mujer joven resignada por los granos que tiene en la cara

El porqué de tener granos en la piel

El porqué de tener granos en la piel

Última actualización: 14-11-2018. Equipo Nutricioni

Cuando hablamos de problemas de salud tal vez pensemos en algún tipo de enfermedad o dolencia física, pero la verdad es que hay literalmente pequeñas señales que también pueden alarmarnos. Tal es el caso de los granos en la piel.

Cuando acumulamos bacterias en nuestra piel aparecen los tan molestos granos. Pueden salir en cualquier parte del cuerpo, pero en la cara es el lugar donde no queremos verlos.

Otros motivos por los que pueden aparecer son la pubertad, donde se dan demasiados cambios hormonales. Y en cualquier época de la vida, en el caso de las mujeres, estamos sometidas a los cambios hormonales que tienen cabida durante el ciclo menstrual.

Sin embargo, las hormonas no son sólo las culpables de que broten granos en la piel. Las  comidas con exceso de grasa pueden ayudar a que aparezcan, así como también el consumo de alcohol. Los cosméticos que usemos también pueden ser causantes de alergias que produzcan granos.

Por otro lado, aunque nos parezca insólito, la almohada en la que apoyamos la cabeza cada noche puede ser que favorezca la aparición de granitos. Pues en esta quedan depositados los residuos de maquillaje o sudor, lo cual permite la proliferación de bacterias.

El estrés también puede ser el generador de granitos, y podríamos decir incluso, que es la causa más frecuente. Puesto que estar alterados, no descansar o dormir poco,  permite que las glándulas sebáceas trabajen en exceso, descomponiendo el mecanismo de regulación de grasa.

La herencia juega también un papel importante en la aparición de granos en la piel.

mujer joven resignada por los granos que tiene en la cara

¿Cuáles son los tipos de granos?

Cuando no tenemos conocimiento sobre afecciones de la piel cualquier erupción en nuestro cuerpo puede parecernos un grano común y corriente. Sin embargo, después de investigar un poco podemos descubrir que existen varios tipos de granos. Prestar atención a su origen puede ayudarnos a determinar si se trata de algún problema de salud.

Consultar con un dermatólogo es el primer paso a seguir en estos casos. Un especialista nos puede decir si debemos preocuparnos o no por las protuberancias que salgan de nuestra piel.

Hay algo que los especialistas nos advierten cuando tenemos granos en nuestra piel y es que intentar reventarlos no es seguro ni saludable. Por el contrario, podemos agravar la situación al expandir las bacterias y provocar el brote de nuevas erupciones.

Según la revista Buena Vida del Diario El País “La última herramienta de moda sin base científica para descifrar el lenguaje de los granos proviene de la Medicina Tradicional China”.

Defiende que el lugar del rostro que elige el grano para salir está estrechamente relacionado con algún problema que debemos revisar en nuestro cuerpo y por tanto, es como un lenguaje de signos del cuerpo existen seis tipos de granos.

Según esta revista los seis tipos de granos son:

Milium: Es de color blanco. Contiene grasa de textura fibrosa imposible de extirpar drenándolo.

Grano: Es de color rojo y suele brotar en cualquier parte de la cara.

Quiste: Se trata de una grasa de color amarillo y blanco que se manifiesta a través de pequeñas protuberancias.

Espinilla: Es un grano muy pequeño con punta blanca.

Punto negro: La grasa en el canal excretor se acumula y al entrar en contacto con el medio ambiente, la falta de higiene y el  mal uso de cosméticos permite que esa grasa exterior se vuelva de color negro.

Forúnculo: Es un grano muy grande con mucha secreción sebácea. Es doloroso.

Mujer joven angustia por la cantidad excesiva de grano que contiene en su rostro. Se espicha uno

Lugares donde pueden aparecer los granos

Otro hecho muy poco conocido es aquel que determina, según la ubicación del grano en la piel, la casusa que lo produce. Bastante se ha dicho sobre este tema y ha servido para orientarnos y educarnos sobre problemas dermatológicos.

La importancia que debemos darle a los que muchas veces consideramos granos insignificantes, es tal que podemos descubrir problemas de salud ocultos.

De modo que aquellos granos que aparecen en la barbilla, exactamente en el mentón,  la mandíbula y cuello son señales de que la menstruación está por llegar.

En la nariz y frente aparecen cuando hay exceso de estrés y mucha presión. Cuando aumenta la adrenalina también suben los niveles de producción de grasa en esta zona.

En los folículos capilares también pueden producirse granos, debido a las alergias producidas por el champú.

Los granos que aparecen cerca de la boca se producen por residuo de alimentos fritos durante las comidas.

En la espalda aparecen por falta de ventilación cuando sudamos en exceso. Usar ropa de algodón nos ayuda a mantenernos secos.

Una causa de los granos en las mejillas bastante extraña pero creíbleb, es el uso excesivo del celular, pues solemos llevarlo a todos lados, lo cual permite que se contamine de bacterias que luego llevamos a nuestro rostro cuando lo usamos.

En los hombros pueden aparecer debido al roce de la cartera o bolso. También pueden producirse por problemas de ansiedad. 

En el pecho, la razón más habitual de granitos en esta área es por  mala digestión, o mala nutrición. También se debe al consumo de alimentos muy condimentados. Tanto en hombres como mujeres, la causa  puede ser un desequilibrio hormonal.

Los granos en los brazos y muslos se deben a falta de vitaminas o problemas de circulación.

En los glúteos pueden aparecer por problemas de mala alimentación o por el uso de ropa sintética. En Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas encontramos nutrientes que ayudar a prevenir la aparición de granos.

Hombre joven se toca una grano ubicado en su rostro

Cómo prevenir los granos

Sabemos que el tipo de piel también incide en la formación de granos. Prestar atención a esto nos ayuda a conocer cómo prevenirlos.

Tener en cuenta el modo correcto de asearnos es fundamental, no sólo para prevenir los granos sino cualquier tipo de afección en la piel.

Evitar la resequedad de la piel ayuda a evitar la formación de grasa. Debemos retirar de nuestro rostro los productos que usamos para el lavado del cabello.

No debemos abusar de las exfoliaciones. Se recomienda exfoliar la piel una vez a la semana, excedernos permite exponernos a más sequedad.

Es importante evitar el estrés. Cuando estamos estresados se produce más cortisol. Esto causa la producción excesiva de grasa.

Dejar que el sudor se seque después de hacer ejercicios, sin antes bañarnos, permite que los poros se cierren con la suciedad dentro.

Verificar que todo marche bien en nuestro cuerpo también es una forma de prevenir los molestos granitos. Puesto que, la mayoría de las razones por las que estos aparecen se deben a desórdenes hormonales.      

Las brochas del maquillaje deben desinfectarse mínimo una vez a la semana, para quitarle los residuos de maquillaje y grasa natural del cuerpo que queda impregnada en estas.

Adquirir el hábito de desmaquillarnos todas las noches antes de acostarnos evita que se acumulen sustancias tóxicas en nuestra piel.

Depurar nuestro organismo cada cierto tiempo ayuda a mantener nuestro cuerpo libre de agentes infecciosos que producen  granos en la piel.

Debemos evitar alimentos nocivos para la salud como aditivos, frituras, grasas trans, azúcar refinada, etc. Evitar elementos altamente contaminantes como lo son el  humo y las toxinas

Las bebidas alcohólicas deben evitarse, así como los productos cosméticos con sustancias dañinas.

También el consumo de nuestro producto Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas nos ayuda a prevenir los granos en la piel.

Mano de mujer rechanzo comer comida chatarra

Los problemas del acné

Según el portal web cuidateplus.marca.com: “El acné es una enfermedad que se caracteriza por la aparición de lesiones en la piel como consecuencia de una foliculitis, una inflamación y posterior infección del poro folicular (orificio de salida del pelo). Estas lesiones suelen ser granos, espinillas negras y parches rojos e inflamados, como quistes”.

Más allá de los problemas físicos que vienen con esta enfermedad, están las dificultades psicológicas y sociales que genera en la persona que la padece. Por ejemplo, para quienes trabajan con público puede ser incómodo mostrar su rostro.

Existen distintos tipos de acné. Según leemos en la página mejorconsalud.com estos son: Acné vulgar o común, se presenta con espinillas y granos pequeños. Acné premenstrual, granos que aparecen días previos a la menstruación y desaparecen cuando se detiene el sangrado.

Acné del bebé, granos que presentan los bebés recién nacidos debido a las hormonas que les pasa la madre a través del cordón umbilical.

Acné queloideo: Se origina en los hombres por afeitarse de forma incorrecta. Acné latrogénico, se debe a los efectos secundarios de algunos medicamentos.

Acné rosácea, se muestra con marcas rojizas o rosas como si se tratara de un inflamación o erupción

Suelen aparecer con frecuencia en la barbilla, las mejillas y la nariz. Este rubor puede estar acompañado por granos y abultamientos. El acné severo se identifica por mostrar heridas o prominencias de mayor amplitud, además es bastante doloroso.

Las lesiones no se logran tratar de manera simple, de no tratarse correctamente pueden quedar cicatrices imborrables.

Tratamientos para el acné

Según el artículo en la página cuidateplus.marca.com dependiendo del nivel de gravedad del acné el tratamiento variará.

De modo que si se trata de un acné leve  el tratamiento recomendado es de uso tópico, donde se mezclan exfoliantes como “ácido glicólico, azufre elemental, ácido salicílico, peróxidos de benzoilo al 4, 5 y 10 %, ácido azelaico y retinoides (tretinoína, isotretinoína y adapaleno)”

Si el acné es de tipo moderado la terapia también será tópica, igual que en el caso anterior. Y se empleará los mismos componentes pero agregándole antibióticos: peróxido de benzoilo, retinoides y antibióticos (fosfato y clorhidrato de clindamicina, clorhidrato de tetraciclina y eritromicina base).

En el caso de acné severo los dermatólogos  aconsejan empezar un tratamiento integral que incluye “antibióticos sistémicos (tetraciclinas, eritromicina, minociclina y clindamicina) durante 3 a 6 meses.”

“Los retinoides sistémicos (isotretinoína) administrados a dosis de 0.5 a 1 mg/Kg/día durante cinco meses permiten una curación completa en casi la totalidad de los pacientes. En algunos pacientes es necesario administrar más de un ciclo de tratamiento”.

En el acné muy severo los personas someterse a dos tratamientos, de acuerdo con las recomendaciones del médico

Tratamiento quirúrgico: En algunos casos se requiere realizar drenaje de los quistes o expulsar con un aparato especial los comedones.

“Tratamiento sistémico: Isotretinoína asociada a corticoides sistémicos o intralesionales”.

Por último debemos mencionar que el mejor tratamiento es prevenir.

Si hacemos cambios en nuestra manera de asearnos o mejor aún, si empezamos a crearnos hábitos de limpieza y exfoliación de nuestra piel podemos evitar este tipo de molestias.

Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas es un producto que nos puede ayudar a protegernos de este tipo de enfermedad.

Minerales para el cuidado de la piel

Así como las vitaminas son importantes para nuestro cuerpo, los minerales también son esenciales para que nuestro organismo funcione correctamente.

Para cuidar nuestra piel, minerales como zinc, selenio y cobre son fundamentales para darle elasticidad y lozanía.

El zinc sirve para  mejorar la piel pero también el cabello y las uñas. Asimismo ayuda a sanar las heridas de manera más rápida. Este mineral está implicado en los métodos de proceso y fortalecimiento epidérmico

La carencia de zinc produce psoriasis, desprendimiento de la piel, morados, eczemas y acné.

Los niveles bajos de zinc se asocian con el envejecimiento precoz de la piel y la aparición de erupciones en esta.

El selenio tiene propiedades antioxidantes, lo que ayuda a combatir los radicales libres y, por lo tanto prevenir el envejecimiento prematuro. Igual al cuidado de la piel, dándole una textura más lisa.

Por su capacidad de reparar los tejidos dañados, el selenio mantiene la elasticidad de la piel haciendo que las arrugas, manchas y flacidez, características propias de la vejez, tarden en aparecer.

El cobre ayuda al buen funcionamiento de la piel y los huesos, además participa en la producción de colágeno. La carencia de este mineral crea dificultades para cicatrizar heridas de la piel y permite la aparición de arrugas y  manchas.

Por otro lado, el déficit de este mineral también conlleva a la aparición de osteoporosis y artritis. El cobre también participa en la producción de melanina. De haber problemas con la formación de esta, enfermedades como el vitíligo, las canas y las manchas aparecen rápidamente en nuestro cuerpo.  

Estos tres minerales los hallamos en Re-Activa Piel, Cabellos y Uñas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *