El síndrome del sueño: ¡no es peligroso, pero te afecta!

El síndrome del sueño: ¡no es peligroso, pero te afecta!

Última actualización: 08-08-2018. Equipo Nutricioni

El momento en el que estamos dormidos nuestro cuerpo aparenta estar en calma, descansa, se carga de energía para las tareas del siguiente día. Sin embargo, al dormir nuestro cuerpo realiza un gran número de actividades y procesos que generan el bienestar físico y mental para enfrentar cada desafío de la vida diaria.

Si la persona no puede dormir y descansar de manera adecuada, se generan un conjunto de problemas que no permiten tener las condiciones físicas y mentales que sean las adecuadas para cumplir con las actividades del día a día.

Existen muchos trastornos que impiden a las personas tener un sueño reparador.  Entre los trastornos clínicos que afectan el sueño existen dos tipos, los que afectan la cantidad de sueño y los que afecta la calidad. Uno de los  más comunes es el síndrome del sueño.

Las personas que lo sufren de  generalmente duermen en periodos de 4 horas. Su espacio de sueño más largo y continuo se lleva a cabo entre las 2:00 a.m. y las 6:00 a.m. Durante el día pueden tener varias sesiones de sueño.

El paciente que padece este síndrome posee sueño, pero no puede llegar a dormir siete u ocho horas y durante el día tiene tanto problemas de insomnio como de somnolencia. Este síndrome está muy relacionado con los ritmos .

Las personas que sufren de algún síndrome del sueño generalmente se despiertan varias veces en el transcurso de la noche. Además tienden a tener pesadillas, temblores, hablar mientras duermen, sonambulismo.

¿Qué lo puede causar?

Lo más usual es que una persona pueda dormir al menos 8 horas durante la noche, para tener el descanso necesario para mantener el cuerpo y mente activo durante la jornada diurna. 

La persona que es afectada por un trastorno del sueño frecuentemente ve alterado su descanso durante la noche de forma drástica El síndrome del sueño no es una patología muy frecuente y los médicos no la clasifican como grave pero sí genera una gran cantidad de molestias al que la padece.

El origen del síndrome de sueño radica en la ausencia del ritmo circadiano que es el que se encarga de regular los ciclos de descanso y vigilia. Es importante tener una rutina diaria para evitar el riesgo de alterar los ciclos del ritmo circadiano.

Este síndrome puede agudizarse con la edad en cuanto a los aspectos neurológicos, psiquiátricos y médicos, aunque la edad no es un factor de riesgo. Por otro lado,  trabajar turnos nocturnos y realizar viajes frecuentes con cambios de zona horaria pueden interrumpir el ciclo circadiano.

Los que padecen este síndrome suelen dormir cierto número de horas que están repartidas de manera desordenada durante la noche y parte del dia. Lo cual los hace sentir somnolientos durante el día.

Cuándo acudir por ayuda

Generalmente, cualquier persona puede tener problemas con su ciclo de sueño eventualmente, pero si este patrón se vuelve regular y no se detecta una causa visible es necesario que consulte a su médico. 

Este síndrome no es considerado una emergencia médica. Para muchos profesionales de la medicina es normal dormir y despertar irregularmente, dormir en periodos de tiempo muy cortos o tener dificultad para dormir en algún periodo de tiempo.

Pero en el caso que su condición se agudice por periodos muy largos en los que no puede dormir de forma regular se puede pensar en la presencia de un factor importante que deberá ser atendido por un médico. Más cuando usted mismo no puede determinar ningún factor que pueda estar causándole tal irregularidad.

Los síntomas no son muy alarmantes. El cansancio general y la somnolencia pueden tener muchas causas, por lo cual muchas personas tienden a automedicarse. La dificultad para conciliar el sueño a altas horas de la noche puede ser un síntoma de este síndrome.

¿Cómo diagnostica su médico el síndrome de sueño?

El médico tratante recomendará un tratamiento personalizado que dependerá de cada paciente, su estilo de vida, edad. Así como otras enfermedades asociadas o historia médica, estado de salud general actual y efectos sobre la calidad de vida del paciente.  La persona debe tener conocimiento y toda la información de lo que le está ocurriendo.

Su médico tratante realizará una serie de preguntas referentes a sus hábitos de sueño, sus problemas de insomnio o somnolencia.

Para ayudar con el diagnóstico, él puede recomendarle la utilización de un diario de sueño en el cual  paciente lleva un registro del tiempo y hora en que duerme en un periodo de tiempo generalmente de 7 días.

También puede recomendar el actígrafo, el cual es un aparato que permite tener una idea indirecta de cómo está estructurado el sueño mediante los movimientos o la actividad física de un paciente.

De ser necesario, se deben realizar pruebas como el examen genético de la sangre para medir la presencia de antígenos. También se puede realizar el examen de latencia múltiple del sueño (MSLT) que determina la aparición del sueño y la velocidad con la que aparece la fase del sueño REM.

Otro examen importante que  se debe realizar es la polisomnografía nocturna (PSG) que estudia el sueño registrando múltiples parámetros fisiológicos.

El médico tratante debe orientar al paciente a tomar sueños programados regulares y adaptar sus hábitos en la higiene del sueño. 

El médico trabaja con un mínimo de tres ciclos de sueño y vigilia anormales durante 24 horas para poder realizar un diagnóstico. El tiempo entre cada episodio oscila  entre 1 y 4 horas.

¿Qué lo puede mejorar?

No existe una cura milagrosa para el síndrome del sueño, ni tampoco existe un medicamento que lo erradique, básicamente, es necesario que la persona tenga descansos durante el día, de al menos 15 minutos.

El paciente debe mantener buenos hábitos alimenticios, consumir frutas, verduras,  evitar el consumo de comidas muy pesadas, cafeína, té, cacao y bebidas de cola y alcohólicas.

Para evitar el desequilibrio del ciclo del sueño, el descanso en las noches debe ser por un tiempo suficiente y de forma regular manteniendo una rutina en los horarios de acostarse y levantarse.

Debe establecer una rutina programada durante el día que incluye interacciones con sus amigos y familiares además de realizar ejercicios y/o practicar ejercicios de relajación como yoga, tai-chi y meditación ( practicarlo antes de acostarse). Cuanto más se siga un horario de actividades, mejor se descansará en la noche.

Es recomendable no quedarse en la cama durante las horas del dia. Utilizar la terapia de luz brillante en la mañana, dar paseos a la luz del día para aumentar la melatonina en las noches y mantener un ambiente tranquilo, oscuro con una temperatura adecuada en la habitación por las noches.

Es importante destacar que los campos electromagnéticos generados por los teléfonos celulares, las redes de wifi  pueden interferir en el ciclo del sueño. Además, afecta la calidad del sueño. Es por ello que se recomienda apagar los teléfonos y redes wifi en horas de la noche.

Se debe evitar o disminuir la exposición a la luz azul del televisor y a las pantallas del computador en las noches. 

El síndrome del sueño a primera vista no representa una amenaza para las personas. Sin embargo, no descansar adecuadamente provoca un cansancio generalizado que afecta el desarrollo efectivo en trabajos, estudios entre otros.

Además, puede ser causa de accidentes que pueden resultar peligrosos y que al final pueden ser perjudiciales para el bienestar de las personas.

¡Otras alternativas!

Adicionalmente, se pueden tomar en cuenta las siguientes alternativas para mejorar los trastornos del sueño:

  • La luminoterapia que consiste en exponer al paciente a luz brillante retiniana, con la finalidad de resincronizar el ritmo del centro de regulación de los ritmos   con el medio ambiente.
  • El consumo de melatonina por cortos periodos puede ayudar a regular el síndrome de sueño. Además se puede consumir el medicamento natural MelAmino que ayuda a regular los ciclos de sueño. El objetivo del tratamiento finalmente es ayudarle restablecer su ciclo de sueño.
  • Por último, de ser necesario,  la terapia psicológica puede ayudar a controlar los desajustes de los trastornos  .

¿Cómo afecta al sueño el ritmo circadiano?

El ritmo circadiano es una distribución desordenada de los ciclos de sueño y vigilia durante un periodo de 24 horas. En él la cantidad de sueño es normal, pero está dispersa y dividida a lo largo de las 24 horas del día lo que genera somnolencia durante las horas del día y/o insomnio en las horas de la noche.

Cualquier anomalía que se presente en el ritmo circadiano produce que la persona se vea forzado a permanecer despierto durante su fase normal de sueño. Este trastorno principalmente se presenta de manera severa a personas que trabajan en turnos rotativos nocturnos o de madrugada.

La persona cuyo ritmo circadiano está alterado presenta somnolencia, sueño no reparador, insomnio durante el periodo de descanso, disminución  de la memoria, de la atención y de la capacidad de resolución de problemas. Las personas con este trastorno desajustan su conducta con el horario de dormir.

La alteración del ritmo circadiano afecta el instante en el que el ciclo inicial del sueño se produce, generalmente no afecta la eficacia y cantidad del sueño.

Entre los trastornos que se generan debido a la alteración del ritmo circadiano se encuentran:

  • El síndrome de retraso de la fase del sueño.
  • El síndrome del adelanto de la fase del sueño.
  • El trastorno de Síndrome del sueño (explicado en el presente artículo).
  • El trastorno por ciclo de sueño vigilia diferente de 24 horas.
  • El síndrome de cambio rápido de zona horaria.
  • Trastorno del sueño del trabajador nocturno.

La alteración del del ritmo circadiano se produce por lo siguiente:

  1. Cuando se altera el reloj biológico interno, es decir, los ciclos son mayores o menores de 24 horas.
  1. Cuando los factores que preparan al reloj biológico fallan, uno de ellos es la intensidad de luz.
  1. Cuando se realizan viajes o se trabaja en horarios rotativos hay una asincronía forzada.

La melatonina. ¿Cómo puede ayudar?

La melatonina es una hormona que produce naturalmente el cuerpo humano por las noches, el cual ayuda a regular el ciclo de sueño. Posee un gran número de funciones, siendo una de las más importantes ajustar nuestro reloj interno referente a los ciclos de sueño y vigilia.  

Esta hormona es un cronobiótico, es decir, es una sustancia capaz de alterar el reloj endógeno central y los ritmos biológicos sin deprimir el sistema nervioso central. Esta regula el sistema que genera los ritmos y lo adapta a periodos de 24 horas, sincroniza los ritmos biológicos incluido el de sueño y vigilia cuando están descompensados. 

Se ha determinado que la melatonina tiene efectos sobre la reproducción, anticancerígenos, antioxidantes, termorregulación  y reguladora del sistema inmune.

El cerebro es uno de los primeros órganos en sentir la falta de sueño. la melatonina al sincronizar la alteración de un reloj biológico restaura todos los ritmos .  

El medicamento natural MelAmino posee cantidades de melatonina que mejoran las condiciones del paciente en cuanto a su padecimiento. Hoy en día se considera la melatonina como un medicamento idóneo para el insomnio, pues su molécula es exacta a la que produce nuestro organismo y funciona perfectamente.

Para su recomendación, se debe conocer sus niveles endógenos y cual es el motivo de su disminución en el organismo.  Además la hora que la persona produce melatonina es una ventaja para la determinación de un adecuado tratamiento.

Existen algunos alimentos que contienen cantidades de melatonina como lo son: el maíz, el arroz, la avena, la cebada, las semillas secas, el jengibre, la sandía, la calabaza, las nueces, las manzanas las granadas, las cerezas, los tomates, el queso blanco, la leche, el kiwi, las bananas, espinacas, frijoles, ajo y las cebollas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *