Uvas con tallo y vino tinto en copa de vidrio en superficie de madera

El resveratrol: protector natural del cerebro

El resveratrol: protector natural del cerebro

Última actualización: 22-12-2018. Equipo Nutricioni

Las plantas, al igual que los seres humanos y los animales, poseen mecanismo de protección ante los agentes externos que pueden ponerlos en riesgo.

Ellas producen una serie de sustancias que las protegen ante situaciones estresantes y el resveratrol es uno de esos compuestos, a los que se conoce con el nombre genérico de fitoquímicos.

Fue aislado por vez primera en 1940 por el científico japonés Michio Takaoka, empleando la raíz de la planta venenosa del eléboro.

Sin embargo el uso del resveratrol no es nuevo, en realidad data de hace más de 2000 años atrás, cuando aún no tenía ese nombre.

El darakchasava es un tónico creado por la medicina ayurvédica de la India, a base de jugo de uvas parcialmente fermentado. Solía recetarse para tratar problemas cardiovasculares y circulatorios.

Esta propiedad ha sido verificada por la ciencia moderna, ya que está ampliamente reconocido el hecho de que el vino en cantidades moderadas protege al corazón.

Y es que la uva es muy rica en fitoquímicos, en particular polifenoles, sobre todo la piel y la semilla. Entre los polifenoles, se encuentra precisamente el resveratrol.

Desde que se conoce su estructura química, el resveratrol ha demostrado tener más y beneficiosas propiedades para toda la salud, sobre todo como antioxidante preventivo del envejecimiento.

Investigaciones recientes han señalado que el resveratrol puede ayudar al cerebro a resistir los cambios originados por el envejecimiento, cuyo efecto deteriora las facultades cognitivas, convirtiéndose en protector natural del cerebro.

Acción antioxidante y protectora del resveratrol

¿Cómo logra el resveratrol convertirse en protector cerebral?

Tal como se dijo anteriormente, las plantas producen este tipo de sustancia como medida de protección para su sistema.

Tanto del exterior, como proveniente del metabolismo propio, todos los seres vivos se encuentran bajo el asedio de los radicales libres, especies químicas sumamente reactivas.

Los radicales libres interactúan fácilmente con otras moléculas y en el proceso químico que tiene lugar, ellas son modificadas, perdiendo la eficacia de sus funciones.

El resultado es el deterioro de los tejidos que estas moléculas componen o sobre los cuales tienen acción. Para evitarlo el cuerpo humano produce sus propios antioxidantes.

Entre ellos están compuestos como el glutatión, la catalasa y la enzima superóxido dismutasa. Pero a veces este mecanismo de protección se ve superado cuando el organismo se ve asediado por una gran cantidad de radicales libres procedentes del exterior.

Se cree que el envejecimiento es consecuencia del deterioro acumulativo de los tejidos que tiene lugar a lo largo de la vida.

La acción de los radicales libres causa alteraciones en el mecanismo de reproducción celular y en la conformación de enzimas, proteínas y demás sustancias importantes en el organismo.

El resveratrol ha demostrado ser eficaz para combatir los efectos del envejecimiento al combatir a los radicales libres en todo el cuerpo, incluyendo el cerebro.

Este hecho se conoce mayormente a través de la experimentación realizada en modelos animales, ya que todavía es un campo del que aún falta mucho por conocer.

Otro hallazgo interesantísimo es el hecho de que el resveratrol es capaz de activar mecanismos que destruyen proteínas anormales en el cerebro, como la beta-amiloide y la tau-hiperfosforilada.

Se cree que la presencia de estas proteínas en el cerebro está relacionada con la presencia del Alzheimer.

Grupos de roedores, sanos y con alzheimer, demostraron mejoras cognitivas cuando se añadió resveratrol a su dieta, en un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona, España.

El resveratrol y el tejido cerebral

Para entender un poco la compleja acción del resveratrol sobre el cerebro, es importante destacar que es capaz de cruzar la barrera hematoencefálica.

Siendo el cerebro el centro de control de todo el organismo, es natural que esté protegido ante la llegada de sustancias tóxicas.

Para ello dispone de la barrera hematoencefálica, células que, entre otras funciones, se encargan de filtrar selectivamente los compuestos que pretenden acceder al cerebro desde la sangre.

Así el tejido cerebral queda en su mayor parte protegido y mantiene estables su composición, evitando fluctuaciones que alteren su funcionamiento regular.

En su mayor parte decimos, porque no todo el cerebro está protegido por esta barrera. Por ejemplo las áreas que forman parte del control hormonal no lo están.

Una vez en el cerebro, el resveratrol tiene, entre otras facultades, actividad antiinflamatoria, disminuyendo los niveles del factor de necrosis tumoral, nocivo para las neuronas.

Disminuir los niveles de inflamación ayuda a conservar la acción de las neuronas, porque la inflamación es un proceso determinante en la aparición de las enfermedades degenerativas.

La acción antioxidante del resveratrol es especialmente importante a nivel del tejido cerebral, ya que se trata de un órgano que por su elevada tasa de actividad, necesita de gran cantidad de oxígeno para su funcionamiento.

Por eso es muy vulnerable ante el estrés oxidativo, causado justamente por la presencia del oxígeno. Y no solamente eso, sino que el cerebro posee además gran cantidad de ácidos grasos, susceptibles de oxidación.

Científicos del Centro Médico de la Universidad de Georgetown descubrieron recientemente que el resveratrol también fortalece la barrera hematoencefálica, manteniendo su integridad.

Otra propiedad que los científicos han hallado como explicación a los beneficios del resveratrol tiene que ver con las sirtuinas, enzimas que regulan la expresión genética de genes antienvejecimiento.

Para algunos investigadores, el resveratrol activa las sirtuinas y esta sería la explicación de sus propiedades antienvejecimiento, opinión por cierto sobre la cual existe mucha controversia, ya que no es compartida por todos.

En lo que sí parecen estar de acuerdo todos, es que el resveratrol efectivamente es un protector ante la acción de los radicales libres que promueven el desarrollo de las enfermedades degenerativas.

Las fitoalexinas: sustancias defensivas

Los fitoquímicos son también llamados sustancias bioactivas o principios activos, que han demostrado tener efectos beneficiosos sobre la salud de las personas.

Se trata de un grupo de sustancias altamente heterogéneo presentes en la totalidad de los alimentos de origen vegetal.

Actualmente se realizan numerosas investigaciones sobre sus propiedades en todo el mundo, sobre todo por el carácter preventivo que tienen sobre muchas enfermedades degenerativas, entre ellas el cáncer y el alzheimer.

Ahora bien, las plantas poseen estructuras complejas en las que abundan estas sustancias que las ayudan a responder ante situaciones como infecciones por hongos, luz ultravioleta y más.

El resveratrol es un buen ejemplo de fitoquímico. Hasta ahora se sabe que está presente en alrededor de unas 70 plantas, incluyendo varias frutas muy apreciadas, dentro de las que destacan:

  • Uvas
  • Frambuesas
  • Moras
  • Fresa
  • Grosellas
  • Ruibarbo
  • Arándanos
  • Cacao
  • Maní

En las uvas, las de color negro son las que contienen mayor cantidad de resveratrol, sobre todo la piel, las semillas, los tallos y los peciolos.

Por esta razón el vino tinto contiene más resveratrol que el blanco, pues en la fabricación de este último no se utilizan las partes de la uva más ricas.

Hasta el momento, la planta con mayor contenido de resveratrol que se conoce es la Polygonum japonicum, una planta oriunda de Japón, cuyas raíces constituyen una rica fuente del compuesto.

Otras plantas en las cuales se ha identificado el resveratrol son el eucalipto y el abeto.

Naturalmente este contenido puede variar de acuerdo al tipo de suelo donde ha sido cultivada, el clima, la maduración y también de las situaciones a las que se ha visto expuesta la planta.

Aquellas plantas que han luchado contra infecciones producen más cantidad de resveratrol que otras, por ello se lo ha catalogado como una fitoalexina, el nombre que se le da a los metabolitos que las plantas producen para defenderse de infecciones.

Se trata de sustancias químicas de bajo peso molecular que ayudan a las plantas a frenar el progreso de las infecciones. En el caso de las uvas, estas infecciones provienen por ejemplo, del hongo gris o del hongo negro.

Propiedades beneficiosas de los fitoquímicos para la salud

El resveratrol también pertenece al grupo de los fenoles y polifenoles, en la categoría de los estilbenos, fitoquímicos con muchas propiedades beneficiosas para la salud, que les permiten actuar como:

  • Antioxidantes
  • Anticancerígenos
  • Estrogénicos
  • Antidiarreicos
  • Hipolipemiantes
  • Antiagregantes
  • Hepatoprotectores
  • Antivirales
  • Contra las várices
  • Antialérgicos

En los seres humanos el resveratrol se metaboliza muy rápido y se elimina rápidamente a través de la orina, sin dar tiempo a que el organismo aproveche estas cualidades.

Esto significa que en principio, las cualidades del resveratrol no alcanzan la mayor parte de los tejidos, por lo tanto, tiene poca biodisponibilidad.

La biodisponibilidad está relacionada con la eficacia que tiene el organismo en aprovechar las cualidades de un compuesto.

La acción del resveratrol es muy eficaz cuando se lo utiliza sobre las células in vitro, es decir, cultivos celulares en el laboratorio. Sin embargo, por la razón ya descrita, su acción se disipa en gran medida dentro del organismo.

Por ello las investigaciones se han enfocado en encontrar la forma de hacer aprovechables las cualidades del resveratrol, y se ha encontrado en uno de sus isómeros, al que se conoce como trans-resveratrol.

En la terminología de la Química, un isómero es una especie cuya composición y proporciones es idéntica a la de otra, pero con alguna leve diferencia estructural a nivel molecular.

El resveratrol posee isómeros, el trans y el cis, siendo el primero mucho mejor aprovechado por el organismo que el segundo.

Sin embargo, para poder aprovechar los beneficios del resveratrol a partir de fuentes naturales, habría que consumir muchísimas uvas o tomar una gran cantidad de vino continuamente.

De acuerdo a las investigaciones actuales, se estima que es necesario consumir al menos 1 gramo de resveratrol diarios, para que sus efectos se pongan de manifiesto.

De hecho, no hay todavía un consenso en cuanto a la cantidad diaria de resveratrol, del que por cierto no se han observado efectos secundarios hasta la fecha.

Por eso es comercializado en forma de suplementos con una dosis adecuada para que el organismo se beneficie, así la biodisponibilidad del compuesto no se convierte en una limitante.

¿Qué otras propiedades tiene el resveratrol para la salud?

Es necesario destacar que gran parte de estas propiedades del resveratrol se han puesto de manifiesto mediante experimentos in-vitro, es decir, en grupos de células fuera del organismo completo.

Y no siempre es posible trasladar estos efectos a los seres vivos, por ello se hace difícil demostrarlos, sobre todo en los seres humanos.

Incluso en experimentos in-vivo, como en los ratones con Alzheimer cuyas funciones cognitivas mejoraron, no es posible predecir que el efecto sea el mismo sobre los seres humanos.

El cerebro humano en principio es más complejo, y los factores que desencadenan enfermedades como el alzheimer y la demencia senil son múltiples.

Sin embargo estos hallazgos son importantes porque contribuyen a que algún día exista una solución a estos trastornos degenerativos, así como otros en los cuales se está pensando en el resveratrol como una ayuda para combatirlos.

Los siguientes son otras posibilidades que tiene el resveratrol para la salud:

Anticancerígeno

Hacia finales de los años 90 se dió a conocer el hecho de que el resveratrol posee varios mecanismos para inhibir la proliferación de células cancerosas y además inducir su desaparición.

Además de su acción antioxidante, experimentos realizados en células cancerosas de tipo melanoma, señalan que estas son más fáciles de destruir cuando son son expuestas previamente a la acción del resveratrol.

Antidiabético

Investigaciones realizadas usando modelos animales indican que el resveratrol mejora la sensibilidad de las células ante la insulina, lo que tal vez se deba a la activación de la adiponectina, una hormona importante en el metabolismo de la glucosa.

Todo esto se traduce en un mejor manejo de la glucosa por parte del organismo.

diabetes infografia, Síntomas de la diabetes en una plantilla infochart con texto. Lista y recomendaciones. Ejemplo plano aislado en el backgroud blanco. Imagen vectorial de personajes de dibujos animados.

Protector del sistema cardiovascular

Hay evidencia de que el resveratrol actúa en la regulación de los triglicéridos, la lipólisis o metabolización de las grasas y la agregación plaquetaria.

Posiblemente los niveles de colesterol HDL o colesterol bueno, se ven influenciados positivamente gracias a la acción del resveratrol.

Antiinflamatorio

El resveratrol inhibe sustancias relacionadas con la síntesis de las sustancias que promueven la inflamación, como las prostaglandinas y otras citoquinas inflamatorias. Incluso hay estudios que lo señalan como más potente que el ibuprofeno y la aspirina.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *