El sistema inmunitario es nuestro mejor guardián

El sistema inmunitario es nuestro mejor guardián

Última actualización: 07-01-2019. Equipo Nutricioni

Sistema inmune. Anatomía humana. Silueta humana con órganos internos.

El sistema inmunitario está compuesto por células, tejidos y órganos especiales que protegen al ser humano de gérmenes, bacteria y enfermedades diariamente.

Es un arduo trabajo el de este sistema, debido a que está constantemente tomando medidas preventivas para evitar cualquier enfermedad e infecciones.

Este sistema de protección aplica unos pasos conocidos como respuesta inmunitaria, cuya función es atacar a las bacterias que invaden el cuerpo.

Gracias a este poderoso sistema disfrutamos de la salud y mantiene nuestro cuerpo protegido de cualquier amenaza.

El sistema inmunitario nos protege de agentes externos y de igual forma se encarga de atacar cualquier alteración que se produzca dentro de él.

La principal función de este sistema es proteger el cuerpo de partículas extrañas que entren a nuestro sistema.

De igual forma, existen casos donde las células enfermas  se desarrollan dentro del cuerpo rechazando posibles células que hayan entrado al organismo.

Existen múltiples factores que influyen en el funcionamiento del sistema inmunológico, entre los cuales están la alimentación y el estado físico y mental.

En algunas ocasiones el sistema inmunitario presenta ciertas reacciones inmunológicas cuando el organismo entra en contacto con estas bacterias.

Este tipo de trastornos o reacciones pueden aparecer como enfermedades, si es sistema está débil puede ser de nacimiento o aparecer en cualquier momento.

La inmunodeficiencia innata o de nacimiento se debe comúnmente a factores hereditarios.

Por consiguiente, se debe a algún defecto genético consecuencia de una lesión del sistema inmunológico.

Por otra parte está la inmunodeficiencia adquirida determinada por enfermedades que aparecen a lo largo de la vida como la leucemia o el SIDA.

Es importante consumir ciertos alimentos y vitaminas, la carencia de estos alimentos o suplementos puede desencadenar un amplio grupo de enfermedades.

Un estilo de vida que contenga mucho estrés, puede afectar notablemente las funciones del sistema inmunitario.

Llevar una alimentación balanceada llena de vitaminas, el consumo de suplementos, practicar ejercicios y un buen descanso hará que el sistema trabaje normalmente.

Función del sistema inmunitario en nuestro organismo

Esta compleja red de células formada por linfocitos y diversos órganos trabajan juntos para combatir y proteger el cuerpo de bacterias y virus.

En el momento que el cuerpo detecta un agente extraño, entran en acción este grupo de células dando respuesta y protección inmediata al sistema.

A continuación, presentaremos algunas de las células que forman parte de esta poderosa red: 

Los linfocitos

Son las células principales que trabajan en el sistema inmunitario y están clasificadas en dos tipos, células B y células T:

Los linfocitos B generan anticuerpos y proteínas las cuales reconocen agentes extraños, ambas se unen para crear un anticuerpo.

En el momento que un linfocito B se encuentra con una sustancia extraña, esta produce muchas células plasmáticas que son las encargadas de generar los anticuerpos.

Cada anticuerpo creado corresponde a cada antígeno, es el mismo ejemplo de una llave y una cerradura, siempre se corresponden.

Los linfocitos B no pueden entrar en las células, es por ello que la única manera de atacar los agentes externos será a través de los linfocitos T.

Los linfocitos T, están creadas para reconocer y tratar los agentes externos, estas células dirigen y regulan las respuestas del sistema inmunológico.

Macrófagos

Es una célula muy poderosa, es la primera en lo que defensa del cuerpo se refiere.

Los macrófagos reconocen los agentes externos, los envuelven y se los presentan a los linfocitos T.

Células dendríticas

Estas células se conocen como las más eficientes y crean antígenos muy potentes y así interactuar con las células T y dar una respuesta oportuna al sistema inmunológico.

Leucocitos

En el sistema inmunitario hay diferentes tipos de leucocitos, entre los que podemos mencionar:

  • Los granulocitos neutrófilo; son las células inmunológicas más conocidas en el cuerpo, rodean las inflamaciones y son los componentes del pus.
  • Los basófilos; son leucocitos formada por gránulos dentro de las células, estos a su vez interactúan con los agentes externos y en algunas ocasiones esta actividad produce alergia. 

Problemas en el sistema inmunitario

Ilustración de vector de enfermedades autoinmunes. Conjunto de colección de varias enfermedades. Constante daño por estrés

Existen cuatro trastornos que afectan notablemente el sistema inmunitario:

Trastornos por inmunodeficiencia: Este tipo de trastornos ocurre cuando una parte del sistema inmunitario no funciona en su totalidad.

Existen casos en que las personas nacen con inmunodeficiencias conocidas como primarias y pueden ser desarrolladas a lo largo de la vida.

De igual forma existen las inmunodeficiencias adquiridas, como su nombre lo indica la persona lo contrae debido al contagio de alguna infección.

A continuación algunos tipos de inmunodeficiencias primarias que pueden ocurrir en niños o adolescentes:

La carencia de IgA: Este trastorno es muy frecuente, es una inmunoglobulina que se encuentra en la saliva y otros fluidos corporales, que ayuda a proteger las aberturas del cuerpo.

Esta carencia significa que el cuerpo no genera suficiente anticuerpos y por ende es más propenso a alergias, resfriados y enfermedades respiratorias.

La inmunodeficiencia combinada: Este trastorno es grave en el sistema inmunitario debido a que carece de linfocitos T y B, y esto hace prácticamente imposible atacar cualquier infección.

Síndrome de DiGeorge: Es un trastorno congénito que aparece muy pocas veces, es que los niños nacen sin la glándula del timo, esta glándula es la encargada de que maduren los linfocitos T.

La inmunodeficiencia secundaria, se desarrolla comúnmente luego de contraer una enfermedad, aunque existen otros casos como la desnutrición, heridas, quemaduras, etc.

De igual forma el uso de ciertos fármacos también pueden provocar problemas en el sistema inmunitario.

Las más conocidas son:

El sida: Es un síndrome de inmunodeficiencia adquirida que destruye lenta y progresivamente el sistema inmunológico.

Es ocasionado por el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), este virus ataca específicamente los linfocitos T.

Si estas células están carentes en el sistema, no puede proteger al cuerpo de organismos comúnmente inofensivos, pero que pueden ser riesgosos para personas con SIDA.

Este virus se puede contraer a través de una relación sexual, por el intercambio de alguna inyección, entre otros.

Inmunodeficiencias por fármacos: En el mercado farmacéutico existen varios fármacos que disminuyen notablemente la respuesta inmune en el cuerpo.

En el caso del cáncer por ejemplo, los tratamientos de quimioterapias destruyen tanto las células cancerígenas, pero de igual forma destruyen las células sanas.

Trastornos autoinmunitarios: En este caso el sistema inmunitario ataca de manera equivocada a órganos y tejidos del cuerpo como si fueran agentes nocivos para el cuerpo.

Entre los que podemos mencionar están:

El lupus: es una enfermedad muy grave que ataca músculos y articulaciones y en algunos casos también ataca a los riñones u otros órganos.

La artritis reumatoide juvenil: este tipo de artritis ocasiona que el sistema inmunitario trata a las articulaciones de rodillas, manos y pies como agentes extraños y los ataca.

La esclerodermia: es una patología grave que ocasiona inflamación y lesiones en la piel, articulaciones y órganos internos.

Trastornos alérgicos: Este tipo de trastornos ocurren cuando el sistema inmunológico reacciona de manera desmedida ante determinados efectos ambientales.

A continuación, algunos trastornos alérgicos:

El asma: es una enfermedad respiratoria que afecta seriamente a los pulmones, si los pulmones son muy sensibles a ciertos alérgenos.

Entre los que podemos mencionar, el moho, el polen, los ácaros o el polvo esto ocasione que los pulmones se hinchen y por ende dificultan la respiración.

El eccema o dermatitis atópica: no siempre es provocada por una reacción alérgica, en algunos casos es en niños o adolescentes que padecen de asma o heredan estas patologías.  

Cáncer: El cáncer se desarrolla cuando dichas células crecen descontroladamente, por ejemplo la leucemia reproduce excesivamente leucocitos.

Este tipo de cáncer es el más frecuente en la infancia, sin embargo actualmente existen tratamientos que pueden tratarlos y ser curados.

Alimentos para fortalecer el sistema inmunitario

El ser humano debe cuidarse constantemente de virus e infecciones y mantenernos lo más sanos posibles está relacionado con tener un sistema inmune fuerte.

La mejor forma de hacerlo es consumir alimentos saludables y variados, existen una variedad de alimentos que te presentaremos a continuación:

Pimientos rojos: Son una fuente inagotable de vitamina C y tiene mucha más potencia que las naranjas.

Lo puedes consumir en cualquiera de tus comidas o hacer jugos naturales con este poderoso ingrediente fortalecedor de defensas.

Cítricos: Son una sana dosis de vitamina C, estas vitaminas las puedes encontrar en las naranjas, mandarinas, toronjas, entre otros.

Puedes simplemente comerlas o consumir jugos naturales de esta deliciosa fruta.

Sopa de pollo: Existen estudios científicos que demuestran que la sopa de pollo es un excelente remedio casero para las enfermedades respiratorias.

Contiene beneficios inmunológicos debido a sus propiedades antiinflamatorias, incluye la proteína aportada por el pollo y si añades verduras será un plus de vitaminas, minerales y antioxidantes.

Brócoli: Es un vegetal con amplias propiedades entres las que están las vitaminas A y C, son una excelente fuente para un sistema inmune sano.

De igual forma contiene glutatión que es un antioxidante que ayuda protegerlas células de agentes externos, protege muchos de los órganos del cuerpo.

Almendras: Contienen un alto contenido de vitamina E, es un antioxidante que ayuda a combatir las infecciones del cuerpo y nos protegen de enfermedades.

Igualmente brindan una cantidad considerable de fibras, minerales (hierro, fósforo, magnesio, zinc, etc.) proteínas y grasas sanas.

Cúrcuma: Es una especie muy popular y entre sus grandes beneficios para el sistema inmunológico es su capacidad antiinflamatoria.

Estos beneficios vienen esencialmente de la curcumina, protegen al sistema de los radicales libres y detienen la oxidación de las células en órganos como el hígado, corazón y riñones.

De igual forma existen estudios científicos que determinan que la cúrcuma es un excelente tratamiento antitumoral y reduce la aparición de células cancerígenas.

Avena: Es un cereal que contiene mucha fibra llamada betaglucano, potencia el sistema inmunológico y protege el cuerpo de posibles infecciones.

Reduce considerablemente las enfermedades del corazón y reduce los niveles de colesterol.

Existen estudios que se están enfocando en los beneficios que puede aportar en la mejora de enfermedades respiratorias.

Calabacín: Es una verdura que contiene vitamina A y betacaroteno, la vitamina a resguardar la salud de los tejidos blandos y esqueléticos.

De igual manera  previene la entrada de virus y bacterias al cuerpo.

En el mismo orden el betacaroteno protege la piel de los daños del sol y regenera las células afectadas por la excesiva exposición al sol.

Puedes consumirlos en ensaladas o en una deliciosa crema de calabacín.

El yogurt: Contiene probióticos son baterías sanas y necesarias que ayudan a mantener regulado el sistema inmune y por ende mantiene sano nuestro cuerpo.

Es recomendable consumirlos diariamente, los puedes encontrar en el yogur, el chocolate negro, algunas algas.

Puedes consumir yogurt en el desayuno o para cenar, acompañado de frutas,  lo que aportará muchas vitaminas para tu cuerpo y protegerá tu cuerpo de resfriados fortaleciendo el sistema inmunológico.

La cebolla: La cebolla en su raíz contiene quercetina, es un poderoso antioxidante y estos a su vez combaten los radicales libres.

Tiene propiedades antiinflamatorias, protege la salud respiratoria, resguarda la salud cardiovascular, mantiene la presión arterial en niveles normales.

Le da un excelente sabor a las comidas, puedes consumirla cocida o cruda y de igual forma obtendrás sus poderosos beneficios.

Remedios naturales para reforzar el sistema inmune

Actualmente conocemos personas que se enferman constantemente y no saben específicamente porque y por ende no saben cómo prevenirlas.

Lo relevante en este caso es mantener un sistema inmunológico fuerte para así poder mantener fuerte y equilibrado nuestro organismo.

Debemos tener en cuenta que los remedios naturales podemos encontrarlos fácilmente y nos ayudará a combatir virus, infecciones y hasta mantener nuestra salud en caso de problemas emocionales.  

A continuación, presentamos algunas de estas poderosas opciones:

El ajo: Es uno de los remedios más antiguos y poderosos y muchas personas lo consumen diariamente.

Ayuda a prevenir enfermedades en el corazón, contiene alicina y alanina los cuales son los responsables de eliminar gérmenes y bacterias.

Es un poderosos antibacterial y antiviral y estimula el sistema inmunológico, podemos consumirlo para darle sabor a nuestras comidas.

De igual forma podemos consumirlo crudo, se pica y se puede dejar reposar por unos minutos para así preservar la alinasa, se puede consumir a diario.

La equinácea: También conocida como angustifolia es una planta rica en propiedades antibióticas muy beneficiosa para estimular el sistema inmunológico.

Podemos tomarla en forma de té al menos durante tres meses, se descansa quince días y se repite la dosis durante un mes más.

En el caso de que el sistema inmune está débil constantemente se puede consumir mínimo cinco gramos diariamente.

Es importante mencionar que no es recomendable para niños menores de tres años.

La uña de gato: Es una planta con un nombre muy curioso, se utiliza normalmente en países de América y Europa.

Se consume desde hace ya varios años y brinda muchos beneficios y contrarresta el efecto de las enfermedades que atacan al sistema inmunitario.

Sin embargo aún no es muy popular, pero se ha utilizado para tratamientos como el sida y para el cáncer.

Recomendaciones generales

Todos los seres humanos queremos disfrutar de una vida saludable y estar constantemente activos y llenos de energía.

Para poder lograrlo debemos cuidar nuestro cuerpo y principalmente proteger nuestro sistema inmunológico.

Esto se logra cambiando pequeñas rutinas y hábitos diarios como los son:

Consumir suficiente agua: Se recomienda tomar entre ocho y diez vasos diarios, estimulará el sistema inmunológico y eliminarás toxinas del cuerpo.

Consumir limón: Debido a su alto contenido de vitamina C ayudará a combatir resfriados, ayuda a mantener las propiedades de los alimentos y mejora considerablemente la digestión.

Dormir: Descansar lo suficiente es necesario para mantener las defensas elevadas.

Evitar el sedentarismo: No es necesario ir a un gimnasio, lo importante es mantenerse activo o realizar una rutina diaria de ejercicios.

Practicar algún deporte, si genera adrenalina será mejor para aumentar considerablemente las defensas del cuerpo.

Consumir hierro y suplementos: Consumir diariamente carnes, huevos, legumbres y hortalizas será vital para mantener un sistema inmune sano y activo.

Esto evitará enfermedades que disminuyan los niveles de tus defensas y disminuirá el riesgo de contraer virus o infecciones.

De igual forma consumir ProEnergía aporta altos niveles de energía y resistencia, estas cápsulas contienen ingredientes naturales y necesarios para el sistema inmune.

Como se mencionó anteriormente, es importante el consumo de múltiples vitaminas en el caso de ProEnergía contiene vitamina B que ayudará a mantener un sistema inmunológico fuerte.

ProEnergía contiene alga espirulina, es muy potente para prevenir alergias y enfermedades respiratorias, es rica en proteínas y nutrientes.

Consumir diariamente una cápsula de ProEnergía potenciará el sistema inmunológico debido a sus grandes beneficios y propiedades.

Los mejor de todos es que son naturales, te aportará vitalidad y una gran dosis de energía necesaria para enfrentar el día a día.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *