerse de la tos o el estornudo de una persona infectada.

También se puede transmitir al entrar en contacto con un objetos contaminado con la bacteria, tocar los mismos y luego llevar las manos a nariz y boca. La vacuna triple inmuniza contra la difteria, la tos ferina y el tétanos.

Los niños deben vacunarse a temprana edad, pero necesitan otras dosis alrededor de los 12 años.

8 – Tétanos

Es una enfermedad causada por una toxina generada por la bacteria Clostridium tetani, que está presente en el suelo.

No se transmite de persona a persona, sin embargo, se puede contagiar a través de heridas profundas en la piel o quemaduras en cualquier persona no inmunizada.

La persona afectada experimenta espasmos de los músculos de la mandíbula, dolor de cabeza, tensión muscular, dolores y espasmos que se irradia a otras partes del cuerpo.

Se trata con antibióticos y sedantes para controlar los espasmos.

Para toda persona que tenga riesgos de cortadura o raspaduras con objetos contaminados se recomienda la vacunación contra el tétanos. Ha de tenerse en cuenta que esta vacuna requiere refuerzos, ya que no es de por vida.

Las enfermedades bacterianas más peligrosas (IV)

9 – Botulismo

Es una enfermedad paralizante muy grave, causada por una toxina producida por la bacteria llamada Clostridium botulinum.

Esta toxina se encuentra naturalmente en la tierra. Entra al organismo a través de heridas que se infectan con ella, o al ingerirla en alimentos mal enlatados o mal conservados, contaminados con la toxina.

Los síntomas incluyen visión doble y borrosa, caída de los párpados, dificultad para hablar y tragar, boca seca y debilidad muscular.

El tratamiento específico es la administración de la antitoxina botulínica, terapia intensiva o cirugía de las heridas infectadas.

Como medida de precaución, descarte las latas que presenten abultamientos o alimentos en enlatados con mal olor, ya que probablemente contengan la toxina.

10 – Leptospirosis

Es una enfermedad que se da al entrar en contacto con la bacteria leptospira. No se contagia de persona a persona sino con el contacto con animales infectados, especialmente ratas, o en aguas contaminadas por su orina.

Los síntomas pueden tardar un promedio de 10 días en aparecer y van desde tos seca, dolor de cabeza y muscular, fiebres, náuseas, vómito y diarrea, hasta rigidez muscular con inflamación de ganglios linfáticos y agrandamiento del bazo o el hígado

Es una enfermedad curable con antibióticos. Pero puede ser mortal si no se trata a tiempo. La prevención consiste en eliminar ratas y ratones del entorno, así como las aguas estancadas y contaminadas.

Existe una vacuna contra la Leptospirosis que, aunque tiene alcance limitado, se recomienda especialmente para quienes realizan labores de limpieza y aseo urbano.

Restimed refuerza el sistema inmune

Restimed fue diseñado teniendo como meta el fortalecimiento del complejo grupo de órganos y células que conforman el sistema inmunitario humano.

El ejercicio físico muy intenso causa estrés oxidativo, por lo tanto personas que entrenan a diario, así como atletas de alto rendimiento, son susceptibles de contraer enfermedades infecciosas con más frecuencia.

A su vez las infecciones incrementan el estrés oxidativo. Para contrarrestar este mal se ha creado el suplemento nutricional  Restimed, que ayuda a una rápida recuperación y previene el estrés oxidativo en quienes se someten a rutinas intensas de ejercicios.

Restimed es un suplemento a base de vitaminas, minerales, aminoácidos y extractos herbales, de origen natural que aumenta los niveles de energía y resistencia en el organismo.

La efectividad de Restimed se debe a la combinación de sus ingredientes naturales que promueven la recuperación del cuerpo y favorecen el sistema inmune.

El estrés oxidativo debilita al organismo, facilitando que los patógenos se establezcan en él. pero los ingredientes exclusivos de Restimed ayudan a reponer las fuerza rápidamente.  

Estos ingredientes consisten en una combinación de vitaminas, minerales y  extractos de raíces, hojas, tallos, frutos y semillas de plantas como palma enana, guaraná, tongkat Ali entre otras.

Entre las vitaminas que contiene Restimed están:

  • Vitamina E
  • Vitamina B6

Entre los minerales contenidos en Restimed se encuentra:

  • Magnesio
  • Zinc
  • Cobre
  • Cromo

Entre los aminoácidos se encuentran:

  • Creatina
  • Arginina
  • Ornitina
  • Lysine
  • Glutamina
  • Alanina
  • Glicina

Entre los extractos vegetales y herbáceas destacan:

  • Rhodiola rosea
  • Tribulus terrestris
  • Tongkat Ali Root
  • Eurycoma longifolia
  • Deer Antler Powder
  • Guaraná
  • Cacao
  • Saw Palmetto
  • Pygeum africanum
  • Semilla de calabaza
  • Cera de caña de azúcar
  • Complejo de polvo herbal exclusivo con:
  • Raíz Konjac
  • Eleutherococcus senticosus
  • Raíz de jengibre
  • Espirulina
  • Damiana
  • Garcinia cambogia
  • Gotu Kola
  • Lecitina
  • Bardana
  • Pimienta de Cayena
  • Gravel
  • Juniper Berry
  • Epigaea repens
  • Perejil

Los ingredientes de Restimed

Los ingredientes de Restimed  hacen la diferencia en cuanto a su efectividad para fortalecer el sistema inmune. He aquí algunos de ellos y lo que pueden hacer para mejorar el sistema inmune:

Cacao

La semilla de la planta del cacao tiene un elevado contenido en polifenoles. Los polifenoles son sustancias naturales metabolizadas por las plantas para su propia protección.

Los polifenoles tienen efectos igualmente protectores en las personas que los consumen, porque son antioxidantes efectivos.

Jengibre

El jengibre alivia síntomas de gripe y resfriado ya que ayuda a equilibrar el sistema inmune y contribuye a su adecuado funcionamiento. El extracto de jengibre contribuye a reducir la inflamación de las vías respiratorias y minimiza los efectos del asma y las alergias.

DHEA (Dehidroepiandrosterona)

La DHEA es una hormona producida en forma natural por el cuerpo humano que interviene en la producción de las hormonas sexuales masculinas y femeninas.

Su uso reduce los signos de envejecimiento, aumenta la energía y mejora el rendimiento físico y mental.

Rhodiola Rosea

Esta planta energizante del hemisferio norte, protege y estimula el sistema inmunológico, por eso es increíblemente efectiva para tratar el estrés, la fatiga y los desequilibrios del estado de ánimo. Todo lo cual incide negativamente en el sistema inmunológico.

L-glutamina

Las infecciones virales y bacterianas son causantes de estrés oxidativo y de daño de células de los órganos, nervios y tejido muscular.

L-glutamina representa una forma eficaz de minimizar o evitar el estrés oxidativo, mediante el poder nivelador del nitrógeno que contiene.

Además, ayuda a que los músculos no se deterioren evitando la acidificación de los mismos.

Este aminoácido actúa directamente en el crecimiento de los tejidos, por lo que es una de las mejores formas de conseguir su regeneración y recuperación tras el daño ocasionado por enfermedades infecciosas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *