Niña adolescente comiendo un pan con vegetales.

El sistema digestivo humano, el camino de la alimentación

El sistema digestivo humano, el camino de la alimentación

Última actualización: 10-12-2018. Equipo Nutricioni

Muchas personas mueren por tener una ingesta calórica pobre, en el sentido de que consumen mucha grasa, poca fibra y pocas frutas y verduras.  Esto conlleva a que las células se dañen y por ende la absorción de los nutrientes cada día sea más baja, ocasionando enfermedades de diferentes tipos.

Nuestro sistema digestivo es tan importante y preciso, que si una función u órgano falla comienza la descompensación o la falla de los demás órganos.

La complejidad de este sistema corporal y del proceso de digestión en sí, nos permite evidenciar la grandeza del cuerpo humano.

Desde la boca hasta el ano, el sistema digestivo está diseñado por órganos que cumplen funciones muy específicas.

Asimismo este sistema está en contacto permanente con el exterior a través de los alimentos consumidos.  Desarrolla los fenómenos de catabolia y anabolia, en los cuales los seres humanos tomamos aire, agua y el ambiente para transformarlo en energía y trabajo físico.

Los órganos que componen el sistema digestivo humano son la boca, faringe, esófago, estómago, intestino, delgado, intestino grueso y el recto.  Además de sus glándulas anexas como las glándulas salivales, el hígado y el páncreas, cuyo objetivo es permitir la alimentación y proveer de nutrientes al organismo.  Del mismo modo, metabolizar los nutrimentos esenciales absorbidos y eliminar los residuos.

Los alimentos pueden actuar como vehículo de transmisión de microorganismos y otros agentes patógenos que pueden provocar enfermedades como gastroenteritis, parásitos intestinales, quistes el los intestinos, entre otras.

Nuestro cuerpo se ha comparado con una máquina de vapor, por lo tanto, necesitamos agua, carbón y oxígeno para poder funcionar; así mismo necesitamos alimentos, agua y oxígeno para poder vivir y trabajar.

Indudablemente el hambre y la sed son sensaciones con que el cuerpo avisa que debe alimentarse.  

Atravesando una carrera de obstáculos

Los alimentos pasan por 9 metros de tubo que compone el sistema digestivo. Este proceso comienza cuando empezamos a comer y acaba dentro de 15 a 48 horas después.

En ese tiempo accionan músculos, los agentes químicos o enzimas se activan descomponiendo la comida en trozos más pequeños, llevándolos a nutrientes y residuos que tiempo después son desechados en forma de heces y orina.  

Ilustración del funcionamiento de los organos

Los nutrientes van a parar a la sangre con el fin de construir o reparar células y obtener la energía que necesitamos para movernos.

Necesitamos energía para leer, correr o respirar; es por ello que con la digestión obtenemos esta energía de los alimentos.

Un aspecto importante son los genes, los cuales influyen en el ritmo con que vas a quemar tus calorías dependiendo de la actividad que realices.  Mientras más actividad realicemos, mayor será la quema energética.

La digestión tiene por finalidad la modificación por acción química de los componentes de los alimentos, convirtiéndolos en formas más simples para que puedan absorberse por la sangre y ser aprovechado por los tejidos del cuerpo de acuerdo a sus necesidades.

Es así como el desdoblamiento químico de los alimentos ocurre en el tubo digestivo, donde concurren también la saliva, el hígado y el páncreas.

Etapas en la transformación de los alimentos

El proceso de transformación de la comida tiene cuatro grandes etapas que describiremos a continuación:

1.- La ingestión o captación del alimento y la masticación.  Aquí intervienen la boca, los dientes, la lengua, la faringe y el esófago; y sirve para el acto de deglución que es donde percibimos los sabores agradables y fuertes de las comidas.

En esta etapa del bolo alimenticio, el cerebro activa las enzimas para que cada órgano se vaya preparando en cumplir su función y absorber nutrientes.

2.- La digestión. Si bien comienza en la boca, ocurre en el estómago y en el intestino delgado.  Los jugos estomacales contentivos de ácido clorhídrico tienen una reacción de separación de los alimentos, ocurriendo la primera absorción de nutrientes y desechándolo por el duodeno al quimo.

3.- La absorción. Esta se realiza en cualquier parte del tubo digestivo, pero depende de la naturaleza y de la sustancia absorbida en cuestión.  Aquí el intestino delgado absorbe los alimentos ordinarios.

Esta parte excretora mide 5.40 metros y tiene miles de pliegues y vellosidades por donde los nutrientes se traspasan vía ósmosis hacia los vasos sanguíneos, donde los nutrientes bajan a todo el cuerpo.

4.- Excreción o egestión.  En esta parte del recorrido alimenticio, el intestino grueso es el responsable de la absorción del agua y del tránsito de los residuos para su excreción en forma de heces.  Cabe destacar que los residuos de una comida puede tardar hasta cinco días en salir.

La enzimas, parte esencial del proceso digestivo

Aunado a las cuatro etapas anteriormente mencionadas, la digestión tiene un aspecto muy importante y es la actuación de las enzimas.  Estas están presentes en el desdoblamiento de los alimentos.

Cada enzima tiene una función específica actuando sobre un tipo específico de alimento.

Enzi Activ nos aportará una serie de enzimas digestivas que nos permitirá reforzar el proceso de la ingesta calórica.

Este producto es muy completo y contiene todas las enzimas digestivas que son imprescindibles para tener una digestión saludable.  Al ingerir este producto, no tendrá que preocuparse por efectos posteriores de algunas comidas; por el contrario, podrá disfrutar de los alimentos sin miedo alguno.

Conocemos los tres grandes grupos de alimentos como son los carbohidratos y los azúcares; que aportan energía rápida que luego se transforman en movimiento de trabajo y, las vitaminas y minerales que alimentan las células y las proteínas que ayudan a repararlas.

Es así como el cuerpo necesita de un aporte equilibrado de todos estos elementos para funcionar de forma óptima. Enzi Activ contiene Bromelina, que actúa de igual manera que la pepsina ayudándonos a absorber y asimilar mejor los aminoácidos proveniente de las proteínas.

Si usted desea aumentar su peso mejorando el proceso de absorción de los alimentos, o solo quiere sentirse bien con una digestión sana después de comer, Enzi Activ es lo mejor para lograrlo.

Las enzimas que se encuentran en este producto son las que se encargan de digerir especialmente alimentos que son ricos en carbohidratos y proteínas; además de granos, lácteos, grasas, legumbres y azúcares.

Así que puede disfrutar de uno de los mayores placeres de la vida como es comer, porque Enzi Activ se encargará del resto.  

El tránsito de nuestra comida, un proceso único

En primera instancia la saliva y los dientes deforman el bocado en una masa llamada bolo; entonces cuando tragas, envías el bolo hacia abajo por el esófago mediante el tubo digestivo hacia el estómago.

El estómago procesa la comida y durante tres horas estará el bolo disolviéndose con los jugos digestivos convirtiéndolo en una sopa llamada quimo.

El quimo pasa hacia el intestino delgado, y luego se descompone en nutrientes y residuos. Los nutrientes se filtran por las paredes intestinales absorbiéndose y llevándolo por el torrente sanguíneo al hígado donde se convierte una parte en una reserva de azúcar para transformarse en energía y almacena otra parte.

Los residuos o desechos van hacia el intestino grueso, última fase donde se absorbe el agua y los minerales. Las heces compuestas de materia sólida salen del cuerpo a través del ano. Pero el cuerpo no sólo desecha materia sólida, los riñones y la vejiga se encargan de eliminar los residuos líquidos por unos tubo llamados uréteres y otro llamado uretra que componen el sistema urinario.

Intestino Grueso en Figura Humana

Cuando las células ya han absorbido todos los nutrientes que necesita de la comida digerida, vuelve a verter los residuos en la sangre. La sangre lleva estos residuos a los riñones, así que los riñones son la planta de reciclaje del cuerpo que está compuesto de filtros

Estos filtros son los encargados de pasar el agua y los agentes químicos  necesarios a la sangre, donde el exceso de agua y sales minerales se convierten en orina.

En el proceso digestivo, intervienen un grupo de nervios y músculos que ayudan a controlar la digestión.  En este caso la enzima papaína apoya el tránsito intestinal dando una sensación de bienestar.

¿Cómo ayudan las enzimas en el proceso digestivo?

Las distintas enzimas digestivas actúan como coadyuvantes del proceso de digestión o descomposición de los alimentos.  Muchas veces tenemos sensación de hambre, pero solo se debe a que hemos consumido alimento bajos en carbohidratos y estamos carentes de energía.

Actualmente se sabe que las frutas, verduras crudas, leche, las grasas, los huevos y cereales contienen vitaminas especiales que ayudan en la asimilación de los alimentos.  También contribuyen a nuestra salud impulsando el buen funcionamiento de los diversos procesos vitales.

Las enzimas serán aliadas especiales para sentirse bien cuando consumamos una alimentación completa, ya que ayudan a digerir los alimentos de manera efectiva.

El tipo de alimentación varía de acuerdo a las personas.  Así que un recién nacido tiene un sistema digestivo virgen o inmaduro, por lo que en sus primeros meses de vida debería alimentarse únicamente de leche materna ya que de lo contrario podría padecer de trastornos intestinales en su vida adulta.

A medida que un bebé va creciendo, su dieta va cambiando.  De esta manera el sistema digestivo se va habituando a nuevos sabores y nutrientes que terminarán de formar los órganos de su cuerpo.

La digestión debe ser un proceso agradable para todo ser humano, porque comer es un placer.

Niña adolescente comiendo un pan con vegetales.

Podemos considerar que el factor visual nos puede jugar sucio, la parte olfativa también; sin embargo, debemos tomar en cuenta que ciertos alimentos dañan nuestro organismo.

Si tenemos por costumbre ingerir comidas fuera de casa veamos que sean lo más sanas posible.  No es lo mismo cocinar en casa alimentos de forma lenta o cruda que tener la ingesta de comida en establecimientos donde desconocemos la forma de preparación.

Los beneficios de una alimentación sana

La comida chatarra nos dará una sensación de felicidad al momento, pero con el tiempo terminaremos con indigestiones y enfermedades que implican nuestro sistema digestivo.

Desde todo punto de vista comer sano trae grandes beneficios, darle impulso a las hormonas que pueden hacernos sentir bien como la endorfinas y serotonina conllevará a no sentir ansias por ingerir  carbohidratos.

Debemos darle lo mejor a nuestro cuerpo.  En primer lugar una vida sosegada y sin estrés que nos permita digerir los alimentos de manera tranquila y sin sobresaltos.  Esto nos llena de buena salud física y espiritual.

En segundo lugar; nuestra dieta debe contener fibra, frutas y vegetales crudos.  Este tipo de alimentos nos da una sensación de satisfacción a largo plazo, y ayuda a nuestro sistema digestivo a trabajar de manera descansada la digestión.

En este caso la segregación de enzimas no será de forma explosiva sino de manera paulatina. Aquí debemos tomar en cuenta un aspecto importante, como lo es incentivar la producción de bacterias buenas para nuestro intestino con el fin de poseer una flora intestinal con los niveles adecuados.

Esto va a permitir, asimilar los nutrientes de manera eficiente y satisfactoria. Recordemos que muchas personas adquieren enfermedades del tracto intestinal simplemente por no tener una dieta balanceada.

Mujer joven comiendo pescado. Gesto de complacida

El sistema de alimentación puede afectarnos de tal manera que repercute hasta en nuestro ánimo. Los alimentos recargados especialmente de carbohidratos refinados, le roban al cuerpo vitaminas pertenecientes al complejo B que permiten que nuestro sistema nervioso esté saludable.

La mayoría de las personas con agotamiento físico y mental, tienen deficiencias de vitaminas del complejo B; ya que tienen una dieta alta en frituras y baja en fibras. Cuando un intestino está bloqueado y con poca flora en el intestino de enzimas probióticas, provocará  estrés y depresión.

La comida no sólo es darle gusto al paladar, debemos seguir la sabiduría natural donde encontraremos alimentos exquisitos que nos hagan sentir verdaderamente bien tanto por dentro como por fuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *