El poder y el goce en la sexualidad de la mujer

El poder y el goce en la sexualidad de la mujer

Última actualización: 02-12-2018. Equipo Nutricioni

La sexualidad se refiere a las condiciones que caracterizan el sexo de cada individuo. En la sexualidad del ser humano se contempla en todo el cuerpo. Siendo los órganos genitales y el sistema reproductor, los más involucrados.

El aparato reproductor femenino está formado por los órganos sexuales internos y externos, los cuales se complementan entre sí.
Los órganos sexuales internos: Su función principal es la reproducción de la especie. Incluyen la vagina, útero, trompas  y ovarios. Su papel principal es el desarrollo del embarazo.

Sindrome de Ovario poliquistico. La ginecología, la salud femenina y el concepto de anatomía. El cuerpo de la mujer con illustartion del útero y del ovario, aislante en el fondo blanco

Los ovarios: se encargan de generar mensualmente los óvulos y las hormonas femeninas. El estrógeno y la progesterona, son las glándulas  ubicadas a cada lado del útero. Tienen forma oval, y son esenciales en el funcionamiento del sistema reproductivo y sexual.

Las trompas: tienen en su extremo distal varias prolongaciones llamadas fimbrias. Estas abrazan el ovario y se atrapan el ovocito y lo introduce en la trompa.

La vagina:  es un conducto con paredes delgadas, y que une la vulva con el útero. La vagina, por su parte, forma la bolsa vaginal donde se depositará el semen en la relación sexual.

Los órganos sexuales externos. Se vinculan con el crecimiento de la sexualidad. Están formados por el monte de Venus, los labios mayores y menores, la vulva y el clítoris.

Los labios mayores: están cubiertos en parte externa por vellos. Estos protegen y cubren las  la vulva.

Los labios menores: son esponjoso son muy elásticos. Se pueden distender durante la excitación sexual. Para muchas mujeres su estímulo es muy sublime.

El clítoris: es un complejo órgano que participa activamente en la excitación sexual femenina.

Un enfoque muy generalizado en todas las culturas, en especial entre los hombres, es que las mujeres tienen y ejercen un gran poder desde el aspecto sexual.

Que su alta influencia de seducción tiene tal magnitud, que les da el poder de controlar y manejar a los hombres a su albedrío.

Pero  la realidad ha demostrado lo contrario. Todavía son minoría las mujeres que viven y disfrutan una sexualidad propia y placentera, a pesar de su potencial poder.

Etapas de la sexualidad de la mujer

La sexualidad y la capacidad de dar y sentir placer de la mujer, la acompaña toda la vida. Es importante aprender a adaptarse y estar consciente de las etapas de su sexualidad.

Durante la adolescencia, el cuerpo femenino sufre cambios radicales. Aparece la primera regla, se inflan los senos y aparece el vello público.

En esta primera etapa ocurre una verdadera revolución hormonal,  aparece, paran y se intensifica el deseo sexual.

En esta etapa de la sexualidad, se explora y experimenta. En consecuencia se busca juntarse, tener pareja. A veces varias parejas. Aunque las relaciones sexuales suelen ser ocasionales.

Adolescente y niña enamorados sentados en banco del parque

En estos años, algunos elementos pueden jugar un rol importante para el futuro sexual de la  mujer. Entre ellos el miedo, inexperiencia y tabúes que pueden determinar que muchos de estos encuentros no salgan de acuerdo con lo esperado.

No se satisfacen algunas expectativas, y puede aparecer decepción y frustración. Se debe estar alerta al uso de algún anticonceptivo y evitar las enfermedades venéreas

La segunda etapa suele aparecer al rondar los 25 años. En esta  etapa, las hormonas comienzan a tener la necesaria cordura.

Es la etapa de procurarse una pareja y un empleo. Pensar en la maternidad. Ya existe alguna experiencia, el miedo puede haber disminuido, pero los tabúes continúan.

El poder del disfrute intenso en las relaciones sexuales, se incrementa y  se conoce mejor el cuerpo y se está más seguro sobre las cosas que le gustan o no en la cama.

Pareja acostada en una cama mientras inicia el juego previo a la relación sexual

Con la relación permanente, se mejoran de las técnicas sexuales.

Entre los 35 y 45 años, la tercera etapa, ya se tienen hijos y las cosas vuelven a cambiar radicalmente.

Hay nuevas prioridades, cambia el cuerpo con los partos y la lactancia. Aparece  la tendencia a descuidar la vida sexual. Hay menos intimidad y disfrute.

Puede bajar la libido debido al estrés y la ansiedad por el trabajo y el hogar. En estos casos puede ser útil LibiActiv Mujer

A los cuarenta años puede ser la etapa de apogeo sexual. La experiencia da mayor seguridad, los prejuicios comienzan a desaparecer permitiendo un goce sexual intenso.

La sexualidad después de los 45

Nueva etapa en la sexualidad de la mujer. Nuevos cambios, físicos y del comportamiento de las hormonas. Puede empezar a parecer la menopausia.

La vida sexual no se acaba con la ausencia de la regla, pero se altera. Puede haber mayor resequedad vaginal, lo que puede dificultar las relaciones sexuales. No es el fin del mundo, se puede utilizar lubricante o explorar y ejecutar otras prácticas sexuales.

Como ya no hay riesgo de embarazo, muchas mujeres se liberan, hasta mucho más que en su época cuando podían salir preñadas.

En esta etapa de la sexualidad, la mujer debe estar alerta. Es muy relevante no dejar de vivir la sexualidad activa e intensamente. Bien sea sea en pareja,  en solitario o en grupo.

Pareja de mediana edad sentado en el sofá con bebidas calientes

Se hace necesario estar activos física y mentalmente, lo que  ayuda a tener una sexualidad más plena y satisfactoria. Es tiempo de acariciarse, besarse más y soltarse el moño.

Y la mujer llega a los 55 años...

Es natural tener algún achaque de salud en esta etapa, de allí la importancia de tratar de conservarse sanas y activas.

Hay que tener una dieta balanceada y saludable y tomar los medicamentos y suplementos adecuados.

En esta etapa se da más importancia a la cercanía emocional que se logra con la pareja durante las relaciones sexuales que al placer.

En todo caso, cuando alcanzamos esta etapa, generalmente se es una amante experta, y el placer no tiene que pasar a un segundo plano.

Todas la etapas pueden ser grandiosas desde el punto de vista del disfrute sexual. La sexualidad se acaba con la vida. Hay que seguir experimentando y disfrutando.

Imagen en primer plano de hombre y mujer mayor, abrazados. Fondo un parque

Afortunadamente, para las mujeres existen productos naturales que las ayudarán en cualquier etapa de la sexualidad cuando  disminuya el deseo sexual. Es el caso de LibiActiv Mujer.

Dimensiones de la sexualidad

En la sexualidad intervienen elementos de orden psicológico, así como también factores físicos. Igualmente elementos étnicos, culturales, religiosos y hasta espirituales.

Si bien es cierto, que se pueden cubrir todos estos elementos, no necesariamente se experimentan ni se expresen de manera simultánea.

Todo esto le confiere a la sexualidad de cada individuo un carácter individual. Que se va a manifestar en lo que  en lo que somos, sentimos, pensamos y actuamos..

La dimensión biológica: Se refiere a aquellos elementos de orden físico y orgánico que se relacionan con la expresión sexual. Se combinan allí distintos órganos y sistemas.

El cerebro, luego de recibir información a través de nuestros sentidos, elabora la respuesta sexual. La vista, el oído, el olfato, gusto y el  tacto, son elementos esenciales en esta dimensión.

La piel, en su conjunto, es el mayor órgano sensorial sexual y es considerado elemento exógeno muy importante

Los  genitales, que se integran en esta dimensión, tienen el monopolio de los aspectos placenteros de la sexualidad.

Hombre y mujer en el juego previo de sexo

Las sensaciones que provienen de los sentidos influyen de forma distinta. Los estímulos auditivos favorecen  la excitación sexual de la mujer, mientras, que en los hombres, tienen mayor efecto los visuales.

Dimensiones psicológica y social: Cada individuo va dando forma en el tiempo una actitud específica propia sobre la sexualidad, esto puede facilitar o no su expresión de acuerdo a sus experiencias.

El entorno social influye en forma importante nuestra actitud y comportamiento hacia la sexualidad.

Cuando aparecen los problemas sexuales, generan en la persona reacciones de angustia, inseguridad y miedo al fracaso.

La dimensión psicosocial de la sexualidad mezcla elementos psicológicos  con factores sociales. Su evaluación es importante pues con ella se puede explicar el origen de ciertos trastornos sexuales.

Dimensión medioambientalLos factores medioambientales influyen en la sexualidad. Las alteraciones generan modificaciones en la sexualidad de las personas.

Aspectos psicológicos de la sexualidad

Las emociones expresan lo que sucede dentro de nosotros y nuestro entorno. Se expresan a través de conductas. Entre las emociones más importantes tenemos la alegría, tristeza, vergüenza y la ira.

Se hace necesario distinguir entre dos tipos de trastornos sexuales:

Parafilias: Caracterizada por una activación de orden sexual ante objetos o situaciones que no forman parte de las costumbres habituales. Pueden afectar la capacidad de  una actividad sexual y afectiva.
En la parafilia, la persona requiere de fantasías sexuales intensas y repetitivas que incluyen objetos, sufrimiento o humillación tanto propia como de la pareja. También con niños o con personas que no lo consienten.

Disfunciones sexuales: Se refieren a inhibiciones del deseo sexual o de los alteraciones  psicofisiológica. El ciclo de respuesta sexual se clasifican en cuatro fases: deseo, excitación, orgasmo e identidad sexual.

La identidad sexual se refiere a la forma en que el individuo se identifica como perteneciente a uno u otro sexo .

Algunas formas de parafilias son: fetichismo, exhibicionismo, pedofilia, masoquismo, y sadismo.

Los sentimientos están relacionados con la sexualidad. El  proceso se intensifica en la adolescencia cuando la identidad sexual y de género tienen nueva importancia. Esto debido a las alteraciones de orden corporal y psicológico.

Mujeres joven abrazadas sonriendo con un fondo de maadera amarilla

Lo sentimientos son la forma en que los individuos sienten o exteriorizan sus emociones.

Hay dos términos que también se relacionan con sexualidad humana, que son el erotismo y la vinculación afectiva. El erotismo es la pasión asociada al amor, al deseo y disfrute sexual. Para el erotismo y la libido se recomienda el producto natural LibiActiv Mujer.

La vinculación afectiva es la capacidad de establecer uniones con otros individuos. El vínculo afectivo se da tanto en lo personal como en lo social. En las personas, el amor es un tipo deseable de vínculo afectivo.

Afrodisíacos naturales y sexualidad

Afrodisíaco proviene del nombre de la diosa griega, Afrodita, diosa del amor. Se relaciona con el deseo  sexual.

Se piensa que el efecto afrodisíaco se obtiene con ciertos nutrientes y plantas. De allí que su consumo haya desarrollado un prestigio como estimulantes del deseo sexual.

Se les atribuye también propiedades como el aumento de la libido, teniendo así un disfrute grandioso de las relaciones sexuales. Se clasifican en:

Los  de acción central:  elevan el grado de dopamina, sustancia generada pora en el sistema nervioso central. Esta, juntamente con  otras hormonas, se comportan como afrodisíacos. Puesto que estimulan la reacción viril.

Los de tipo sensual: poseen una relación con ciertos frutos y vegetales. Dada su similitud con los órganos genitales humanos. Tales como el plátano y pepino.

El sentido del olfato, también es usado como elemento para estimular el deseo sexual. Con el uso de perfumes y olores en ciertas áreas del cuerpo.

Hombre joven empezando a tocar a mujer previo a la relación sexual

Igualmente, se relacionan los efectos potentes de algunos moluscos y mariscos, a los cuales se les atribuyen propiedades afrodisíacas.

Estos ayudan al placer del cuerpo, preparándolo para el hecho sexual sublime. Son clasificados como afrodisíacos culturales.

Hay diversos tipos de alimentos y bebidas muy conocidos. Como los preparados de fruta. Pudiéndose preparar a base de frutos secos con chocolate. Tales como el avellanas, pistacho, higos y nueces.

Los famosos brebajes chinos, con propiedades afrodisíacas con hierbas de ginseng, el cual se considera como un estimulante eficaz para la larga vida y el deseo y placer sexual.

Por su parte, los alemanes, suelen usar espárrago y zanahoria para que el deseo y el placer sean más prolongados.

En América, y otros continentes, se recomienda el uso de LibiActiv Mujer, por sus sublimes efectos en el deseo sexual femenino.

Hermosa y muy sexy mujer rubia adulta joven con cabello rubio y ojos azules, en un ambiente de dormitorio.

Históricamente ha habido remedios caseros que intentan mejorar la falta de deseo sexual, o su incapacidad para lograrlo placenteramente. Entre ellos destacan los hechos en base a chocolate, café y alcohol.

El chocolate suele actuar acertadamente la generación de endorfinas, lo que permite elevar la sensación de felicidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *