Ilustración de un niño medico con un cepillo de diente

Elimina el dolor dental ¡Estos consejos te encantarán!

Elimina el dolor dental ¡Estos consejos te encantarán!

Última actualización: 04-02-2019. Equipo Nutricioni

¿Alguna vez has sentido dolor dental? Si la respuesta es sí, entonces debes saber que es una molestia realmente desagradable, punzante e incómoda.

Los dientes pueden doler por muchas razones, pero la mayoría de las veces es posible prevenir o combatir el dolor de manera efectiva.

Los dientes forman parte de la sonrisa y esta es la mejor carta de presentación de cualquier persona. Por ello es sumamente importante cuidarlos y protegerlos. Para que se mantengan siempre sanos, hermosos, brillantes y realicen sus funciones sin problemas.

¡Unos dientes saludables te permitirán  sonreír con orgullo! Sigue leyendo y aprende más sobre este tema. A continuación te aportamos técnicas, trucos  y métodos para conservarlos sanos y combatir el dolor !No te las pierdas!

¿Qué es la cavidad bucal?

Es un espacio con entrada frontal a través del orificio bucal (ubicándonos desde arriba), que se conecta con el paladar por debajo (desde un punto de vista interno).

Por los lados la cavidad bucal toca las mejillas y por detrás hace tope con los huesos maxilofaciales.

Por la parte de atrás por el istmo de las fauces, existe un espacio más pequeño, como una especie de estrechamiento que conecta la cavidad bucal con la faringe.

Los labios que bordean toda la cavidad bucal, son masas carnosas musculares que se encuentran revestidas de mucosas y funcionan como un esfínter que abre y cierra a voluntad la cavidad bucal.

Foto en primer plano de boca mostrando dientes en mal estado

Otros órganos anexos a la cavidad bucal

Las mejillas. En su interior contienen poderosos músculos maseteros, que se insertan en los maxilares superiores e inferiores. Son los responsables de aportar el movimiento conocido como masticación.

La lengua. Sobre el suelo de la boca se encuentra este órgano de forma  alargada y cónica. La lengua se inserta en su base por la parte posterior e inferior de la cavidad bucal. La cual es un músculo súper flexible que puede llegar a medir incluso 10 cm de largo.

Este órgano está conformado por capas de músculos que le permiten moverse en todas las direcciones imaginables.

Las papilas gustativas. Se localizan sobre una capa de músculos que conforman la lengua. Encima de éste órgano se forma una especie de capa de tejido epitelial, es decir; la mucosa lingual.

En ella se encuentran localizadas las papilas gustativas que son las responsables de aportarnos el sentido del gusto.

Los dientes. Son estructuras duras insertadas en unas concavidades o alvéolos dentales que se encuentran presentes en los huesos maxilares superior e inferior.

Son piezas rígidas, firmes y duras que nos sirven para picar, cortar, arrancar o masticar los alimentos.

Ilustración de persona abriendo la boca para poder ver la garganta

¿Cómo están conformados internamente los dientes?

Básicamente a cada pieza dental la conforman dos porciones fundamentales: el área visible (corona dental) y la porción que se encuentra insertada en el alveolo dentario (zona recubierta por las encías), también llamada raíz dental.

Dentro de la cavidad bucal todos los seres humanos poseemos cuatro tipos de dientes diferentes con funciones propias y de diferentes formas.

Distribución de los dientes dentro de la cavidad bucal

Partiendo desde el área central los dientes quedan distribuidos de la siguiente forma:

8 dientes incisivos (sirven para trocear los alimentos y para morder).

4 dientes caninos (son ligeramente más puntiagudos y cumplen la misma función que los incisivos).

8 premolares (su función principal es triturar y moler los alimentos que se ingieren).

12 muelas o molares (son más grandes, la estructura es ligeramente plana y se encargan de terminar el proceso de trituración alimentaria).

Los niños reciben un medicamento con flúor en la boca por un dentista

Las capas que conforman la estructura dental

La estructura dental consta de tres capas principales. Mencionandoles desde afuera hacia adentro quedarían plasmadas de la siguiente forma: esmalte dental, dentina y pulpa dental.

El esmalte dental es el tejido más duro de todo el cuerpo humano. Está compuesto por sales de calcio.

La dentina es igualmente fuerte pero ligeramente más blanda, su grosor es mayor que el del esmalte dental.

La pulpa es la zona más profunda del diente, su consistencia es suave y esponjosa. En ella se localizan tanto los vasos sanguíneos como las terminaciones nerviosas (son micro fibras que inervan e irrigan los dientes).

En este contexto el término “inervar” está referido al proceso de acción de partes nerviosas en el organismo.

¿Cómo ocurre el proceso de la dentición?

Se denomina dentición al proceso final de crecimiento de los dientes en los alvéolos dentarios. En todo ser humano la dentición se produce en dos etapas.

La primera dentición que es aquella que da origen a los primeros 24 dientes o piezas dentales. En el argot coloquial de algunos países son llamados los dientes de leche.

El inicio o primera etapa ocurre entre los primeros meses de vida y los seis años de edad. Ocurre de la siguiente forma: entre 6 y 12 meses de vida (8 incisivos), entre 12 y 18 meses (4 premolares), entre los 18 y 24 meses (4 caninos), entre los 24 y los 30 meses (4 premolares más) y de allí hasta los seis años 4 molares.

La primera dentición es posteriormente reemplazada por la estructura dental definitiva, que ocurre a partir de los seis años de vida.

La segunda etapa da lugar a los dientes definitivos que son muchos más resistentes y de mayor tamaño que los deciduos, para dar lugar a los 32 dientes definitivos.

Por último surgen las muelas del juicio. Los dientes definitivos crecen y al mismo tiempo se desarrollan los maxilares superiores e inferiores para albergar la estructura dental definitiva.

Los dientes y el aparato digestivo

Para ejecutar las funciones vitales nuestro organismo requiere de sustancias nutritivas y de un suministro continuo de oxígeno.

El aparato digestivo es el encargado de suministrar estos nutrientes que posteriormente serán transformados en energía  a partir de reacciones químicas.

Una vez ocurre este mágico proceso; la sangre se encarga de la distribución a cada órgano, tejido o célula del cuerpo humano.

Los dientes ayudan favorablemente el proceso de digestión de los alimentos ya que son los encargados de cortar y suavizar todo lo que ingerimos. Ellos trabajan conjuntamente con la saliva (ésta contiene enzimas digestivas) y la lengua (aporta parte del movimiento junto a los maxilares) para triturar los nutrientes.

A partir de la masticación ocurre lo que se conoce como bolo alimenticio, es decir; la masa alimenticia parcialmente digerida, con estructura apelmazada, que pasará desde la cavidad bucal hasta la boca del estómago.

La masticación

Para masticar correctamente es necesaria la presencia de todas las estructuras o piezas dentales y un buen desarrollo de la técnica de masticado.

El movimiento básicamente consiste en acercar y alejar repetidamente los maxilares superiores e inferiores, con el propósito de que los dientes seccionen los alimentos y puedan  triturarlos.

Este proceso ocurre de forma natural desde que somos pequeños, no es necesario que nadie nos enseñe como hacerlo, surge de forma espontánea conforme nos vamos desarrollando.

A lo largo de la vida es una actividad que será ejecutada de forma refleja, automática, como una respuesta casi involuntaria del organismo.

Mujer joven y feliz comiendo ensalada saludable sentado en la mesa con ingredientes frescos verdes en el interior

¿Qué ocasiona el dolor en los dientes?

-Infecciones de varios tipos.

-Caries dental, dientes erosionados por el ácido provocado por bacterias.

-Fisuras o fracturas dentales por golpes y contusiones.

-Gingivitis.

-Periodontitis.

-Compresión exagerada de la mandíbula (bruxismo).

-Intervenciones odontológicas mal realizadas.

-Rellenos dentales poco ajustados.

-Abscesos dentales con presencia de purulencia.

-Nacimiento de muelas cordales o muelas del juicio con inflamación de las encías.

Tipos de infecciones dentales

Caries. En la cavidad bucal se encuentran presentes diversas bacterias que producen ácidos dañinos para el esmalte dental. Estos ácidos poseen la capacidad de erosionar los dientes, perforándolos y comprometiendo sus funciones y su dureza natural.

Para que se produzca la acción erosiva debe ser alterado el pH bucal, esta acción negativa es ocasionada principalmente por la ingesta de ácidos agresivos y de alimentos muy dulces. Las caries crean el ambiente propicio para infecciones mayores que pueden llegar a ser graves.

Pulpitis. Es un proceso inflamatorio de la pulpa dental, que se encuentra en la parte interna del diente. Puede ser provocada como consecuencia de la presencia de caries dentales o igualmente por otros eventos como fracturas o fisuras, ocasionadas por algún golpe o lesión fuerte en los dientes.

La pulpa dentaria es particularmente sensible a los cambios térmicos;  al entrar en contacto con líquido o alimentos muy fríos o muy calientes se producirá dolor. El cual puedes ser intermitente, moderado o un dolor relativamente fuerte, dependiendo del daño presente en la estructura dental.

Pericoronitis. Es otro tipo de infección ocasionada generalmente cuando las bacterias presentes en la cavidad bucal y los restos de alimentos se quedan atrapadas por debajo del área de las encías.

Es común que este tipo de infecciones aparezcan cuando surgen los terceros molares y cuando se utilizan retenedores, frenillos y otros aparatos correctivos para los dientes. Se caracteriza por dolor e inflamación en el área donde se desarrolla  la infección.

Periodontitis. Es una afección bastante seria que puede surgir a cualquier edad cuando no se toman las medidas preventivas suficientes. La periodontitis puede presentarse como el resultado de padecer gingivitis crónica y tener los dientes corroídos.

El ligamento del diente se despega de este. El proceso puede ir acompañado de otros problemas como abscesos periodontales, sensibilidad, inflamación severa y enrojecimiento de la zona afectada.

Absceso dental. Es una infección grave acompañada de dolor, inflamación, enrojecimiento y material purulento (pus) en la raíz de la pieza dental.

Generalmente aparece como consecuencia de caries dental en estado avanzado. Las fisuras ocasionadas por la erosión dental permiten la entrada y propagación de las bacterias contaminantes.

Las bacterias inmersas en este medio pueden llegar a proliferarse hasta otras zonas con gran rapidez, caso en el cual otras áreas pueden verse afectadas. Existiendo la posibilidad de presentar inflamación facial (parcial o completa) y pérdida definitiva del diente afectado.

Diferencia entre dientes sanos y dientes dañados

Hábitos malsanos que deterioran los dientes y destruyen la sonrisa

Ingerir dulces constantemente y dejar que éstos permanezcan largo tiempo dentro de la cavidad bucal. Los dulces promueven el desarrollo de las bacterias que en su acción que generan ácidos que erosionan el esmalte dental.

Cepillar los dientes aplicando mucha presión o un exceso de fuerza. Los especialistas en el cuidado de la sonrisa siempre aconsejan el uso de cepillos con celdas suaves que no afecten el esmalte dental y ocasionen sangrado a las encías.

Debe ser un movimiento repetido, variado, no demasiado vigoroso.

Usar los dientes para cualquier otra función que no sea la de masticar los alimentos o sonreír, se considera un hábito malsano.

Muchas personas inclusive tratan sus dientes como si estos fuesen una herramienta multiuso; para abrir, desenroscar, romper, rasgar, morder objetos duros, etc. Todas estas malas acciones son potencialmente peligrosas para los dientes.

Succionar alimentos o caramelos con un nivel de ácido elevado. Como los limones por ejemplo y otros cítricos similares, cuyas concentraciones de acidez son capaces de erosionar el esmalte.

Exponer los dientes de manera inconsciente. El bruxismo por ejemplo es un hábito que consiste en apretar exageradamente las mandíbulas superiores e inferiores, generando presión adicional y compresión.

Irse a dormir sin cepillarse. Permitiendo de esta manera que las bacterias y restos de alimentos dispongan de varias horas de acción para descomponerse, proliferarse  y dañar los dientes causando las temidas caries.

Masticar hielo, morder los lápices y mordisquearse las uñas son actividades que se realizan inconscientemente y que se deben evitar a toda costa.

¿Qué puedes hacer si consideras que amas los dulces y no quieres prescindir de ellos?

El sabor de casi todos dulces es realmente muy sabroso. Por eso es muy difícil prescindir de ellos por completo.

Sin embargo, existen ciertas acciones preventivas muy sencillas de implementar que te ayudarán a proteger tu sonrisa. ¡Sin que tengas que dejar de disfrutar las cosas que te gustan!

-Elige un momento especial del día para hacerlo. No lo hagas a toda hora del día. Sé firme en esto y elige de preferencia un momento en el que te sea posible cepillar tus dientes luego comer alguna golosina. Cepillarte te ayudará para mantener las bacterias bajo control.

-Ten en cuenta que algunos dulces son menos dañinos que otros, por ejemplo el chocolate, los bombones y los chicles bajos en azúcar constituyen una buena opción a elegir.

-Si intercalas la ingesta del dulce con alguna fruta, limpias el paladar y la azúcar que se queda atrapada en los dientes, evitando así las caries.

-Algunos alimentos como el queso por ejemplo, poseen la capacidad de contrarrestar o equilibrar el efecto del azúcar en el esmalte dental.

-Elige golosinas que no sean pegajosas, particularmente evita aquellas que al masticarlas se quedan atrapadas en los dientes.

Ilustración de un niño medico con un cepillo de diente

El dolor de muelas es una experiencia desagradable ¡Aprende a combatirlo!

El dolor de muelas es causado por la irritación del nervio al nivel de la raíz del diente. El cual se encuentra dentro de la pulpa dentaria. La pulpa se infecta por la acción de las bacterias y como resultado de la presencia de caries dentales.

Cualquier fisura o grieta puede filtrar los líquidos y la comida que al descomponerse causarán putrefacción, infección y dolor severo.

Todos y cada uno de los problemas dentales deben ser resueltos por un especialista en odontología, ortodoncia, cirujano maxilofacial o cualquier otra disciplina  que aplique.

Sin embargo, cuando presenta el dolor, generalmente requerimos de una cita médica y dependiendo la magnitud del problema es posible que éste no pueda ser resuelto en un solo día.

Fórmula para el Dolor fue diseñado para ayudar a las personas a combatir la infección y a aliviar el dolor de manera natural. Es por lo tanto, un excelente apoyo alternativo que puede ser combinado con cualquier tratamiento odontológico, sin que ello represente algún riesgo para la salud.

Al usar Fórmula para el Dolor, no te verás forzado a someterte a la molesta situación de tener que soportar dolor y sufrimiento mientras resuelves el problema dental. Prueba Fórmula para el Dolor y obtendrás alivio y bienestar para tu salud.

Mujer en primer plano de mujer tocandose el cachete producto de un dolor de muela

¿Las plantas medicinales son capaces de aliviar el dolor dental y combatir al mismo tiempo la infección?

La respuesta es sí. Fórmula para el Dolor agrupa 7 plantas medicinales en un solo producto. Obteniendo una combinación única, capaz de combatir el dolor (particularmente si éste involucra la presencia del algún nervio irritado). Como ocurre en el caso de los dolores dentales.

Beneficios que obtienes al ingerir  Fórmula para el Dolor:

  • Alivio inmediato y progresivo de dolor.
  • Efecto analgésico garantizado.
  • Apoyo antibacterial.
  • Cicatrizante.
  • Sedante.
  • Desinflamación de tejidos nerviosos afectados.
  • Desinfección y purificación del organismo.
  • Efecto antiespasmódico.
  • Relajación de los músculos faciales.

Plantas que combina Fórmula para el Dolor: holy basil leaf (2% extracto) 125 mg, extracto de cúrcuma 95% (raíz) 50 mg, extracto de raíz de jengibre (5% de gingeroles) 50 mg,  hoja de té verde (50% de extracto) 50 mg, boswellia serrata 65%, extracto 50 mg, scutellaria baicalensis (raíz) 25 mg y extracto de skullcap.

Técnica de cepillado dental paso a paso, recomendada por especialistas en salud bucal e higiene oral ¡No te la pierdas!

  • Si lo desea, enjuaga tus dientes con agua limpia y fresca antes de comenzar.
  • Coloca en el cepillo una pequeña cantidad de crema dental. Procura que ésta sea de buena calidad; contenga flúor y otros ingredientes que contribuyan a proteger los dientes y las encías.
  • Comienza por las caras externas de los dientes.
  • Cuidar la forma en la que sujetas el cepillo. Lo ideal es colocarlo de manera perpendicular a las encías, formando un ángulo de 45°.
  • Realiza pequeños movimientos repetitivos de manera descendente y ascendente.
  • Procura que el movimiento no sea del todo recto. Una buena técnica de cepillado sugiere un movimiento ligeramente giratorio (como una especie de óvalo invertido).
  • Lo correcto es cepillar desde las encías hacia los dientes, nunca al contrario.
  • Aplicando la técnica descrita anteriormente;  procede a cepillar las caras oclusales.
  • Continúa ahora con las caras internas. Empleando la misma técnica antes descrita.
  • Con movimientos horizontales de adelante hacia atrás procede a limpiar todas las superficies de masticación (tanto las superiores como las inferiores).
  • Enjuaga tu boca y coloca nuevamente un poco del producto y cepilla tu lengua.
  • Limpia muy bien este órgano; recuerda que la lengua está recubierta por las papilas gustativas y en ellas se pueden albergar bacterias y restos de alimentos.

Máximas para recordar

El aparato digestivo está conformado por un grupo de órganos especializados, encargados de la maravillosa tarea de transformar los alimentos en nutrientes esenciales para la vida.

La digestión es un proceso que inicia en la boca, con la ayuda de los dientes que trituran y la saliva que aporta las enzimas digestivas requeridas para elaborar el bolo alimenticio.

Más allá de un aspecto estético agradable, los dientes son muy importantes para la salud. Ellos nos ayudan a procesar los alimentos que aportan nutrientes necesarios para la vida.

Nada en exceso es bueno. No abuses de las bebidas carbonatadas. Estudios médicos confirman que la composición química de este este tipo de bebidas (en particular las de color oscuro) destruye el esmalte y oscurece los dientes.

Acata los consejos de los especialistas en salud bucal e higiene oral. Cambia tu cepillo cada 3 meses. Recuerda que las celdas se vencen y el cepillo pierde la estructura original.

Cambia el consumo de refrescos o bebidas procesadas por jugos de frutas y zumos naturales, que le aportarán nutrientes y vitaminas a tu organismo. Un cambio tan sencillo como éste se notará en otras áreas de tu cuerpo como tu piel, tus uñas y tu cabello.

Ama cada parte de tu cuerpo y dale la importancia que merece. La sonrisa se considera una de los principales atractivos en ambos géneros. No la descuides, visita tu odontólogo siempre que puedas, para que puedas prevenir cualquier problema futuro.

Consume alimentos que te ayuden a fortalecer tus dientes, huesos y a proteger tus encías. Diseña un plan alimenticio que incluya productos lácteos como la leche, el queso bajo en grasas, los yogures, verduras de hoja verde, pescados azules y zanahorias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *