Manos de mujer y hombre sosteniendo una taza de té caliente en mesa de madera

El té rojo ayuda a adelgazar y robustece la salud

El té rojo ayuda a adelgazar y robustece la salud

Última actualización: 10-03-2019. Equipo Nutricioni

La planta de té, llamada científicamente Camellia sinensis, es una especie cuyas hojas y brotes se usan para preparar una bebida llamada infusión.

Hoja de la planta de té en primer plano, Camellia Sinensis

La infusión de té rojo se puede cocinar con las hojas secas o los brotes de Camellia sinensis. Es una bebida muy frecuente y de agradable sabor.

Estas infusiones son usadas desde la época antes de Cristo, brindando abundantes beneficios para la salud.

Su origen se ubica en el sudeste de Asia; y aunque su cultivo se ha extendido a todo el mundo, se da mejor en climas tropicales y subtropicales.

El árbol de té es un arbusto dotado de una raíz fuerte, que se poda cuando alcanza la altura de 2 metros con el fin de aprovechar sus hojas para preparar la popular infusión.

Las hojas son grandes, pueden medir hasta 15 cm de largo, las flores pueden ser aisladas o en grupos de 3, son de color blanco amarillentas.

Es de estas hojas que se pueden elaborar los distintos tipos de té: verde, rojo, negro, blanco, amarillo, etc.

De la edad de las hojas también dependen las variedades de té; las más viejas son de color verde oscuro, las tiernas de color verde pálido.

La clasificación del té en 4 tipos se hace de acuerdo con las características de su procesamiento. Son 4 formas tradicionales, diferenciadas por el grado de oxidación en té blanco, verde, azul y negro.

Dependiendo de la forma de procedimiento que se use para conservar las hojas de té, se obtienen diferentes cualidades de sabor del mismo.

De mismo modo, hay otros tés menos tradicionales, pero igual de importantes, entre ellos el té rojo o Pu-erh, conocido en Asia como el té negro, incluso es más oscuro que el té negro que se consigue en Europa; nos ocuparemos de él en este artículo.

Conociendo el té rojo

El té rojo es procedente de la China, país que aparece como su principal productor a nivel mundial. También se le conoce como el té Pu-erh, llamado así por su región de origen.

El té rojo se produce a partir de las hojas e incluso de los tallos de la planta del té llamada Camellia sinensis.

A diferencia de los otros tés que se consumen frescos una vez que se recogen, este puede pasar por un proceso de fermentación de hasta 60 años en barricas de roble; esto permite que las hojas adquieran un color cobrizo característico.

Es muy sensible al aroma, si se almacena en un lugar inadecuado puede absorber olores extraños rápidamente.

Por ello, se prefieren las barricas que son cerradas, almacenadas en un lugar fresco, oscuro y seco.

Si está dispuesto en paquetes sellados se podría considerar fresco hasta 3 años después de la cosecha.

Cuando tenemos el té seco, este  puede almacenarse casi indefinidamente, siempre que se toleren los cambios de sabor que se suceden  con la edad.

Durante este tiempo el té sufre una oxidación, debido al crecimiento de levadura, tal como sucede en la producción de vino. En esta etapa, el té rojo adquiere su sabor propio.

Su costo y calidad dependen de los años de fermentación que posee, siendo aquellos mayores  de 20 años los de mejor calidad. Los mercados más fuertes para el té rojo son: Rusia y Europa.

Su presentación es en torta,  ladrillos envueltos en papel o conchas de naranja, entre otros. Se almacena fuera del calor y luz excesiva.

Es un té muy buscado por contener poca cafeína, precisamente por su fermentación, además de sus propiedades para eliminar grasa y perder peso.

Más adelante, en este artículo detallaremos los componentes de este maravilloso té rojo, cómo se puede ingerir, y los múltiples beneficios que puede aportar a la salud.

Valor nutricional del té rojo

Entre las variedades de té, el té rojo es uno de los que aporta más beneficios a la salud, al igual que el verde y el negro.

Su contenido en catequinas y polifenoles lo hace ser una bebida antioxidante por excelencia, combatiendo los daños de los radicales libres en el organismo.  

Se dice que una taza de té rojo aporta: 3 calorías, proteínas, carbohidratos, catequinas, flavonoides, teanina, 0,1%, de grasas, vitamina C, B2, B3, B6, potasio, calcio, sodio, magnesio, manganeso, y otros nutrientes.

Contiene L-teanina, sustancia que disminuye la ansiedad. Así como hierro, cobre, silicio, aluminio y fósforo.

Otro de los contenidos importantes del té rojo es el flúor, el cual es  protector de los dientes.

Este té destila un  aceite esencial de color amarillento, el cual posee un fuerte olor que es la causa de los aromas del té.

Contiene niveles muy bajos de  cafeína, aunque también contiene teofilina y teobromina, que son estimulantes.

La concentración de cafeína en el té rojo se calcula que es 50 mg por taza aproximadamente; sin embargo, comparada con la cantidad que contiene el café (200 mg por taza), es bien baja.  La cafeína representa el 3% del peso seco del té.

Los polifenoles presentes en este té le brindan la propiedad de ser astringente.

Puede ayudar en la regulación del apetito, y por su afinidad con los receptores cannabinoides tiene la propiedad de disminuir el dolor, sirviendo también como analgésico.

A medida que el tiempo de maduración es mayor, mejores son las propiedades del té; no obstante,  a partir de los 2 años se puede tener la seguridad de que tiene todas sus propiedades.

Beneficios del té rojo

El té rojo constituye un aliado natural para la salud; sus numerosos beneficios han sido comprobados desde tiempos remotos, cuando se usaba para tratar tumores, abscesos, problemas de vejiga, cansancio, etc.

Se pensaba que por el proceso de fermentación del té rojo, este perdía propiedades, pero se ha comprobado que no es así.

Más bien, por pura casualidad se demostró lo contrario; como el té era transportado por viajes que duraban 3 meses, se observaba  que al llegar a su lugar de destino estaba fermentado y esto potenciaba, no solo el sabor, sino sus propiedades.

Es una excelente bebida como antioxidante, favorece  la digestión y la limpieza de la sangre; entre otros múltiples beneficios que se detallan a continuación:

  • Reduce el colesterol: estudios experimentales realizados en laboratorio comprueban que el té rojo puede reducir colesterol y triglicéridos.

El té rojo contiene una sustancia llamada lovastatina, que es la responsable de este beneficio. Al parecer, una bacteria que suele contaminar el té rojo en su producción, es la responsable de producir esta sustancia.

Aumenta el colesterol bueno o HDL, evitando que partículas de grasa se adhieran a los vasos sanguíneos, previniendo así la arteriosclerosis.

  • Desintoxica el cuerpo de alcohol: activa la producción de enzimas purificadoras, así como también activa el metabolismo hepático, acelerando la eliminación del alcohol. Se puede usar luego de una ingesta grande de bebidas alcohólicas.
  • Actúa en el intestino: el té rojo combate los parásitos, por lo que puede atacar infecciones intestinales. Favorece la digestión, por lo que se usa cuando se ingieren comidas copiosas.

Promueve la secreción de los ácidos gástricos, lo cual favorece la digestión de los alimentos ingeridos. Propicia el movimiento o peristaltismo intestinal, lo que mejora el estreñimiento.

  • Se puede usar como antibiótico: puede destruir microorganismos en el intestino y también tiene la capacidad de bloquear el crecimiento bacteriano en cualquier parte del cuerpo.
  • Contra la ansiedad: se usa en el tratamiento de la depresión e insomnio, ya que contiene grandes cantidades de quercetina, sustancia que actúa como antidepresivo, aunque no hay estudios que comprueben sus efectos.

Se ha visto un aumento de la circulación hacia el cerebro y una disminución de la presión sanguínea en las personas que lo consumen.

Otras bondades del té rojo

  • Diurético: ayuda a eliminar las toxinas a través de la orina, previniendo la retención de líquidos. Su contenido en cafeína y teofilina, sirven para acelerar la eliminación.

Este diurético natural actúa también como adelgazante, al eliminar también la grasa en exceso por medio de la orina.

  • Previene infartos cerebrales y cardíacos: los flavonoides del té rojo ayudan a reducir la producción de LDL, que es el colesterol que puede obstruir vasos sanguíneos y  provocar infartos cerebrales y ataques cardíacos.
  • Previene el cáncer: tiene en sus componentes gran cantidad de antioxidantes, los cuales atacan los radicales libres que le pueden ocasionar daños a las células, para transformarlas en células cancerosas.

Es rico en catequinas, sustancias del grupo de los flavonoides,  que son excelentes antioxidantes. Estos también tienen efecto en el estado anímico, por lo que es muy usado en las depresiones, melancolía, etc.

  • Salud dental: refuerza el esmalte dental por su contenido en fluoruro, por lo que previene la aparición de caries. También inhibe el crecimiento de bacterias en la boca que causan enfermedades en las encías.
  • Antiinflamatorio: posee taninos, los cuales tienen gran poder antiinflamatorio, por lo tanto,  puede ser usado en varias enfermedades, entre ellas la artritis.
  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Regula los niveles de azúcar en la sangre.
  • Se usa en el tratamiento para disminuir el ácido úrico.

Se estima que todos estos beneficios son gracias al proceso de fermentación que es bastante largo y en el cual se incorporan microorganismos, que potencian las propiedades del té rojo.

Té rojo como adelgazante

Mujer flaca, enseña como le quedan sus anteriores pantalones. Rebajar

El té rojo se ha hecho muy famoso por la propiedad y efectos que tiene para perder peso.

Para que se logren sus efectos, está indicado que se consuman al menos 3 tazas diarias del té.

Actúa a nivel de las células de grasa que almacenamos en el cuerpo. Inhibe la síntesis de ácidos grasos y disminuye el proceso de lipogénesis, que no es más que la producción de grasas en el hígado.

También se encarga de mejorar los niveles de lipasa, cuya función es inhibir la acumulación de grasa en los órganos. Por esta razón, el té rojo es el indicado si se busca quemar grasa.

Este efecto que tiene sobre la lipogénesis, se logra por la capacidad que tiene de inhibir una enzima llamada ácido graso sintasa, la cual cataliza la biosíntesis de ácidos grasos en el hígado y en el tejido adiposo.

A pesar de que todas las investigaciones apuntan hacia estas afirmaciones, se necesitan más estudios para ratificar su efectividad.

Esta enzima también está ligada con la obesidad, por lo que es importante para el tratamiento de la misma.

Hay que tener claro que los beneficios del té rojo para perder peso no ocurren de inmediato; tampoco son efectos milagrosos; por lo que se debe seguir igualmente un plan nutricional saludable.

Se debe ingerir en el momento adecuado para alcanzar el objetivo y evitar efectos contrarios.

La mejor ocasión para ingerir el té rojo con el propósito de perder peso, es una hora después de haber comido; de esta manera sus propiedades eliminan el exceso de grasa, sobre todo aquellas difíciles de digerir.

Si se ingiere antes de este tiempo, se pueden obtener los efectos adversos, provocando que se gane peso en vez de perderlo.

Contraindicaciones y efectos secundarios del té rojo

Es una infusión de uso diario, con muy pocos riesgos para la salud; sin embargo, consumir el té rojo o cualquier  bebida en exceso tampoco es recomendable. Por exceso debe entenderse tomar más de 4 tazas al día.

Las reacciones indeseables de un ingesta elevada, pueden ser:

  1. Dolor de cabeza.
  2. Zumbido de oídos.
  3. Vómitos.
  4. Nerviosismo.
  5. Diarrea.
  6. Palpitaciones.
  7. Insomnio.
  8. Mareo.
  9. Irritabilidad.
  10. Confusión, y otros.

Por su efecto estimulante, es decir por su contenido en cafeína, no es recomendable ingerir más de 2 tazas en mujeres embarazadas y en aquellas que estén lactando; sin embargo, su contenido en cafeína es más bajo que cualquier té o el café.

Si se están ingiriendo otros medicamentos, es importante consultarle al médico si puede tomar té rojo, ya que puede interferir con fármacos tales como:

  1. Antibióticos.
  2. Efedrina.
  3. Antidepresivos.
  4. Hipoglicemiantes.
  5. Anfetaminas.
  6. Anticonceptivos.
  7. Cimetidina.
  8. Estrógenos.
  9. Medicamentos para el asma.
  10. Litio.
  11. Alcohol.
  12. Anticoagulantes, y otros.

Otro componente del té rojo que es causante de sus pocos efectos secundarios es la teína; no obstante, es en menor proporción que la que posee el café por ejemplo, u otros tipos de té.

La teína es un alcaloide estimulante del sistema nervioso central. Aumenta la presión sanguínea cuando se consume en exceso, por lo que se debe tener precaución en personas hipertensas.

El exceso de teína puede manchar los dientes, provocar nerviosismo, taquicardia, insomnio, entre otros.

Si bien no está comprobado, se dice que el té rojo podría afectar la absorción de hierro proveniente de algunos alimentos, por ello trata de evitarlo si sufres de anemia.

Otro punto de interés, es la interacción que tiene el té rojo con otras sustancias o alimentos, por ejemplo con el zumo de pomelo, esto podría aumentar los niveles de teína  y acentuar sus efectos adversos.

Otra combinación que no debe hacerse sería con leche, ya que esta elimina los efectos antioxidantes.

Los efectos de la teína y otros componentes del té rojo son muy inferiores comparados con otros compuestos alcaloides como la cafeína. Su consumo no exagerado es recomendable.

¿Cómo consumir té rojo?

El té rojo debe prepararse de una forma adecuada, como mencionaremos a continuación, para aprovechar al máximo sus propiedades y conseguir su mejor aroma y sabor.

Lo ideal es prepararlo en una tetera. Si es en hojas, estas se deben lavar previamente a realizar la infusión.

En la tetera colocas 1 o 2 bolsas de té rojo, o una cucharadita si es en hojas; se le añade agua previamente hervida, no en su punto de ebullición, sino luego de un minuto de haber hervido. Se deja reposar por 10 minutos y se sirve.

Evita dejar las hojas en el agua por tiempo prolongado, ya que tomará un sabor amargo al aumentar los taninos, y tendrá un efecto astringente en la lengua.

Sin embargo, al tratarse de un té añejado, la vida útil de las hojas es más larga y pueden reutilizarse hasta 10 veces; van perdiendo aroma y sabor tras cada infusión, pero menos que otros tés

Si el objetivo es adelgazar, puedes mezclarlo con otras hierbas, raíces o frutas que potencian su efecto para quemar grasas, entre ellas: canela, jengibre, limón, menta, etc.

También se puede mezclar con otras sustancias,  para aumenta sus propiedades, así:

  • Té rojo con menta y chocolate: potencias ese sabor y conviertes esta bebida en una poderosa fuente de antioxidantes.
  • Té rojo con naranja: muy rico en antioxidantes, especialmente por el aporte de vitamina C de la naranja.

No consumir té en ayunas, ya que su teanina puede irritar la mucosa gástrica, provocando acidez.

El  té evita que el cuerpo absorba minerales como hierro,  por ello se debe distanciar de las comidas; ideal 1 hora después de las comidas.

Si está en un plan de adelgazamiento por largo tiempo, es recomendable consumir algún suplemento nutricional rico en hierro y minerales.

Un suplemento ideal

Mano tomando pastillas para adelgazar, tira de metro para medir talla

El té rojo, como mencionamos anteriormente, se ha hecho famoso en el tratamiento para perder peso.

Ha sido en los últimos años la bebida de elección por excelencia para tratar la obesidad y el sobrepeso.

Sin embargo, no puede ingerirse libremente, se recomienda máximo 4 tazas diarias, ya que puede causar efectos secundarios.

Existen en el mercado varios suplementos naturales que facilitan la ingestión y se pueden obtener muchos beneficios sin causar malestares adicionales.

Con estos suplementos se puede alcanzar una acción  similar al té rojo en el proceso de adelgazamiento.

Contamos con uno de ellos: Pirigrás contiene una mezcla de vitaminas, minerales y hierbas que favorecen la pérdida de peso.

Entre sus propiedades se encuentran: acelera el metabolismo basal, lo que ayuda a quemar más calorías en reposo.

Pirigrás, previene la retención de líquidos, elimina toxinas por su efecto diurético, actúa en el metabolismo de las grasas, todo esto contribuye a la pérdida de peso.

La pérdida de peso no es solo belleza, es importante para la salud y el bienestar, ya que el sobrepeso puede desencadenar muchas enfermedades.

Pirigrás es un excelente producto para quemar la grasa acumulada y eliminar la obesidad.

Entre sus componentes tenemos: vitaminas B, yodo, cromo, guaraná, yerba mate, calcio, vinagre de sidra de manzana, hojas de té verde, entre otros.

Como podemos ver, el té rojo comparte similitud con Pirigrás, en cuanto a sus componentes y por ende en sus beneficios. Se recomienda consumirlo con toda confianza, ya que es totalmente natural.

Uno de sus componentes importantes, las hojas de té verde, si se someten al proceso de fermentación se convierten en té rojo, por esa razón Pirigrás aporta beneficios similares al té rojo, por lo que se recomienda ampliamente para un plan de adelgazamiento.

Además de su efecto en la pérdida de peso, al igual que té rojo, disminuye el colesterol, es un excelente antioxidante, previene el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, regula los niveles de glucosa en sangre, controla el apetito, etc.

En conclusión, el té rojo es un aliado ideal de la salud; ha adquirido cada día más valor por todos los beneficios que brinda, sobre todo en el proceso de adelgazamiento, al cual cada día se le da más importancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *