El potasio: fiel compañero mineral del cuerpo

El potasio: fiel compañero mineral del cuerpo

Última actualización: 08-10-2018. Equipo Nutricioni

El potasio es un mineral esencial para el organismo humano. Está presente en todos los seres vivos, ya que es importante para la función de todas las células vivas.

Es uno de los minerales que, junto al calcio y el fósforo, más abunda en las personas. Generalmente aparece juntamente con el sodio.

Al igual que el sodio y el cloro, el potasio es un electrolito, es decir, conduce la electricidad y, además, colabora en algunos procesos internos y externos de las células.

Al cumplir esta función, dicho mineral apoya y ayuda a la función cardíaca, la función digestiva y cerebral.

De igual forma, participa significativamente en las funciones del sistema muscular y del sistema nervioso, resultando vital para el sano desarrollo de los músculos y coayudante en la reacción nerviosa ante diversos estímulos.

Variados estudios han demostrado que el 97 % del potasio se encuentra dentro de las células, y el 3 % restante, por supuesto, se halla fuera de las mismas. De esta manera, contribuye a mantener la presión adecuada en el interior y exterior de las células.

Por otra parte, el potasio regula el balance de agua en el organismo. A la vez, al exponerlo al agua resulta muy soluble.

Una vez que el potasio ingresa al organismo, aproximadamente el 90% es absorbido en el intestino delgado y es excretado por la orina; el resto se elimina mediante las heces y el sudor

Debe prestarse atención al consumo excesivo de café, té, azúcares y alcohol, debido a que estos elementos incrementan la pérdida de potasio mediante la orina.

Los requerimientos diarios de ingesta de potasio se ven cubiertos por un consumo balanceado de alimentos que incluya frutas y verduras. Así, su aporte adecuado mediante la dieta resulta esencial.

Mujer con cara de frustración se aproxima agarrar una copa con alcohol

Un elemento que trabaja en exceso

A primera vista pareciera que la función del potasio es la regulación del agua dentro y fuera de las células.

Pero, esa no es su única función. El potasio se cuenta entre los elementos minerales esenciales del cuerpo humano, por lo que realiza muchas y variadas actividades, entre las que se pueden mencionar:

  • Participa en el paso de sustancias dentro y fuera de las células (se le llama equilibrio osmótico), colaborando en la regulación del equilibrio hídrico.

  • Ayuda en la regulación ácido - base.

  • Interviene en la producción de proteínas y participa en la activación de ciertas enzimas

  • Es necesario para la regulación de la tensión arterial.

  • Es esencial para el crecimiento adecuado del organismo.

  • Forma parte de los huesos.

  • Participa en la transmisión nerviosa.

  • Interviene en el juego estímulo-respuesta que permite la contracción muscular.

  • Resulta esencial para la actividad eléctrica normal del corazón.

  • Es fundamental para el crecimiento y síntesis de los músculos. Su contenido en ellos se relaciona con la masa muscular.

  • Descompone y utiliza los carbohidratos.

  • Colabora en la permeabilidad de las membranas.

  • Participa en la producción de energía partiendo de los carbohidratos.

  • Regula la sinapsis neuronal, esto es cuando las neuronas se juntan para transmitir las distintas informaciones recibidas

Este versátil elemento es imprescindible, como se ve, para el correcto funcionamiento orgánico. Su permanencia en el organismo es importante y vital si se quiere mantener la salud óptimamente.

Ilustración de la anatomía humana mostrando los tejidos musculares

Es bueno conocer al potasio

Existen muchos alimentos ricos en potasio que, consumidos en la dieta diaria, aportan al organismo los requerimientos necesarios para su funcionamiento.

Es poco común la deficiencia de potasio originada por una ingesta inadecuada, ya que este mineral se encuentra, como se dijo,  en una amplia variedad de alimentos.

Las frutas y vegetales (sobre todo los de hojas verdes) llevan la delantera, considerándose los alimentos más ricos en potasio.

Ahora bien, en lo que a las frutas se refiere, pueden mencionarse el kiwi, limón, naranja, plátanos o bananas, ciruelas, los albaricoques (cuando están secos poseen mayor cantidad de potasio), las uvas, naranjas, dátiles, el melón tipo cantalupo y la piña.

Primer plano de Kiwi en fondo rosa

De igual manera son una fuente importante de potasio los frutos secos como las almendras, nueces, avellanas, pistacho, piñones, entre otros, junto con el cacao.

La acelga, espinaca, brócoli, repollo y las coles de bruselas son algunos de los vegetales y hortalizas que aportan este mineral. 

Deben mantenerse en la dieta los cereales, garbanzos, lentejas, soja, habas, leche, yogur y patatas (papas), sin olvidar las proteínas, fuente de potasio imprescindible para el organismo: todas las carnes rojas y el pollo, pescado, sardina, salmón y bacalao, entre otros, son portadores de potasio.

Hay que tener presente que una sana alimentación también debe de incluir tomar diariamente la cantidad de agua adecuada, y la reducción del consumo de sal y azúcar.

No hay que dormirse en los laureles

Diversas investigaciones han demostrado que el consumo de potasio previene algunas enfermedades; pueden mencionarse:

  • Reduce los riesgos de sufrir derrames cerebrales y accidentes cerebro vasculares (ACV) al facilitar los procesos electrolíticos.

  • Ayuda a reducir el contenido ácido de la dieta; esto permite que se conserve el calcio en los huesos previniendo la osteoporosis.

  • Contribuye a disminuir los niveles de calcio que se expulsan a través de la orina, colaborando en la prevención de la formación de cálculos renales.

  • Tiende a prevenir la hipertensión arterial.

Las razones anteriores son más que suficientes para mantenerse alerta en pro de una alimentación que permita mantener los niveles adecuados de potasio.

Sin embargo, puede haber en algún momento una baja de potasio.

Las causas, generalmente, están asociadas a variaciones significativas en la alimentación, por ejemplo, un tiempo prolongado de dietas bajas en calorías.

En otros casos, pueden presentar disminución en los niveles de potasio las personas ancianas que no pueden comer o deglutir bien la comida, o se alimentan mal. También algunas personas con desórdenes alimentarios, como la anorexia y la bulimia.

Es bueno mencionar otras causas, como son: el consumo elevado de azúcar, uso de laxantes por períodos prolongados, disminución considerable en el consumo de carbohidratos, transpiración excesiva y situaciones de estrés prolongadas.

Mujer joven con la mano en la cabeza con signo de estrés mientras al fondo un niño camina

El alcoholismo, el excesivo uso de insulina, algunos trastornos renales y la desnutrición se presentan, también, como causantes de la baja de potasio en la sangre. De igual forma sucede con el uso de diuréticos (por largos períodos) y el sufrir quemaduras.

Al hacer referencia al uso de algunos medicamentos como motivo de la falta de potasio, no hay que dejar de lado la incidencia del uso de altas dosis de antibióticos, broncodilatadores y tratamientos de quimioterapias.

En ocasiones, la presencia de vómitos severos y diarreas persistentes también contribuyen a disminuir el contenido de este mineral, sobre todo cuando se relacionan con el uso de diuréticos y/o laxantes.

La disminución o carencia de potasio en el organismo se denomina hipopotasemia.

Para contrarrestar el déficit de este mineral, resulta conveniente que se incluyan suplementos de vitaminas, minerales y hierbas tal como VicMujer, reforzador de los requerimientos nutricionales del organismo.

Hombre preocupado ingiriendo alcohol

¡Alerta! Los síntomas hablan por sí solos

Algunas variaciones y síntomas pueden encender la luz de alerta para avisar que algo no está funcionando bien y que podría estar relacionado a los niveles de potasio.

Su déficit ocasiona diversas alteraciones de presencia inmediata, tales como: sed excesiva, falta de apetito, arritmias cardíacas y taquicardia, debilidad muscular, vómitos, trastornos neuromusculares, baja tensión arterial (hipotensión) y malestar generalizado.

Existen algunas señales y síntomas que pueden indicar un déficit de potasio. Entre ellos se pueden mencionar:

  • Debilidad y agotamiento muscular.

  • Calambres musculares.

  • Arritmias cardíacas.

  • Fatiga acentuada.

  • Náuseas y vómitos.

  • Constipación.

  • Sensación de confusión.

  • Irritabilidad.

  • Dolor abdominal.

Resulta importante tener presente que las deficiencias de este mineral pueden, inclusive, repercutir en el crecimiento y desarrollar dolores en los huesos y articulaciones.

Por otro lado, es bien sabido que nunca los extremos son recomendables. Los altos niveles de potasio en la sangre pueden terminar resultando perjudiciales para la salud.  

Poseer mucho o muy pocos niveles de potasio puede producir ritmos cardíacos anormales y de cuidado

Su presencia excesiva puede causar un desequilibrio, debido a la incapacidad de los riñones de eliminar las cantidades de sales en la sangre o afectar al sistema cardíaco al aumentar las posibilidades de sufrir hipertensión.

Cuando se presentan niveles muy elevados de potasio en la sangre se le denomina hiperpotasemia. Esta condición se evidencia con arritmias cardíacas, entumecimiento de brazos y piernas, dilatación y falla cardíaca.

La hiperpotasemia, a su vez, puede ser causada por insuficiencia renal, algunos medicamentos para el corazón, diuréticos (preservadores del potasio) e infecciones graves, entre otros.

Para disminuir los niveles de potasio es de suma importancia consultar al médico, quien indicará una dieta específica de acuerdo a las características individuales del paciente, eliminando algunos grupos de alimentos hasta que dichos niveles logren regularse.

Debe quedar claro que las personas que padecen insuficiencia renal, especialmente los que reciben diálisis, no deben excederse en el consumo de alimentos ricos en potasio.

El potasio: influyente amigo de la salud femenina

Como se ha planteado, el potasio es un mineral de suma importancia para el organismo humano, necesario para el adecuado funcionamiento muscular, entre otros múltiples procesos.

En la mujer, una adecuada ingesta de vitaminas y minerales (incluido el potasio) ayuda a prevenir enfermedades y a mantener unos huesos sanos. Diariamente junto a la ejercitación, VicMujer actúa como cooperador en la salud de las féminas, en sus múltiples facetas.

Al lograr eliminar el exceso de sal que puede generar retención de líquidos u otras afectaciones renales y arteriales, este mineral contribuye a proporcionar calidad de vida a la mujer moderna, procurando su salud y bienestar.

Encargado, junto con el sodio, de mantener el equilibrio básico del cuerpo, regulariza la distribución de agua en el organismo, interviene en la construcción de las proteínas y regulariza la presión arterial.

Mantener una alimentación balanceada, practicar ejercicios diariamente y tomar complementos nutricionales, los cuales poseen como base minerales y vegetales, al estilo VicMujer, permiten reestablecer el equilibrio correcto que el cuerpo necesita.

De igual forma, durante el proceso de embarazo el cuerpo necesita las cantidades adecuadas de potasio para funcionar de manera adecuada.

Así, al mantener el equilibrio de líquidos en el cuerpo de la madre, apoya la transmisión de los impulsos nerviosos, juega un papel predominante en la contracción de sus músculos y en la regularización de la presión arterial.

El consumo regular durante el período de gestación de alimentos ricos en potasio, puede prevenir los comunes calambres en las piernas que se presentan con frecuencia a lo largo de esta etapa.

Un adecuado nivel de potasio mantendrá el equilibrio químico correcto en el cuerpo de la embarazada, mantendrá a la madre protegida y la llevará a presentar un parto saludable.

Conviene mencionar que el consumo de potasio debe mantenerse e incrementarse durante el período de lactancia para satisfacer las necesidades de la madre al alimentar, a su vez, al hijo.

No sólo de calcio viven los huesos

La ausencia de potasio generada por el consumo inapropiado de las raciones adecuadas de frutas y verduras contentivas de este valioso mineral, conlleva a que el organismo absorba masa ósea para su funcionamiento, causando la pérdida de minerales por la orina.

Por esta razón, los niveles de calcio en la orina son altos cuando la persona consume una dieta baja en potasio; y sucede el proceso contrario cuando el consumo tiende a ser elevado.

Algunos estudios han revelado que el aporte adecuado de potasio ayuda a mantener la salud ósea, considerando que disminuye la excreción de calcio y ácidos mediante la orina.

Dichas investigaciones apuntaron que el exceso de ácidos en el organismo conduce a que los huesos se debiliten y fracturen. El aumento de dichos ácidos se relaciona con el consumo de una dieta rica en proteína animal y cereales.

De igual forma se correlacionó un aumento en la incidencia de fracturas de cadera con el consumo elevado de proteína animal, la cual provoca la producción de más ácido.

A partir de los 50 años  debe prestarse mayor atención, si se considera que es a partir de esta edad cuando el organismo produce más ácido.

En ese sentido, concluyeron que las sales de potasio podrían fortalecer los huesos y prevenir la osteoporosis.

Si bien queda claro que una alimentación balanceada aporta al cuerpo humano los requerimientos necesarios de potasio, no deja de ser menos cierto que los complementos vitamínicos representan una excelente opción para ayudar a fortalecer las insuficiencias en general.

Utilizados como complementos de la alimentación, los aportes de potasio, calcio y otros minerales  benefician considerablemente las funciones del organismo.

Aunque se acepta que dichos suplementos no sustituyen los beneficios de una alimentación balanceada, se conoce que aportan algunas dosis de nutrientes necesarios, entre ellos el potasio y el calcio.

En este sentido, la ingesta diaria de VicMujer apoya significativamente los requerimientos vitamínicos y minerales necesarios para mejorar la calidad de vida de la mayoría.

Porque la nutrición y la salud son siempre una prioridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *